Blogs

Entradas con etiqueta ‘Champions’

Klopp y ZZ

Jueves, 24 Mayo 2018

La final de la Champions es, futbolísticamente, en Europa (Europa es todavía mucha Europa) y en todos los continentes algo así como las Fallas de Valencia. Me lo comentaba el otro día un valenciano de sustancia (millonario gracias al turismo) y tronío:

-Las fallas ya no son las fallas de Valencia, son algo así como el Real Madrid: algo que no se quieren perder ni los blancos, ni los negros, ni los amarillos, ni los híbridos.

A lo mejor es verdad. La globalidad es una cosa cuya dimensión no se ha medido todavía como es debido.

-Eso, oye, lo dijo hace tiempo Trump.

-¡Toco madera!

Klopp contra ZZ. Dos personajes. Klopp es el miope sabio del Liverpool.

-¿Miope?

-Presume de ello. Por culpa de la miopía –declaró una vez- sufro horrores cada vez que me afeito.

De ahí que vaya casi siempre mal afeitado, tan mal afeitado como los políticos españoles cachondamente progresistas, tanto los del PP como los del PSOE y Podemos.

Kloop es hombre de fe.

-El favorito –dice con miopía cerebral calculada a lo mejor- es el Real Madrid. Pero –piensa y reconoce también- en el fútbol hay herramientas para evitar que no siempre gane el más virtuoso, el mejor.

Cuco, como ven.

-Hay que convertir a los que dudan en creyentes – sostiene también.

Klopp se sabe de memoria al Real Madrid y no lo oculta:

-El Real Madrid es un gran equipo con grandes figuras, pero tiene agujeros. No cejo de estudiar sus agujeros.

Metódico, germano, terco, estudioso:

-El fútbol – opina asimismo - es un juego versátil y no siempre previsible, porque el fútbol es también creación: la creación de sus talentos – y subraya- A Salah (el talento del equipo) le he alabado su temporada, que ha sido fantástica, pero le he recordado igualmente que Cristiano Redondo lleva quince temporadas fantásticas.

ZZ es la carrera relámpago del considerado ya como un formidable entrenador. En un santiamén de tres años ha saltado sin pértiga el disparate de lo que salta el campeón del mundo de pértiga. ¿Es su talento o es que tiene suerte?

-Sabe lo que es un vestuario – lo lisonjean estos días sus jugadores- y sabe motivarnos.

Y tiene, qué castañas, suerte. Yo creo en ella. ¿Existe la suerte? Claro que existe. Un día le pediré a Zidane que nos obsequie con una conferencia sobre la suerte.

-La suerte –me recuerdan -, según él, es fundamentalmente trabajar y no fiarse de la suerte.

Pitágoras dejó escrito, dicho sea al paso, que en todas las cosas hay dos razones contrarias entre sí y que no hay quien expliqué porqué hay dos razones entre sí. Luego suerte y no suerte. Germanismo, Klopp, y ZZ, la carrera relámpago….y la suerte.

Real Madrid y PSG

Lunes, 11 Diciembre 2017

El Real Madrid es el Napoleón de la Champions. Dices Europa, hoy como ayer y anteayer, y piensas indefectiblemente en Napoleón; y dices Champions y piensas indeclinablemente en el Real Madrid, tanto ayer como anteayer y como hoy.

-Hueso de taba el PSG –opinan ya con poca fe algunos auspiciadores.

El PSG de Neymar, Mbappé, Cavani y Verratti, por citar algunos de sus huesos de taba, es, en efecto, equipazo. Hace goles a tutiplén, 25 en la fase de grupos, cifra jamás lograda por nadie en la historia de la Champions, y es espectacular y estético.

-¿Todo eso?

- Todo eso y más.

El PSG domina la ‘liga’ gala como el Barça, esta temporada, la Liga Santander. Conjunto de lujo, sí. Negarlo sería estúpido. Con Neymar, el PSG “ha ganado vigor y color y su fútbol hoy es difícil de igualar”, leo.

-Ya veremos cómo se le da el Real Madrid. El PSG, al lado del Real Madrid, es, históricamente, un adolescente. El Real Madrid, históricamente, no ha sido igualado todavía.

Piensa así quien así piensa, un madridista con canas y corbata y sin coleta.

