Blogs

Entradas con etiqueta ‘barça’

Llegar y libres indirectos

Domingo, 1 Abril 2018

El Barça, sin Messi, llega hasta donde llega y si no llega, llega Messi.

-Messi, venga, quítate el chándal, hay que remontar este dos a cero que nos ha metido el Sevilla

Messi, en la alineación o en el banquillo, no dice nunca nada.

-Contento, Messi –le felicitó una vez un periodista.

-He cumplido con mi trabajo- contestó sin sonreír

Opaco, silente, feliz a su manera.

-Y sin embargo, es un tornado. El tornado Messi.

Un Tornado “humilde”, qué contradicción.

Cuando vea a Bertín Osborne, se lo sugeriré:

-Bertini, oye, tienes que llevar a tu casa a Messi y conversar con él (una cosa es conversar, otra entrevistar) como conversas con todos. A ve si tú consigues sonsacarle por qué es como es: calmoso, plácido, frío, mudo, nada envidioso.

-En el césped, no; en el césped, todo lo contrario: raudo, agresivo, feroz.

Feroz y calmoso: eso es lo que vemos, eso es lo que transmite. Pero algo especial y desconocido tiene que haber en su fuero interno para ser, como es, el mejor entre los mejores, a pesar de que CR7 opine que él es el mejor, “digan lo que digan” (como canta Raphael)

-Es que CR7, digan lo que digan, es otro tornado.

Dos estrellas polares del fútbol. Estrellas como ellos hacen que el fútbol siga siendo el deporte “señorito” y preferido de ls televisiones.

-La televisión, ciertamente, es actualmente la medida de todos gustos de la especie humana.

Lo que sigo sin entender del fútbol, cambiando de tercio, es que los árbitros no piten ya libres indirectos dentro del área. En las áreas, en casi todos los partidos, se cometen faltas que no son penaltis pero sí infracciones que, por motivos que ignoro, no sancionan los árbitros. ¿Por qué?

-Si se resucitasen los libres indirectos, el fútbol ganaría en ardor y suspense.

Con el VAR, que antes o después va a ser al fútbol lo que las redes sociales a los ordenadores, pienso que debería revivirse el libre indirecto.

-Añadiría, sin discusión, emoción a la emoción del fútbol y haría todavía más atractivo el deporte favorito de la televisión.

Einstein, Puigdemont y mi tío

Sbado, 24 Marzo 2018

A mí las matemáticas nunca se me dieron bien. Mi padrino, hermano de mi padre, era un genio. Tenía tres carreras, era catedrático, hablaba cuatro idiomas, pilotaba aviones y era del Real Club Deportivo Español.

-Tío, dentro de unos días, tengo examen de Estado (revalida del bachillerato de mi época). Voy bien en todo, pero las matemáticas…

-Ya, ya lo sé –me cortó-. Dios te ha negado el gen de los números. Bien: hablaré con él.

Él era el catedrático que, en el examen oral, me haría las preguntas que me acollonaban.

-¿Se has hizo?

-Sí. Pero admiraba a mi padrino como yo. Me dijo:” Qué suerte tienes de tener el tío que tienes. No entiendo que seas tan mastuerzo”.

Me aprobó con un cinco pelado. Siempre he creído en la amistad y en los tíos como mi tío Pepe, cuyas diversiones eran estudiar y volar. Voló al cielo leyendo una biografía o un libro sobre Albert Einstein. Unos días antes de irse al cielo me dijo:

-Mira qué pensamiento de Einstein:” La política es más difícil que las matemáticas”. Qué lúcida y verdadera ironía- remató.

Viendo una vez más el espectáculo de los catalanes que no quieren ser españoles, ni monárquicos ni del Real Madrid, me ha venido al caletre la frase de Einstein, y me he dicho:

-Qué talento tenía Einstein, como mi tío.

Si estos señores separatistas y golpistas – se pongan como se pongan y digan lo que digan, son golpistas y separatistas - viesen los partidos de la selección española de fútbol no dirían las chorradas antidemocráticas que dicen y no se pondrían como se ponen de angelitos sin pecado concebidos.

