Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mundial’

El insensato Rubiales

Lunes, 2 Julio 2018

Emilio Romero, aquel director de aquel periódico que en ‘vida’ (murió a los pocos años de ser enterrado Franco en el Valle de los Caídos, de donde quiere echarlo ahora Pedro Sánchez, cuya manía es echar a la gente que no le cae bien o de la Moncloa o del Valle de los Caídos o de TVE), repito, Emilio Romero, director de aquel periódico, Pueblo, tenía dos máximas

-Hay que hacer todos los días –exigía, nos exigía- un periódico que sorprenda a los lectores y desazone a la competencia.

-Sí, director –asentíamos como corderos.

-Y –continuaba- no adjetivéis, argumentar.

-Sí, director –obedecíamos como canes leales.

A la selección de España le atizan hoy sin piedad con el látigo del adjetivo por el ridículo bochornoso de su fútbol H2O (símbolo químico del agua), esto es, incoloro, inodoro e insípido que ha hecho en el Mundial de Rusia.

-Putin – me dicen- - pensaba asistir al partido pero le dijeron que España era un equipo poderoso y que lo casi seguro es que ganaría.

Putin, acostumbrado a ganar siempre en las urnas, se acollonó:

-No me gusta perder y ver perder -dijo o pensó.

Y se sentó en su butacón favorito, delante de la televisión. Erró.

Errar: he aquí lo que, a menudo, hace el hombre.

-El hombre es él y sus errores.

Con lupa y sin lupa, se buscan culpables del ridículo bochornoso. Unos culpan a Florentino Pérez, otros a Rubiales, otros a Hierro, otros a los jugadores.

-O sea, que no se ponen de acuerdo los analistas.

-Es lógico, son españoles.

Cuando escucho a los jugadores –y a todo el mundo-, leo en lo que dicen sin decir. Dijo Hierro, tras el ridículo bochornoso:

-Éste no era el plan.

Y se enredó en elogios a los jugadores, de quienes estaba orgulloso. Bueno.

Koke, en lugar de adjetivar, argumentó:

-Con Lopetegui se fue nuestro líder.

Al margen de varios errores, hubo, pues, un error, inmenso error (el más inmenso de todos): el cese de Lopetegui. Señor Rubiales, gobernar es pensar. Creo que le vendría muy bien a la Federación Española de Fútbol que usted, a lo Rajoy, desapareciese.

-¿Cómo va a desaparecer? Menudo chollo es el chollo de la presidencia de la FEF.

No había caído en ello. Me gustaría saber, por curiosidad, cómo lo pasó Felipe VI en el palco de la presidencia lado de insensato (perdón) señor Rubiales .

Idilio

Martes, 19 Junio 2018

La selección de fútbol sigue siendo la selección de Julen Lopetegui.

-No está Lopetegui, pero está.

Fernando Hierro lo dice así:

-Me he hecho cargo de una selección con derecho de autor.

Fernando Hierro, tan entrevistado últimamente, llegó a Rusia con corbata y americana y, como él dice, ha cambiado la indumentaria burguesa por el chándal.

-¿No extrañas el chándal?

-En absoluto. Vuelvo a verme jugador.

Fernando Hierro tiene risueño y afable el talante. Y el sentido común con tanto sentido común que da gusto leer las cosas que dice:

-Estoy aquí por las circunstancias (orteguiano, el hombre es él y sus circunstancias), no por mi currículum.

Como Zinedine Zidane cuando llegó al Real Madrid.

-Carezco de currículum, pero voy a hacer todo lo posible para hacerme un currículum.

¡Menudo currículum! Casi el mejor del mundo. Año sabático, como Pep Guardiola en su día, y retorno, cuando sea, de contrato de entrenador con currículum de oro.

-España –argumenta Hierro- tiene, desde hace años, un estilo, que ha mentido Julen. Yo, naturalmente, soy fiel a ese estilo.

Los jugadores, se sabe, están encantados con Hierro:

-Transmite alegría y fe. Estamos como estábamos con Lopetegui –declaran cuando se les pregunta.

Hierro lo tiene claro:

-En el fútbol el pasado es efímero. En el fútbol hay que revalidar todos los días la valía. La valía en el fútbol es efímera.

Hierro, indudablemente, sabe muy bien lo que es el fútbol y cómo es el fútbol.

-El fútbol –dijo una vez Puskas- es bello pero casquivano.

