Blogs

Entradas con etiqueta ‘Isco’

Goles y cojones

Jueves, 13 Septiembre 2018

Pablo Pinto, colega, dice que hay más madridistas en la Selección (seis: Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Ceballos, Asensio, Isco) que españoles en el once del Real Madrid.

-Caray, sí. Y eso que Luis Enrique, si hay que juzgar por su biografía futbolística, es más azulgrana que blanco.

De donde se infiere, una vez más, que el hombre más que ser él y sus circunstancias es él y sus intereses profesionales.

-Estoy encantado –dice Luis Enrique como seleccionador - de tener jugadores de este nivel, independientemente de donde vengan.

Los seleccionadores piensan como los empresarios: el negocio es el negocio.

El negocio de Luis Enrique, hoy, es ganar como seleccionador, como en el Real Madrid, en su día, fue ganar como madridista y luego, en sus años de azulgrana, ganar como barcelonista.

-La honradez y lealtad de un profesional del fútbol es contentar a quien le paga y al aficionado que le ve.

Luis Enrique es como es: muy él, muy suyo, muy poco de ‘amar’ a los críticos.

-No es que él sea antipático, es que usualmente sus puntos no siempre coinciden con las observaciones críticas de sus críticos.

Quizá sea así, vaya usted a saber. Lo cierto es que ha empezado muy bien. Y, a pesar de que los críticos barcelonistas o de Barcelona, que tanto monta, le ven “muy madridistas” y los críticos de Madrid o del Real Madrid, que tanto monta también, celebran su selectivo ojo madridista, Luis Enrique, en dos partidos de enjundia y lucidez, ha quedado como el dios del fútbol.

-Es obvio que sabe lo que se hace y que afronta el futuro renovador con denuedo y recia seguridad en sí mismo –pondera un fan suyo.

Otro colega, Julio Merino, me suelta:

-¿Has visto lo de Barcelona?

-No. ¿Por qué?

-Me refiero a la Diada del independentismo, a los a estentóreos gritos de “¡Ni 155, ni Rey, ni jueces, ni presos políticos! ¡República e Independencia!”.

Hasta que en la Moncloa no se siente un político con los arrestos y los cojones estatutarios de un Luis Enrique, no hay nada que hacer. Así como el futbol es Reglamento, VAR, gol y cojones, la democracia es Ley, respeto, autoridad y cojones. Perdón.

Idilio

Martes, 19 Junio 2018

La selección de fútbol sigue siendo la selección de Julen Lopetegui.

-No está Lopetegui, pero está.

Fernando Hierro lo dice así:

-Me he hecho cargo de una selección con derecho de autor.

Fernando Hierro, tan entrevistado últimamente, llegó a Rusia con corbata y americana y, como él dice, ha cambiado la indumentaria burguesa por el chándal.

-¿No extrañas el chándal?

-En absoluto. Vuelvo a verme jugador.

Fernando Hierro tiene risueño y afable el talante. Y el sentido común con tanto sentido común que da gusto leer las cosas que dice:

-Estoy aquí por las circunstancias (orteguiano, el hombre es él y sus circunstancias), no por mi currículum.

Como Zinedine Zidane cuando llegó al Real Madrid.

-Carezco de currículum, pero voy a hacer todo lo posible para hacerme un currículum.

¡Menudo currículum! Casi el mejor del mundo. Año sabático, como Pep Guardiola en su día, y retorno, cuando sea, de contrato de entrenador con currículum de oro.

-España –argumenta Hierro- tiene, desde hace años, un estilo, que ha mentido Julen. Yo, naturalmente, soy fiel a ese estilo.

Los jugadores, se sabe, están encantados con Hierro:

-Transmite alegría y fe. Estamos como estábamos con Lopetegui –declaran cuando se les pregunta.

Hierro lo tiene claro:

-En el fútbol el pasado es efímero. En el fútbol hay que revalidar todos los días la valía. La valía en el fútbol es efímera.

Hierro, indudablemente, sabe muy bien lo que es el fútbol y cómo es el fútbol.

-El fútbol –dijo una vez Puskas- es bello pero casquivano.

-¿Dónde has oído lo de casquivano?

