Blogs

Entradas con etiqueta ‘messi’

Tripletes

Lunes, 15 Mayo 2017

Constato que la vida es una cosa de tripletes en el fútbol y en la política.
-El popularizado hat trick, vaya.
Exacto. El Barça, gracias a su honorable triplete, es un hat trick de goles.
-Mi primer hat trick fuera de casa, estoy en una nube – manifestó eufórico su alegría Neymar por sus tres goles a Las Palmas. Neymar no hace sino acercarse, día a día, al talento de Messi:
-Sigo –reconoce cada vez que se le pregunta – fiel a mi proyecto de tratar de parecerme cada vez más a él.

Está consiguiéndolo. Ver y ser es aprender, como el tenista austriaco Dominic Thiem:
-Nadal – ha afirmado después de su nueva derrota ante él- es el mejor jugador de la historia sobre tierra. Algún día, con suerte, a lo mejor consigo parecerme a él.
Nadal se ha apuntado también al triplete, al hat trick: Mónaco, Barcelona y Madrid de una sentada.
-Claro que estoy feliz. Hacía tiempo que no me sentía tan feliz. Pero no por ganar, sino por ver que sigo “estando” – dice una vez más con humildad, que él nunca renuncia a ese formidable sentimiento.

Otro triplete. El triplete Susana Díaz, Patxi López, Pedro Sánchez. He visto el debate en la televisión con gusto y objetividad de liberal del Atlético de Madrid. ¿Digo lo que me ha parecido? ¿Lo que me han parecido los debatidores?
-¡Sí!
Allá voy. Patxi ha sido el Messi del triplete. Moderado, centrista y centrado, “izquierda –digamóslo así- vanguardista”. Unionista.
-¿Por qué Messi?
Messi, en el césped, es un ángel del balón. Vestido de paisano, físicamente, no dice nada, no atrae. ¿Atrae físicamente, Patxi? No. Pero así como el fútbol es el arte de la imaginación y del gol, o sea Messi, la política en el siglo XXI es el arte del dialogo y la solidaridad (sin la tiña del rencor) en lo que atañe al bienestar del Estado, del país, o sea Patxi.
-Si gano, pediré la dimisión de Rajoy -se ha apresurado a soltar Pedro Sánchez acabado el debate.
¡Oh, cuanto ‘no es no’ todavía , cuando uno lo creía ya curado de esa maligna y tóxica gripe rencorosa.
-Suárez, en el Barça, no es así. Suárez olvida los fallos en seguida y felicita, también en seguida, a sus goleadores compañeros.
Susana. Yo creo que no da la talla todavía. Creo. A lo mejor estoy equivocado. Perdón, si es así. Me gusta de ella, sin embargo, que es, al igual que Patxi, europeísta, muy española y muy psicóloga. Lo demostró con este reproche a Pedro Sánchez:
-Tu problema no soy yo, tu problema eres tú.
Cierro el hat trick del debate, y de la columna, con esta frase de Patxi:
-Quiero un PSOE al servicio de España y no España al servicio del PSOE.

El hat-trick de Cospedal

Mircoles, 22 Febrero 2017

Ser hat-trick en fútbol es algo así como ser matrícula de honor en los estudios. O Sir en Inglaterra. O Legión de Honor en Francia. O conde, duque o marqués en España.

-O Toisón de Oro.

El Toisón de Oro, que concede el Rey (Felipe VI ahora), que yo sepa, jamás ha sido otorgado a un deportista.

-¿Por qué?

-No lo sé. Solo sé, si no yerro, que lo han recibido, en este o en el pasado siglo, Javier Solana, Adolfo Suárez, Víctor García de la Concha…Hay algunos más. Deportista, ninguno.

-Rafa Nadal, por si trayectoria, se lo merece sobradamente.

-Claro que sí. Pero…eso: pero.

El hat-trick en fútbol, como digo, es lo que más para los “monarcas” del gol. Por eso se llevan el balón a casa.