-¿Dónde has oído lo de casquivano?

-En el vestuario. Me gusta el palabro. Llena como un solomillo.

Es importante, psicológicamente que Hierro, sólo en días, se haya ganado el respeto y la confianza de los jugadores y que éstos, igualmente en días, encomien sin fariseísmo la manera de ser y de trabajar de Hierro.

Es magnífico –pondera Isco.

No hay grietas de desánimo en la selección.

-Somos una familia unida y cachonda, estamos siempre de cachondeo – dice también Isco.

Lo que pudo ser un desastre, por culpa del colérico pronto de Rubiales, no sólo no lo es, sino que la selección y Hierro se llevan como Romeo y Julieta. Puro idilio

La ira de Rubiales

Mircoles, 13 Junio 2018

Qué día el día de hoy: Urdangarin a la cárcel, el ‘casi nonato’ ministro de Cultura y Deportes, Màxim Huerta, con mancha de defraudador en su currículo…

-Defraudar a Hacienda y atracar un banco –recuerdo que me soltó en cierta ocasión un político hoy senecto y con bastón- no es delito. Lo que es delito es cómo nos esquilman Hacienda con sus impuestos y los bancos con sus intereses.

-¡Qué chorrada!

Pues sí, pues no. El otro evento del día es la destitución del seleccionador nacional de fútbol, Julen Lopetegui.

-De un tiempo a esta parte, ver un telediario es ver sólo noticias de fraudes, de tíos que matan a sus hijos y a sus parejas, de políticos que se llevan como canes, de chavalas acosadas y violadas y así.

Y así, también, pues, la otra noticias chunga del día es la torpe e inoportuna destitución de Lopetegui.

-¿Por qué inoportuna?

‘Cargarse’ al seleccionador a tres días de la inauguración del Mundial es, sencillamente, dislate de muchos quilates.

-Según Luis Rubiales, el nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol, se lo ha cargado por razón de responsabilidad.

No lo veo así. Intuyo más bien ira en la fulminante y alocada decisión de Luis Rubiales:

-¡Julen ha fichado por el Real Madrid a mis espaldas, sin decirme nada! ¡Eso es deslealtad!

Comprensible su arrebato, no así su romo sentido de la responsabilidad (palabra que no ha dejado de esgrimir en su rueda de prensa). La Selección no sólo son los jugadores: son ellos y el facto psicológico del entrenador.

-Sin ellos, yo no soy nadie –dijo hace unos días Julen en una entrevista.

Irrebatible verdad.

-El, entrenador es el factor psicológico del grupo –tengo oído a varios entrenadores.

Lo cual que sí. Deshacer el nudo psicológico en dos días, diga lo que diga Rubiales, es gesta poco menos que milagrosa. Fernando Hierro, el sustituto de Julen:

-No se puede cambiar en dos días lo que se lleva haciendo años.

Rubiales, en mi opinión, ha errado psicológicamente ‘cargándose’ a Julen. ¿Cómo afectara esto, anímicamente, a la Selección?

En cuanto a Florentino Pérez, es también ‘culpable’ de este engorroso nódulo no esperando al final del Mundial para fichar a Julen. Culpables los tres.

Puigdemont y Villar

Viernes, 15 Diciembre 2017

La gente se cansa de la gente que dura en los cargos.

-Los cargos oxidan y generan envidia. Ángel María Villar, encanecido en la Federación, debe defenderse de las imputaciones, como es lógico, y olvidarse para siempre del cargo.

Me lo decía recientemente un amigo suyo. Suyo y mío. España, de unos años a esta parte, es país de presuntos e imputados. No hay telediario, un día sí y otro también, sin su correspondiente imputado y presunto.

-Es verdad: quien se aburre es porque quiere, toda vez que entre imputados, presuntos, comisionistas, ex honorables y fugados, no hay telediario aburrido. Yo ya no veo películas de suspense, me basta con ver los telediarios.

El ruido, el zambombazo de lo que no debiera ser y es sin embargo, hace muy teleentretenida la vida.

-Ahora, a lo peor, la FIFA echa a España del Mundial de Fútbol de Rusia.

Pólvora mojada. Eso no se lo cree nadie. Imposible. La FIFA tiene sus estatutos, de igual modo que Bélgica tiene sus leyes penales, gracias a las cuales, por cierto, a lo mejor Puigdemont se queda en Bruselas para siempre.