-Un paleomadridista.

-Que sabe de fútbol todo. El reino de los cielos del fútbol, para él, es el Real Madrid; y el Real Madrid, en plan camello, seguro que pasa también por el ojo de aguja del PSG, dice.

Luego si el PSG de Neymar y compañía acollona, también el Real Madrid de sus ‘adolescentes’ figuras y de sus socráticos CR7, Benzema, Bale (a ver si está de trueno y rayos para febrero) Sergio Ramos, Modric y compañía, acoquina.

-Si llegan bien físicamente a febrero, claro que asustará.

Eludo por consiguiente el topicazo de que no ha habido suerte en el sorteo, “uf, qué mala suerte”. O qué buena suerte, vaya usted a saber. Los españoles tenemos el defecto de minusvalorarnos y tragarnos como dogmas las frases hechas.

-Es que hay frases que cuelan, calan y pegan como ‘España es diferente’ ,’España nos roba’ o ‘Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo’. Ya lo creo que pegan, ya lo creo que pegan, ¿acaso no?

¿A que le pega el histórico Real Madrid al adolescente PSG?

Machada

Jueves, 16 Febrero 2017

Hay que cuidar la imagen, Pablo Iglesias; hay que cuidar la imagen, Luis Enrique.

-Un hombre notorio es él y su imagen, amén de su talento.

Pablo Iglesias, cada día más, es su agresividad e inane su barroquismo verbal.

-Y el mal gusto de su estética. Así como el hábito no hace al monje, la coleta, el vaquero y la camisa como chaqueta y corbata tampoco hace al demócrata más demócrata. Lo hace, en todo caso, más demagógico.

Luis Enrique, a lo que se ve, tampoco cuida por razón genética su imagen. “Va de sobrado por la vida”, que se dice. Fatuo, sardónico, petulante.

-Es que él es así.

Malo para él, pues. El 4-0 al Barça del PSG ha generado, inopinadamente, dos comentarios que ponen en tela de juicio el talento de Luis Enrique. Iniesta: “Todo negativo, hoy”. Busquets: “Tenían un plan y lo han desarrollado bien”.

-Dos ganchos a la barbilla del engreído asturiano.

De dos capitanes.

Virtualmente, el Barça está fuera de la Champions; virtualmente, es difícil que gane la Liga: virtualmente, es casi seguro que gane la Copa del Rey Felipe VI.

-Premio monárquico, cuando el Barça, en su cúpula, presume de soberanista. Qué paradoja.

El fútbol es cruel. Lo es de un día para otro. Antes del cuatro a cero, el Barça aspiraba a “reinar” en la Champions. Salvo “machada”, en expresión del propio Luis Enrique, no hay esperanza, sin embargo.

-Yo confío en la “machada”- machaca Luis Enrique

Hay dos clases de esperanza: la imposible y la que se sueña. Hace bien Luis Enrique en soñar la virtual esperanza de la “machada”.

-Es que si no…

Eso. Futuro negro para él. Bartomeu, el presidente azulgrana, dice que sigue confiando en Luis Enrique, y “que en marzo, como muy tarde, se le renovará el contrato”. Qué va a decir.

-Hay que esperar –me susurran en el entorno del Barça- a ver qué sucede en el partido de vuelta. Hasta ese momento, hasta el momento no descartable de la machada, Luis Enrique goza de la confianza de la directiva (hay, sin embargo, excepciones).

Todo es relativo, todo es virtual en el fútbol.

Suerte y dolor

Domingo, 29 Mayo 2016

El café con leche del fútbol es la intensidad –la leche- y la fe – el café-. Y el café es como la suerte. Un buen café, es un placer, como un placer es también que la suerte sea más afable y generosa con uno que con el otro.

-Ya dijo un filósofo o pensador que la suerte, casi siempre, es una flecha lanzada a la buena de Dios para que hiera o mate a ciegas.

La suerte, en esta ocasión, se cebó con el Atlético. Lo cegó con los venablos de los penaltis. Dos fallos, uno de Griezmann y el otro de Juanfran, y victoria del Real Madrid.

-Fútbol es fútbol.

Considerada la cosa objetivamente, el Real Madrid, ciertamente, no fue superior al Atlético, de igual modo que el Atlético, incuestionablemente, no fue inferior al Real Madrid.