-He aquí mi colección de balones hat-rick – presumen con orgullo los “monarcas” españoles del gol CR7 y Messi.

En política, ahora mismo, hay también una ‘hat-trick’: María Dolores de Cospedal, ministra, secretaria general del PP y “monarca” de la autonomía de Castilla-La Mancha.

-¡Qué suerte, qué tía! ¿Y cobra por los tres cargos?

-Lo ignoro.’La’ Cospedal, que dicen y escriben algunos, es al parecer un cerebro. Hace bien todo lo que hace bien, que es todo o casi todo.

-Si no fuese así, Rajoy no la habría abrumado con un ‘hat-trick’ de tanta nobleza y enjundia.

El ser humano femenino, tanto en la política, como en la televisión, en el deporte o en cualquier trabajo, ha dejado de ser el tradicional y secular sexo débil.

-La verdad es que el sexo débil cada vez es más fuerte en igual medida que el sexo fuerte cada vez es más débil

Ya lo ha dicho alguien: “El Siglo XXI es el siglo de la globalidad cada vez más globalmente femenino”.

Como ven el ‘hat-trick’, un galardón tan futbolero, ha invadido el mundo de la política.

-¿Y a usted eso que le parece?

Magnífico. “Las mujeres son fuerzas ‘ciegas’, como los volcanes, las tormentas o las cataratas. Ciegas o no, amo a las mujeres” (Jardiel Poncela). Y yo.

Enhorabuena, señora Cospedal: aquí un rendido admirador de usted y su merecido ‘hat-trick’.

Pecado venial

Mircoles, 8 Febrero 2017

Si ‘fútbol es fútbol’, ‘política es política’. O sea: el fútbol como la política, o la política como el fútbol, son a veces incoherentes, contradictorios, insensatos.

-¿Por qué?

Verá, un ejemplo político: según el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) el 66% de los encuestados califica como mala o muy mala la oposición que lleva a cabo el PSOE. Sin embargo, Javier Fernández, el líder de la gestora socialista, es el líder mejor valorado (4,12, contra el 3,56 de Rivera, segundo, y el 3,10 de Rajoy, tercero). ¿Cómo se explica, más o menos racionalmente, la mala oposición del PSOE al PP con la mejor calificación de su actual líder?

-La política está diseñada para que no siempre dos más dos sean cuatro.

Como el fútbol. El Atlético, ayer, para pasmo de la familia azulgrana, arrolló al Barcelona. Brío, hambre de gol, valentía.

-Qué desconcierto. ¿Qué le pasa hoy al Barcelona? –se preguntaba en las gradas su fiel infantería.

Pasaba que el Atlético lo estaba haciendo mejor. Pero, ¡ah!, el fútbol, como la política, es sorpresivo, cabrón, desleal, y al final, gracias al trabajo del divino creador de Messi, Suarez hizo gol y gritó mirando a Messi.

-¡Gracias, muchas gracias, mi Messi!

Maravilloso y aciago partido del Atlético. Ambas cosas. El árbitro le anuló un gol legal a Griezmann y Gameiro , en la ejecución del penalti, legal también, envió el balón a las cielos.

-Es verdad: tampoco dos y dos con cuatro en el fútbol.

Pero Simeone, que todo lo ve a través del dulce color rosa del optimismo, acabado el partido, acuñó frase:

-Nosotros -dijo cuando le preguntaron por el árbitro- tenemos que hablar de fútbol y ustedes tienen que hablar de lo que normalmente hablan.

Esto es, del árbitro, de apellido Gil, como Jesús Gil y Gil.

-Que un Gil nos haga esto…

Favor que le debe el Barça, tan quejumbroso y llorón, esta temporada, con la lata de que todos los árbitros “están vendido” al “poder” de Florentino.

-¿Es verdad, don Florentino, que usted compra árbitros?

