Blogs

Entradas con etiqueta ‘Nietzsche’

Pensadores

Lunes, 19 Febrero 2018

Si somos muy entusiastas corremos el peligro de convertirnos en fanáticos, pero si no somos entusiastas corremos el peligro de no hacer cosas.

-Yo creo en el fanatismo del entusiasmo.

Cuando leí esto, hace años, a Mourinho, me dije:

-Ese hombre, sobre saber de fútbol, sabe pensar.

Hay ‘pensadores’ (me refiero a quienes ‘viven’ del oficio de pensar) que, sin embargo, le hacen ascos al entusiasmo del fútbol.

-Una cosa que se hace con los pies, no merece nuestro entusiasmo - dicen.

Yerran. El fútbol, con su flujo de entusiasmo, es también escuela de aprendizaje y pensamiento.

-No me interesan los próximos partidos, sino el próximo partido. Hay que ir partido a partido.

Las frases quedan. Ha quedado ésta de Simeone. Su ‘partido a partido’ como lema, es un buen lema. Como buen lema es también el de Zidane:

-¿Mi futuro? Sólo me interesa, en mi oficio, el día a día.

O el de Unai Emery:

-Sólo me aterra lo que viene. Rara vez lo que me ha ocurrido: esto, a lo sumo, me hace pensar.

Lo he contado algunas veces. Don Santiago Bernabéu, que se lo pasaba teta pensando, aseveraba:

-Soy un fanático del pensamiento. Pensar es lo que más me distrae. Luego la música y a continuación el fútbol.

Cundo se piensa racionalmente, el pensamiento es pedagógico. No lo es cuando los pensadores piensan confusamente, como los obispos catalanes, en la Conferencia Episcopal en Tarragona, el otro día, que en un alarde de surrealismo medroso, para no quedar mal con los separatistas, redactaron un comunicado en el que no decían ni que sí ni que no al independentismo, sino todo lo contrario.

-El vaticanismo es a Dios lo que Dios no es el vaticanismo –me dijo hace años un sacerdote “rebelde y anarquista”.

“Dios ha muerto”. Esto lo dijo Nietzsche, cierto. Pero no así, sino exactamente de esta manera: “Dios ha muerto, y lo hemos matado nosotros”. ¿Por qué se mutila sistemáticamente el párrafo?

Cada vez creo más en Dios y menos en los curas, de igual manera que cada día creo más en los entrenadores de fútbol que saben pensar y nada en los políticos que sólo piensan en ellos y en la Moncloa.

Dios y Casillas

Lunes, 22 Septiembre 2014

Los ’sabios’ la tienen tomada con Dios y algunos madridistas, con Casillas. “Dios ha muerto”, escribió el filósofo Nietzsche; “Dios no existe”, proclama el científico Stephen Hawking.
-¿Qué opina usted al respecto?.
-Más o menos, lo que hace años le escuché, en una cena, al profesor Tierno Galván, sabio deliciosamente cínico: “Hay que desconfiar de los filósofos, de los intelectuales y muy especialmente de los políticos . ¿Dios? Soy agnóstico. Tal vez exista”.
O sea: por si acaso existe, se abstenía de cruzar la línea roja, a pesar de que él era rojo, del ateísmo.
-Ser ateo es algo muy contundente. Yo no soy hombre contundente – matizaba.
Casillas. ¿Ha muerto, existe, hay que seguir creyendo en él por si acaso?
Casillas, como saben hasta los niños que empiezan a hablar y a ver la televisión, es un dios del fútbol. Sin embargo, últimamente, en plan agnóstico o ateo, hay madridistas que reniegan de él. Por si acaso, a éstos que empiezan a dudar de él, hay que decirles que las protestas no deben ser contundentes. Casillas, al margen de un pasado de película norteamericana oscarizada, pienso que vale todavía.
-Lo que pasa –que me dijo una vez un sabio en fútbol; aclaro que yo sólo sé lo que aprendo de los sabios- es que desde que el ‘brujo’ Mourinho, en plan San Pedro, empezó a negarle, le descalabró el ánimo, la seguridad en sí mismo.
-¿Brujo Mourinho?
-Algo de brujo ya tiene; ahora, desde el Reino Unido gracias a la sensatez de los escoceses sensatos, dice que volvería al Real Madrid. Un brujo, lo que yo le digo. En un equipo de fútbol, la psique que más hay que cuidar es la del portero. Es la única “pieza”, además, que no se debe rotar. Si vale, vale para todos los partidos, para los de la Liga, los de la Champions y los de la selección. Falla un gol un delantero o un penalti (Messi, por ejemplo, ayer, contra el Levante) y no pasa nada. Se duda del talento o de los reflejos del portero y, psicológicamente, se le hace añicos la moral –me adoctrina uno de mis sabios, sesentón y ex portero del Real Madrid.
Florentino Pérez ha defendido serenamente a Casillas. “No se merece –ha dicho en la asamblea de las cuentas casi unánimemente aprobadas-los pitos recibidos. Lleva 15 años en el club y es el mejor portero de la historia del Real Madrid”. Bien, Florentino. Y es que a mí los cerebros prepotentes y negativos como Nietzsche y Hawking, por muy cerebros sonados que sean, no me seducen.
-¿Qué le seduce, pues?.
-Que los socios “negativos” del Real Madrid no sean tan agnósticos y ateos con Casillas. Casillas existe, Casillas no ha muerto, Casillas necesita que sea crea en él.
-¿Por si acaso?
-Exactamente. Hay que ser positivos, que se repite tanto ahora. Más positivos y menos descreídos. Los seres negativos se cargan de alifafes antes: demostrado científicamente.