Blogs

Entradas con etiqueta ‘deporte’

Pekín y Barcelona

Domingo, 8 Octubre 2017

Domingo pegado a la televisión, zapeando: de Pekín a Barcelona y de Barcelona a Pekín para ver a Rafa Nadal (“ese oro español”) y ver y escuchar a Vargas Llosa y a Borrell. Deporte y política.

-No hay que mezclar política y deporte –piensan algunos puritanos.

El deporte, como tengo dicho, es otra manera de hacer política.

-Si no fuese por el deporte –me dicen con frecuencia turistas extranjeros-, España no sería tan admirada y ponderada en el planeta Tierra.

-Rehacen los deportistas -me comenta un compañero veterano como uno- lo que a veces tratan de escachifollar lo que hacen los políticos.

Qué formidable verdad, mal que les pese a esos demócratas (¿?) que, intentando sajar la piel de toro, se destruyen, afortunadamente, ellos (Fernando e Isabel, gracias). Vargas Llosa, con el flequillo al viento-¡cómo se lo tremolaba el viento barcelonés!-, reverberó;

-Se necesita mucho más que una conjura (Puigdemont y Junqueras, los “presuntos” dinamiteros de España) para destruir lo que han unido cinco siglos.

A Pekín. Nadal, el “inmortal” Nadal, soberbio. Su tono vital y mental, de nuevo en horas sobresalientes:

-Este chico tiene un gen especial. ¿Por qué no estudian los científicos?

Deben hacerlo. Ya, hace años, su íntimo amigo y rival, Federer lo definió, competitivamente, así:

-No es invencible, pero ¡qué difícil y complicado es vencerle!

Me digo qué bien va, qué bien está jugando.

A Barcelona. Si ser patriota y sentir a España como la siento yo es ser rancio, yo soy rancio.

-Yo no soy como usted, oiga –me objetan a veces los oponentes, especialmente sin son hinchas del infiable Podemos-. Yo no soy rancio. Eso del patriotismo es cosa antañona.

-Lo siento por usted. No me incomoda su mal gusto.

Borrell. Socialista. Y muchas cosas más: muy inteligente y cabeza luminosamente estructurada (donde pone sus manos y sus neuronas, crece la hierba del éxito y el bienestar: me consta. En CEPSA dejó huella). Hachazo a los golpistas:

-Ustedes se creen sus mentiras. ¡Dejen de engañar a los catalanes!

Ovación cerrada de los miles de abanderados.

-La política – sostiene también- es el arte de la sensatez.

Colosal. Digo, me digo:

-Si en vez de Pedro Sánchez (otro ambiguo nada fiable) estuviese Borrell en su lugar, a lo mejor votaba al PSOE.

No juzgo a los políticos por sus ideologías, los juzgo por su sensatez y su patriotismo.

Vuelta a Nadal. Colosal también. Le ha zurrado bien zurrada la badana, y con qué arte adolescente y talento genético, al australiano Nick Kyrgios, 22 años, y “promesa estancada”.

Ojalá todos los domingos fueran como éste

Fraude, ideología, deporte

Mircoles, 28 Junio 2017

El sablazo era el arte del siglo XIX, que dijo quien lo dijera. El artístico fraude es el sablazo del siglo XXI. Coge uno y pone la televisión, la que sea, y raro es el día sin noticias relacionadas con el sablazo/arte del fraude.

Un ingenioso, el otro día, en una tertulia radiofónica:

-Fraude, impuestos, unos muchos y otros poco o casi nada: estos son los verdaderos enemigos del hombre/ciudadano de hoy

Gritó a continuación con énfasis:

-¿Dónde viven Cristiano y Messi? En España. ¿Dónde se forran? En España. Pues que paguen sus impuestos, lo laborales y los de imagen, a eso que con zumba decimos que es de todos los españoles, o sea Hacienda. ¡Ya está bien el cachondeo de los países fiscales y de las sociedades pantallas y el cachondeo de cachondearse de todos nosotros, los parias de nómina controlada!

Rifirrafe.