-Imposible. No son presuntos, no son políticos, no son pecadores mortales. A lo sumo, pecadores veniales. Y error involuntario (único pecado del árbitro) es siempre venial.

El Atlético, pues, simplemente ‘nini’: ni Liga ni Copa del Rey.

Un potosí

Lunes, 9 Enero 2017

Hay dos clases de economistas (esto no es mío, esto es de un pensador): los que hacen más ricos a los más ricos y los que hacen más pobres a los más pobres.

-Eso es una chanza. Falso – reputa mi amigo el economista, ejecutivo de un banco de tronío y futbolero.

Apenas sé nada de economía. Sólo esto que aprendí de mi abuela: no se debe gastar más de lo que se gana, economía es esto.

Mi abuela paterna, claro es, no era economista. Era, solamente, una mujer culta -licenciada en Historia- y “centrada”.

-No creo en las ideologías - decía también-, creo en las personas que se deja guiar por la estrella polar del sentido común. Yo soy una persona “centrada”

Curiosamente, le gustaba el fútbol. Madridista.

-Como nací en Madrid –argumentaba-, soy del Real Madrid. Tu abuelo, en cambio, como es de Alicante, es del Atlético. No discutimos por ello, sin embargo. Tu abuelo, como yo, es también un ser muy “centrado”. Nos respetamos, y nos respetamos –remataba- porque somos personas “centradas”.

Gracias a ellos, cuando escribo, procuro “centrarme”.

-Eso, escribiendo de fútbol, no es fácil. El fútbol, por tratarse de un juego, apasiona, excita, descentra.

Poco, a mí poco, si bien nunca he negado mi “pasión centrada” por el Atlético. Hay algo en mí, inexplicable, que me impele a estar más cerca de los que son menos que de los que son mucho.

-Qué raro eres.

Don Santiago Bernabéu me lo reprobaba también:

-¿Por qué –me reconvino una vez, sonriendo- pudiendo ser del Real Madrid, eres del Atlético?

Llegado a este punto, quiero escribir y escribo esto: muy bien, Luis Enrique; esta vez, requeté bien, Luis Enrique.

-No estoy aquí para hablar de los árbitros –dijo a los periodistas, acabado el partido con el Villarreal, donde el árbitro no vio un penalti a favor del Barça que “descentró” hasta la excitación a Piqué.

Luis Enrique, es obvio, piensa del árbitro que uno, que el árbitro es ese juez, en el fútbol, que no vio lo que todos vieron desde los graderíos. Ocurre con harta frecuencia.

En cuanto a Messi, vale, sí, un potosí. A nadie extrañe, pues, que la segunda potencia del mundo, económicamente, quiera hacer más rico al ya muy rico Messi. La economía tampoco es una ciencia “centrada”.

Príncipes

Viernes, 23 Diciembre 2016

La belleza hace príncipe a quien la posee. Para el mundo del fútbol, incluidos los cinco continentes, los príncipes del balón son CR7 y Messi. Príncipes o reyes, como se prefiera. Majestades o altezas, a elegir. ¿Es más CR7 que Messi, es más Messi que CR7?

-Como soy barcelonista, para mí Messi es más que CR7.

-Como soy madridista, para mi Cristiano es más que Messi .

Las comparaciones no siempre son odiosas.

-Hay odios sanos. El odio y la envidia, por ejemplo, se confunden con frecuencia –dijo quien lo dijera.

¿Odia Messi a CR, odia CR7 a Messi? No lo creo. Se tienen, a lo sumo, envidia. “La belleza del hombre es la estatura”. Bueno. Cristiano es más alto, más atlético, más bello físicamente que Messi.

-Eso es irrebatible.

Tan irrebatible como que Messi es más mágico, más pícaro, más sorprendente y más solvente en recursos que CR7.

-Luego bellos los dos.