-En el vestuario. Me gusta el palabro. Llena como un solomillo.

Es importante, psicológicamente que Hierro, sólo en días, se haya ganado el respeto y la confianza de los jugadores y que éstos, igualmente en días, encomien sin fariseísmo la manera de ser y de trabajar de Hierro.

Es magnífico –pondera Isco.

No hay grietas de desánimo en la selección.

-Somos una familia unida y cachonda, estamos siempre de cachondeo – dice también Isco.

Lo que pudo ser un desastre, por culpa del colérico pronto de Rubiales, no sólo no lo es, sino que la selección y Hierro se llevan como Romeo y Julieta. Puro idilio

Isco

Mircoles, 28 Marzo 2018

Los filósofos griegos, hace 24 siglos, eran ya tan curiosos como los de ahora.

-Mucho más. ¿Por qué estamos aquí, de qué estamos hechos, nos hizo alguien? ¿Qué es la muerte, la sobrevivimos, la trascendemos?

El ser humano siempre ha sido fisgón.

-La curiosidad es como el sexo y el fútbol –tengo leído-. Crean adicción.

Curiosidad, sexo, fútbol. ¡Qué pisto!

-Si no fuésemos curiosos, no habríamos inventado todavía lo que nos hace polémica, amable, atractiva y gozosa la vida.

Fútbol y curiosidad. ¿Por qué es imprescindible Isco para Lopetegui?

-Es un gran jugador – responde siempre Lopetegui

Y si es un gran jugador, ¿por qué es prescindible para Zidane?

-He ahí la cuestión.

Que yo no sé desentrañar. ¿Me gusta Isco? Por supuesto? ¿Gusta Isco a la gente? Por lo que leo, mucho. ¿Por qué es esplendente en la Selección, por qué no es estelar en el Real Madrid?

-El fútbol tiene sinrazones que la razón del sentido común no sabe dilucidar.

Debe de ser eso. Isco, sin embargo, estará en Rusia. ¿Estará también en el Real Madrid la próxima temporada?

- Hoy, a día de hoy, no lo saben ni Isco ni Zidane ni Florentino.

El fútbol, a veces, es así de intrincado.

-Como la democracia española, oiga.

Pues sí. Que si la democracia es un sistema de gobierno de consensos y disensos en casi todos los países, en España es un sistema algo o bastante agitanado. “Si tú, Rajoy, no te cargas el artículo 155 de la Constitución, el PNV votará no a tus presupuestos, hala, toma”.

¿Por qué somos así, democráticamente? ¿Por qué Isco es imprescindible para Lopetegui y prescindible para Zidane?

-Dice un filósofo contemporáneo que lo grave de nuestro tiempo es que “pensamos poco”.

O pensamos mal. O sólo pensamos en lo que nos conviene. Yo creo en Isco y en el artículo 155, el ángel de la guarda de la unidad de España. ¿Pienso mal?

Reflexión

Lunes, 27 Octubre 2014

Es mejor ser jugador del Real Madrid que político y es mejor ser político que licenciado universitario en el paro. Esto no es mío, esto lo oí el otro día en la calle.
-La masa cerebral del político –tengo apuntado también- tiene razones que la razón de la masa votante no siempre comprende.
La política y el fútbol son así. Acabado el partido del 3-1 en el Bernabéu, un directivo del Real Madrid, eufórico, exclamó:
-En este Clásico ha empezado a ganar la Liga el Real Madrid.
Pues tal vez sí y tal vez nosotros. Lo que realmente traigo hoy aquí, a esta columna, no es mi opinión, sino la sorprendente opinión de los periódicos catalanes, habitualmente tan subjetivamente poco objetivos.
Ancelotti ha conjuntado un gran equipo”, “Isco tenía reputación técnica pero corría poco. Ya no es así. Ancelotti le ha enseñado a correr”, “Excelente el centro de campo del Real Madrid con Modric, Kroos, James e Isco”, “Como en los viejos tiempos, la adversidad del 0-1 del Barça, apenas comenzado el partido, resucitó al Real Madrid”, “Lucho tiene ante sí bastante trabajo, y bastantes dudas”.
-Qué dulce para el Real Madrid leer tanto derroche de elogio y reconocimiento.
Es lo que me ha llamado la atención. Ciertamente, el Barcelona, como resaltan también los analizadores azulgranas desprovistos – si quiera por una vez- de su subjetividad azulgrana, no es lo titánico que parecía. ¿Cómo han llegado a esta conclusión de inquietud? Se la pegó en la Champions contra el PSG y se la ha pegado en el Bernabéu contra el Real Madrid. “Señal –dice uno- de que hay cosas que retocar, afinar y arreglar, querido Luis Enrique, en el equipo”.

