Blogs

Entradas con etiqueta ‘Brasil’

Aquí y ahora

Viernes, 1 Diciembre 2017

El ‘aquí y ahora’ de hoy es el Mundial de fútbol de Rusia. Putin, casi calvo engominado, e Infantino, calvo total, dijeron lo que dijeron.

-Putin ha dicho que los extranjeros lo van a pasar muy bien en el Mundial, en ’su’ Mundial.

Hojarasca. Lo de siempre.

-Infantino, la verdad, soso sin perder la sonrisa.

Más hojarasca. La hojarasca es la retórica de los poco ocurrentes.

Rusia, eso sí, ha hecho unos estadios modernos, llamativos, arquitectónicamente distintos. El Mundial de fútbol es el deporte más globalizado. Lo dijo también Putin:

-El fútbol lo practican aquí más de dos millones. Nada tan globalizado como el fútbol.

Dentro de nada, el fútbol será también el deporte de las mujeres.

-A no tardar, el fútbol femenino gustará tanto como el masculino, o más, porque nosotras en “calzoncillos” somos más guapas, estamos mejor que ellos.

Oído en la radio de un autobús. Asentí para mis adentros.

De momento, ‘aquí y ahora’, hay que hablar del sorteo del Mundial. Portugal, Irán y Marruecos serán los adversarios de grupo de España.

-Serán partidos duros e interesantes –opinan, coincidiendo, Camacho y Lopetegui.

En teoría, lo lógico es que España supere la ‘valla’ de grupo. Pero no será fácil. Por dos razones: la teoría falla, la lógica también. Portugal tiene un buen equipo y es el campeón de Europa. Irán tiene una defensa como la del Atlético de Madrid: dura, fibrosa, áspera. Hacerle gol es tan difícil como que Puigdemont renuncie a Satanás y a la independencia de Cataluña.

-A Satanás, tal vez renuncie. A la independencia, no.

Marruecos, en teoría, es más asequible. Pero, como sostiene Camacho, el Mundial es un torneo que mejora, y mucho, la calidad de los equipos en teoría inferiores.

De todos modos, no debemos quejarnos de las bolas del sorteo. Han rodado benignamente a favor de España.

Hay más, también ‘en teoría’. Los favoritos del Mundial de Putin son Alemania, Brasil, Argentina y España (según encuestas). Otra cosa, a la par, a modo de anécdota aritmética: en fútbol, Rusia, como selección y como país, se le da de dulce o turrón de Jijona a España. En fútbol, si la memoria no me traiciona, Rusia jamás le ha ganado a España. Luego seamos prudentemente –proporcionalmente, que dice Rajoy- optimistas. Si Lopetegui, que es un prudente proporcional, cree en su selección, que es la nuestra, también yo prudente y proporcionalmente creo en nuestra selección, que es la de Lopetegui.

-Total, que en junio lo vamos a pasar de turrón de Jijona en Rusia.

Eso espero, eso creo en teoría.

El tiempo no es oro

Domingo, 21 Junio 2015

El tiempo es oro. Qué va. El tiempo, con el tiempo, arruga, hiere, desgasta, marca y mata.

-A Brasil no se le ha ido todavía de la cabeza el 7-1 de Alemania, en el Mundial. Ese resultado lo tiene marcado con fuego en la memoria del ánimo –se queja un colega carioca.

Brasil, en la Copa de su continente, no es lo que fue, lo que se esperaba (mañana, no sé) y es que el tiempo, ¿lo ven?, es heridor, desgarrador, puñetero.

-Y ahora, sin Neymar.

A Neymar, como saben, le ha caído el hachazo sancionador de cuatro partidos.

-¡Excesivo, injusto! – claman, cómo no, los brasileños y los catalanes del Barça.

-¿Por qué la discriminación de catalanes del Barça?

-Hay catalanes del Real Club Deportivo Español, como hay catalanes taurófilos y catalanes taurófobos. Ante la ley todos somos iguales, pero ante el imperativo del gusto, no.

¿Qué es justo, que no es injusto? El forofo, precisamente por forofo, tiene una idea de la justicia completamente forofa, o sea, aleatoria.