Exacto. La comparación sana no es sino una medida. Los españoles medimos en kilómetros, los ingleses en millas. Los ingleses conducen con el volante a la derecha, los españoles con el volante a la izquierda. Los ingleses conducen por la izquierda, los españoles por la derecha. ¿Odiamos por eso a los ingleses? Todo lo contrario: cada vez los amamos más, pensando en el PIB, como turistas

-Amor interesado.

Por interés baila el mono -¿nuestro antepasado? – y por el interés baila también la especie humana.

-Hay excepciones.

Ocultas. No sé de ninguna. Bueno, sé de una: Kubala, en el Mundial de Chile, donde estuvo como cronista de ‘La Vanguardia Española’ (ya no es Española, como se sabe: hace años que se deshizo de su comprometedor apellido), Kubala, digo, en Chile, en plan Midas, regalaba a tutiplén el dinero a sus compatriotas huidos del comunismo.

-Ya no soy Midas –nos dijo un día a Juan José Castillo y a mí-. ¿Podéis prestarme?

Le prestamos, claro. Hasta hoy. Kubala no odiaba el dinero, no odiaba a nadie:

-Lo más bonito del dinero es que sirve para ayudar –decía.

Cuando le comparaban con Di Stefano, no se enfadaba.

-Somos distintos – sostenía-. Él en lo suyo es único, yo en lo mío también.

CR7, en efecto, ha hecho un 2016 colosal, difícil de repetir. Y ha ganado el Balón de Oro. ¿Merecidamente? ¿Ha ganado merecidamente Trump las elecciones USA? Soslayo la discusión. Ahora, en Barcelona jalean ruidosamente los méritos de Messi para que el Premio de la FIFA al Mejor Jugador (The Best) no se lo lleve también CR7.

-Messi –es el argumento que vocean- es mejor, más completo que CR7.

Vale. Hágase la campaña, pero sin odio. Leo a veces cosas…

Relatividad

Lunes, 19 Diciembre 2016

La vida es creer, soñar, sentir, perseverar. Esas cosas y más cosas. Este fin de semana, el Real Madrid, en Japón, el país del sol naciente, ha ganado otro sol de título para su vitrina. Le ha costado, la verdad, pero el Real Madrid tiene en su nómina a CR7. Einstein descubrió la teoría de la relatividad durante un sueño.

-¿Quién ha dicho eso?

-El propio Einstein.

CR7, en Japón, hasta casi la prórroga, estuvo sin estar.

-Se le espera, sin embargo. Cristiano es fulgor.

El genio es así. Sueña y descubre una teoría, como Einstein. Despierta del sueño y hace dos goles. Por eso CR7 vale lo que vale y gana lo que gana.

-Estoy muy feliz, por ellos (en referencia a sus compañeros) y por mí. Sin ellos, no hubiera sido posible conseguir lo conseguido.

La hermosa humildad. Es la primera vez, que yo sepa o recuerde, que CR7 se expresa así. Los compañeros. CR7 es el “sueño” del gol.

-Cuando no hago gol –se sinceró hace años CR7-, me entra como melancolía.

Por eso, en Japón, dos veces que pudo pasar el balón a compañeros en situación de gol, no lo hizo. Chutó él y falló. Le pudo la ansiedad. Pero como es verdad que el genio es un gen divino, en la prórroga el divino gen, previendo catástrofe, le socorrió como tantas otras veces. Dos goles, y él feliz, y sus compañeros también, y el Real Madrid, de nuevo, campeón del mundo de clubes.

-Hoy, en los periódicos –me alerta un compañero-, CR7 es más noticia que Trump. Bueno, y Messi.

Messi es también genio no sólo por los goles que hace o pone casi manufacturados en los pies de sus compañeros, sino por cómo hace lo que hace, por cómo gambetea y por cómo crea. Decía Edison que el genio es el 1% de inspiración y el 99% de transpiración. A veces no es así, a veces es el 99% de inspiración y el 1% de transpiración.

-En el caso de Messi, tal vez.