-Somos demócratas –claman.

Los demócratas respetan las leyes, y ustedes, no.

-Hemos tenido que exiliarnos.

Hay que hablar con propiedad: ustedes no se han exiliado, ustedes han huido como conejos acojonados al olfatear el olor de la cárcel.

-Queremos un país donde se respeten los derechos fundamentales.

¿Es que los respetan ustedes?

Yo no sé si a Einstein le gustaba o no el fútbol. Pero si hubiera visto el primer tiempo de España contra Alemania, se hubiera dado de alta como fan del manchego/azulgrana Iniesta (los talentos, entre ellos, siempre que no sean políticos, se admiran y se comprenden).

-Sin él y sin Messi, el Barça no sería lo que es.

Un manchego y un argentino, hijos del fútbol y para el fútbol, y como ellos, todos los jugadores de la selección: todos con todos y para todos. Eso es la selección, eso debería ser España.

-¿Por qué a toda esa tribu de Puigdemonts les ha picado la boa del separatismo?

Einstein tampoco lo comprendería, de vivir. Por cierto: el seleccionador alemán Joachim Löw (vestido de negro y con flequillo y bajito) es casi un calco de Puigdemont:

-Con gafas, igualito, igualito a él.

Seguro que igualito e igualito, no. Löw es un tío como eran Einstein y mi tío. Un tío políticamente bien manufacturado.

Real Madrid y PSG

Lunes, 11 Diciembre 2017

El Real Madrid es el Napoleón de la Champions. Dices Europa, hoy como ayer y anteayer, y piensas indefectiblemente en Napoleón; y dices Champions y piensas indeclinablemente en el Real Madrid, tanto ayer como anteayer y como hoy.

-Hueso de taba el PSG –opinan ya con poca fe algunos auspiciadores.

El PSG de Neymar, Mbappé, Cavani y Verratti, por citar algunos de sus huesos de taba, es, en efecto, equipazo. Hace goles a tutiplén, 25 en la fase de grupos, cifra jamás lograda por nadie en la historia de la Champions, y es espectacular y estético.

-¿Todo eso?

- Todo eso y más.

El PSG domina la ‘liga’ gala como el Barça, esta temporada, la Liga Santander. Conjunto de lujo, sí. Negarlo sería estúpido. Con Neymar, el PSG “ha ganado vigor y color y su fútbol hoy es difícil de igualar”, leo.

-Ya veremos cómo se le da el Real Madrid. El PSG, al lado del Real Madrid, es, históricamente, un adolescente. El Real Madrid, históricamente, no ha sido igualado todavía.

Piensa así quien así piensa, un madridista con canas y corbata y sin coleta.

-Un paleomadridista.

-Que sabe de fútbol todo. El reino de los cielos del fútbol, para él, es el Real Madrid; y el Real Madrid, en plan camello, seguro que pasa también por el ojo de aguja del PSG, dice.

Luego si el PSG de Neymar y compañía acollona, también el Real Madrid de sus ‘adolescentes’ figuras y de sus socráticos CR7, Benzema, Bale (a ver si está de trueno y rayos para febrero) Sergio Ramos, Modric y compañía, acoquina.

-Si llegan bien físicamente a febrero, claro que asustará.

Eludo por consiguiente el topicazo de que no ha habido suerte en el sorteo, “uf, qué mala suerte”. O qué buena suerte, vaya usted a saber. Los españoles tenemos el defecto de minusvalorarnos y tragarnos como dogmas las frases hechas.

-Es que hay frases que cuelan, calan y pegan como ‘España es diferente’ ,’España nos roba’ o ‘Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo’. Ya lo creo que pegan, ya lo creo que pegan, ¿acaso no?

¿A que le pega el histórico Real Madrid al adolescente PSG?

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

Flor y antifonario

Sbado, 3 Diciembre 2016

Está en la condición humana, se crea o no, allá los que no creen, que el ser humano es él y su flor.