-No caerá esa breva.

España puede vivir sin Puigdemont; es más, sin él y sin todos los que piensan como él, Cataluña recuperaría todo lo que se le ha ido y sigue yéndosele: empresas, paz, convivencia feliz, turismo a tutiplén, dinero, consumo, bienestar…

- Puigdemont es como la sequía de agua que sufre todo el país. Ser terrible.

Toda la vida ha habido ciegos de vista y ciegos de sentido común.

La FIFA, como Bélgica, amenaza con sus leyes o estatutos, sólo que Villar no es Puigdemont.

-A Puigdemont le importa un bledo España. ‘España nos roba’, canturrean con falso descaro él y los suyo. Pero de verdad, de verdad, ladrones son quienes pretenden robarnos Cataluña a todos los españoles. Cataluña, mal que les pese, es España, de igual modo que España es Cataluña, mal que les pese también. Villar no es como Puigdemont.

-¿Estás seguro?

-Sí. Jamás perjudicará al fútbol español; jamás permitirá que la FIFA cumpla su amenaza; jamás impedirá que España gane la Copa del Mundo de Rusia, pues la va a ganar.

Ruido, especulaciones, susto, lo de la FIFA .Leña para mantener encendido el cotarro del fútbol. Villar: defiende tu honor. Es tu deber, es tu derecho. Pero olvídate de una vez por todas de la Federación. La gente se cansa de la gente que vive de los cargos, mayormente si están imputados.

Aquí y ahora

Viernes, 1 Diciembre 2017

El ‘aquí y ahora’ de hoy es el Mundial de fútbol de Rusia. Putin, casi calvo engominado, e Infantino, calvo total, dijeron lo que dijeron.

-Putin ha dicho que los extranjeros lo van a pasar muy bien en el Mundial, en ’su’ Mundial.

Hojarasca. Lo de siempre.

-Infantino, la verdad, soso sin perder la sonrisa.

Más hojarasca. La hojarasca es la retórica de los poco ocurrentes.

Rusia, eso sí, ha hecho unos estadios modernos, llamativos, arquitectónicamente distintos. El Mundial de fútbol es el deporte más globalizado. Lo dijo también Putin:

-El fútbol lo practican aquí más de dos millones. Nada tan globalizado como el fútbol.

Dentro de nada, el fútbol será también el deporte de las mujeres.

-A no tardar, el fútbol femenino gustará tanto como el masculino, o más, porque nosotras en “calzoncillos” somos más guapas, estamos mejor que ellos.

Oído en la radio de un autobús. Asentí para mis adentros.

De momento, ‘aquí y ahora’, hay que hablar del sorteo del Mundial. Portugal, Irán y Marruecos serán los adversarios de grupo de España.

-Serán partidos duros e interesantes –opinan, coincidiendo, Camacho y Lopetegui.

En teoría, lo lógico es que España supere la ‘valla’ de grupo. Pero no será fácil. Por dos razones: la teoría falla, la lógica también. Portugal tiene un buen equipo y es el campeón de Europa. Irán tiene una defensa como la del Atlético de Madrid: dura, fibrosa, áspera. Hacerle gol es tan difícil como que Puigdemont renuncie a Satanás y a la independencia de Cataluña.

-A Satanás, tal vez renuncie. A la independencia, no.

Marruecos, en teoría, es más asequible. Pero, como sostiene Camacho, el Mundial es un torneo que mejora, y mucho, la calidad de los equipos en teoría inferiores.

De todos modos, no debemos quejarnos de las bolas del sorteo. Han rodado benignamente a favor de España.

Hay más, también ‘en teoría’. Los favoritos del Mundial de Putin son Alemania, Brasil, Argentina y España (según encuestas). Otra cosa, a la par, a modo de anécdota aritmética: en fútbol, Rusia, como selección y como país, se le da de dulce o turrón de Jijona a España. En fútbol, si la memoria no me traiciona, Rusia jamás le ha ganado a España. Luego seamos prudentemente –proporcionalmente, que dice Rajoy- optimistas. Si Lopetegui, que es un prudente proporcional, cree en su selección, que es la nuestra, también yo prudente y proporcionalmente creo en nuestra selección, que es la de Lopetegui.

-Total, que en junio lo vamos a pasar de turrón de Jijona en Rusia.

Eso espero, eso creo en teoría.