-O sea, fútbol es fútbol.

Exacto. La justicia del fútbol no es ciegamente ni parcial ni ciegamente imparcial. Es como es, como el fútbol: veleidosa, puñetera.

Hubo, finalizado el partido, dos frases: una de Florentino Pérez, benigna, cristiana:

-Así se gana y así se pierde- comentó caballerescamente para no herir el amor propio del Atlético.

Hizo bien FP en expresarse con benevolenci.-

-A lo mejor no era benevolencia, sino conciencia consciente de que el Real Madrid, en efecto, ganó gracias a la ayuda de la suerte.

Pudiera ser. Cuando se gana, de todos modos, el ganador es más cristiano y benigno que cuando pierde.

La otra frase la selló sin ira, solo con decepción, Simeone:

-Perder dos finales es fracasar.

Insólito Simeone. A nadie le gusta confesar que ha fracasado. La palabra fracaso es tremendamente despiadada y casi condenatoria. Y es que, lo intuyo, él estaba casi seguro, esta vez, de la victoria del Atlético.

Hay un hecho aritmético. El Atlético se lleva con la Champions igual que Pedro Sánchez con Mariano Rajoy.

-¡No, no y no! – sigue repitiendo en todos los mítines el socialista Sánchez.

-¡No, no y no! –sigue repitiéndole la Champions al Atlético.

-¡Y sí, sí y sí! – sigue sonriéndole la Champions al Real Madrid.

Real Madrid: once Copas de Europa ya.

-¿Contento, Florentino?

-Como no tiene usted idea.

La Undécima es la segunda Champions de Zidane como madridista. El Real Madrid, a lo que parece, se le da a Zidane de champion, como de champion se le da al Real Madrid la Champions.

La Undécima ha aclarado igualmente dos cosas:: Zidane y Cristiano, siguen; ellos, como aquel humorista argentino, siguen. La suerte del triunfo reporta estos triunfos.

Siento, de todos modos, el dolor del Atlético. La suerte, la justicia y el fútbol son así. Y así seguirán siendo.

Barra libre

Jueves, 26 Mayo 2016

La española, como se sabe, es la única democracia europea con barra libre para silbar a los canes en la calle, al Rey en los estadios y a los árbitros que se equivocan en contra del equipo del que uno es forofo.

-Yo soy árbitro –me dijo una vez un perito del pito ya jubilado- porque lo que más divierte en este mundo es que me lleven la contraria.

Vive todavía y opina, como experto en fútbol, en una cadena de televisión. Debe de pasarlo bastante bien, pues los comentaristas que le acompañan discrepan bastante de sus doctos juicios.

-Es lógico que discrepen –dice-. Ellos sólo saben de fútbol; yo, de fútbol y de faltas.

El Real Madrid y el Atlético de Madrid –”viva Madrid, que es mi tierra”- van a ofrecer al mundo entero, nada menos que en Milán, el espectáculo de su millonario (en espectadores) enfrentamiento.

-Será, seguro, más ético y divertido que el enfrentamiento, si se produce, entre Pedro Sánchez, cuyo alias es ‘Don No’, y Mariano Rajoy, cuyo remoquete es ‘El Pasivo’.

Como el fútbol, amén de más divertido, es también más ético, nadie del Real Madrid desmerece la roqueña y pugnaz calidad del Atlético, ni nadie del Atlético rebaja los potenciales y costosos valores del Real Madrid.

-A un solo partido, el Atlético es tan temible como el Real Madrid –opina Rexach.

-A un solo partido, el Real Madrid hace bien en respetar al Atlético – reflexionaba el otro día no sé quién.

En lo que también están de acuerdo casi todos es en que el Atlético, colectivamente, es más equipo que el Real Madrid, y en que el Real Madrid, individualmente, es más poderoso que el Atlético.

-Cuando en un equipo funciona más la individualidad que la colectividad, malo –conjetura Bojan, ayer jugador del Barcelona y hoy estrellita en el equipo británico Stoke City.

Vi ayer en la televisión, hablando de política, a Ángel Gabilondo. Este señor tiene la virtud -política, metafísica y liberal- de amar la educación, la cultura y la palabra. Pensé:

-Qué pena que en la política y en el deporte –sobre todo en la política- el espécimen Ángel Gabilondo sea tan escaso.

