Blogs

Entradas con etiqueta ‘barça’

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

Flor y antifonario

Sbado, 3 Diciembre 2016

Está en la condición humana, se crea o no, allá los que no creen, que el ser humano es él y su flor.

-¿Qué flor!

-La de la suerte, que es un capullo que les nace en el antifonario a algunos.

El otro día, en un periódico de la ciudad condal, a la que amo soberanamente –nací en ella- a pesar de la carcoma independentista de los Rufianes de ahora, que no sino los nefastos herederos del no menos nefasto señor Mas, se citó la flor de Zidane. Alertaba: “Ojo con su flor en el culo”. Eso, ojo. En el minuto 89, la flor de Zidane abandonó su habitual trasero y se posó en la testa de Sergio Ramos y éste, otra vez, hizo gol para la historia –la suya y la del Real Madrid- al empatar un partido que parecía clausurado con el gol de Suárez.

-Hasta el rabo todo es toro, hasta el final todo es partido.

Hay quien se expresas así, sabiamente.

-Zidane estará aquí eternamente –decía hace unos días Florentino Pérez.

La gloria en vida es nacer con una flor como la del galo en ese sitio o en el AD, que tanto monta.

-Y que la riegue todas las noches, poquito, para que no se pudra.

Luego si fútbol es fútbol, también flor es flor.

-Cabreo monumental en Barcelona –me telefonea mi primo barcelonés.

Este primo mío es, como yo, un español desde los pies hasta el colodrillo. O sea: un español como el dios catalán del sentido común manda.

-¿Es que hay un dios catalán del sentido común?

-Sí, claro Lo que pasa es que los heterodoxos del separatismo, por heterodoxos, no se enteran de nada. Allá ellos. Sólo creen en su herejía separatista. A ver si los ilumina el dios del sentido común o Nuestra Señora de Monserrat.

El partido, claro, no fue bonito. Duro y turbio de ideas al principio. La emoción, en esta clase de partidos, sustituye frecuentemente a la calidad. Cuando salió Iniesta, tan venerable en mi admiración, el Barça agrisó al Real Madrid; y Neymar, qué mala suerte, qué poca flor, malogró dos espléndidos pases de gol de manchego.

-¡Esto ya no se gana! – me cuenta mi primo que gritó entonces en el estadio, a su lado, un culé.

Acertó el desesperado culé.

Hace bien Florentino en no perder la fe en Zidane.

-Lo malo de las flores es que se amustian.

-No sea usted agorero.

Messi, por cierto, esta vez, estuvo sin apenas estar. Y a Cristiano, por cierto, no se le notó demasiado el embrollo “evasor” que tiene con Hacienda.

-Cuando le vea, se lo diré –me dice un amigo suyo-. Le diré que al César lo que es del Cesar, a Dios lo que es de Dios y a Montoro lo que es del Fisco.

Ah. El partido fue visto por 185 de los 194 países que hay en el planeta Tierra, gracias a la televisión. Otro ah: Zidane, invicto todavía. 

Barça y Real Madrid

Domingo, 15 Mayo 2016

Puedo prometer y prometo –hala, a lo Adolfo Suárez y a lo de su imitador Pedro Sánchez -, que el Barça, según la aritmética, es el justo ganador de la Liga. El Barça, en efecto, como subrayan los notarios de los números, ha practicado el fútbol más vistoso , ha liderado la clasificación durante 27 jornadas, contra solamente cuatro del Real Madrid, y su mordedor Luis Suárez ha sumado la muy notable y obesa cifra de 40 goles (Pichichi y Bota de Oro).

-Y pensar que Florentino dudo de su capacidad goleadora cuando le hablaron de él.

Eso pasa. Y seguirá pasando. El hecho, hoy, es que el Real Madrid, esta temporada, no ha sido profeta en su país, esto es, en la Copa del Rey y en la Liga.

