Blogs

Entradas con etiqueta ‘Camilo José Cela’

Cultura

Mircoles, 29 Noviembre 2017

Cultura no es sólo leer, estudiar y saber. Cultura es casi todo. Cultura es el fútbol.

-¡No!

Sí. Camilo José Cela que era escritor de muchos deleites y muchas culturas, me lo dijo una vez:

- El fútbol es juego, pugna, desafío. Como la política, como la vida.

¿Qué es la política? Cultura. Una cultura peculiar. ¿Qué es la democracia? Una rama de la política. ¿Qué es el fútbol? Otra rama de la política.

-¿Qué rama te atrae más –me preguntan últimamente- , la del fútbol o la de la política?

Suelto enseguida:

-Entre la alienante cultura del fútbol y la decepcionante cultura de la política, elijo, naturalmente, el mal menor: la cultura del fútbol.

Alienar y decepcionar. La democracia, rama de la política, es una rama con tantos o más pinchos que los higos chumbos.

-¡Ay, me he pinchado! ¡Qué daño!

Daña también la democracia. Sí. Y decepciona constantemente por lo mal que se llevan casi siempre unos con otros. Como consuegras o consuegros. El cristianismo, otra rama de la vida, perdona a los que pecan.

-¡Hijo, no vuelvas a tener malos pensamientos con Nancy! Arrepiéntete.

-Sí, padre.

-Dos padrenuestros, hijo.

-Sí, padre.

Naturalmente, vuelve a pensar en Nancy.

-¡Es que está tan buena!

En la democracia española, tan desconcertante y pecadora, hay en la cárcel cuatro o seis –no los he contado- pecadores o secesionistas catalanes por pecar contra el artículo 155 de la Constitución. Uno de ellos incluso reza, Junqueras.

-Mea culpa, mea culpa –se fustiga de palabra.

¿Qué pasa con ellos? Que están dispuestos a acatar el 155 para ser perdonados, para que el papado de la justicia, esto es, el Tribunal Supremo, los ponga en la calle.

Eso sí –reconocen casi sin solapamiento alguno-, si ganamos el 21 de diciembre, volveremos a pecar.

La Nancy de ellos, a la que obviamente no renuncian, es divorciar a Cataluña de España. Gravísimo pecado mortal, pues, contra la constitucional unidad de España.

-Pues la verdad es que sí.

La gente de la calle, que no tiene de tonta ni un pelo, por ello, se pregunta:

-¿Es ético, constitucionalmente, que se libere (por cobardía) a quienes siguen leales a la Nancy del secesionismo?

Prefiero, a ojos cerrados, la rama del fútbol. El fútbol, con todos sus pecados veniales (los errores involuntarios de los árbitros entre otros errores), es mucho más noble y no es nada ramplón comparado con la política.

Arte y bipolaridad

Viernes, 6 Enero 2017

La finalidad del arte es la emoción por la emoción y la finalidad del fútbol es la emoción del gol.

-Luego el fútbol es arte.

Deducción lógica. Cela, si viviese, diría que sí.

-Yo –contaba JCC- era un buen futbolista. El fútbol me gustaba. Los tenedores del fútbol son los pies y los pies los maneja la sustancia gris. De haberlo tomado en serio, estoy seguro de que habría destacado. Pero me decidí por el otro arte, el arte de escribir.

Ya lo ven. Todo es arte. Entre el arte del fútbol y el arte de escribir, don Camilo se decidió por la pluma.

-Pero el balón –repetía-, que conste, se me daba como la pluma.

El único que no es artista en el arte del fútbol es, al parecer, el árbitro.

-El árbitro es la suegra del fútbol. Cuando lo hace bien, nadie lo subraya, ni la crítica; cuando lo hace mal, le zurran despiadadamente tanto los críticos como los públicos. La verdad es que hay que estar tocado de la sesera para ser árbitro.

Como me hizo gracia este comentario, de Salvador Santos, vicepresidente del Atlético de Madrid en los años de Vicente Calderón, lo apunté.

-Hala, para el archivo –me dije.

Hay quien colecciona sellos y cosas así. Yo colecciono frases. No valen dinero, pero tienen el valor del ingenio.

