Blogs

Entradas con etiqueta ‘democracia’

Cultura

Mircoles, 29 Noviembre 2017

Cultura no es sólo leer, estudiar y saber. Cultura es casi todo. Cultura es el fútbol.

-¡No!

Sí. Camilo José Cela que era escritor de muchos deleites y muchas culturas, me lo dijo una vez:

- El fútbol es juego, pugna, desafío. Como la política, como la vida.

¿Qué es la política? Cultura. Una cultura peculiar. ¿Qué es la democracia? Una rama de la política. ¿Qué es el fútbol? Otra rama de la política.

-¿Qué rama te atrae más –me preguntan últimamente- , la del fútbol o la de la política?

Suelto enseguida:

-Entre la alienante cultura del fútbol y la decepcionante cultura de la política, elijo, naturalmente, el mal menor: la cultura del fútbol.

Alienar y decepcionar. La democracia, rama de la política, es una rama con tantos o más pinchos que los higos chumbos.

-¡Ay, me he pinchado! ¡Qué daño!

Daña también la democracia. Sí. Y decepciona constantemente por lo mal que se llevan casi siempre unos con otros. Como consuegras o consuegros. El cristianismo, otra rama de la vida, perdona a los que pecan.

-¡Hijo, no vuelvas a tener malos pensamientos con Nancy! Arrepiéntete.

-Sí, padre.

-Dos padrenuestros, hijo.

-Sí, padre.

Naturalmente, vuelve a pensar en Nancy.

-¡Es que está tan buena!

En la democracia española, tan desconcertante y pecadora, hay en la cárcel cuatro o seis –no los he contado- pecadores o secesionistas catalanes por pecar contra el artículo 155 de la Constitución. Uno de ellos incluso reza, Junqueras.

-Mea culpa, mea culpa –se fustiga de palabra.

¿Qué pasa con ellos? Que están dispuestos a acatar el 155 para ser perdonados, para que el papado de la justicia, esto es, el Tribunal Supremo, los ponga en la calle.

Eso sí –reconocen casi sin solapamiento alguno-, si ganamos el 21 de diciembre, volveremos a pecar.

La Nancy de ellos, a la que obviamente no renuncian, es divorciar a Cataluña de España. Gravísimo pecado mortal, pues, contra la constitucional unidad de España.

-Pues la verdad es que sí.

La gente de la calle, que no tiene de tonta ni un pelo, por ello, se pregunta:

-¿Es ético, constitucionalmente, que se libere (por cobardía) a quienes siguen leales a la Nancy del secesionismo?

Prefiero, a ojos cerrados, la rama del fútbol. El fútbol, con todos sus pecados veniales (los errores involuntarios de los árbitros entre otros errores), es mucho más noble y no es nada ramplón comparado con la política.

Fútbol y democracia

Jueves, 14 Enero 2016

Dejar hacer, dejar pasar, esto es: poca o nula o ninguna intervención del gobierno, de la autoridad, de la ley. Nacer y vivir en libertad es lo más hermoso de la vida. Claro que sí. Otra cosa es dejar hacer y dejar pasar lo que socialmente repele.

-Vivir con alegría y en libertad, y jugar al fútbol con estilo y respeto.

La frase es de un lord inglés. Me la ha desempolva del baúl de la memoria el copero partido de vuelta de los eternos rivales catalanes en el campo del Real Club Deportivo Espanyol. Pancartas insultantes, gritos agrios y patadas para ver si lo lesiono “sin querer, contra mi voluntad”. ¿No se va a hacer nada contra eso?

-¿Qué ha hecho el Gobierno con el ya abrasador “fuego” de la independencia de Cataluña desde que lo provocara el insensato de Artur Mas? -me comenta también un ciudadano catalán no independentista-. Dejar hacer, dejar pasar. Y amenazar, pero perro ladrador, poco o nada mordedor. ¿Cómo se va a apaga ahora, políticamente, esa calamidad?

Otra triste estampa de dejar hacer y dejar pasar: el chusco espectáculo de las “promesas” – irrespetuosas, bufas - de los diputados de Podemos y del bebé de la casi “nonata” congresista Carolina Bescansa.

-Hija – exclamó asustado un diputado, según me cuentan, al ver al rorro con su amada mamá- , ¿qué haces aquí, en el congreso de los leones, con una criaturita tan tierna? ¿No te das cuenta de que se la pueden comer?

Si la democracia no es estilo y respeto al protocolo constitucional que nos hemos dado, no es democracia.

-¿Está usted seguro de que la democracia es eso del estilo y el protocolo constitucional?

- Según Aristóteles, sí. Claro que Aristóteles, al lado del mochilero Pablo Iglesias, era un berzas.

España, ciertamente, está cambiando. ¿A mejor, a peor? ¿Va a seguir en su línea de no querer ver y de que cada cual, con mochila, gorra o cayado o como le plazca, haga lo que quiera?

Dos sucesos, en fin, que nada dicen a favor de la imagen internacional de España y de todos nosotros: el partido de vuelta en el campo del Espanyol y el partido del partido Podemos en la casa de los leones.