-Oye, oye, deja en paz el fútbol -se queja otro tertuliano- . El balón de oxigeno del ocio es el fútbol. Messi y Cristiano por lo menos divierten. ¿Por qué no te metes nominalmente, empezando por los Pujol , con todo ese enjambre, con toda esa turba, de españoles investigados, presuntos, imputados y no sé cuántas cosas más que o no entran en la cárcel o entran para salir al poco tiempo.

Mientras eso se comenta, se oye y se ve, los políticos, como también se ve a diario en los telediarios, se llevan unos contra otros como hambrientos hienas por el sustancioso – y poderoso- solomillo de la Moncloa.

-¡Qué verdad incuestionable, oiga!

“¡Rumbo a la Moncloa”, exclamó el apóstol Pedro Sánchez tras ‘conquistar’ la secretaría del PSOE. “Cuando lleguemos a la Moncloa…”, suspira el apóstol Pablo Iglesias entre diente, a lo zorrón. ¡Qué dos pájaros tan poco fiables como peligrosos , querida España!

Consuelo: el deporte. Como siempre. De ellos y de ellas. Qué gozo, qué ilusión, qué alegría ver como ennoblecen el nombre de España, la España –no lo duden- que los apóstoles desmembrarían con la asesina sierra de la pluralidad y la asimetría si algún día llegasen a la Moncloa.

-¡Oh, no!

La única ideología democrática que realmente funciona España es la democrática ideología del Deporte.

Obama

Jueves, 19 Enero 2017

                Democracia y fútbol, “deportes” de masas.  La papeleta y la urna,  o sea el gol y la portería. “En democracia,  unas veces se gana y otras veces se pierde”,  ha dicho  Obama a los periodistas en su discurso de despedida. Adiós  a la  Casa Blanca, adiós  a la política”.  Pero si fuese necesario,  amenazó también, “volveré”.

                El deporte como la política es esfuerzo y compromiso. En España, por cierto, viven, chupan o maman de la política casi medio millón de españoles.

-¡Qué barbaridad! ¿Está usted seguro?

-Acabo de leerlo.

                Acabo de oír también en la radio (Radio Nacional: octogenaria ya. Felicidades)  la nada boba sugerencia de un españolito de papeleta y urna. Hela aquí:” ¿Por qué no se convoca  un  referéndum nacional preguntando a los españoles  que opinan de  la independencia de Cataluña y de la  España de las autonomías?”. Eso: ¿por qué no?

-Sería divertido, oiga.

                Ya lo creo. Divierte y regocija (sea para bien o para mal) lo que entretiene; y el  Real Madrid, ahora mismo, pese a su formidable trayectoria de  cuarenta partidos invictos, consecuencia de su esfuerzo y compromiso  ha entrado, críticamente, en “crisis de credibilidad”.

-Ya no es –dogmatizan en las ondas- el Real Madrid  lo  que ha sido.

                Dos tropezones y  zurriagazo crudo y despiadado  al Real Madrid. El fútbol, en efecto, es como la política: hoy sol, mañana frío polar.

-Y así seguirá  siendo en la política y  en  el fútbol por los siglos de los sioglos

                ¿Es genio Zidane, es genio Guardiola, es genio Luis Enrique? Los tres dependen de los  resultados. Helenio Herrera, de quien tanto aprendí, dijo una vez:

-Yo no soy  yo, yo soy el talento de mis  jugadores. Yo soy un parásito de ellos.

                Pensará ya más de uno de ustedes:

-¡Qué cínico!

                El cinismo es la verdad disfrazada de dandismo, que dijo alguien.

                Obama, que se jubila  con un “salario” de 200.000 dólares anuales hasta que la muerte se lo lleve al cielo con los “angelitos negros” de Machín,  entretendrá  a partir de ahora su ocio de  pensionado   jugando al   golf, donde, como en la política y en el fútbol, unas veces se gana y otras veces de pierde. Lo que ya  no va a perder nunca es  su  formidable renta de político  jubilado.

-Hijo, de mayor, yo quiero que seas político.

Diez

Domingo, 18 Septiembre 2016

Nota diez al cinco a uno del Barça al Leganés y al cinco a cero del Atlético al Sporting.