Kikiriki

Mircoles, 8 Noviembre 2017

España, políticamente, es país de kikirikis. El kikiriki de esta semana es en torno a la nueva camiseta de la selección española de fútbol.

-Es republicana, esa franja de diamantes con ese morado, matrimoniado con el rojo y el amarillo, es un brindis a la república – rezongan unos.

-Es azul, azul petróleo –matizan otros.

Todo depende del color político del opinante.

A Pablo Iglesias le gusta el color morado.

-Claro, es republicano.

Garzón, otro republicano, subraya:

-Me agrada más la tricolor que la rojigualda.

El ministro Méndez de Vigo, sutil, tenue, para no quemarse:

-Ha habido camisetas más bonitas.

Adidas, acollonada:

-Que hemos repartido ya, para su venta, millones de camisetas.

Qué más da el color de la franja. Lo importante es que quienes la vistan ‘cacen’ goles. O sea, lo del gato blanco o negro de Felipe González al regreso de un viaje suyo por Oriente (era joven, y las mujeres le gritaban: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”).

Sobre colores hay que respetar todos los colores y todos los gustos. El morado, color de Podemos por cierto, es el color de la constancia y la penitencia.

-¿Opinión tuya?

-Lo he leído en un manual sobre colores. El azul es color de buena suerte. Por eso, las novias, el día de su boda, deben lucir algo azul.

-Qué chorrada.

Qué chorrada, en efecto. Pero es que la casta política española es así: puntillosa, chinchorrera, chocarrera y cascarrabias.

-Se lo pasa bomba cacareando la casta política –me comentaba anteayer en Barcelona un catalán/ español –. ¿No te has caído en ello? Muchos de nuestros políticos razonan poco y cacarean mucho; y para gallo cacareador y descrestado de seny, por cierto, el tal Puigdemont. Cada vez que cloquea huyen de Cataluña cien empresas, como huye él – qué cobarde- de Cataluña. “¡Política, esa vieja puta!”, que dijo un escritor alemán.

En fin, morada o azul - coincido con Felipe González- lo importante es que, con la nueva camiseta Adidas, los chavales del invicto Lopetegui hagan goles hasta ganar el Mundial ruso 2018.

Dimisión

Mircoles, 15 Octubre 2014

La selección alemana de fútbol ganó, si no se les ha olvidado, el Mundial de Brasil. Lo cual que gracias a ese triunfo Alemania es tetracampeona, de teta y cuatro.
-Tetracampeón. No me gusta ese vocablo, suena feo- rezongó don Santiago Bernabéu tras ganar el Real Madrid, consecutivamente, su cuarto título europeo-. Hay que ganar el quinto título- agregaba-. Tampoco es que suene bonito pentacampeón, pero es más eufónico.
Y, claro es, los jugadores capitaneados por el Gran Capitán Alfredo Di Stefano, complacieron a don Santiago.
El presidente – solía comentar Di Stefano -, con o sin razón, es el presidente.
La Alemania de Joachim Löw, el Del Bosque germano, en pocos días, ha perdido con Polonia y ha empatado, en su germánica casa y ante devota su clientela, con Irlanda.
-Ésta, Löw, no es la Alemania de Brasil. Ni sombra, eh.

Löw, 54 años de vida y de experiencia, filosofa en la contestación:
-Si el fútbol no fuese así, probablemente el fútbol no sería lo que es.

La diferencia entre Alemania y España es que aquí en España-en fútbol y en política- se pide en seguida la dimisión. “Que dimita”, “es viejo”, “está gastado”, “no vale”.
-El español adjetiva más que razona y zurra más que analiza.
Esta frase la leí hace tiempo, creo que es de Julio Camba y si no de él, de alguien tan ocurrente y delicioso como él.
Los alemanes no han pedido la dimisión de Low – el germano es más paciente y sosegado que el español- pero sí han escrito que “hay que procurar que no se repita el lance de dos resultados tan adversos”.
A raíz, por cierto, del lance de la derrota de la selección Sub-21 ante Serbia, dos críticos de adjetivación y zurra consideran que Ángel María Villar debe dimitir. He reflexionado: ¿por qué? ¿Qué culpa tiene Villar de que jugadores de tanto fuste y futuro, que dicen, como Isco, Munir, Deulofeu , Saúl, Sergio Roberto y otros no acertaran a ganar a una selección teóricamente inferior?
Los Sub-21, pues vi el partido, jugaron con trote borriquero, demorado, dengue, de hecho todo el primer tiempo. Cuando despertaron de la siesta del trote, avanzado el segundo tiempo, no pudieron. Sencillamente no pudieron. Un madridista que en vida se llamaba Pablo Hernández Coronado decía: “Mi táctica, aritméticamente, es la 1-10″. O sea, el portero y diez jugadores subiendo y bajando, corriendo, los 90 minutos.