-Pero, ojo, lo está siendo en la Champions, en Europa

Muy español lo del Real Madrid: solo profeta fuera de casa, en el extranjero, donde, dicho sea con reverencia, en la final de Milán se las verá con el Atlético, ese hueso de taba tan difícil y duro de roer.

-Ya lo creo: si pudo con el Barça y con el Bayern, ¿quién garantiza que no pueda también en Milán con su convecino del Bernabéu?

Peliagudo, sí, el inmediato porvenir del Real Madrid.

Le recuerdan a Florentino, sin delicadeza, alguna desde la ciudad condal, que en sus dos etapas como presidente sólo ha sumado siete grandes títulos de treinta y ocho posibles entre la Liga, la Copa del Rey y la Champions.

-Y eso, claro, es saldo parco para Florentino.

La “caridad” de los vencedores con los adversarios de enjundia y tronío frisa casi siempre el choteo y el regusto a venganza. Obvio, querido Watson

-Hipótesis: si pierde en Milán con el Atlético, ¿cómo reaccionará Florentino? – pregunto a quien patea los jardines que pisa Florentino Pérez

-Mira: Florentino es orgulloso. Y el orgullo es la gasolina del amor propio.

-Amén de pecado feo y hasta mortal para otros.

-Bueno, bueno: dejemos eso. Como bien dijo Butragueño, Florentino “es un ser superior”, y reacciona siempre, en la adversidad, con el enfurecido tornado de su superioridad. El Barça ha tenido dos etapas históricas: una en la que se miraba con envidia en el Real Madrid y otra, la actual, en la que es el Real Madrid el que se mira con rabia en el Barça. Pues bien: al margen de lo que pueda o no pueda ocurrir en Milán, FP tiene “planes” para que el Barça vuelva a mirarse con celos en el Real Madrid. Punto por hoy.

Creo, desde casi que nací, en los seres superiores, tantos en los divino, por si acaso, como en los terrestres: en estos por puro empirismo.

Conciencia

Domingo, 21 Febrero 2016

El Barça es un crisol de amor, talento y sentido común. Amor: de los jugadores entre los jugadores y de los jugadores al Barça, cuyo escudo (símbolo) lucen y empapan de sudor.

-Jamás me había sentido tan a gusto y dichoso en un equipo. Aquí –en el Barça- todo es alegría –dijo recientemente Neymar.

Talento: como futbolistas, ejecutan muy bien con las piernas lo que piensan.

-Son imprevisibles: de ahí que cuanto se prevea para anularlos sea tan difícil de conseguir.

Otra verdad.

Valdano, que entiende y piensa el fútbol, pondera el amor, el talento y el sentido común del Barça:

-También esta temporada vuelve a estar cerca del triplete..

En el fútbol, a lo sumo, hay errores o mala suerte. En la política, no. El crisol de la política a día de hoy es el desamor, es la Moncloa (símbolo del máximo poder) y la desunión.

-¡Qué pena que sea así!

-Es que es así.

Desamor: no hay manera de que los políticos se quieran entre sí como entre sí se quieren los jugadores del Barça. Cada uno va a lo suyo, y a España, que le den.

-¡Hombre!

-Es que es así también.

Ahora, mofarse de Padrenuestro o de la Religión o de la fiesta de los Reyes Magos, no es falta de respeto, no es ni delito.

-¿Qué es?

-Libertad de expresión

Vuelvo al deporte. El TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), compuesto por “siete hombres justos”, ha pospuesto la apertura de expediente a Ángel María Villar. ¿Qué es lo que realmente quiere Miguel Cardenal? Qué se castigue a Villar por “agravio comparativo” o “menosprecio del principio de igualdad”. Quiere inhabilitarlo. Echarlo. Lo que ha demostrado el TAD al demorar su “resolución” es que tiene “conciencia”. La conciencia es el espíritu de la Ley, con mayúscula.

-¿Defiendes a Villar?