Luego es mejor, también esto, ser jugador del Real Madrid que del Barça. Hay que leer la Historia, con mayúscula, de las cosas, de los hechos, de los caracteres y de los pensadores.
-Yo quiero que el Real Madrid gane siempre, hasta sin razón; lo que no quiero, una vez conseguida la victoria sin razón, es que se ignore la sinrazón de esa victoria. En el campo, pasión; en el despacho, la pasión del análisis.
¿Qué de quién es ésta reflexión? De un señor que jamás fue político, de un señor que tan sólo fue presidente del Real Madrid.
-Ya sé, de don Santiago Bernabéu.
-Pues no, esta vez no. Esta reflexión se le ocurrió a un presidente hoy casi olvidado. Se llamaba Ramón Mendoza. El Real Madrid, con él, fue importante también.

Del Bosque cree en Casillas

Mircoles, 29 Enero 2014

Dios, fe, suerte, Casillas. El Papa Francisco, que me cae tan bien como Casillas, ha dicho: “Sabemos qué no es Dios. No sabemos qué es Dios”. Cree en Dios, sin embargo. Como yo. Dios, se sea ateo o agnóstico, es esperanza. Napoleón lo tenía muy claro: “Sin esperanza no se puede vivir, y “dicen” que Dios es esperanza”.

El Real Madrid, juegue bien o regular, es poder, “un poder muy poderoso”, según Javier Aguirre, que agrega: “La fe no es poder suficiente para ganarle”.

La suerte nadie sabe lo que es. ¿Existe o no existe?

-Una cucharada de suerte -tengo oído a más de uno-, mejor que un barril de sabiduría.

Casillas tiene la suerte del instinto. El instinto es fuente -consciente o inconsciente- de sabiduría. Los estadistas, tan de moda, nos recuerdan hoy que Casillas, desde ayer, es el portero menos goleado de la historia del Real Madrid con 682 minutos imbatido .El récord de imbatibilidad lo ostentaba, desde la campaña 1994-95, Buyo con 658 minutos.

Las circunstancias, positivas o desagradables, existen también. Hay que aceptarlas. Casillas, diga lo que diga Ancelotti, es el “segundo” de Diego López. No es verdad que los dos sean titulares.

El coloso Rafa Nadal se ha habituado a convivir con la circunstancia de sus dolores.

- ¿Es fácil, Nadal, convivir con dolor?

Contesta siempre así:

-Es algo con lo que, de verdad, me ha familiarizado. Cuando no me duele nada, me toco y me digo: “¿Estoy vivo o estoy muerto?”·

Casillas, inevitablemente, me recuerda el próximo Mundial de Brasil.

-¿Cuenta Del Bosque con él? –le he preguntado a “quien sabe”.

-Del Bosque cree en la “gente con la suerte del instinto” y con la suerte del talento. No, no lo ha borrado de su lista.

Casillas, ahora, no tiene continuidad, y eso, en fútbol, es circunstancia que mina el ánimo y la formal. ¿Qué le qué pasa, dicho sea al paso, a Isco? Siendo un jugador doctorado, tiene sin embargo el ánimo quebrado: ha devenido en “jugador de minutos”.

-Y eso hiere, lesiona la moral.

La fe y la esperanza son latidos vitales de la moral. Sin moral, sin fe, sin esperanza es difícil triunfar. ¿Le servirá, como pasaporte, a Casillas su imbatibilidad para no perderse el Mundial de Brasil.

-Del Bosque cree en él…todavía.

España es diferente

Viernes, 17 Enero 2014

Como siempre, España es diferente. Era diferente con los Reyes Católicos y desde entonces, cinco siglos para seis, no ha dejado de ser diferente.