-Cuando el árbitro se equivoca a favor del Real Madrid –decía don Santiago Bernabéu- , no me quejo. Cuando se equivoca a favor del adversario del Real Madrid, me quejo, ¡claro que me quejo!

Educación, respeto, ética. Ahora, los emergentes “regeneradores” de la política, citan esas palabras a todas horas.

-Hacen bien.

-¡Claro que hacen bien! Sólo que para lo que les conviene. Pedro Sánchez, a quien no tengo el gusto de conocer, dijo enfáticamente por la televisión que con “Podemos” ni al campo del Rayo. Al del Rayo, no (de momento). A los otros campos comunitarios y municipales, por supuesto que sí, como se está viendo.

El tiempo, pues, además, deja en pelota mentirosa a los mentirosos, a los forofos y a los que prometen para no cumplir.

Comprensible el enojo forofo y basilisco de los brasileños y de los catalanes del Barça, pero Neymar, nos pongamos como nos pongamos, no debió hacer lo que hizo.

-¿De acuerdo?

Bueno…

Cuando Juanito, el Juanito del Real Madrid, pisó la cara o el pecho, no lo recuerdo ahora, del futbolista alemán Matthaüs, del Bayern, la Uefa le metió un baúlazo de cinco años de sanción… ¿Lo recuerdan?

Si la política debe ser respeto, educación y ética, si bien no siempre lo es, el fútbol sí debe ser siempre ética, educación y respeto para que aprendan los políticos.

-Me fío más de mi suegra que de un político- el otro día, en el autobús, a grito pelado un ciudadano de urna y papeleta

Mi oficina, como creo que tengo escrito, es la calle, el autobús, el Metro, el peatón.

Abdicación y reivindicación

Mircoles, 11 Junio 2014

España, políticamente, en la calle huele a abdicación y “a ver, ojalá, si con Felipe VI, tan alto, tan majo, decrece la lacra del paro y paramos en un país más cordial y sosegado”. España, en la calle, deportivamente huele intensamente a fútbol.
-¿A qué huele más, a Felipe VI o a Del Bosque?
Está claro que a Del Bosque, al Mundial de Brasil y a la esperanza de que España reivindique su título.
-Jugar, vamos a jugar como siempre, con el estilo con que ganamos el Mundial: posesión del balón, agresividad ofensiva, fe.
Del Bosque en fútbol, como ven, es conservador e ignaciano: cambios, los justos.
-Físicamente, era lo que más me preocupaba, los jugadores están “sanos”, en forma, y “sanos”, también, de ánimo -destaca con sonrisa extensivamente optimista.
Contra Holanda, de todos modos, tocará sufrir. “Lo noble se consigue con sufrimiento”. Lo rubrica Nadal con su admirable conducta: “Yo soy yo –dice- con mis dolores, con los que me he habituado a convivir, y con mis sufrimientos, que últimamente sufro mucho”. La Selección ha aprendido también a sufrir. Ella juega a ganar y sus adversarios, apretadamente parapetados atrás y al contraataque, a no dejarse ganar.
-Pienso que casi todos nos va a jugar así.
Pienso como Del Bosque. Van Gaal, el Del Bosque de Holanda, no oculta su respeto “no miedoso” a la Selección de España.
-El fútbol, como el boxeo, es el arte de pegar y de que no te peguen. Es el arte- dice sobrado de razón- de no creerte lo que no eres y no tienes. Es el arte de conocerte y de conocer al contrario. España –analiza- es un gran equipo con “rendijas”: por ahí es por donde intentaremos hacerle daño.
Van Gaal, como Del Bosque, es también, por experiencia y sabiduría, un conservador que destella precisamente por su sabiduría y su experiencia.
Pelé ha hablado también. Pelé, en blanco y negro, es el David Niven del fútbol. Como aquel actor tan encantadoramente británico diplomático, jamás queda mal con nadie. Sus opiniones son casi siempre templadas y sutilmente despinadas. Como futbolista arriesgaba sin sesgos intrépidos; tampoco sus opiniones son intrépidas. “Vivir en paz – es su máxima- es llevarse en paz con todo el mundo”. Le gusta España: “Es un equipo bien hecho, con arte”. Mas advierte: “Chile puede ser la sorpresa”.