Rara vez juzgo las actuaciones de los árbitros. En esto me parezco a los ingleses.

-Yo soy inglés –me comentaba hace años, en Londres, un compañero que trabajaba en la BBC, a lo mejor todavía no se ha jubilado-. El árbitro – aseveraba- sólo es una circunstancia adjetiva y necesaria del juego.

Lo que ocurre es que a veces, con sus errores no queridos, beneficia o perjudica sensiblemente, según. Al respecto, por cierto, he contado más de una vez lo que opinaba don Santiago Bernabéu:

-Cuando el árbitro se equivoca a favor del Real Madrid, sonrío; cuando se equivoca contra el Real Madrid, me cabreo. El árbitro –sentenciaba- es un ser bipolar: o cabrea o complace.

Bipolar y necesario, pues. En la ciudad condal, sin embargo, están muy cabreados. Consideran que los árbitros, esta temporada, sólo hacen sonreír a los madridistas.

-La flor de Zidane.

Pudiera ser.

Mujeristas

Mircoles, 24 Septiembre 2014

Emilio Romero, tal vez el mejor director de periódicos del fenecido siglo XX…

-Eh, un momento. ¿Qué es esa mezquindad de tal vez?
Borro el tal vez. Emilio Romero, digo, tenía esta divisa: “Pueblo tiene que sorprender a los lectores y desazonar a la competencia todos los días”. Imaginación, creatividad y trabajar la calle como la trabajan los basureros. Con celo y esmero. Un día, un colega suyo, pudorosamente casto o castamente impotente, le ‘imputó’ (palabra de uso cotidiano en España en la actualidad referida a la casta política, como nadie ignora) que era “mujeriego”.
-Qué imprecisión –sonrió Emilio Romero entre sus redactores-. Soy mujerista, no mujeriego.
Precisando, Emilio Romero como Camilo José Cela: “No es igual estar jodido que estar jodiendo”.
Hay polémica sexista en el tenis, como saben. El presidente de la Federación Española, cuyo nombre no recuerdo en este momento, ha elegido a Gala León (ex jugadora, 40 años y nada del otro mundo cuando le daba a la raqueta, profesionalmente) como capitana del equipo ‘macho’ de la Copa Davis. Revuelo entre los machos. “No la conozco” (Feliciano López). “Es una frivolidad su nombramiento” (Avendaño). “No, no la conozco” (Rafa Nadal).
-Si los machos no saben quién es, ¿por qué ha sido elegida?
Igualdad de derechos, igualdad de oportunidades: eso esgrimen argumentalmente quien o quienes la han preferido a un macho.
-Ya conocemos esa cantinela de la igualdad –me arguye un macho-; pero de lo que se trata, también, es de igualdad de méritos. ¿Y cuáles son los méritos de Gala?
Gala, que debe ser mujer de majeza y chispa, ya ha hecho frase: “Tenis es tenis”. Como Boskov, el de “fútbol es fútbol”.

Gala, además, cuando tenga que entrar en el vestuario de los machos, llamará a la puerta con recato: “¿Puedo entrar? ¿Pueden ustedes ponerse los calzones si están como Dios les trajo al mundo? Es que voy a pasar”.
Como Emilio Romero, uno es también mujerista. A ver qué vida. No queremos darnos cuenta de que el sexo macho cada vez es más débil y el sexo débil, cada día que pasa, más macho. El sexo débil, como la ciencia, avanza que es una barbaridad. Siglo XXI: siglo de la globalidad y siglo, cada vez más, de la feminidad.
-En la actual TVE –me comenta un colega de los cuaternarios tiempos de la televisión en blanco y negro, en la que él y yo éramos “figuras”- , como habrás observado, las mujeres presentadoras, directoras y productoras son ya inmensa mayoría. La verdad es que lo hacen igual o mejor que nosotros

Es lo que hay.

Dalí se lo pasaba bomba con su Gala, de la que decía: “Esss mi muuusssa”. ¿Por qué no van a poder pasárselo también bomba los machos de la Copa Davis con Gala León?
Yo, por si acaso, estoy aprendiendo a barrer y a cocinar.