-Sí y no. Si realmente ha incurrido en “delito grave”, que lo dudo, que lo inhabiliten. Lo chocante, la paradoja, al comparar fútbol y política, es que en política el delito o la falta grave (pitar el Himno, pitar al Rey, mofarse de los valores o de la tradición) ) es libertad de expresión: ni es delito ni es falta. En el mundo del fútbol, en cambio, el “agravio comparativo” es delito, ¡nada menos!, que de inhabilitación.

Vitalidad y optimismo

Jueves, 28 Enero 2016

Como “fútbol es fútbol”, el fútbol es como la política:

-No te fíes de las promesas de los políticos, ni de sus programas. Rara vez cumplen sus programas, rara vez cumplen lo que prometen –decía el profesor Tierno Galván, a quien la alcaldesa que hay ahora en los madriles, antitorera, antibelenes, antimagos tradicionales, pretende esculturizarlo con busto en el corazón de la Cibeles.

-No te fíes tampoco –me recomiendan- de las progres antitodo. Suelen estropearlo casi todo.

El Atlético de Simeone, esta semana, ha empalmado una semana aciaga. Empató con el Sevilla, en el Calderón, y en el Calderón, contra pronóstico, ha caído KO en el torneo del KO, contra el Celta.

-Aciaga, sí, usted que lo diga.

Simeone, sin embargo, es un señor vigorosamente optimista y vitalista. Ve siempre luz en los túneles negros.

-Y la ve sin necesidad de encender focos, si va en coche, ni de linternas si va a pie.

El 2-3 de KO del Celta es resultado que nos ha dejado a todos sin resuello (uno nunca ha ocultado su amor al Atlético y a la mujer, la obra más bella de Dios), mayormente a los socios y abonados del Atlético.

-Que siguen restregándose los ojos no para ver mejor, sino para no ver, por aquello de que ojos que no ven corazón que no sufre.

Tras el trompazo del 2-3, en la rueda con los periodistas, el vitalista y optimista Simeone dijo:

-No es un fracaso (la eliminación de la Copa del Rey).

Matizó:

-Fallamos en detalles.

Verdad: los detalles fueron que los tres goles del Celta se debieron, más bien, a fallos de los defensas, cuando la virtud de la fortaleza del Atlético reside esencialmente en los defensas.

Simeone, recalco, es optimista y vitalista. Y eso es formidable. El progreso no lo labran ni lo trillan ánimos depresivos o desmoralizados. Contra los sopapos de KO, el arco iris del brío, de la fe.

-¿A que sí, Simeone?

- Mi vida es arco iris. Claro que sí. Por eso soy vitalista y optimista.

Lo terrible es que la Copa del Rey se le daba al Atlético de película del león de la Metro. Y ya no está en la Copa. Y lo terrible es que Koke, el otro día, tras el empate con el Sevilla, declaró:

-Nuestro objetivo en la Liga no es ganarla, es el tercer puesto.

Error, Koke. Hay que ser como el profesor Simeone y el profesor Tierno Galván: francos, optimistas, vitalistas. Al Barça, el inmediato adversario del Atlético, y al que tanto admiro estéticamente, hay que oponerle sin fisura alguna el optimismo y la vitalidad de la fe.

El Barça es España

Domingo, 7 Junio 2015

El fútbol del siglo XXI, de momento, es el Barça con su zurrón de dos tripletes, cuatro Champions y el amén de otros varios títulos de menos calado, pero igualmente importantes.

-El Paraíso está donde yo estoy - se jactaba el sabio Pascal.

Parafraseándolo, Messi podría sacar pecho y decir

-Yo soy el Paraíso del Barça.

Messi tiene 27 años. Esa era la edad que tenía Di Stefano cuando aterrizó en el Real Madrid de Bernabéu. Y el Real Madrid de Bernabéu, gracias a Di Stefano, voló tan alto, tan alto, que acabó ganando el título de mejor equipo de fútbol del siglo XX.

-Messi puede hacer lo de Di Stefano, y tal vez más.