¿Quién va a ganar en San Siro? ¿El Real o el Atlético? Los dos, si hablan con los pies como habla Ángel Gabilondo con las cuerdas vocales. Barra libre al estilo.

Soñar

Jueves, 28 Abril 2016

Hay que soñar. El sueño es maravilloso.

-Sueño que la final de la Champions de este año la van va a jugar el Atlético contra el Real Madrid.

¿Por qué no? Un futbolista legendario, gran extremo, Enrique Collar -¿qué es de él?- soñó el sueño de la titularidad en el Atlético de Madrid

-Yo no duermo, sueño.

Convirtió en realidad su sueño: él y Gento o Gento y él, durante años, fueron los mejores extremos de España.

-Gento corre más que yo – elogiaba Collar.

-Collar tiene mucha clase- ponderaba Gento.

Adversarios, pero elegantes.

-¿Por qué los políticos de ahora, me refiero especialmente a Iglesias y Sánchez, no serán entre ellos como Collar y Gento: adversarios gentiles.

Difícil eso: lo repito aquí con desconsuelo un artículo sí y otro no. Creen que ser adversarios es insultarse y ponerse a parir. El fútbol es más pedagógico que la política. Y más y más honesto, y más fiable.

El Atlético de Madrid, que “¡juega formidablemente a no dejar jugar!”, es hoy cátedra de valores, de optimismo y de sueño. Su gente, sus “votantes”, animan a los jugadores con pancartas y mensajes como éstos: “Nunca dejes de creer”, “Juntos hacia la victoria”, “Atleti, yo te amo, juntos hasta la final”. Soñar y creer.

-No es fácil jugar a este Atleti. Con poco, hacen mucho. Son pegajosos. Incómodos…Nos queda Munich , a ver si…- reflexiona ya preocupado, desde ayer, Guardiola.

El secreto del Atlético, uno de sus secretos, es que sabe competir, como dice Clemente Villaverde.

-¿Y qué es saber competir?

-Saber hacer lo que hay que hacer. El Atlético no tiene los carísimos jugadores del Barça, del Real o del Bayern, pero tiene jugadores que no son se menos que ellos.

Lo de Simeone, pues, es lo del sabio griego: “Conócete a ti mismo”. Y conoce como debes jugar con tus jugadores.

Como hacerle un gol al Atlético es casi tan difícil como que se amen cortésmente Iglesias, Sánchez y Rajoy, soñemos en el gozo de una final Champions 2016 entre los dos equipos de Madrid. ¿Por qué no?

Bendita Champions, don Santiago

Martes, 15 Septiembre 2015

“Quince años tiene mi amor, le gusta tanto bailar el rock…”. Letra y música del Dúo Dinámico. Sesenta años cumple este año otro amor, éste de masas, la Champions.

-¿Con letra y música de quiénes?

De dos periodistas franceses de ‘L’Equipe’, Gabriel Hanot y Jacques Ferran, y de don Santiago Bernabéu, presidente del Real Madrid.

-¡De Bernabéu!

-Un respeto, por favor: don Santiago.

Don Santiago, amén de su lúcido cerebro, tenía otro cerebro, el de Raimundo Saporta, tan opíparamente creador como el de don Santiago.

-A Saporta –ponderaba don Santiago- no le gusta el fútbol, lo suyo, su pasión, es el baloncesto, pero pensando se me parece mucho

Hanot y Ferrán jamás ocultaron lo importante que fue don Santiago para gestar y parir la Copa de Europa.

-Sin él, sin sus “espermatozoides”, -ironizaba en una entrevista Hanot-, quizá no hubiera sido posible engendrar la Copa de Europa.

Don Santiago, siempre ocurrente , parida la competición, declaró:

-Qué pena que esté muerto don Miguel de Unamuno, que tanto escribió sobre la necesidad de europeizar España. Si viviese, le diría: “Don Miguel, el fútbol ha empezado a europeizar España”.

Algo así. Como bebé recién nacido se llamó Campeonato de Europa; hoy se llama Champions.

El Real Madrid ganó de un tirón las cinco primeras ediciones. Pentacampeón Real Madrid.