Forofo

Jueves, 6 Marzo 2014

Hay que ser forofo de algo o de alguien. Yo soy forofo de la familia, de la amistad, de Del Bosque y de Cayo Lara.

- ¿De Cayo Lara?

- En efecto. Cayo Lara es quizá el demagogo más sobresaliente de la política, y la demagogia es a la política lo que los árbitros al fútbol. El azafrán que da sabor al fútbol y a la política.

Del Bosque no es demagogo. No desorbita las cosas, ni las maquilla. Centrado, austero y sensato. Con Del Bosque, la Selección es “un bien” que “nos une”. El gol de Pedro a Italia agavilló en alegría a todos los jugadores. La Selección, con Del Bosque, es leal al patrón de juego que creó el homenajeado Luis Aragonés.

- Cambiar por cambiar lo que funciona, sería un error.

Del Bosque, sin embargo, hace cambios. De hombres, sólo. A Brasil, ya verán como sí, llevará a los de siempre y sustituirá a los que por razón de años o de desgaste físico han empezado a dejar de ser los de siempre.

-Lo importante es el molde, el troquel, la matriz.

Pienso que tiene razón. Contra Italia, “ha probado” a los de siempre y ha incorporado, también, savia fresca. Diego Costa era uno de los “morbos” del partido. ¿Cómo lo hará en la Selección, sabrá adaptarse al molde, se entenderá con quienes no ha jugado nunca? Diego Costa en el Atlético es galgo y corredor maratoniano. El troquel de la Selección no es el del Atlético. Y Diego, encogido o limitado en la Selección, no lució. Trabajó, eso sí. Pero no fue él, fue el que Del Bosque le dijo que tenía que ser. Y obedeció. En el santiamén de un partido es imposible la adaptación de ningún “primerizo”.

-¿Sigue creyendo en él, Del Bosque?

Lo sé. Sí. Thiago, Azpilicuenta, Javi Martínez, el “talismán Pedro (la Selección es su paraíso, su casita de Canadá) y los siempre formidables Iniesta, Silva, Navas…¡Cuántos “bajitos” grandes en talento, orgullo y amor propio!

Siempre seré forofo de lo que segrega unión, honra, alegría, solidaridad. Y de los hombres comedidos y huidores de la demagogia como Del Bosque. La Selección es la España de las antiautonomías: ¡cómo une! Y que me perdonen los diputados y los políticos que viven de las autonomías.

Fútbol VPV

Mircoles, 20 Noviembre 2013

El Rey, a quien aprecio, tiene razón:

-A Africa hay que ir  a cazar fieras corrupias (leones, tigres y así) y elefantes.

-¿Eres monárquico?

-No. Lo que pasa es que desde que  conocí y traté al Rey -los dos eramos algo más que adolescentes- me cayó bien.  El Rey, cara a cara, es un “tío legal´”, esto es, simpático, cariñoso, seductor.  Yo, desde hace años, no soy de éste ni de aquél ni del otro, soy de quien me cae bien. Las ideologías, para mí, no cuentan ya; cuentan los que, amando a España, trabajan por España y para España y no por la Moncloa y para la Moncloa, vicio de todos los partidos políticos. La Moncloa es la portería de fútbol de los políticos: el poder. El gol de los políticos es, naturalmente, el poder. Cuando el conde de Barcelona abdicó en su hijo Juan Carlos, exclamó.

“¡Por España¡”. Los políticos clamorean: “¡Por la Moncloa!”

La selección de Vicente Del Bosque , en efecto, ha ido a África a no pasarlo bien, sino a jugar al fútbol; y las fieras corrupias africanas  con botas y ansias de sacarle los colores rojos a la Roja lo han conseguido.

-Ay, Vicente, ay, Villar -les reprobaré con urbanidad de europeo del Norte cuando les vea.

Pero dejemos eso. El pasado no debe  atormentarnos. Al pasado, que diría Cela, que le den por el tafanario. Eso. A partir de ahora  hay que poner toda la atención en el Mundial de Brasil.

-¿Hay jugadores y equipo para ganar en Brasil? -me preguntan ya los impacientes.