Luego, eso: pedir a los trabajadores del balón más intensidad y más desconfianza.

Dimitir y gritar

Mircoles, 25 Junio 2014

Cesare Prandelli ni se lo ha pensando. Derrotada y eliminada Italia del Mundial de Brasil, dimitió como técnico de la selección de su país a los pocos minutos. Ipso facto, que se dice.

-La culpa de lo que ha pasado aquí, es sólo mía – declara a un periódico italiano.
Así de expeditivo. Pulsión emocional. Prandelli es personaje singular. Se casó enamoradísimo de Manuela Caffi.
-Yo, más que yo, soy ella, pues mucho de lo que soy, a ella se lo debo.

Cáncer. Viudedad. Dos hijos. Prandelli sigue sin olvidarla.
-Antes de ella ,yo era un ser corriente, poco aficionado a la lectura y a la meditación. Ahora, leer, para mí, es un placer.

Sus tres placeres: el recuerdo de ella, el fútbol y los libros. Otra vez hay que recurrir al eterno tópico (los tópicos, como los refranes, son tópica y eternamente sabios): detrás de un gran hombre o de un hombre como Prandelli, casi siempre hay una mujer maravillosa.
Parece que Prandelli también aprendió de ella la estética de la dimisión. ¿Qué es la dimisión? ¿Cobardía, miedo, impotencia, elegancia? Eso y tal vez más cosas.
-Yo no dimito ni me rindo jamás.
Hay quien es así. Pero ¿hay que ser siempre así? Prandelli empezó bien en Brasil, con un partido preñado de promesas positivas. Ganó por dos a uno a Inglaterra y la crítica ponderó el fútbol fluido y agresivo de Italia: “Italia, otra vez favorita”, se escribió. Qué falaz es el fútbol.
-¡Hombre!
-Lo es.
¿Qué es lo que le ha fallado en Brasil a Prandelli y a Del Bosque y a otros colegas suyos, eliminados poco menos que por KO en los primeros asaltos? Mayormente, en mi opinión, la condición física. El fútbol está empachado de fútbol. Ligas, competiciones europeas, copas y supercopas, partidos amistosos…Luego está la “cosa” del clima. El de Brasil, por el calor y la humedad, extenúa, muchísimo más a quienes han llegado a su Mundial agotados. La FIFA y la UEFA y las federaciones deberían “consensuar”, a partir de ahora, se me ocurre, competiciones menos opresoras los años de Mundial.
-Pierde usted el tiempo. No le harán caso. El fútbol es maná de dinero y de muchas más cosas. El fútbol es marca, es política, es poder de influencia…
Le corto:
-Y también lo que de él dijo, hace años, no recuerdo quién ahora y que era esto: el estadio ha sustituido a los casinos y a las tertulias de café. La gente ahora se desahoga en los estadios gritando. Gritar es una magnífica terapia para las gentes y una formidable coartada para los gobernantes:” Juegan al fútbol, ven fútbol, luego nos olvidan”.
Gritar y dimitir.

No a la apocalipsis

Sbado, 14 Junio 2014

La frase la leí hace años. Se me quedó, por chocante, en uno de los cajones de la memoria. Dice, más o menos, así: “Un conservador es un señor demasiado cobarde para luchar, demasiado gordo para huir y demasiado comodón para dramatizar”. Me dije: “Yo lucho, yo no huyo, yo no dramatizo, luego ¿soy conservador? Me contesté: “No, porque no soy gordo”.

Cinco a uno, con letras, de Van Gaal a Del Bosque. Según Del Bosque, el peor partido de su vida: para Van Gaal, el mejor partido de su vida. ¿Qué es la vida? Percepción y relativismo.

No huyo, digo. Miento. Huyo, sí: huyo del pesimismo y huyo de las tempestades apocalípticas. “Prefiero pensar a sentir” (Montaigne).

