Blogs

Entradas con etiqueta ‘Griezmann’

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

TAS

Jueves, 1 Junio 2017

El TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) pretende que la Liga Santander 1, 2, 3 de la próxima temporada vuelva a ser otra vez la Liga Santander 1, 2 del Real Madrid y el Barcelona. Por eso el TAS ha decidido vetar (en plan castigo por fichaje de menores de edad) el mercado de adquisiciones de verano al Atlético.

-No es justo lo del TAS, que sanciona con más severidad al Atlético que al Real Madrid –se quejan los atléticos probablemente con razón.
El TAS, como se sabe, es un tribunal de justicia, y la justicia es como es.
-¿Cómo es?
-Como no ha ido nunca al oftalmólogo y tiene, todavía, los ojos vendados, ve defectuosamente. O ve lo que le dicen que debe ver. Ya dijo hace un porrón de siglos Aristóteles que el juzgador juzga según sus gustos y sus pareceres
-¿Eso dijo Aristóteles?
-Casi todo lo que dijo Aristóteles no ha caducado todavía. Se adelantó otro porrón de siglos a su época. Por eso está siempre de moda.
Una Liga de dos, una Liga que es siempre, casi constitucionalmente, la Liga de los plutócratas Real Madrid y Barça es una Liga con el ritmo de la emoción limitado.
-Una Liga descoletada competitivamente, que diría un podemita.
Pues sí. Las coletas para los toreros, para las niñas de Jesús y María y para Pablo Iglesias.
-¿No te gusta la coleta de Pablo Iglesias? Parece que la tiene más espesa y crecida.
Y opaca. No brilla, está como seca. Opaco y seco, por cierto, en punto a fichajes -no hay derecho- ha dejado al Atlético el susodicho TAS. Simeone, que también sabe de economía, sostiene, a lo Rajoy, que el Atlético tiene que crecer para que el Santander sea 1, 2, 3, y no el Santander 1 (Real Madrid) 2 (el Barcelona)
A quien va a beneficiar muy ricamente el TAS es a Griezmann.
-¿Por qué?
-Griezmann es verdad que quiere títulos, pero también más dinero, lo cual que el Atlético, para retenerlo, tendrá que mejorarle considerablemente el contrato. Pues un Atlético sin él y sin poder fichar a nadie más o menos como él, desmerecerían también considerablemente su pode.
Maldito TAS.

Pecado venial

Mircoles, 8 Febrero 2017

Si ‘fútbol es fútbol’, ‘política es política’. O sea: el fútbol como la política, o la política como el fútbol, son a veces incoherentes, contradictorios, insensatos.

-¿Por qué?

Verá, un ejemplo político: según el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) el 66% de los encuestados califica como mala o muy mala la oposición que lleva a cabo el PSOE. Sin embargo, Javier Fernández, el líder de la gestora socialista, es el líder mejor valorado (4,12, contra el 3,56 de Rivera, segundo, y el 3,10 de Rajoy, tercero). ¿Cómo se explica, más o menos racionalmente, la mala oposición del PSOE al PP con la mejor calificación de su actual líder?

-La política está diseñada para que no siempre dos más dos sean cuatro.

Como el fútbol. El Atlético, ayer, para pasmo de la familia azulgrana, arrolló al Barcelona. Brío, hambre de gol, valentía.

-Qué desconcierto. ¿Qué le pasa hoy al Barcelona? –se preguntaba en las gradas su fiel infantería.

Pasaba que el Atlético lo estaba haciendo mejor. Pero, ¡ah!, el fútbol, como la política, es sorpresivo, cabrón, desleal, y al final, gracias al trabajo del divino creador de Messi, Suarez hizo gol y gritó mirando a Messi.

-¡Gracias, muchas gracias, mi Messi!

Maravilloso y aciago partido del Atlético. Ambas cosas. El árbitro le anuló un gol legal a Griezmann y Gameiro , en la ejecución del penalti, legal también, envió el balón a las cielos.

-Es verdad: tampoco dos y dos con cuatro en el fútbol.

Pero Simeone, que todo lo ve a través del dulce color rosa del optimismo, acabado el partido, acuñó frase:

-Nosotros -dijo cuando le preguntaron por el árbitro- tenemos que hablar de fútbol y ustedes tienen que hablar de lo que normalmente hablan.

Esto es, del árbitro, de apellido Gil, como Jesús Gil y Gil.

-Que un Gil nos haga esto…

Favor que le debe el Barça, tan quejumbroso y llorón, esta temporada, con la lata de que todos los árbitros “están vendido” al “poder” de Florentino.

-¿Es verdad, don Florentino, que usted compra árbitros?

-Imposible. No son presuntos, no son políticos, no son pecadores mortales. A lo sumo, pecadores veniales. Y error involuntario (único pecado del árbitro) es siempre venial.

El Atlético, pues, simplemente ‘nini’: ni Liga ni Copa del Rey.