-¿Qué flor!

-La de la suerte, que es un capullo que les nace en el antifonario a algunos.

El otro día, en un periódico de la ciudad condal, a la que amo soberanamente –nací en ella- a pesar de la carcoma independentista de los Rufianes de ahora, que no sino los nefastos herederos del no menos nefasto señor Mas, se citó la flor de Zidane. Alertaba: “Ojo con su flor en el culo”. Eso, ojo. En el minuto 89, la flor de Zidane abandonó su habitual trasero y se posó en la testa de Sergio Ramos y éste, otra vez, hizo gol para la historia –la suya y la del Real Madrid- al empatar un partido que parecía clausurado con el gol de Suárez.

-Hasta el rabo todo es toro, hasta el final todo es partido.

Hay quien se expresas así, sabiamente.

-Zidane estará aquí eternamente –decía hace unos días Florentino Pérez.

La gloria en vida es nacer con una flor como la del galo en ese sitio o en el AD, que tanto monta.

-Y que la riegue todas las noches, poquito, para que no se pudra.

Luego si fútbol es fútbol, también flor es flor.

-Cabreo monumental en Barcelona –me telefonea mi primo barcelonés.

Este primo mío es, como yo, un español desde los pies hasta el colodrillo. O sea: un español como el dios catalán del sentido común manda.

-¿Es que hay un dios catalán del sentido común?

-Sí, claro Lo que pasa es que los heterodoxos del separatismo, por heterodoxos, no se enteran de nada. Allá ellos. Sólo creen en su herejía separatista. A ver si los ilumina el dios del sentido común o Nuestra Señora de Monserrat.

El partido, claro, no fue bonito. Duro y turbio de ideas al principio. La emoción, en esta clase de partidos, sustituye frecuentemente a la calidad. Cuando salió Iniesta, tan venerable en mi admiración, el Barça agrisó al Real Madrid; y Neymar, qué mala suerte, qué poca flor, malogró dos espléndidos pases de gol de manchego.

-¡Esto ya no se gana! – me cuenta mi primo que gritó entonces en el estadio, a su lado, un culé.

Acertó el desesperado culé.

Hace bien Florentino en no perder la fe en Zidane.

-Lo malo de las flores es que se amustian.

-No sea usted agorero.

Messi, por cierto, esta vez, estuvo sin apenas estar. Y a Cristiano, por cierto, no se le notó demasiado el embrollo “evasor” que tiene con Hacienda.

-Cuando le vea, se lo diré –me dice un amigo suyo-. Le diré que al César lo que es del Cesar, a Dios lo que es de Dios y a Montoro lo que es del Fisco.

Ah. El partido fue visto por 185 de los 194 países que hay en el planeta Tierra, gracias a la televisión. Otro ah: Zidane, invicto todavía. 

Barça y Real Madrid

Domingo, 15 Mayo 2016

Puedo prometer y prometo –hala, a lo Adolfo Suárez y a lo de su imitador Pedro Sánchez -, que el Barça, según la aritmética, es el justo ganador de la Liga. El Barça, en efecto, como subrayan los notarios de los números, ha practicado el fútbol más vistoso , ha liderado la clasificación durante 27 jornadas, contra solamente cuatro del Real Madrid, y su mordedor Luis Suárez ha sumado la muy notable y obesa cifra de 40 goles (Pichichi y Bota de Oro).

-Y pensar que Florentino dudo de su capacidad goleadora cuando le hablaron de él.

Eso pasa. Y seguirá pasando. El hecho, hoy, es que el Real Madrid, esta temporada, no ha sido profeta en su país, esto es, en la Copa del Rey y en la Liga.

-Pero, ojo, lo está siendo en la Champions, en Europa

Muy español lo del Real Madrid: solo profeta fuera de casa, en el extranjero, donde, dicho sea con reverencia, en la final de Milán se las verá con el Atlético, ese hueso de taba tan difícil y duro de roer.