- Con un cinco pelado, dos sobresalientes. También el fútbol, aritméticamente, es así de curiosamente paradójico.

Messi es “patrimonio universal del fútbol”. Con la selección argentina o vestido de azulgrana, o vestido de blanco, o de rojiblanco, o de morado, Messi es, como Florentino Pérez “un seño especial” (Butragueño). Especialísimo cum laude.

-Prodiga, dilapida, regala su prodigioso talento indiscriminadamente.

Los fanatismos y los extremismos son, en efecto, enfermedades del intelecto.

-¿A quién se le ha ocurrido eso?

-No lo sé. A alguien, a mí, vaya usted a saber.

Ver jugar a Messi es gozo hasta para quienes no simpatizan con el ocio del fútbol.

-Qué cosas tan bonitas hace ese chico…- tengo reiteradamente oído a legos y espectadores objetivos.

El Barça, sin Messi, ni se dude, no sería lo que es.

Piqué, hace tiempo, dijo de él:

-Contagia entusiasmo y ganas, aunque uno ese día este de mala uva.

Como Simeone en el Atlético. Otro ser FP, o sea otro “ser especial”. El Atlético, con sus cinco goles, redondeó un partido 10, y el público, con su ovación 10 a Simeone, no hizo sino reconocer que Simeone es el Messi del Atlético.

-¿En qué se parecen estos dos argentinos exquisitos?

-En que Simeone, como Messi, también regala y dilapida talento.

Lo más globalizado en este siglo globalizado que yo veo, además del cine –el fútbol del escritor alicantino Azorín- es el fútbol.

-Con cine, fútbol y un salario que cubra las obligaciones perentorias, yo feliz.

Hay mucha gente que piensa así. Que ve la vida así. Lo que ocurre –se me ocurre hoy- es que tanto fútbol tantos días a las semanas puede acabar fatigando. Y lo que fatiga, acaba hastiando.

-Fútbol- aperitivo a la una de la tarde, fútbol-siesta a las cuatro de la tarde , fútbol- tarde, por la tarde, y fútbol-noche, por la noche.

¿No es demasiado fútbol, no es exprimir el gusto por el fútbol?

-La globalización –me exponen como argumento exculpatorio- es así. Para que el fútbol de dinero que da y los clubes puedan pagar los s dinerales que pagan, hay que programarlo teniendo en cuenta no sólo las horas idóneas de aquí, sino las de Asia, Australia y las Américas de Cristóbal Colón.

No discuto lo “innecesario”, que diría el “innecesario” Pedro Sánchez.

Samaranch, español universal

Sbado, 23 Julio 2016

Cada día que pasa –lo escribo como lo siento-, me gusta menos lo híspido y rencoroso que está pasando en este país todavía llamado España. Juan Antonio Samaranch es un catalán universal, un español que modernizó los Juegos Olímpicos .

-El barón de Coubertin y Juan Antonio Samaranch: he aquí las dos figuras señeras de los modernos Juegos Olímpicos. Coubertin los resucitó; Samaranch, los actualizó – proclamó en su momento en el mundo entero

La alcaldesa barcelonesa Ada Colau ha decidido defenestrar la escultura a Samaranch del patio interior del Ayuntamiento.

-Huele a franquismo –ha sido, poco más o menos, el argumento que ha esgrimido para justificar su decisión.

Huelen a franquismo, como es biológicamente natural, todos los que por razones de nacimiento crecimos y nos desarrollamos en el franquismo.

-Cuando Franco, me gustase o no, yo era joven –tengo escrito-. Hoy, me guste o no, que no, soy un señor mayor. No miento. Ser joven es un regalo maravilloso del cielo. La vejez, sencillamente, se mire como se mire, es antipática, incomoda, fea.

Traté, y mucho, a Juan Antonio Samaranch. La política le importaba un bledo –como a mí y a tantos. Emilio Romero, tal vez, y sin tal vez, el periodista más liberal y abierto a las circunstancias que he conocido, decía en sus años de director de ‘Pueblo’:

-Hagamos un periódico que, respetando lo que hay que respetar, no parezca franquista.