Como soy optimista gracias a los genes que me legó mi abuela paterna (murió a los 99 años muy cumplidos y sonriendo: “Cuánto tiempo  ha tardado en llegar  mi hora”, decía sin quejarse”), pienso, de verdad, que sí, siempre y cuando que del Bosque aplique la fórmula VPV (la  que predican los sabios en Alemania).

-¿Qué es esa sigla?

-Velocidad, Posesión y Verticalidad. El tiqui-taca es ya sistema superado, no hay más que ver al Barça y a la Selección. Todos los equipos le han cogido  ya el “tranquilo”.

Dicen los alemanes -tan amos de Europa en todo- que en Brasil ganará el título quien imprima más  velocidad y verticalidad a la posesión del balón.

El Bayern de Guardiola está en ello y también el Dormund; y en Inglaterra creen algunos  que el fútbol inglés, antes tan meteórico y vertical, ha sido deteriorado por la inmigración. ¡Toma castañas y dátiles y otros frutos exóticos allende la bella Albión!.

A África, pues, queridos Villar y Del Bosque, hay que ir con escopetas o fusiles, no con botas de  tacos y luciendo nueva y roja  indumentaria total para que equipos de tres al cuarto la enrojezcan  de ridículo.

El “caramelo envenenado” Diego Costa

Mircoles, 16 Octubre 2013

Cuidado con Diego Costa. ¿Un caramelo envenenado Diego Costa? Diego ha eclosionado en el Atlético de Madrid de Simeone. Fuerte físicamente, talento con irisaciones deslumbrantes, instinto goleador y gladiador jaquetón. Costa, de pronto, se ha convertido en  objeto de deseo  de Scolari y de Vicente Del Bosque.

- A Del Bosque le gusta. Ha hablado con él. Diego, hace unos días, fue explícito. Se ha formado en España, donde se siente feliz, y ha salido del cascarón , como futbolista,  para, en poco tiempo, gallear.

Acontece, sin embargo, que  Diego es brasileño y que Scolari, que “casi” no contaba con él, dice ahora que sí, que lo tiene incluido en su lista de elegidos.

-¿Problema pues?

Lo hay, sí. Y lo hay por el hecho, sobre todo por este hecho, de que la sede del Mundial del año que viene es  Brasil.

- Las ideologías son a la política lo que el forofismo al fútbol.

Tanto los ideólogos forofos como los forofos ideólogos son peligrosos.  Pensamiento de un político muy aficionado al fútbol que se ha retirado de la política. ¿Causa de su abdicación?

-Soy ideólogo del PSOE -me explica-. Pero un ideólogo liberal, nada forofo. Estaba aburrido de las necias  pugnas dialécticas entre el PSOE y el PP.

Pugnas negativas para España, pugnas en las que España es sólo el cuadrilatero en que  dirimen  prioritariamente  sus intereses de partido. Eso no es hacer política, eso es aprovecharse de la política para hacer daño a España. Y a su unidad. El fútbol, como suelo reiterar, es también política. Y  el forofo brasileño es más forofo que el forofo español.

-¿Qué vais a hacer con Costa? ¿Le vais a presionar para que “fiche” por la selección española?

En la Federación Española  de Fútbol, a Dios gracias, hay cacumen.

- Si Costa quiere jugar el Mundial con España o con Brasil -me dicen- es algo que debe decidir él. Sólo él. Que sopese él las consecuencias de su decisión.  Brasil  le haría imposible la vida a España en el Mundial si sospechase que le hemos “robado la voluntad de decisión” a Costa.

Costa, por lo tanto, no será un “caramelo envenenado” para las relaciones deportivas y políticas entre España y Brasil.

No a la tragedia

Lunes, 1 Julio 2013

El morbo de la tragedia. ¿Por qué deleita la tragedia? La tragedia es dolor, y el dolor, para algunos, es placer. 

-¡Gozo cada vez que el Barça golea al Real Madrid!

¿Cuántas veces hemos oído y leído eso?