-Qué mal suena al oído el vocablo pentacampeón –decía don Santiago- .Y sin embargo, qué gesta poder presumir de tal vocablo, de ese blasón.

Cuando Franco, uno era feliz.

-¿Qué? ¿Eras franquista?

-¡Coño, era joven! Lo más hermoso que uno puede ser en esta vida, después de ser niño –la edad sin responsabilidades, sin obligaciones, sin ideologías, sin alifafes- es ser joven. Decía Kafka que la juventud es la edad de la felicidad, porque tiene la capacidad de ver la belleza y disfrutarla. Cuando se pierde esa capacidad, sostenía también, comienza la triste decadencia.

-¡Coño con Kafka!

Sesenta años, ya, la Champions. Torneo ‘viejo’, pero globalizado de tal modo que el fútbol hoy, gracias al trío de dos franceses y un español, es tal vez el deporte que más dinero “levanta” y más millonarios hace. Bendito fútbol, don Santiago.

Hacer política, hacer fútbol

Mircoles, 15 Abril 2015

“Hacer política”, leo. “Hay que hacer política”, reiteran los que ansían entrar en la Moncloa, o sea la leal oposición. “Rajoy no hace política”, insisten. La frase, claro es, por ambigua para mí, me ha llamado la atención, lo cual que he telefoneado a un político amigo, del PP hace años y ahora votante del PSOE.

-Oye –le digo- , qué es hacer política.

-Hacer política es frase evangélica. Dar trabajo a quien no lo tienen, subir el tono adquisitivo de de los sueldos, impedir que los ricos guarden sus riquezas en paraísos fiscales y que los que más tienen paguen a Hacienda lo que ahora no pagan.

-Eso – le corto- es lo que predican los socialistas, pero los socialistas creo que no son nada evangelistas, son más bien laicos o incrédulos. Algo así.

-Hacer política es igual -se me enfada y compara- que hacer fútbol.

-Un momento: ¿qué es hacer fútbol?.

-Lo que hizo ayer el Real Madrid contra el Atlético en la primera parte. Jugar bien. Jugar bonito. Jugar con velocidad. Jugar con talento. Y no hacer gol.

-Eso es verdad– convengo-. Pero si hace bien todo eso y no haces gol, ¿de qué le sirve hacer bien todo eso?

-Ese es el problema del fútbol y ese es el problema de la política.

-Explícate.

- Es obvio que Rajoy ha evitado el rescate económico de España y que con él ha empezado a crecer la economía del país. Pero ¿de qué le sirve todo eso, electoralmente, si hay todavía más de cuatro millones de parados (y eso son votos), los sueldos son flácidos y los licenciados y doctores tienen que emigrar en busca de trabajo al extranjero?

Respira dos segundos y prosigue:

-El Real Madrid, en efecto, tiene más dinero que el Atlético, jugó mejor que el Atlético ayer, pero no hizo gol. El gol del político es el voto, y el voto, en fútbol, es que el balón entre en la urna de la portería. Esta es la cuestión. El Real Madrid sabe hacer fútbol, pero si en el partido de vuelta en el Bernabéu el Atlético hace gol antes que él y él, el Real Madrid, no hace gol, a la porra la undécima Champions, la obsesión de Ancelotti y de Florentino.

-Vaya. El fútbol como la política y la política, como el fútbol, ¿no?

- Exacto. Para vivir bien, hay que hacer bien todas las cosas. Parece que Rajoy y el Real Madrid no acaban de hacerlas bien. A los dos, sin embargo, les queda todavía tiempo para rectificar.

Ciertamente; conviene recordar también que es de sabios rectificar, pues si los sabios no rectifican, la gente cambia de sabios.

Fascina el Barça

Jueves, 19 Febrero 2015

El fútbol oscila entre el gol y la estética. El Barça, hoy, es las dos cosas: gol y estética. Para Luis Aragonés, el fútbol era “ganar, ganar y ganar”, pero también estética, si bien lo más relevante que ha quedado de él es lo de “ganar, ganar, ganar”.

-Para un banquero – decía Alfonso Escámez, ya en el más allá-, lo primero es hacer dinero; lo segundo, ayudar a la sociedad. Se retroalimentan sociedad y dinero.