Lo que está pasando ahora mismo en España con el carcamal de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, y la antiliberal y nada demócrata (o neocomunista, que tanto monta) Ada Colau, es, realmente, para que todos los demócratas de verdad (generosos, nobles, desprendidos, liberales, abiertos) segreguen rabia y tristeza.

-¡Revanchismo, no! Aquella horrorosa guerra, de la que el autor de ‘El Principito’, Saint-Exupéry, dijo que era una enfermedad, hay que olvidarla por el bien de todos. “Hay que olvidar –escribió Séneca– lo que traído a la memoria nos divide y entristece”.

¿Por qué los demócratas de verdad no impiden los desatinos de odio y resentimiento de personajes como las señoras Carmena y Colau? Estas señoras ni aman la democracia ni aman a España. ¡Fuera!.

Juan Antonio Samaranch fue un gran catalán y un gran español. Intolerable por lo tanto que se consienta su defenestración. ¡Error, inmenso error, si se permite! La democracia no es lo de las señoras Carmena y Colau. Lo de estas señoras es el cáncer del odio. ¡Fuera!

Nada de nada

Viernes, 13 Febrero 2015

Mira uno la televisión, un telediario, el que sea del canal que sea, y, la verdad, le entran a uno ganas de coger la maleta y cruzar los Pirineos por tierra o aire (por mar, imposible). ¿Qué pasa en este país llamado todavía España? Guerra civil en el PSOE, casi o sin casi.

-Sin casi, sin casi.

El emergente partido Podemos, si gana las próximas elecciones a la Moncloa (a los partidos, más que España les importa el poder de la Moncloa: no seamos fariseos) romperá la unidad de los Reyes Católicos.

-¿Cómo?

-Está en los periódicos. Legalizando la autodeterminación para que “las naciones que quieran dejar de ser españolas (Cataluña, Baleares, Galicia, País Vasco)” puedan hacerlo.

-No me lo creo

Ni yo, pero ahí está, publicada, la sugerencia de Podemos con su par separador.

Decía Unamuno, y con razón, que lo español es la gresca, la algazara, la bronca. Y decía otra lumbrera que en la democracia no es aconsejable una excesiva semejanza entre los partidos ni una disparidad radical.

-Los españoles, ciertamente, somos paradójicos. Parlanchines y tertulianos, pero radicales en las desemejanzas y, políticamente, más bien reacios al analgésico del diálogo.

El deporte. Chicho a la greña también. Miguel Cardenal, como jurista, se agarra a la ley para bañarse en sus razones. Dice hoy en El Mundo que “nosotros –él y el CSD que preside- mantenemos una actitud de apertura hacia todo el mundo, y también de compromiso con la ley, y que no le gusta la actitud de quien sólo busca problemas”. La ley, que decía D’Ors, es norma pero también arma. La ley no siempre es justa, no siempre es inteligente, no siempre concuerda con la realidad de los hechos. El deporte, desde hace tiempo, necesita otras leyes y otras maneras de entender la naturaleza del deporte. Miguel Cardenal, esto, o no lo ha visto todavía, o no quiere verlo, o lo ha visto y no quiere mojarse.

-Con él, el deporte –es queja extendida- no sólo no ha dado un paso adelante, sino que ha retrocedido. Nunca el deporte ha estado tan desasistido.

Corroborado.

Cardenal se defiende con la cantinela de la ley y de que Hacienda somos todos. Cierto: deberíamos ser todos, pero Hacienda no somos todos, desgraciadamente. Si no fuese por los patrocinios y algunas universidades, muchos deportistas estarían a la luz de la luna en noche de eclipse pasándolas canutas: esta es la otra realidad que no ve o no quiere ver o prefiere ignorar Cardenal.

Dice Mariano Rajoy que España ha superado la crisis. Verdad indiscutible. Gracias en parte a él, si bien nunca se lo agradecerán, y gracias, también, a los españoles al aceptar su opresiva política de austeridad. Sin embargo, hay millones de parados. Rajoy, no obstante, ha hecho algo importante: no entrampar más a España. Miguel Cardenal, en cambio, en el deporte, que se sepa, no ha hecho nada de nada.