Todo, en la vida y en el fútbol, es relativo. ¿A que sí? ¿Vale 500 millones de euros Messi? ¿Es verdad que hay quien está dispuesto, en China, a darle eso? Leído en los periódicos. ¿Verdad, mentira, ganas de enredar? Como espectáculo, como industria y como ocio, el fútbol es todo eso. Y si por una pintura se pagan precios astronómicos, ¿por qué no pagar 500 millones por Messi?

-¿Qué opina usted, maestro Einstein?

-Que todo es relativo.

Otro gesto de humildad, esta semana, que me ha gustado: a pesar del 4-1 del Barça al Español, Quique Sánchez Flores, acabado el partido, felicitó a los jugadores y muy especialmente a Messi, de quien dijo “y además, es humilde”.

La industria del fútbol

Viernes, 16 Diciembre 2016

La industria del fútbol, que leo. ¿Es industria el fútbol? Si el fútbol es destreza y maña, el fútbol es industria.

-¡Venga!

El fútbol mueve miles y miles de millones, gracias a la “industria” de la televisión, que también la televisión, por destreza y maña, es industria

-Amén de ocio y entretenimiento.

Como el fútbol. Industria y entretenimiento, ambas cosas. A no tardar, el fútbol arrasará también en Japón.

-Ya está imponiéndose a las artes marciales –me cuentan.

Como la industria es competición, a nadie debe extrañar por lo tanto que los futbolistas de enjundia ganen lo que ganan: millones y millones de euros al año. ¿Cuánto gana CR7, cuánto ha ganado, cuánto ganará?

-Exactamente, ni se sabe. Sí se sabe que cuando deje de darle patadas al balón, podrán vivir suculentamente de las rentas de su capital (si no lo dilapida, si sabe invertirlo) él, sus hijos y sus nietos: tres generaciones.

-Divino fútbol para los astros del puntapié/gol.

Me lo comentaba recientemente un abogado del Estado:

-Me he tirado estudiando toda mi juventud. Los futbolistas de tronío, sin embargo, son ya millonarios en su juventud.

Por eso, a los futbolistas de tronío, el Barça ha empezado a atarlos con contratos de larga duración. El ariete Luis Suárez ha firmado hasta el 2021 en que cumplirá 34 años. Comprensible su alegría:

-Soy feliz. Estoy en el equipo que quería y con quienes quería.

Iniesta, el otro mago del Barça, 32 años, vestirá el color azulgrana hasta los 34 años. También está que lo tira de contento:

-Se lo debo todo al Barça y en el Barça acabaré como jugador, lo que quiero.

Neymar, otro jugador atado y bien atado por el Barça. Sólo que Neymar, 24 años, tiene ante sí un futuro, si no se lesiona, igualmente de muchos oros (Balones) y millones de euros.

-Gana ya, en la actualidad, más de 45 millones al año.

En cuanto a Messi, 29 años, por lo que se ronronea, parece que va pedir (él no, su papá) el cielo.

-Cuando firme su continuidad, será el jugador mejor pagado del mundo. Más que CR7, más que nadie.

¿Por qué les firman contratos a tan largo plazo?- he preguntado.

-Para que no nos los quiten –me dicen-. El riesgo, claro, es que pueden lesionarse o perder calidad. Pero…

Pero es que el fútbol es una industria, y la industria es dura y laica competencia.

Flor y antifonario

Sbado, 3 Diciembre 2016

Está en la condición humana, se crea o no, allá los que no creen, que el ser humano es él y su flor.

-¿Qué flor!

-La de la suerte, que es un capullo que les nace en el antifonario a algunos.

El otro día, en un periódico de la ciudad condal, a la que amo soberanamente –nací en ella- a pesar de la carcoma independentista de los Rufianes de ahora, que no sino los nefastos herederos del no menos nefasto señor Mas, se citó la flor de Zidane. Alertaba: “Ojo con su flor en el culo”. Eso, ojo. En el minuto 89, la flor de Zidane abandonó su habitual trasero y se posó en la testa de Sergio Ramos y éste, otra vez, hizo gol para la historia –la suya y la del Real Madrid- al empatar un partido que parecía clausurado con el gol de Suárez.