Allegri, la víspera de la final, dijo que la Juve, para ganar al Barça, tendría que hacer el mejor partido del año, incluso “de su vida”.

-El Barça –declaró tras la derrota- es un equipo extraordinario, con jugadores extraordinarios. Y Messi, cuando aparece, es un terremoto: lo revuelve todo.

Como español nacido en Barcelona, celebro la victoria del Barça. No soy como Pedro Sánchez, el del PSOE, ni como Pablo Iglesias, el de Podemos. Dogmáticos cerriles, con perdón, los dos. “Jamás pactaré con el PP” (Pedro Sánchez). “Esa pachanga fachosa” (Pablo Iglesias, en referencia al himno nacional). Mi lema, para andar por la vida, de siempre, es éste: “Libertad, reflexión, tolerancia. Esto es la democracia, además de igualdad y fraternidad.

Dijo Sergio Sauca, el magnífico presentador de TVE, al cerrar el telediario:

-A ver si el Barça gana la quinta y el fútbol español, la decimoquinta.

Le sonreí desde casa y comente en voz alta:

-Muy bien, Sergio. Por encima de chalados, políticos intolerantes (viene a ser lo mismo) y secesionistas, “siempre España”.

Me alegra, repito, el triunfo del Barça en Berlín. El Barça es marca España, mal que le pese a los para mí “indeseables” Mas y Junquera, y mal que me duela ver como los jugadores extranjeros del Barça compartían su alegría con las banderas de sus respectivos países.

-A ver si algún jugador español se enrosca en la bandera de España –musité, deseé

No. Ninguno.

Me aguó un poco la alegría, lo confieso. Al Barça, sin embargo, le deseo que Messi le dure año (es un placer verle) y sea su Di Stefano. No soy forofo, lo sé, ni dogmático, tampoco esto, a Dios gracias. ¡Cómo estropean a España algunos políticos!

Fascina el Barça

Jueves, 19 Febrero 2015

El fútbol oscila entre el gol y la estética. El Barça, hoy, es las dos cosas: gol y estética. Para Luis Aragonés, el fútbol era “ganar, ganar y ganar”, pero también estética, si bien lo más relevante que ha quedado de él es lo de “ganar, ganar, ganar”.

-Para un banquero – decía Alfonso Escámez, ya en el más allá-, lo primero es hacer dinero; lo segundo, ayudar a la sociedad. Se retroalimentan sociedad y dinero.

La Champions es, en Europa, la competición de competiciones. “Hay que ganar la Décima, antes la Décima que la Liga”, exigía la pasada temporada Florentino Pérez. Fuera de la Copa del Rey y sintiendo el incómodo aliento del Barça en la Liga esta temporada, es lógico que Florentino vuelva a pensar en la Champions.

-Las dos cosas, la Liga y la Champions, Ancelotti, pero sobre todo la Champions.

Ancelotti hace lo que puede. Ancelotti lo está pasándolo mal, últimamente.

-El signo externo –me cuentan- que más diáfana y sinceramente delata su estado de ánimo es la forma de masticar chicle. Cuando lo mastica abriendo mucho la boca y sin parar, con prisa, es que algo le desazona mucho.

¿Será verdad?

La Champions. El Real Madrid, tras el 0-2 al Schalke 04, está ya virtualmente en los cuartos de final. Gran zancada. Pero el Real Madrid, a pesar de que “ha vuelto Cristiano” (Ancelotti), no es el Real Madrid de la Décima. ¿Volverá ese Real Madrid, como ha vuelto Cristiano?

-Cuando recupere a todos los lesionados, cambiará la cosa –sostiene Ancelotti.

En Europa, sin embargo, hoy, el equipo que realmente fascina otra vez es el Barça. Fascina la belleza de su juego: alegre, incisivo, creador; fascina la imaginación del goleador y vicegoleador (sus pases de gol) Messi, y fascina su excelente buen momento.

