Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lopetegui’

Idilio

Martes, 19 Junio 2018

La selección de fútbol sigue siendo la selección de Julen Lopetegui.

-No está Lopetegui, pero está.

Fernando Hierro lo dice así:

-Me he hecho cargo de una selección con derecho de autor.

Fernando Hierro, tan entrevistado últimamente, llegó a Rusia con corbata y americana y, como él dice, ha cambiado la indumentaria burguesa por el chándal.

-¿No extrañas el chándal?

-En absoluto. Vuelvo a verme jugador.

Fernando Hierro tiene risueño y afable el talante. Y el sentido común con tanto sentido común que da gusto leer las cosas que dice:

-Estoy aquí por las circunstancias (orteguiano, el hombre es él y sus circunstancias), no por mi currículum.

Como Zinedine Zidane cuando llegó al Real Madrid.

-Carezco de currículum, pero voy a hacer todo lo posible para hacerme un currículum.

¡Menudo currículum! Casi el mejor del mundo. Año sabático, como Pep Guardiola en su día, y retorno, cuando sea, de contrato de entrenador con currículum de oro.

-España –argumenta Hierro- tiene, desde hace años, un estilo, que ha mentido Julen. Yo, naturalmente, soy fiel a ese estilo.

Los jugadores, se sabe, están encantados con Hierro:

-Transmite alegría y fe. Estamos como estábamos con Lopetegui –declaran cuando se les pregunta.

Hierro lo tiene claro:

-En el fútbol el pasado es efímero. En el fútbol hay que revalidar todos los días la valía. La valía en el fútbol es efímera.

Hierro, indudablemente, sabe muy bien lo que es el fútbol y cómo es el fútbol.

-El fútbol –dijo una vez Puskas- es bello pero casquivano.

-¿Dónde has oído lo de casquivano?

-En el vestuario. Me gusta el palabro. Llena como un solomillo.

Es importante, psicológicamente que Hierro, sólo en días, se haya ganado el respeto y la confianza de los jugadores y que éstos, igualmente en días, encomien sin fariseísmo la manera de ser y de trabajar de Hierro.

Es magnífico –pondera Isco.

No hay grietas de desánimo en la selección.

-Somos una familia unida y cachonda, estamos siempre de cachondeo – dice también Isco.

Lo que pudo ser un desastre, por culpa del colérico pronto de Rubiales, no sólo no lo es, sino que la selección y Hierro se llevan como Romeo y Julieta. Puro idilio

Aquí y ahora

Viernes, 1 Diciembre 2017

El ‘aquí y ahora’ de hoy es el Mundial de fútbol de Rusia. Putin, casi calvo engominado, e Infantino, calvo total, dijeron lo que dijeron.

-Putin ha dicho que los extranjeros lo van a pasar muy bien en el Mundial, en ’su’ Mundial.

Hojarasca. Lo de siempre.

-Infantino, la verdad, soso sin perder la sonrisa.

Más hojarasca. La hojarasca es la retórica de los poco ocurrentes.

Rusia, eso sí, ha hecho unos estadios modernos, llamativos, arquitectónicamente distintos. El Mundial de fútbol es el deporte más globalizado. Lo dijo también Putin:

-El fútbol lo practican aquí más de dos millones. Nada tan globalizado como el fútbol.

Dentro de nada, el fútbol será también el deporte de las mujeres.

-A no tardar, el fútbol femenino gustará tanto como el masculino, o más, porque nosotras en “calzoncillos” somos más guapas, estamos mejor que ellos.

Oído en la radio de un autobús. Asentí para mis adentros.

De momento, ‘aquí y ahora’, hay que hablar del sorteo del Mundial. Portugal, Irán y Marruecos serán los adversarios de grupo de España.

-Serán partidos duros e interesantes –opinan, coincidiendo, Camacho y Lopetegui.

En teoría, lo lógico es que España supere la ‘valla’ de grupo. Pero no será fácil. Por dos razones: la teoría falla, la lógica también. Portugal tiene un buen equipo y es el campeón de Europa. Irán tiene una defensa como la del Atlético de Madrid: dura, fibrosa, áspera. Hacerle gol es tan difícil como que Puigdemont renuncie a Satanás y a la independencia de Cataluña.

-A Satanás, tal vez renuncie. A la independencia, no.

Marruecos, en teoría, es más asequible. Pero, como sostiene Camacho, el Mundial es un torneo que mejora, y mucho, la calidad de los equipos en teoría inferiores.

De todos modos, no debemos quejarnos de las bolas del sorteo. Han rodado benignamente a favor de España.

Hay más, también ‘en teoría’. Los favoritos del Mundial de Putin son Alemania, Brasil, Argentina y España (según encuestas). Otra cosa, a la par, a modo de anécdota aritmética: en fútbol, Rusia, como selección y como país, se le da de dulce o turrón de Jijona a España. En fútbol, si la memoria no me traiciona, Rusia jamás le ha ganado a España. Luego seamos prudentemente –proporcionalmente, que dice Rajoy- optimistas. Si Lopetegui, que es un prudente proporcional, cree en su selección, que es la nuestra, también yo prudente y proporcionalmente creo en nuestra selección, que es la de Lopetegui.

-Total, que en junio lo vamos a pasar de turrón de Jijona en Rusia.

Eso espero, eso creo en teoría.