-Hasta el rabo todo es toro, hasta el final todo es partido.

Hay quien se expresas así, sabiamente.

-Zidane estará aquí eternamente –decía hace unos días Florentino Pérez.

La gloria en vida es nacer con una flor como la del galo en ese sitio o en el AD, que tanto monta.

-Y que la riegue todas las noches, poquito, para que no se pudra.

Luego si fútbol es fútbol, también flor es flor.

-Cabreo monumental en Barcelona –me telefonea mi primo barcelonés.

Este primo mío es, como yo, un español desde los pies hasta el colodrillo. O sea: un español como el dios catalán del sentido común manda.

-¿Es que hay un dios catalán del sentido común?

-Sí, claro Lo que pasa es que los heterodoxos del separatismo, por heterodoxos, no se enteran de nada. Allá ellos. Sólo creen en su herejía separatista. A ver si los ilumina el dios del sentido común o Nuestra Señora de Monserrat.

El partido, claro, no fue bonito. Duro y turbio de ideas al principio. La emoción, en esta clase de partidos, sustituye frecuentemente a la calidad. Cuando salió Iniesta, tan venerable en mi admiración, el Barça agrisó al Real Madrid; y Neymar, qué mala suerte, qué poca flor, malogró dos espléndidos pases de gol de manchego.

-¡Esto ya no se gana! – me cuenta mi primo que gritó entonces en el estadio, a su lado, un culé.

Acertó el desesperado culé.

Hace bien Florentino en no perder la fe en Zidane.

-Lo malo de las flores es que se amustian.

-No sea usted agorero.

Messi, por cierto, esta vez, estuvo sin apenas estar. Y a Cristiano, por cierto, no se le notó demasiado el embrollo “evasor” que tiene con Hacienda.

-Cuando le vea, se lo diré –me dice un amigo suyo-. Le diré que al César lo que es del Cesar, a Dios lo que es de Dios y a Montoro lo que es del Fisco.

Ah. El partido fue visto por 185 de los 194 países que hay en el planeta Tierra, gracias a la televisión. Otro ah: Zidane, invicto todavía. 

Crisis

Martes, 4 Octubre 2016

Es verdad: algo le pasa al Real Madrid. No lo digo yo. Lo afirma Zidane. Veamos: el empate, de momento, es lo suyo. Cuatro partidos y cuatro empates, uno detrás del otro

-Y, fíjate que tontería, contra cuatro equipos con color amarillo.

Tontería o no, que yo creo que sí, si bien lo que yo crea no debe tomarse en consideración, el amarillo es color con connotaciones negativas desde que el autor y actor francés Moliere, vestido de amarillo, murió durante la representación de su obra ‘El médico a palos’.

-Pura casualidad.

La casualidad existe, el azar existe, el destino existe, pero la racionalidad, irracionalmente, repudia el destino, el azar y la casualidad.

-Es que la racionalidad tampoco es de de mucho fiar.

Pudiera ser.

¿Qué le pasa al Real Madrid? Sin suma los mismos puntos que el Atlético en la Liga (quince) y el Atlético es maravilloso (unánime esta opinión), ¿cómo se explica, racionalmente, que el Real Madrid esté en crisis y el Atlético no?

-Se explica –me soplan- porque el fútbol, hoy en día, hay que jugarlo con el compromiso de la intensidad durante los noventa minutos. El Real Madrid y el Barça, precisamente los dos, le meten caña a la velocidad de la intensidad en los segundos tiempos, cuando las nubes negras del empate y la gallardía del adversario amenazan con chaparrón de susto.

Hay más cosas. El Barça, sin Messi y sin Iniesta, no obstante la enjundia de clase y talento de los demás, baja mucho, pero que mucho. Neymar es, en efecto, un gran futbolista pero sin la velocidad creativa y mental de Messi.