-Los españoles –me analiza-reflexiona un alemán que vive su jubilación al sol de Águila: 355 días seguros al año de sol- sois paradójicos y chocantes. Vivís cachondamente al día, divorciado de las lecciones del pasado y ajenos al futuro. Sois, con Grecia, el país con más paro de Europa y con el virus de una crisis A peor que la gripe A que nos cruje últimamente. Y, sin embargo, y aquí la cachonda paradoja, tenéis el fútbol más caro de Europa.

Si nosotros los españoles somos diferentes, los alemanes, también de siempre, son ineluctablemente kantianos: previsores, metódicos, aburridamente racionales.

España, en efecto, es desconcertante. El Real Madrid, esto es, Florentino Pérez, un español de pro y de prosapia, tiene tal vez la plantilla más cara y mejor pagada del mundo, lo cual no es óbice para que Ancelotti, todavía a estas alturas, siga deshojando la rosa ( me gustan sus pétalos) de “cómo debe ser el sistema de juego” del equipo. ¿Isco, no Isco? ¿Di María, no Di María? ¿Illarramendi, no Illarramendi? ¿Y qué pasa con Bale?

-Ancelotti, qué es doctor en fútbol, no ha dado todavía con el diagnóstico del patrón de juego. El Real Madrid es el soliloquio de sus formidables jugadores, no la conjuntada armonía de una orquesta -me dice otro doctor en fútbol, ex jugador del Real Madrid: vive de su carrera.

Otra verdad, tal vez o sin tal vez. El fútbol, como ven, no es tan sencillo: a veces es mareantemente laberíntico.

Sigamos con lo de España es diferente. La Copa del Rey, por culpa del Mundial, es la otra “sopa del día. O sopa de Copa del Rey o sopa de Liga. Ni un día sin sopa de balón.

-Y los estadios, aun con el Real Madrid o el Barcelona como visitantes, empiezan a lucir “calvas” graves en los graderío –me alerta un seguidor de fútbol por la televisión

-Culpa de los precios -le contesto-.La afición de Pamplona, el otro día, se revolucionó con toda la razón del sentido común contra los precios: 80 eurazos la localidad más barata. Eso es “cargarse” el fútbol.

Las ciencias, también las técnicas, cuando avanzan que es una barbaridad, a veces traen bienes y comodidades, no otras veces. Las salas de cine están casi desapareciendo por culpa, dicen, de la televisión. Lo cual que hay que empezar a pensar que, por culpa de la televisión, al fútbol de “estadio y abono” puede pasarle también lo que al cine.

-Un país en crisis y con una tasa de paro que supera los cinco millones de habitantes no puede –no debe- permitirse pagarle a un futbolista 18 millones de euros limpios del polvo y la paja del Fisco.

Esto se oye ya masivamente en la calle. España, ciertamente, es cachonda e insensatamente diferente. ¿O no?

Xabi Alonso

Viernes, 15 Noviembre 2013

Xabi Alonso juega en el Real Madrid y luce en El Corte Inglés.

-Da muy bien como hombre-anuncio. Gusta a las mujeres y queda carismático por su porte y elegancia para los hombres. El “maniquí” ideal -me dice un expeto en estas cosas de El Corte Inglés .

Ancelotti no encontraba el punto G del equilibrio hasta que pudo alinear a Xabi. Con Xabi Alonso, el Real Madrid es un equipo más cohesionado. Xabi Alonso, por lo tanto, es el punto G que anhelaba Ancelotti y requería el juego del Real Madrid.

-¿Es así, Ancelotti?

-Es así, así es.

Xabi ha diluido su ego en las eses de serio y silente. No hace ruido con su juego, pero el juego que destila purifica y agranda la calidad del conjunto. Xabi, además, transmite a los compañeros más serenidad y seguridad (otras dos eses; la ese, concluyentemente, es la marca de su compacta y antinarcisista profesionalidad). “Yo -dice Woody Allen- me divierto haciendo películas, sin que las críticas, que no leo, ni los elogios, que no me cambian, me influyan”. Xabi Alonso es como Woody Allen: no sonríe (yo nunca le he visto autojalearse ni sonreír) y no se deja perturbar por nada. Creo que Xabi debe seguir en el Real Madrid. A los 32 años, los que agavilla, le quedan todavía dos tres años más, como poco, de jugador importante y estabilizador.