-Ya lo creo: si pudo con el Barça y con el Bayern, ¿quién garantiza que no pueda también en Milán con su convecino del Bernabéu?

Peliagudo, sí, el inmediato porvenir del Real Madrid.

Le recuerdan a Florentino, sin delicadeza, alguna desde la ciudad condal, que en sus dos etapas como presidente sólo ha sumado siete grandes títulos de treinta y ocho posibles entre la Liga, la Copa del Rey y la Champions.

-Y eso, claro, es saldo parco para Florentino.

La “caridad” de los vencedores con los adversarios de enjundia y tronío frisa casi siempre el choteo y el regusto a venganza. Obvio, querido Watson

-Hipótesis: si pierde en Milán con el Atlético, ¿cómo reaccionará Florentino? – pregunto a quien patea los jardines que pisa Florentino Pérez

-Mira: Florentino es orgulloso. Y el orgullo es la gasolina del amor propio.

-Amén de pecado feo y hasta mortal para otros.

-Bueno, bueno: dejemos eso. Como bien dijo Butragueño, Florentino “es un ser superior”, y reacciona siempre, en la adversidad, con el enfurecido tornado de su superioridad. El Barça ha tenido dos etapas históricas: una en la que se miraba con envidia en el Real Madrid y otra, la actual, en la que es el Real Madrid el que se mira con rabia en el Barça. Pues bien: al margen de lo que pueda o no pueda ocurrir en Milán, FP tiene “planes” para que el Barça vuelva a mirarse con celos en el Real Madrid. Punto por hoy.

Creo, desde casi que nací, en los seres superiores, tantos en los divino, por si acaso, como en los terrestres: en estos por puro empirismo.

Conciencia

Domingo, 21 Febrero 2016

El Barça es un crisol de amor, talento y sentido común. Amor: de los jugadores entre los jugadores y de los jugadores al Barça, cuyo escudo (símbolo) lucen y empapan de sudor.

-Jamás me había sentido tan a gusto y dichoso en un equipo. Aquí –en el Barça- todo es alegría –dijo recientemente Neymar.

Talento: como futbolistas, ejecutan muy bien con las piernas lo que piensan.

-Son imprevisibles: de ahí que cuanto se prevea para anularlos sea tan difícil de conseguir.

Otra verdad.

Valdano, que entiende y piensa el fútbol, pondera el amor, el talento y el sentido común del Barça:

-También esta temporada vuelve a estar cerca del triplete..

En el fútbol, a lo sumo, hay errores o mala suerte. En la política, no. El crisol de la política a día de hoy es el desamor, es la Moncloa (símbolo del máximo poder) y la desunión.

-¡Qué pena que sea así!

-Es que es así.

Desamor: no hay manera de que los políticos se quieran entre sí como entre sí se quieren los jugadores del Barça. Cada uno va a lo suyo, y a España, que le den.

-¡Hombre!

-Es que es así también.

Ahora, mofarse de Padrenuestro o de la Religión o de la fiesta de los Reyes Magos, no es falta de respeto, no es ni delito.

-¿Qué es?

-Libertad de expresión

Vuelvo al deporte. El TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), compuesto por “siete hombres justos”, ha pospuesto la apertura de expediente a Ángel María Villar. ¿Qué es lo que realmente quiere Miguel Cardenal? Qué se castigue a Villar por “agravio comparativo” o “menosprecio del principio de igualdad”. Quiere inhabilitarlo. Echarlo. Lo que ha demostrado el TAD al demorar su “resolución” es que tiene “conciencia”. La conciencia es el espíritu de la Ley, con mayúscula.

-¿Defiendes a Villar?

-Sí y no. Si realmente ha incurrido en “delito grave”, que lo dudo, que lo inhabiliten. Lo chocante, la paradoja, al comparar fútbol y política, es que en política el delito o la falta grave (pitar el Himno, pitar al Rey, mofarse de los valores o de la tradición) ) es libertad de expresión: ni es delito ni es falta. En el mundo del fútbol, en cambio, el “agravio comparativo” es delito, ¡nada menos!, que de inhabilitación.