A toro pasado, que se dice, qué bien se ven las cosas. El fútbol es, ciertamente, un juego de aciertos y de errores. “Humano, ser que fallas, ser que me desesperas”.  Ayer, la España de Del Bosque, oro y laurel; hoy, la España de Del Bosque,  plomo y paja Ni lo uno ni lo otro. Se ha perdido en Maracaná por 3-0. Leñazo. ¿Es por eso, ya, la selección del “juego bonito”, tan admirada hasta anteayer, selección de desdecho? No. Leo: “Hágase la voluntad de Brasil”. La voluntad de Brasil era, de poder, y ha podido, herir el prestigio de España. Para Scolari,en Río, en Maracaná, en su ambiente amarillo y verde, ganar a España, a la selección que teje el fútbol  más fino  del mundo, era poco menos que vital.

-¡Vamos a volver a ser el Brasil de antes! -clama ya Scolari.

Se le  ha olvidado ya  a Scolari -lógico por lo demás, porque el fútbol es  así- que horas antes del 3-0, la  España de los “bajitos”  le intimidaba tanto como tanto intimida a Rajoy la señora Metrkel.

Tragedia, maracanazo, dolor. Y mala suerte. En  boxeo, el que pega primero, pega dos veces. Casi como en el fútbol. Huyo de propósito del tanatorial ambiente en torno al 3-O. El resultado es, si se quiere, escocedor. Pero España, en fútbol, tiene estilo. “El estilo España”. Lo que ocurre, y aquí el hielo de mi crítica u observación -más bien observación- sobre el trallazo  del 3-0:

a) El  ser o no ser del fútbol de la selección de Del Bosque  lo condicionan la posesión del balón, el dominio de los espacios y la velocidad: hubo poco de todo eso en Maracaná;

b) La suerte,como dice Woody Allen, existe,y no hubo suerte: en nada;

c) La presión es  el asfixiador  ”gas” contra  ”el jogo bonito” de los españoles,y  a veces da resultado;

d) Fuerza física: he aquí la otras arma para mellar el “efecto letal” del “jogo bonito” de España. 

No, no veo medio vacía la botella. La veo, todavía, medio llena. Hay, sencillamente, que meditar y corregir.  Lo que pasa es que a los españoles, al menor tropiezo, nos encanta la música  y el llanto del dolor.

Dos y dos no son cuatro

Domingo, 28 Junio 2009

Es una perogrullada escribir que de fútbol y de política entendemos todos.

- ¿Por qué?

El fútbol es un juego de pasiones, y donde hay pasión hay fuego, y la política es un fuego de pasiones que con frecuencia juega con la buena fe de los ciudadanos. Ciñéndonos al fútbol, recordaré lo que en cierta ocasión, muy enfadado, dijo John Benjamin Toshack de Benito Floro :”Es un buen entrenador, pero no tiene ni zorra idea de fútbol”.

- ¿Se enfadó Benito Floro?.

- Se extrañó. Masculló algo así como que no entendía que un británico que bebía whisky y jugaba al golf fuese tan apasionado.

El fútbol, ciertamente, es una pasión, y un enigma para la razón. Voy a demostrarlo. Dunga, el entrenador de la selección brasileña, sacó a Alves contra Suráfrica a última hora, a la desesperada, y gracia a Alves (golazo de falta) Brasil se clasificó para la final de la Copa Confederación.

- ¿Por qué, señor Dunga, Alves, que es titular y figura en el Barcelona, con usted es suplente? -le ha preguntado un periodista de su país.

Dunga, sin inmutarse, contestó como si hubiese leído a los clásicos griegos:

- Mis opiniones sobre los jugadores son mis opiniones.

No dijo más.

Gracias a Güiza, “reserva” de Vicente Del Bosque, España, que parecía muerta a dos minutos del final con Suráfrica, empató (conocen ustedes el resto del partido). ¿Que  qué se infiere de estos dos ejemplos  que sólo son dos entre cientos? Que el fútbol, en teoría un juego tan al alcance de la mentalidad de todos los españoles (como aquel noticiario del franquismo), es más problemático y neurótico de lo que creemos y  de él, seguro, si vivieses, Einstéin diría: “También en el fútbol no siempre dos y dos son cuatro” .

A Del Bosque, sin embargo, se le va a criticar. ¿Saben lo que acaba de ocurrírseme? Que Luis Aragonés es el mejor seleccionador que ha tenido el fútbol español. Acabó con el tópico de la furia y diseñó una selección elegante, con estilo y  personalidad. Ya sé que repescarlo es imposible. Totalmente imposible. Lo sé. Pero…