-No es el centro del Real Madrid, pero centra al Real Madrid - me dice quien me lo dice: alguien del Real Madrid.

Xabi, en fin, es pieza clave y dificil de sustituir,y el Real Madrid, sin esa pieza, probablemente volvería a renquear. Pienso. Y Ancelotti, de nuevo, volvería a la jaqueca de la duda. ¿Illa, Khedira, Modric, Isco, Di María, quién, cómo los junto…?

He preguntado, creánme. Y las razones que me dan de la demora del desentendimiento no me convencen.

-Es Xabi, la culpa es de Xabi -me susurran.

-Bueno, es que…bueno, ya lo sabrás- me dilatan -Claro que queremos que no se vaya -me rotundiza otra voz de dentro del club-, pero la batuta de estas cosas las mueve el presidente y el presidente…

Más puntos suspensivos. Se sabe: Xabi no es Bale, pero Xabi vale para el centro del campo tanto como parece que puede valer pegado a la banda Bale.

Fichando, el Real Madrid, a veces, desconcierta. Y no preorrogando los contratos de los que valen, también: también desconcierta.

Tienen que dialogar

Lunes, 28 Octubre 2013

Las verdad, al margen de especulaciones. La verdad: Florentino, uno de los hombres más ricos de España, no es feliz.

- El equipo no funciona.

¿Opina eso? Si. Opina por lo tanto como la mayoría de los opinantes forofos y no forofos. Lo cual, en esta España de tantas Españas, es noticia.

- Florentino: coge a Ancelotti, siéntate con él, conversar largo y sin tapujos, confesaros, intercambiar criterios, preguntaros lo que tengáis que preguntaros, no hagáis lo de Rajoy y Rubalcaba, para quienes la palabra consenso es palabra diabólica, y acabar con las murmuraciones. Consenso, acuerdos.

El Real Madrid, siendo un equipazo, no es, sin embargo, el equipazo que se esperaba. Illarramendi, Isco, Bale, Ancelotti. ¿Qué pasa entre ellos? ¿Qué pasa con ellos? Isco, por lo que se sabe, empieza dudar de sí mismo: “¡Con lo bien que empecé y ahora…!” Illarramendi tampoco se siente seguro: “La incertidumbre me quita el sueño”. Bale es el trueno de cien millones de euros que no truena:”Yo quiero pero…”. No es posible que Ancelotti haya perdido la sabiduría técnica y psicológica acumulada:”No entiendo lo que me pasa…”

Amadeo de Saboya reinó en España menos de dos años (1871-1873).Un día, harto de “no entender nada”, exclamó:

- ¡Este país (España) es ingobernable! ¡No lo entiendo!

Y se fue. Con un par. “¡Ahí se quedan ustedes con sus confrontaciones y disensione radicales. Esta vida no es mi vida”.

Sí, sí. Somos así: muy Contreras. Hay ahora un programa en TVE, “Entre Todos”, que es la antítesis de la España que hubiera hecho feliz a Amadeo de Saboya. “Entre Todos” es lo que todos quisieramos que fuese España. “Entre Todos” es, cada tarde, una hermosa lección de solidaridad y de amor y de fe en el prójimo.

- Deberían verlo todos los políticos para que dejasen de tirarse a la cabeza los trastos del disconsenso, del seperatismo y del espíritu de contrariedad - me digo viéndolo.

Creo en el dialogo. En la duda, hay que separar la paja de la ideología del grano de la sana y nutriente conversación.

“¡Macho, por el bien de España, macho, por el bien del Real Madrid, hay que dialogar!”

Lo sé: Ancelotti se siente encogido, “estreñido”. ¿Gustará, no gustará, esto al presidente?. Y Florentino, lo intuyo también, necesita dialogar a pecho descubierto con Ancelotti.

Donde hay dialogo sin recelos ni puntillosidades acaba brillando la luz del entendimiento.

Esta semana -¿a qué sí? - FP y Ancelotti levantarán dique contra las especulaciones.