Pensemos. ¿Está concluyentemente eliminada del Mundial de Brasil la Selección de España? Aritméticamente no. ¿Sabrá sobreponerse al fustazo de Holanda? Respuesta entre interrogantes: ¿Por qué no? ¿Es tan malo Casillas? Hasta el 5-1, era el mejor portero del mundo. ¿Por qué no ha sido Casillas el mitificado Casillas contra Holanda? A lo mejor la culpa no es toda de él; Piqué y Sergio Ramos, iconos también, tampoco parecían ellos

-Ha fallado, pues, del Bosque.

Tampoco es eso. Analizar las “causas” de un “fenómeno” inesperado e impensado (5-1) no es fácil. La Selección alinea jugadores de mucho talento. ¿Acaso no lo es Silva, por citar uno? Claro que Silva es un jugador sobresaliente. Esta vez, sin embargo, no lo fue. ¿Por qué? No tuvo su día. Esto fue, resumiendo, lo que posiblemente le pasó a todo el equipo. Y aquí la pregunta genérica y global: ¿Por qué? ¿Debilidad física? Quizá. El “grupo”, salvo alguna excepción, ha llegado al Mundial “pasado y gastado” de partidos. Liga, Champions…El clima de Brasil: lo sé por experiencia: extenúa, agota.

-¿Está usted justificando lo injustificable?

Estoy tratando de no ser horrendo. Qué fácil es destruir a quienes ganaron una Copa de Europa y un Mundial. Ayer, santos y honorables; hoy, “pura miseria”. Ni justifico, ni acuso. Pienso. Y pienso que sí, que a todos nos ha afectado dolorosamente la derrota –inmensa, si se prefiere este vocablo-, pero como es mejor ser optimista que pesimista, de igual manera que es mejor presumir de creer en Dios que de ateo, vamos a esperar a ver qué pasa contra Chile y Australia. La derrota, es verdad, desalienta a los cobardes. La Selección de España, a Dios gracias y a los ateos sabios, no es cobarde.

Abdicación y reivindicación

Mircoles, 11 Junio 2014

España, políticamente, en la calle huele a abdicación y “a ver, ojalá, si con Felipe VI, tan alto, tan majo, decrece la lacra del paro y paramos en un país más cordial y sosegado”. España, en la calle, deportivamente huele intensamente a fútbol.
-¿A qué huele más, a Felipe VI o a Del Bosque?
Está claro que a Del Bosque, al Mundial de Brasil y a la esperanza de que España reivindique su título.
-Jugar, vamos a jugar como siempre, con el estilo con que ganamos el Mundial: posesión del balón, agresividad ofensiva, fe.
Del Bosque en fútbol, como ven, es conservador e ignaciano: cambios, los justos.
-Físicamente, era lo que más me preocupaba, los jugadores están “sanos”, en forma, y “sanos”, también, de ánimo -destaca con sonrisa extensivamente optimista.
Contra Holanda, de todos modos, tocará sufrir. “Lo noble se consigue con sufrimiento”. Lo rubrica Nadal con su admirable conducta: “Yo soy yo –dice- con mis dolores, con los que me he habituado a convivir, y con mis sufrimientos, que últimamente sufro mucho”. La Selección ha aprendido también a sufrir. Ella juega a ganar y sus adversarios, apretadamente parapetados atrás y al contraataque, a no dejarse ganar.
-Pienso que casi todos nos va a jugar así.
Pienso como Del Bosque. Van Gaal, el Del Bosque de Holanda, no oculta su respeto “no miedoso” a la Selección de España.
-El fútbol, como el boxeo, es el arte de pegar y de que no te peguen. Es el arte- dice sobrado de razón- de no creerte lo que no eres y no tienes. Es el arte de conocerte y de conocer al contrario. España –analiza- es un gran equipo con “rendijas”: por ahí es por donde intentaremos hacerle daño.
Van Gaal, como Del Bosque, es también, por experiencia y sabiduría, un conservador que destella precisamente por su sabiduría y su experiencia.
Pelé ha hablado también. Pelé, en blanco y negro, es el David Niven del fútbol. Como aquel actor tan encantadoramente británico diplomático, jamás queda mal con nadie. Sus opiniones son casi siempre templadas y sutilmente despinadas. Como futbolista arriesgaba sin sesgos intrépidos; tampoco sus opiniones son intrépidas. “Vivir en paz – es su máxima- es llevarse en paz con todo el mundo”. Le gusta España: “Es un equipo bien hecho, con arte”. Mas advierte: “Chile puede ser la sorpresa”.