Por lo que leo y me llega, toda Europa destaca, desde hace unas semanas, que el Barça, en efecto, es estética y gol. Lo primero en fútbol, pragmáticamente, es hacer gol; lo segundo, artísticamente, impresionar “a la sociedad del fútbol”. Escámez lo diría así.

A ver si despierta pronto el Real Madrid de la Décima

Tarjetas amarillas

Mircoles, 2 Abril 2014

¿Qué no es dialéctica? El matrimonio es dialéctica.

-Paco, a ti lo de sábado, sabadete, te va poco. ¿Cuántos sábados hace que no me tocas?

Paco, ni caso. Gruñe a lo sumo

La política es dialéctica:

-Puedo prometer y prometo…

Y como diría el profesor Tierno Galván, prometió pero no cumplió casi nada de lo que prometió. Los políticos, en tiempo electoral mayormente, son poco fiables con sus promesas.

El fútbol es dialéctica:

-Cuatro tarjetas amarillas ya al Atlético: Koke, Gabi, Turán, Juanfrán. ¿A que nos deja sin centro de campo? Al Barça, ninguna.
Prodigó más tarjetas el alemán Félix Brych: otras dos al Atlético, Diego y Sosa, y dos, sólo dos, al Barça, Iniesta y Jordi Alba.
El amarillo es también color dialéctico. Execrado por los actores desde que Molière muriera en el escenario representando una obra suya.

-Creo que me muero - medio susurró, según testigos presenciales.

Acertó. Desde entonces, para unos, el amarillo, si no se lleva amuleto contra él, es color gafe. Para otros, en cambio, el amarillo es color benefactor. La verdad es que desde que se viste de “abejita Maya”, el Atlético es azote feroz, agresivo, temido y ganador.

-En el Calderón, preveo un partido en el que puede suceder todo.

Así opinan, con respeto, las mentes azulgranas no intoxicadas de forofismo.

El amarillo, sin embargo, como látigo arbitral para sofocar la agresividad de algunos jugadores, puede destruir la hermosa y equilibrada pugna competitiva de un partido. ¿Se imaginan a un Atlético, o a un Real Madrid, o a un Barça, o a un Bayern, desposeídos de parte de sus mejores jugadores en las semifinales o en la final de la Champions por causa de los fustazos amarillos? Someto esta reflexión, no sé si chusca o no, a la consideración de los sesudos y reaccionarios conservadores del dialéctico reglamento del fútbol.

El misterio del fútbol

Viernes, 21 Marzo 2014

El fútbol es un estado de ánimo, que se dice, y el fútbol es un estado de opinión, que digo yo.

- Iniesta, por favor, su opinión. ¿Cómo debe jugar el Barça en el Bernabéu para amargarle la noche al Real Madrid?

- Con ánimo de ganador, con posesión del balón y por supuesto al ataque.

En otra entrevista, se le ha entrevistado mucho esta semana, dice:

- Cuando el adversario es peligroso, lo peligroso para quien aspira a la victoria es no ser valiente.

Zubizarreta, usualmente, practica la recomendada estrategia de la sabia moderación en la duda.

- Su valiosa opinión, Zubizarreta. ¿Qué no tiene el Barcelona que tenga el Real Madrid y que tiene el Barcelona que no tenga el Real Madrid.

-El Real Madrid tiene a Cristiano, un grande, y el Barcelona a Messi, el más grande.

Si Zubizarreta dura tanto en el Barça siendo vasco, es, no se dude, por su experiencia, esa otra inteligencia. Es un vasco catalanizado, como ven, sagaz y cauto, lo que no quita para que, como cobra del Barcelona, le ponga más estrellas en punto a grandeza a Messi. Grandes los dos, Cristiano y Messi, pero una estrella más grande Messi.

