Blogs

Entradas con etiqueta ‘Felipe González’

Kikiriki

Mircoles, 8 Noviembre 2017

España, políticamente, es país de kikirikis. El kikiriki de esta semana es en torno a la nueva camiseta de la selección española de fútbol.

-Es republicana, esa franja de diamantes con ese morado, matrimoniado con el rojo y el amarillo, es un brindis a la república – rezongan unos.

-Es azul, azul petróleo –matizan otros.

Todo depende del color político del opinante.

A Pablo Iglesias le gusta el color morado.

-Claro, es republicano.

Garzón, otro republicano, subraya:

-Me agrada más la tricolor que la rojigualda.

El ministro Méndez de Vigo, sutil, tenue, para no quemarse:

-Ha habido camisetas más bonitas.

Adidas, acollonada:

-Que hemos repartido ya, para su venta, millones de camisetas.

Qué más da el color de la franja. Lo importante es que quienes la vistan ‘cacen’ goles. O sea, lo del gato blanco o negro de Felipe González al regreso de un viaje suyo por Oriente (era joven, y las mujeres le gritaban: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”).

Sobre colores hay que respetar todos los colores y todos los gustos. El morado, color de Podemos por cierto, es el color de la constancia y la penitencia.

-¿Opinión tuya?

-Lo he leído en un manual sobre colores. El azul es color de buena suerte. Por eso, las novias, el día de su boda, deben lucir algo azul.

-Qué chorrada.

Qué chorrada, en efecto. Pero es que la casta política española es así: puntillosa, chinchorrera, chocarrera y cascarrabias.

-Se lo pasa bomba cacareando la casta política –me comentaba anteayer en Barcelona un catalán/ español –. ¿No te has caído en ello? Muchos de nuestros políticos razonan poco y cacarean mucho; y para gallo cacareador y descrestado de seny, por cierto, el tal Puigdemont. Cada vez que cloquea huyen de Cataluña cien empresas, como huye él – qué cobarde- de Cataluña. “¡Política, esa vieja puta!”, que dijo un escritor alemán.

En fin, morada o azul - coincido con Felipe González- lo importante es que, con la nueva camiseta Adidas, los chavales del invicto Lopetegui hagan goles hasta ganar el Mundial ruso 2018.

Luis Enrique

Martes, 6 Diciembre 2016

Hay a quien le gusta cabrearse. Vivir cabreado. O simular que lo está.

-Eso es relativo, Pues hay quien, biológicamente, nace cabreado. Le va bien en la vida, la vida le sonríe y, sin embargo, vive cabreado.

Como me lo dijo un psicólogo de enjundia, me lo creo. Me lo creo porque al respecto hay personas que son así : Luis Enrique. Yo no sabría decir si Luis Enrique, como parece, es alérgico a los periodistas.

-Me importa tres narices ganar –declaró ayer -. Ganar es importante para la moral de los jugadores. No para mí.

Luis Enrique, previamente meditadas o no, es un fabricante de frases.

-A mí me va la adversidad. Soy así de gilipollas –ha soltado también recientemente.

¿Hace las frases por razón de notoriedad, sencillamente porque se le ocurren de pronto? No lo sé. Pero Luis Enrique, se le nota, no está a disgusto entre periodistas, aunque se piense y se escriba lo contrario.

-Un entrenador es más que un entrenador –proclamó en otra ocasión-. Un entrenador es un líder.

Líder: en esto le asiste toda la razón. Coincide con Mourinho:

-Un vestuario es un “grupo” de gente muy heterogénea y difícil de conducir. Si no les demuestras que eres “mentalmente” mejor que ellos, fracasas.

El fútbol, como repito, tiene muchos puntos de contacto con la política, psicológicamente. ¿Qué es una masa de votantes? Una masa heterogénea, también.

-Para que te vote, tienes que convencerla y para convencerla hay que ser líder. Felipe González era líder: convencía por su labia, por su empatía, por su manera de argumentar. Hay quien vota eso, en vez de votar a sesudos. Como hay quien vota al que, sin más, le cae simplemente bien porque le cae bien, derroche simpatía o cabreo.

Cuando esto oí a quien se lo oí, me dije:

-La verdad es que el ser humano, ciertamente, es: raro, paradójico, guillado, sorprendente.

Como Luis Enrique. ¿Le va la adversidad? En absoluto. ¿Es un gilipollas? Absolutamente no. ¿Sabe por qué dice lo que dice? No se dude: es sabio, psicológicamente, en eso.

Otra frase suya:

-Si ganasen siempre los mejores, el fútbol sería aburrido.

Razón que le sobra. Con sus frases, él trata, en efecto, de que el fútbol no aburra.

Crisis

Martes, 4 Octubre 2016

Es verdad: algo le pasa al Real Madrid. No lo digo yo. Lo afirma Zidane. Veamos: el empate, de momento, es lo suyo. Cuatro partidos y cuatro empates, uno detrás del otro

-Y, fíjate que tontería, contra cuatro equipos con color amarillo.