Sigue la pugna

Martes, 3 Febrero 2015

La cosa, esto es, la pugna sigue, y lo que seguirá, que a los españoles nos va la marcha de la pugna, el enfrentamiento. Lo nuestro, sí, es el “yo más que tú” o “tus razones, si difieren de las mías, no son razones”. O sea: lo de Villar contra Cardenal o lo de éste contra Villar.

-Político es el que hace un problema de una solución.

Aplíquese Cardenal esta irónica máxima de Woody Allen:

Ángel María Villar tiene razones que no entiende el político o jurista Miguel Cardenal, cuyas razones, naturalmente, tampoco entiende el nítidamente hombre de fútbol que es Ángel María Villar desde que lo parió su madre.

-Mi madre, casi, me trajo al mundo con las botas puestas.

No miente Villar cuando eso piensa. A Cardenal lo trajo al mundo su madre con muchos libros ilustres de leyes y auditorias. “La vida es auditaría”, parece que bulle en el cerebro de Cardenal.

-A Villar lo quiere fundir con el látigo de la auditoría.

Y Villar, naturalmente, no se deja. “A mí ése Pilatos no me azota con la fusta de las auditorias. Porque a mí no me asustan las auditorías”. Villar, no se olvide, es de Bilbao, y los de Bilbao, como se sabe, sobre nacer donde les da la gana, son diamantinamente duros.

-¿Está usted seguro de que Villar es de Bilbao?

-Es vasco, qué más da que haya nacido en Bilbao o en Burgos.

Si Cardenal, en lugar de jurista o experto en leyes, fuese político no andaría como anda enzarzado con Villar y de mimos con Tebas. José María de Cossío, autor del imperecedero libro Los Toros, decía:

-La política es un arte. El torero es artista cuando sabe mandar, templar y resolver (no decía matar). El político que no sabe mandar, templar y resolver no es artista, luego no es político.

Cardenal, es obvio, no es político. Y Villar, obvio también, es de Bilbao. Pugna asegurada por lo tanto.

-Alguno tendrá que ceder.

Lo ignoro.

Cardenal (este es el as de bastos que se ha vuelto contra él) no ha hecho nada positivo, progresista o vanguardista por el deporte. Su política ha sido y sigue siendo una política de bastos contra el deporte: tijeretazo a las subvenciones, recortes, auditorías y bastos, también esto, a la violencia, menos mal. Algo es algo, pero este algo, claro, es una migaja de algo.

-Nada menos progresista que la extrema severidad, la tenaz precariedad y la abstinencia de esperanza.

El deporte, con Cardenal, es, ciertamente, menos cardenalicio (nos salvan ellas, tan mágicas, y ellos, tan íberos). De ahí la pugna de Cardenal con Villar y Blanco. Ahí está, a propósito y por ejemplo, Mireia Belmonte “subsistiendo” entre oros y platas (beneficiaria, España) gracias a la Universidad Católica San Antonio (UCAM) , que la ha becado.

-¡La imaginación y la sensibilidad al poder!

Auditorías, sí, dentro de un orden; pero también talento para “saber hacer deporte”.

Segundo sexo

Viernes, 2 Enero 2015

2015. Acaba en cinco. El cinco es número inquieto. El azar y él hacen migas. El cinco es el número de Venus.

-El “segundo sexo”, el sexo de la mujer, que decían los antiguos, desde que se decidió a opositar a “primer sexo” (el hombre), avanza que es un primor: con la fuerza, el coraje y la ambición del “destapado primer sexo”. El “segundo sexo” acabará gobernando el mundo.

Me lo dice quien me lo dice: un catedrático. Pensador, filósofo, lector de Schopenhauer. “La mujer –decía Schopenhauer– debe ser educada no para ser arrogante, sino hogareña y sumisa”.

-¿Pensaba así mente tan prodigiosa?

 Así pensaba y así lo escribió. Así lo escribió en el siglo XIX, que no está tan lejos. ¿Qué por qué escribo sobre eso? Hay razones. El hombre es un hato de vicios, virtudes (con mucho esfuerzo) y admiraciones. Admiro a la mujer. Y creo en ella.