La Champions es, en Europa, la competición de competiciones. “Hay que ganar la Décima, antes la Décima que la Liga”, exigía la pasada temporada Florentino Pérez. Fuera de la Copa del Rey y sintiendo el incómodo aliento del Barça en la Liga esta temporada, es lógico que Florentino vuelva a pensar en la Champions.

-Las dos cosas, la Liga y la Champions, Ancelotti, pero sobre todo la Champions.

Ancelotti hace lo que puede. Ancelotti lo está pasándolo mal, últimamente.

-El signo externo –me cuentan- que más diáfana y sinceramente delata su estado de ánimo es la forma de masticar chicle. Cuando lo mastica abriendo mucho la boca y sin parar, con prisa, es que algo le desazona mucho.

¿Será verdad?

La Champions. El Real Madrid, tras el 0-2 al Schalke 04, está ya virtualmente en los cuartos de final. Gran zancada. Pero el Real Madrid, a pesar de que “ha vuelto Cristiano” (Ancelotti), no es el Real Madrid de la Décima. ¿Volverá ese Real Madrid, como ha vuelto Cristiano?

-Cuando recupere a todos los lesionados, cambiará la cosa –sostiene Ancelotti.

En Europa, sin embargo, hoy, el equipo que realmente fascina otra vez es el Barça. Fascina la belleza de su juego: alegre, incisivo, creador; fascina la imaginación del goleador y vicegoleador (sus pases de gol) Messi, y fascina su excelente buen momento.

Por lo que leo y me llega, toda Europa destaca, desde hace unas semanas, que el Barça, en efecto, es estética y gol. Lo primero en fútbol, pragmáticamente, es hacer gol; lo segundo, artísticamente, impresionar “a la sociedad del fútbol”. Escámez lo diría así.

A ver si despierta pronto el Real Madrid de la Décima

A un minuto y medio del final

Domingo, 25 Mayo 2014

Ser o no ser. Ser el campeón de Europa a un minuto y medio del final del partido y no ser el campeón de Europa a un minuto y medio del final del partido: el Atlético de Madrid.

-Cruel. El fútbol a veces es cruel.

Es coherente que Enrique Cerezo y la masa del Atlético piense así.

La crueldad es el antiderecho. Existe. También el fútbol tiene dos caras: la de la gloria y la de la crueldad.

Sergio Ramos es la gloria. Glorioso, oportuno y prodigioso su cabezazo.

-Sostenía Pablo Hernández Coronado –me recuerda un “viejo” del lugar, que se dice- que a él le gustaba que el Real Madrid ganase en el último minuto de penalti injusto.

Eso, casi, ha pasado esta vez. Sergio Ramos está ya, para siempre, en las páginas de oro y diamantes del Real Madrid.

-Parece un jugador de Simeone. Fe, garra, pura raza.

Lo parecía. A don Santiago le gustaban los jugadores como Sergio Ramos: alérgicos al desánimo. Gladiadores hasta la extenuación

El Atlético, ciertamente, hasta un minuto y medio antes del final sumó – por táctica, espíritu grupal y poder físico- más méritos que el Real Madrid. Le falló, sin embargo, el fuelle físico en la prórroga. El Atlético es la fe, de igual modo que el Real Madrid era en este partido- era la ilusión de la Décima. La fe no fue vencida exactamente por la ilusión. Otra efe, la efe de fatiga, es la que “goleó –cruelmente- al Atlético.

-¿Es usted del Atlético, acaso?

Reflexiono sobre lo que vi. El 4-l es cruel, lo que no impide, como es natural, que haya quien no lo vea así. El Atlético ha sido, esta temporada, el equipo que ha animado el cotarro del duopolio de la Liga, cacareándole al Barça y al Real Madrid.

-¿Miento acaso?

El Real Madrid sufrió. Supo sufrir. Y, agrisados en esta ocasión CR7 y Bale, tuvo sin embargo en Sergio Ramos al arcángel de la Décima.

¿Qué pretendo comprendiendo dolor por el Atlético? Que el fútbol es como es a veces: o injustamente cruel o arcangélicamente glorioso. Y consolar, pues se lo merece, al equipo sorpresa de la temporada 2013-14.