Vitalidad y optimismo

Jueves, 28 Enero 2016

Como “fútbol es fútbol”, el fútbol es como la política:

-No te fíes de las promesas de los políticos, ni de sus programas. Rara vez cumplen sus programas, rara vez cumplen lo que prometen –decía el profesor Tierno Galván, a quien la alcaldesa que hay ahora en los madriles, antitorera, antibelenes, antimagos tradicionales, pretende esculturizarlo con busto en el corazón de la Cibeles.

-No te fíes tampoco –me recomiendan- de las progres antitodo. Suelen estropearlo casi todo.

El Atlético de Simeone, esta semana, ha empalmado una semana aciaga. Empató con el Sevilla, en el Calderón, y en el Calderón, contra pronóstico, ha caído KO en el torneo del KO, contra el Celta.

-Aciaga, sí, usted que lo diga.

Simeone, sin embargo, es un señor vigorosamente optimista y vitalista. Ve siempre luz en los túneles negros.

-Y la ve sin necesidad de encender focos, si va en coche, ni de linternas si va a pie.

El 2-3 de KO del Celta es resultado que nos ha dejado a todos sin resuello (uno nunca ha ocultado su amor al Atlético y a la mujer, la obra más bella de Dios), mayormente a los socios y abonados del Atlético.

-Que siguen restregándose los ojos no para ver mejor, sino para no ver, por aquello de que ojos que no ven corazón que no sufre.

Tras el trompazo del 2-3, en la rueda con los periodistas, el vitalista y optimista Simeone dijo:

-No es un fracaso (la eliminación de la Copa del Rey).

Matizó:

-Fallamos en detalles.

Verdad: los detalles fueron que los tres goles del Celta se debieron, más bien, a fallos de los defensas, cuando la virtud de la fortaleza del Atlético reside esencialmente en los defensas.

Simeone, recalco, es optimista y vitalista. Y eso es formidable. El progreso no lo labran ni lo trillan ánimos depresivos o desmoralizados. Contra los sopapos de KO, el arco iris del brío, de la fe.

-¿A que sí, Simeone?

- Mi vida es arco iris. Claro que sí. Por eso soy vitalista y optimista.

Lo terrible es que la Copa del Rey se le daba al Atlético de película del león de la Metro. Y ya no está en la Copa. Y lo terrible es que Koke, el otro día, tras el empate con el Sevilla, declaró:

-Nuestro objetivo en la Liga no es ganarla, es el tercer puesto.

Error, Koke. Hay que ser como el profesor Simeone y el profesor Tierno Galván: francos, optimistas, vitalistas. Al Barça, el inmediato adversario del Atlético, y al que tanto admiro estéticamente, hay que oponerle sin fisura alguna el optimismo y la vitalidad de la fe.

El Barça es España

Domingo, 7 Junio 2015

El fútbol del siglo XXI, de momento, es el Barça con su zurrón de dos tripletes, cuatro Champions y el amén de otros varios títulos de menos calado, pero igualmente importantes.

-El Paraíso está donde yo estoy - se jactaba el sabio Pascal.

Parafraseándolo, Messi podría sacar pecho y decir

-Yo soy el Paraíso del Barça.

Messi tiene 27 años. Esa era la edad que tenía Di Stefano cuando aterrizó en el Real Madrid de Bernabéu. Y el Real Madrid de Bernabéu, gracias a Di Stefano, voló tan alto, tan alto, que acabó ganando el título de mejor equipo de fútbol del siglo XX.

-Messi puede hacer lo de Di Stefano, y tal vez más.

Allegri, la víspera de la final, dijo que la Juve, para ganar al Barça, tendría que hacer el mejor partido del año, incluso “de su vida”.

-El Barça –declaró tras la derrota- es un equipo extraordinario, con jugadores extraordinarios. Y Messi, cuando aparece, es un terremoto: lo revuelve todo.