-¿Más en ella que en el hombre?

-Hoy, sí; dentro de un siglo, no sé.

Como soy también optimista, al menos lo procuro, y no como el político Cayo Lara, sistemáticamente un Don No (¿por qué sólo ve pajas y vigas en los demás y nada en sus ojos?), digo, como soy optimista, me seduce el optimismo competitivo y retador de mujeres como Mireia Belmonte. Mireia, para conseguir lo que consigue, (mogollón de oros, platas y bronces en natación) no solo trabaja y se esfuerza, ha aprendido también a sufrir.

-He aprendido a convivir con el dolor –dijo hace unos días.

Como Rafa Nadal, 28 años, y flagelado por dolores que ni se sabe.

-Cuando te acostumbras a él, y yo ya estoy acostumbrado, el dolor se hace a ti, y se convierte en una sensación con la que sabes que tienes que convivir- admite.

El deporte es gloria y dolor. Las dos cosas. Los hermanos Márquez, tan jóvenes, saben también mucho, ya, del dolor de la gloria.

-Caerse es inevitable a veces – le tengo leído a Marc-. Y las caídas, duelen, física y moralmente. Si te acojonan el miedo y el dolor de la caída, hay que dejar la moto.

Y la raqueta y la natación. Di Stefano, víctima de la cortisona, se sinceró también con humor conmigo:

-Estoy así, como me ves, por culpa de la cortisona. Y la culpa –matizaba- no era de la cortisona, era mía. Pues yo,a pesar del dolor de las molestias, quería jugar. “¡Échenle cortisona a esa bruja del dolor, que yo juego!”.

Gloria a Mireia, a Nadal, al clan Márquez y, ah, también a Fernando Alonso en 2015. Gloria y dolor.

Ame el deporte, señor Montoro

Sbado, 28 Junio 2014

La democracia española, que Dios conserve por los siglos de los siglos, amén, es una desasosegadora sigla de impuestos: el de la basura, el de la vivienda, el del coche adulto (más de tres años), el de aparcar (para manejar los nuevos parquímetros hay que ser licenciado en matemáticas), el anual de lo que uno gana con el sudor de su frente (el IRPF ése o como se diga) y no sigo, que, como digo, la democracia española es una sopa de siglas democráticamente asfixiadora.

-En este país hay que pagar por todo, cualquier día hasta por cruzar el paso de cebra de peatones – gemía el otro día un conductor de la línea 1 de autobuses, mi línea, padre de padre en el paro y de tres hijos igualmente en el paro.

Suspiró y prosiguió:

-Y ahora, según el Marca, el señor Montoro también le va a meter mano al deporte.

Los conductores de autobús y los taxistas son la voz de los quejidos de la calle. Si los políticos viajasen en los transportes públicos, que no la mayoría de ellos, sabrían a ciencia cierta y social lo que opinan y sienten los “tontos”, que dice un amigo mío, de papeleta y urna cada cuatro años.

-Votar, ¿para qué? – que le tengo oído, a semejanza de “Libertad, ¿para qué? (Stalin), a más de un votante de papeleta y urna.

El señor Montoro, tan poco telegénico -¿cuándo ha sido telegénico un ministro de Hacienda?-, debe de andarse con pies de plomo con el Deporte, con mayúscula. Cuando Franco, el Deporte era –el fútbol especialmente- lo que dio en llamarse la “válvula de escape” de los sin libertad. (todos, salvo unos pocos).En las exageraciones hay siempre verdad, nunca olviden esto los políticos. El Deporte, ahora mismo, da brillo y esplendor a España. No hay nada en España, salvo el Deporte, que tanto nos prestigie.

-¿Cómo es que con tantos diputados, imputados (que no pisan nunca la cárcel), parados y pluralidades (España, en su unidad, es diversa y plural: ¡toma unidad!), lo único que os da notoriedad en el extranjero es el Deporte? Bueno –agregaba este interlocutor alemán-, y el sol.