Kikiriki

Mircoles, 8 Noviembre 2017

España, políticamente, es país de kikirikis. El kikiriki de esta semana es en torno a la nueva camiseta de la selección española de fútbol.

-Es republicana, esa franja de diamantes con ese morado, matrimoniado con el rojo y el amarillo, es un brindis a la república – rezongan unos.

-Es azul, azul petróleo –matizan otros.

Todo depende del color político del opinante.

A Pablo Iglesias le gusta el color morado.

-Claro, es republicano.

Garzón, otro republicano, subraya:

-Me agrada más la tricolor que la rojigualda.

El ministro Méndez de Vigo, sutil, tenue, para no quemarse:

-Ha habido camisetas más bonitas.

Adidas, acollonada:

-Que hemos repartido ya, para su venta, millones de camisetas.

Qué más da el color de la franja. Lo importante es que quienes la vistan ‘cacen’ goles. O sea, lo del gato blanco o negro de Felipe González al regreso de un viaje suyo por Oriente (era joven, y las mujeres le gritaban: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”).

Sobre colores hay que respetar todos los colores y todos los gustos. El morado, color de Podemos por cierto, es el color de la constancia y la penitencia.

-¿Opinión tuya?

-Lo he leído en un manual sobre colores. El azul es color de buena suerte. Por eso, las novias, el día de su boda, deben lucir algo azul.

-Qué chorrada.

Qué chorrada, en efecto. Pero es que la casta política española es así: puntillosa, chinchorrera, chocarrera y cascarrabias.

-Se lo pasa bomba cacareando la casta política –me comentaba anteayer en Barcelona un catalán/ español –. ¿No te has caído en ello? Muchos de nuestros políticos razonan poco y cacarean mucho; y para gallo cacareador y descrestado de seny, por cierto, el tal Puigdemont. Cada vez que cloquea huyen de Cataluña cien empresas, como huye él – qué cobarde- de Cataluña. “¡Política, esa vieja puta!”, que dijo un escritor alemán.

En fin, morada o azul - coincido con Felipe González- lo importante es que, con la nueva camiseta Adidas, los chavales del invicto Lopetegui hagan goles hasta ganar el Mundial ruso 2018.

Poca cosa

Domingo, 13 Noviembre 2016

Exigente la crítica con el juego de la selección española de fútbol.

-Es que el partido no fue brillante.

En efecto: no fue brillante y galáctico el fútbol de España. Y, ciertamente, le costó ganar a Macedonia.

-Es que Macedonia, en fútbol, es poca cosa.

Verdad también eso. Pero es que el fútbol ha cambiado mucho. ¿Qué hacen los equipos “poca cosa” para no ser zurrados de lo lindo cuando consideran que el adversario, en teoría, es muy superior? Jugar a no perder. Hoy los que son “poca cosa” han aprendido, y muy bien, dos cosas: han aprendido a extorsionar el juego de calidad del adversario y han aprendido a no dejarse ganar con facilidad. Son “artistas” en el arte de jugar a no dejar ganar y de jugar “a ver si no perdemos o perdemos por la mínima”

-Casi lo consigue Macedonia.

Casi. En el “casi”, usualmente, reside el fallo de casi todos los equipos que juegan a no dejar ganar. Al final, palizón: cuatro a cero a Macedonia. Sin brillantez.

El Barça y el Real Madrid, los dos, las han pasado canutas esta temporada, dicho sea al paso, en más de un partido para doblegar a equipos “poca cosa”. Hagan memoria.

El fútbol, en fin, es como el cine. ¿Cuántas películas aburridas, sosas, sin chica ni limoná, vemos al cabo del año hasta ver una de belleza, talento y calidad sublime? Woody Allen dijo una vez:

-Yo hago un cine inteligente. A lo mejor es por eso que mis películas gustan más en Europa que en Estados Unidos.

A eso se le llama tirar con bala a los críticos que le enojaban con sus tirachinas. Podría haberlo dicho también así:” Un crítico puede tener razón contra mi cine, y mi cine puede tener razón contra el crítico”.

La crítica, en efecto, es fácil; en fútbol, lo difícil no es criticar, es ganar.

-Prefiero jugar mal y ganar –decía Helenio Herrera- que ganar bien y perder.

Contra Macedonia, el nuevo seleccionador nacional, Lopetegui, alineó a siete jugadores de la selección sub-21 que ganó, bajo su dirección, el europeo de 2013. No se olvide este detalle aritmético.

-Ángel María Villar lo eligió por tres razones: cree en él, él tiene buena estrella y él es joven.

Ojo clínico. El tiempo lo dirá. Lo que sí está claro es que jugadores excelsos como los que hicieron campeona del mundo y de Europa a España no brotan como setas ni se dan como las naranjas valencianas.

-Ahí está la selección argentina. Quién la ha visto y quién la ve. Más de veinte años sin ganar nada.

Lo que sí me gusta de la selección de Julen es eso que ahora ha dado en llamarse actitud. Contra Macedonia, lo sé, faltó precisión, entendimiento y más cosas, pero lo que no decayó en ningún momento es la actitud. Actitud, igual a fe, a voluntad, a partirse los cojones, que diría Cala. Contra los equipos “poca cosa”, pues, actitud. Y contra Inglaterra, a ver qué pasa y qué aprendemos”. Vivir es ver y aprender, y otras cosas, por supuesto.