Como español nacido en Barcelona, celebro la victoria del Barça. No soy como Pedro Sánchez, el del PSOE, ni como Pablo Iglesias, el de Podemos. Dogmáticos cerriles, con perdón, los dos. “Jamás pactaré con el PP” (Pedro Sánchez). “Esa pachanga fachosa” (Pablo Iglesias, en referencia al himno nacional). Mi lema, para andar por la vida, de siempre, es éste: “Libertad, reflexión, tolerancia. Esto es la democracia, además de igualdad y fraternidad.

Dijo Sergio Sauca, el magnífico presentador de TVE, al cerrar el telediario:

-A ver si el Barça gana la quinta y el fútbol español, la decimoquinta.

Le sonreí desde casa y comente en voz alta:

-Muy bien, Sergio. Por encima de chalados, políticos intolerantes (viene a ser lo mismo) y secesionistas, “siempre España”.

Me alegra, repito, el triunfo del Barça en Berlín. El Barça es marca España, mal que le pese a los para mí “indeseables” Mas y Junquera, y mal que me duela ver como los jugadores extranjeros del Barça compartían su alegría con las banderas de sus respectivos países.

-A ver si algún jugador español se enrosca en la bandera de España –musité, deseé

No. Ninguno.

Me aguó un poco la alegría, lo confieso. Al Barça, sin embargo, le deseo que Messi le dure año (es un placer verle) y sea su Di Stefano. No soy forofo, lo sé, ni dogmático, tampoco esto, a Dios gracias. ¡Cómo estropean a España algunos políticos!

Fascina el Barça

Jueves, 19 Febrero 2015

El fútbol oscila entre el gol y la estética. El Barça, hoy, es las dos cosas: gol y estética. Para Luis Aragonés, el fútbol era “ganar, ganar y ganar”, pero también estética, si bien lo más relevante que ha quedado de él es lo de “ganar, ganar, ganar”.

-Para un banquero – decía Alfonso Escámez, ya en el más allá-, lo primero es hacer dinero; lo segundo, ayudar a la sociedad. Se retroalimentan sociedad y dinero.

La Champions es, en Europa, la competición de competiciones. “Hay que ganar la Décima, antes la Décima que la Liga”, exigía la pasada temporada Florentino Pérez. Fuera de la Copa del Rey y sintiendo el incómodo aliento del Barça en la Liga esta temporada, es lógico que Florentino vuelva a pensar en la Champions.

-Las dos cosas, la Liga y la Champions, Ancelotti, pero sobre todo la Champions.

Ancelotti hace lo que puede. Ancelotti lo está pasándolo mal, últimamente.

-El signo externo –me cuentan- que más diáfana y sinceramente delata su estado de ánimo es la forma de masticar chicle. Cuando lo mastica abriendo mucho la boca y sin parar, con prisa, es que algo le desazona mucho.

¿Será verdad?

La Champions. El Real Madrid, tras el 0-2 al Schalke 04, está ya virtualmente en los cuartos de final. Gran zancada. Pero el Real Madrid, a pesar de que “ha vuelto Cristiano” (Ancelotti), no es el Real Madrid de la Décima. ¿Volverá ese Real Madrid, como ha vuelto Cristiano?

-Cuando recupere a todos los lesionados, cambiará la cosa –sostiene Ancelotti.

En Europa, sin embargo, hoy, el equipo que realmente fascina otra vez es el Barça. Fascina la belleza de su juego: alegre, incisivo, creador; fascina la imaginación del goleador y vicegoleador (sus pases de gol) Messi, y fascina su excelente buen momento.

Por lo que leo y me llega, toda Europa destaca, desde hace unas semanas, que el Barça, en efecto, es estética y gol. Lo primero en fútbol, pragmáticamente, es hacer gol; lo segundo, artísticamente, impresionar “a la sociedad del fútbol”. Escámez lo diría así.

A ver si despierta pronto el Real Madrid de la Décima