Sol y Deporte. El sol es sinónimo de turistas, y el turismo es el petróleo de España. El Deporte es el otro petróleo, el de las dos “efes”: Fama y Fortuna. ¿Por qué, pues, señor Montero, tratar de dejar sin padrinos y patrocinadores al Deporte? ¿Por qué herir lo que funciona? .La gente en la calle, la calle de los taxistas y conductores de autobús, tiene razón:

-Cada vez nos mutilan más los medios de vida y distracción –exclaman– ¡Menos diputados y menos impuestos, y más honradez!

Señor Montoro, ame el Deporte

Alucino

Lunes, 13 Mayo 2013

Alucino, sí. Pelé y Melé, Fortuna y Jacinta, Fernando e Isabel, y Méndez y Toxo. La España del 2 de Mayo y la España de  ”éste y yo”.

“Éste y yo”, esta vez, son  Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (Comisiones Obreras). Méndez y Toxo, los inseparables  mellizos del sindicalismo español, han visitasdo en el Comité Olímpico Español a Alejandro Blanco para decirle que ellos también apoyan a  Madrid 2020.

- Qué gentiles.

Ya lo creo. Sólo que yo cada día me armo más lío con la casta sindical y la casta política de esta España de los 17 parlamentos y los  séis millones de parados. Amadeo de Saboya, aquel rey del siglo XIX, traído por el general Prim, abdicó un día exclamando:

- ¡Este país -España,claro- es ingobernable! ¡No entiendo nada de este país! ¡No entiendo a los españoles! ¡Qué gente tan complicada y dificil!.

Y se fue.

¿Qué tiene que ver el deporte con los señores Toxo y Méndez? Si el deporte funciona, y ¡de qué formidable  manera!, es porque el deporte, a Dios o a quien sea gracias, no tiene nada que ver con los señores Toxo y Méndez. Los señores Toxo y Méndez, como el señor Mourinho, son, también, mediópatas. Les gusta verse en los periódicos y en los telediarios como si fuesen políticos vips, cuando sólo son sindicalistas. Sindicalistas a secas. He viajado. Mucho. Creo que he dado la vuelta al mundo casi dos veces. En Los Estados Unidos de Obama, o en Francia, o en Inglaterra, los sindicatos son más bien sectoriales y sus Méndez o Toxo salen en los telediarios muuuuy de vez en cuando. Aquí en España   Toxo y Méndez raro es el día que  no asoman sus efigies en los medios informativos, en los que sean, y, oyéndoles, por cierto, parece que entienden de todo y que todo lo saben y que para todo tienen fármacos mágicos.

- Qué listos son estos señores -comentaba  recientemente en voz alta en un bar un parado-. Cada vez que les oigo, exponen soluciones para todo. ¿Por qué no les hacen caso?.

Méndez y Toxo, como digo, han estado en el COE para proclamar a los cuatro vientos (había televisión, radio y prensa digital y de papel) que ellos tampoco pierden la ocasión -política, claro es-  de “venderse”.

Dijo uno de ellos, Toxo o Méndez -da igual,tanto monta-  que los éxitos del deporte español se deben a la estructura del país. ¡Mentira sarnosa! Lo exacto  es decir que  los éxitos del deporte son un milagro a pesar de las estructuras del país (el recorte  económico del Consejo Superior de este año es de ONG, de auxilio social, de todos “calvos” a partir de ahora).

Otra de las chorradas, no sé de si Toxo o Méndez,es igual, es  ”que cunde -en el extranjero- la parcialidad y la desinformación de lo que sucede en este país”.

Personajes singulares,”especiales”, como el señor Mourinho, que montaron, o propiciaron, o lo que fuere, una huelga que justo  coincidió  con la visita a Madrid de la comisión evaluadora del Comité Olímpico Internacional. “¡Eh, Méndez, eh, Toxo, por Dios,qué nos van a “devaluar!”. Ni caso. “La libertad de expresión -dicen ahora- es compatible con esta clase de actos”.

Encima nos toman por tontos a las finas hierba, que a buen seguro diría el humorista Mota.

Dejen en paz al Deporte (con mayúscula). Y no lo escachifollen con sus adhesiones.