Tontería o no, que yo creo que sí, si bien lo que yo crea no debe tomarse en consideración, el amarillo es color con connotaciones negativas desde que el autor y actor francés Moliere, vestido de amarillo, murió durante la representación de su obra ‘El médico a palos’.

-Pura casualidad.

La casualidad existe, el azar existe, el destino existe, pero la racionalidad, irracionalmente, repudia el destino, el azar y la casualidad.

-Es que la racionalidad tampoco es de de mucho fiar.

Pudiera ser.

¿Qué le pasa al Real Madrid? Sin suma los mismos puntos que el Atlético en la Liga (quince) y el Atlético es maravilloso (unánime esta opinión), ¿cómo se explica, racionalmente, que el Real Madrid esté en crisis y el Atlético no?

-Se explica –me soplan- porque el fútbol, hoy en día, hay que jugarlo con el compromiso de la intensidad durante los noventa minutos. El Real Madrid y el Barça, precisamente los dos, le meten caña a la velocidad de la intensidad en los segundos tiempos, cuando las nubes negras del empate y la gallardía del adversario amenazan con chaparrón de susto.

Hay más cosas. El Barça, sin Messi y sin Iniesta, no obstante la enjundia de clase y talento de los demás, baja mucho, pero que mucho. Neymar es, en efecto, un gran futbolista pero sin la velocidad creativa y mental de Messi.

-Y eso, oiga, se nota.

De igual manera que Real Madrid, sin Marcelo, sin Modric y sin Casemiro, baja también la efervescencia de su poder, sobre todo cuando el trial de la BBC no está físicamente en plena forma.

-Y Cristiano, por lo que sea, no acierta tanto esta temporada con la diana del gol, y Benzema, también por lo que sea, está a tiempo luz de lo que él es cuando está en forma.

-Eso, ¿qué le pasa a Benzema? Se le nota como desgastado. Aparece, desaparece…

Zidane, de todos modos, es hombre con buena estrella. Le falta quizá madurez, o sea experiencia, y ‘coraje’ para creer más en Lucas y en los ‘jóvenes’ valores que esperan pacientemente -o impacientemente- con las posaderas pegadas al banquillo.

-Vaya, ¿que no ve en crisis al Real Madrid?

-La palabra crisis es grave. Crisis es la del PSOE por culpa del verderón (políticamente) y guaperas Pedro Sánchez.

-Me cuentan que está hundido, anímicamente.

-Es lógico. ¿Cómo no va a estar hundido quien ha hundido al PSOE? Con lo bien que funcionaba este partido con Felipe González.

-Por supuesto. Por eso las mujeres le gritaban “¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!”.

En fin: que el Real Madrid, todavía no es no, o sea que todavía no está en crisis. Se aceptan respetuosa y pedagógicamente las opiniones en contrario.

El sueño de Maradona

Martes, 28 Octubre 2008

El sueño americano de Obama es la Casa Blanca y el sueño sudamericano de Maradona es la seleccion argentina, ahora como seleccionador.

Obama tiene carisma. Y el carisma es poderoso. Obama posee voz eufónica y penetrante, capacidad de persuasión y el divino tesoro de la juventud, y al americano le gusta como promete lo que promete, además. “Conmigo soñaréis más y mejor”. Sueño, palabra mágica en EEUU. “La palabra sueño es para los americanos lo que el toro de Osborne para los españoles”, escribió hace años el humoristaTono, hoy en el cielo con Santiago Bernabéu y Gari Cooper.

Maradona es bipolar. Con el balón en los pies,un futbolista 10. Di Stefano, Pelé y Maradona son el padre, el hijo y el espíritu santo del fútbol. Como ser humano, Maradona cayó en la satánica tentacion de la droga, tentación en la que Oscar Wilde diría que no hay que caer nunca.

Sin embargo,Maradona, a pesar del sambenito de ex drogadicto (¿?),derrama carisma. En el cara a cara, cuando quiere, es seductor. Y en Argentina, a pesar de su pasado de jeringuilla, heroína y todo eso,  no ha perdido ni un sólo vatio como ser carismático que enciende ilusiónes y simpatía..

-Usted,Maradona -le dijo en cierta ocasión su amigo Fidel Castro-,es un hombre de masas:usted puede hiponizarlas,usted es especial.

Y tal vez lo sea. El caso es que en estos días,en Buenos Aires, la “masa” (el pueblo soberano) está con él:”Maradona,seleccionador”, pide, clama. Una cosa es segura con Maradona:allí donde juegue, la selección argentina , gracias a Maradona, despertará la máxima curiosidad. Cabe también que la selección, gracias a la luz carismática de Maradona, se crezca y hasta gane en calidad y arte. El poder del carisma es inmenso. A Felipe González, el presidente más carismático que ha tenido España desde que vivimos en democracia comunitaria,las mujeres le gritaban:”Felipe,capullo,quieremos un hijo tuyo”. ¿Fue Felipe González tan buen presidente como buen capullo?.La Historia lo juzgará.Lo que nadie discute es que era un capullo que gustabas mucho,tanto como gusta el capullo de Maradona en Argentina y el capullo de Obama en el país del sueño.