Diez

Domingo, 18 Septiembre 2016

Nota diez al cinco a uno del Barça al Leganés y al cinco a cero del Atlético al Sporting.

- Con un cinco pelado, dos sobresalientes. También el fútbol, aritméticamente, es así de curiosamente paradójico.

Messi es “patrimonio universal del fútbol”. Con la selección argentina o vestido de azulgrana, o vestido de blanco, o de rojiblanco, o de morado, Messi es, como Florentino Pérez “un seño especial” (Butragueño). Especialísimo cum laude.

-Prodiga, dilapida, regala su prodigioso talento indiscriminadamente.

Los fanatismos y los extremismos son, en efecto, enfermedades del intelecto.

-¿A quién se le ha ocurrido eso?

-No lo sé. A alguien, a mí, vaya usted a saber.

Ver jugar a Messi es gozo hasta para quienes no simpatizan con el ocio del fútbol.

-Qué cosas tan bonitas hace ese chico…- tengo reiteradamente oído a legos y espectadores objetivos.

El Barça, sin Messi, ni se dude, no sería lo que es.

Piqué, hace tiempo, dijo de él:

-Contagia entusiasmo y ganas, aunque uno ese día este de mala uva.

Como Simeone en el Atlético. Otro ser FP, o sea otro “ser especial”. El Atlético, con sus cinco goles, redondeó un partido 10, y el público, con su ovación 10 a Simeone, no hizo sino reconocer que Simeone es el Messi del Atlético.

-¿En qué se parecen estos dos argentinos exquisitos?

-En que Simeone, como Messi, también regala y dilapida talento.

Lo más globalizado en este siglo globalizado que yo veo, además del cine –el fútbol del escritor alicantino Azorín- es el fútbol.

-Con cine, fútbol y un salario que cubra las obligaciones perentorias, yo feliz.

Hay mucha gente que piensa así. Que ve la vida así. Lo que ocurre –se me ocurre hoy- es que tanto fútbol tantos días a las semanas puede acabar fatigando. Y lo que fatiga, acaba hastiando.

-Fútbol- aperitivo a la una de la tarde, fútbol-siesta a las cuatro de la tarde , fútbol- tarde, por la tarde, y fútbol-noche, por la noche.

¿No es demasiado fútbol, no es exprimir el gusto por el fútbol?

-La globalización –me exponen como argumento exculpatorio- es así. Para que el fútbol de dinero que da y los clubes puedan pagar los s dinerales que pagan, hay que programarlo teniendo en cuenta no sólo las horas idóneas de aquí, sino las de Asia, Australia y las Américas de Cristóbal Colón.

No discuto lo “innecesario”, que diría el “innecesario” Pedro Sánchez.

Esprín

Domingo, 1 Mayo 2016

Frank Sinatra no vendía voz. “Yo vendo estilo”, concluyó un día con los que, para fastidiarle, discutían la calidad y el tono de su voz. ¿Qué vende la Liga en su recta final? Incertidumbre, sufrimiento, emoción. Este “esprín” (españolizo la palabra) ha hecho que crezca la afición. Estadios llenos. Audiencias, en la televisión, colosales: como Frank cuando cantaba.

-¡Más esprín, más esprín! –gritan los amantes de la emoción y los vendedores de telefútbol.

Con la Liga del balón pasa lo que con la Liga de la política: la gente, para fastidiar también a lo mejor, prefiere el sufrimiento de la fragmentación (muchos pocos) a las mayorías.

Ya sólo quedan dos partidos para que finalice el esprín, y, por lo que se está viendo, los “dioses laicos” son fácticamente esenciales.

-Y es que existan o no, los dioses existen.

En el Atlético, resolvió el partido el “dios” Griezmann. Salió, tocó el balón y marcó. Explosión atómica de alegría en el Calderón:

-¡Dios, qué grande eres!

En el Real Madrid, cómo no, otro “dios”, el “dios” Bale, saltando como un atleta olímpico de oro, cabeceó el gol de los tres puntos. Respiró Florentino:

-¡Dios, qué paz!

Y Messi, cómo no, que últimamente es el “dios” de los servicios de gol, prefabricó los goles de Rakitic y Suárez:

-¡Dios, qué acierto el día que nos fijamos en él y lo trajimos a la Masía.

Así está, pues, el “pelotón de los que esprinta por la Liga. Juntitos. Muy competitivamente juntitos los tres.

-Cada vez queda menos y cada vez está más cerca (la Liga)- semisonríe (jamás sonríe con plenitud) Luis Enrique.

Simeone, un optimista filosóficamente reflexivo, a lo suyo:

-Había que ganar y se ha ganado, en un momento en que los puntos cuentan más que en otras circunstancias”.

El novicio y gran simpatico ZZ, contento si redoble de tambores:

-Lo bueno de este equipo es que cumplen todos.

Con la bruma del sufrimiento y la incertidumbre, el fútbol es más fútbol. O gusta más. O es más atractivo. ¿Acaso son también placeres el sufrimiento y la incertidumbre?