-Y eso, oiga, se nota.

De igual manera que Real Madrid, sin Marcelo, sin Modric y sin Casemiro, baja también la efervescencia de su poder, sobre todo cuando el trial de la BBC no está físicamente en plena forma.

-Y Cristiano, por lo que sea, no acierta tanto esta temporada con la diana del gol, y Benzema, también por lo que sea, está a tiempo luz de lo que él es cuando está en forma.

-Eso, ¿qué le pasa a Benzema? Se le nota como desgastado. Aparece, desaparece…

Zidane, de todos modos, es hombre con buena estrella. Le falta quizá madurez, o sea experiencia, y ‘coraje’ para creer más en Lucas y en los ‘jóvenes’ valores que esperan pacientemente -o impacientemente- con las posaderas pegadas al banquillo.

-Vaya, ¿que no ve en crisis al Real Madrid?

-La palabra crisis es grave. Crisis es la del PSOE por culpa del verderón (políticamente) y guaperas Pedro Sánchez.

-Me cuentan que está hundido, anímicamente.

-Es lógico. ¿Cómo no va a estar hundido quien ha hundido al PSOE? Con lo bien que funcionaba este partido con Felipe González.

-Por supuesto. Por eso las mujeres le gritaban “¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!”.

En fin: que el Real Madrid, todavía no es no, o sea que todavía no está en crisis. Se aceptan respetuosa y pedagógicamente las opiniones en contrario.

Fútbol televiciado

Viernes, 23 Septiembre 2016

El fútbol, desde que es maná de dinero, está televiciado. Lo han televiciado los de siempre, y los de siempre son las águilas que ven y huelen el dinero desde el cielo y desde la tierra. Hasta el banco Santander ha hecho suya la Liga, publicitariamente.

-El fútbol, como está a todas horas del día, en directo o en programas de tertulia, en la televisión y es el vicio de las masas y nosotros aspiramos a ser el banco de las masas, es natural que vinculemos nuestras aspiraciones al vicio de las masas. La vida, cuando Grecia, era pan y circo; hoy, con esto de la globalidad, la vida es fútbol y tele. ¿Me explico?

-Claro que se explica usted. Y muy bien que se explica usted- respondo al alto ejecutivo del banco Santander.

Fútbol y tele, sí señor. Y lesiones. Las figuras de la Metro del césped ganan mucho, muchísimo dinero. Cada vez más. Y cada vez ganarán más. No tengo cifras, todavía, respecto a los millones de espectadores adictos al globalizado vicio del telefútbol, pero debe de ser impresionante.

-Ya las sabrá usted –me contesta a quien le pregunto por esta cuestión-. Pero el fútbol es ya el deporte más teleglobalizado.

Si no fuese así, no habría telefútbol desde el viernes hasta el lunes. Y, claro es, a más telefútbol, más jugadores lesionados.

- Los futbolistas de hoy en día, especialmente los de élite –me explica un psicólogo-, acumulan las excitantes tensiones de las aficiones, de los críticos, de los horarios, de los viajes. Viven en un clima de exigencias feroces, asfixiantes, y eso afecta sensiblemente al cuerpo y a la mente.

-¿Puede lesionar un músculo –se me ocurre- un estado de tensión?

-Por supuesto.

El Real Madrid tiene lesionados a varios jugadores, también el Barça. ¿Llegará el día, en que los clubes cobren pluses por alinear a sus estrellas?

-No es descabellado eso. Cabe. Como en el cine, como en la ópera, como en el teatro. No es igual, para el telefútbol, un Barça con Messi y Neymar que sin ellos, ni un Real Madrid con o sin la BBC. Y las lesiones, que conste, cuentan también a efectos económicos. Y anímicos.

Fútbol ya no es solo fútbol. El fútbol se ha telepluralizado por causa de sus teleintereses.