El Tata está pasándolo mal últimamente. Si la cara es el espejo del alma, el “cómo” es el espejo de las angustias: el “cómo” se dice lo que se dice o el cómo se disfraza el dolor. Hay que saber leer los “cómos” o entre lineas . Se habla de que el Tata está en la cuerda floja, él lo desmiente, cómo es lógico, y el club, a ver qué vida, también.

- Queremos que siga, está haciéndolo muy bien – opinan directivos azulgranas con la boquita pequeñina, que todos tenemos varias bocas: la de comer, la de mentir, la de opinar y la mitinera de engañar ( esta boca es muy política).

- ¿Cabe, Tata, que el Barça le amargue la noche al Real Madrid?

El Tata es argentino. Nunca se olvide esto. Y el argentino, mayormente si es culto, sabe responder sin ofender y disimular hasta con talento sus sentimientos

- Caber, cabe. E intentar, claro que lo vamos a intentarlo El fútbol es un juego aleatorio, azaroso.

Ni sí, ni no. Yo, la verdad, pienso que ahora mismo el Real Madrid tiene más poder moral y físico, pero, como bien opina el Tata, el fútbol es ciertamente aleatorio, azaroso, misterioso. El cine de Hitchcok seduce por su misterio. El fútbol, en cierto modo, también. Donde hay incertidumbre y misterio, siempre hay emoción. Cine y fútbol: dos grandes emociones de misterio y seducción.  

Ideas

Lunes, 10 Marzo 2014

Entre el cero y el infinito. O entre el infinito de lo que fascinó el Barça en Manchester y el cero del Barça en Anoeta y en Valladolid. Dijo Gerardo Martino, alias “Tata, tras el fracaso de Anoeta:

- No ha habido ideas.

Ha reiterado tras el sopapo de Valladolid:

- Nos han faltado ideas.

Valle-Inclán, a raíz de no sé qué, escribió: “Ideas tenemos todos, lo difícil es pintar un burro con un gitano”.

El Barça, en el último trimestre del extinto 2013, parecía que iba a tocar otra vez el gozoso infinito de la Liga. 1914, sin embargo, le ha dado la espalda al Barça de ‘Tata’ y, tal vez por culpa de la orfandad de ideas, sólo ha sumado 17 puntos de 30 posible (si he hecho bien la cuenta). El Real Madrid, en cambio, se lleva con 2014 dionisíacamente. Suma y suma puntos y, gracias a su fútbol de pegada, chispa e ideas, le saca ya al Barça de ‘Tata’ cuatro puntos.

- Si no ganamos en el Bernabéu…

“Liga perdida”, ha dado a entender Busquets. O casi perdida. Así son los tsunámicos hechos del fútbol, que hoy te da la efervescencia de la felicidad igual que días después, sin pausa ni causa racionales ,te da el acíbar del fracaso.

¿Qué le pasa al Barça, a ver? La pregunta se la he formulado a “mi hurón” en el territorio más o menos comanche del Barça.

- Martino ha dudado. En el Barça -me refiere- ha pretendido ser lo que él, futbolísticamente, no es. Ha querido “medio adaptarse” a la identidad del Barça pero sin convicción. No es el único culpable del aparente desmonoramiento moral del Barça. Hay más cosas. Hay que Neymar, como tú tienes escrito, es “más bonito que pugnaz”. Hay que Messi , por otras razones (mejoramiento supino, de nuevo, de su contrato, tal vez), no se siente a gusto. Y hay que donde flojea  ”la convivencia psicológica” (vestuario), la solidez de grupo ratea.

-Y a todo esto -inquiero-, ¿qué dice el presidente Bartoméu?

- No dirá nada hasta después del partido con el City. Está, eso sí, preocupado. Bartoméu es como Rajoy: silente, reflexivo. No es hombre de fulgurosos prontos.

Se cree asimismo que Martino, se niegue o no ahora, dejará el Barça cuando acabe la temporada. El ‘Tata’ tampoco se siente cómodo en el Barça desde hace algún tiempo “Aquí hay mucha presión…”, repite.