Blogs

Entradas con etiqueta ‘Podemos’

Kikiriki

Mircoles, 8 Noviembre 2017

España, políticamente, es país de kikirikis. El kikiriki de esta semana es en torno a la nueva camiseta de la selección española de fútbol.

-Es republicana, esa franja de diamantes con ese morado, matrimoniado con el rojo y el amarillo, es un brindis a la república – rezongan unos.

-Es azul, azul petróleo –matizan otros.

Todo depende del color político del opinante.

A Pablo Iglesias le gusta el color morado.

-Claro, es republicano.

Garzón, otro republicano, subraya:

-Me agrada más la tricolor que la rojigualda.

El ministro Méndez de Vigo, sutil, tenue, para no quemarse:

-Ha habido camisetas más bonitas.

Adidas, acollonada:

-Que hemos repartido ya, para su venta, millones de camisetas.

Qué más da el color de la franja. Lo importante es que quienes la vistan ‘cacen’ goles. O sea, lo del gato blanco o negro de Felipe González al regreso de un viaje suyo por Oriente (era joven, y las mujeres le gritaban: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”).

Sobre colores hay que respetar todos los colores y todos los gustos. El morado, color de Podemos por cierto, es el color de la constancia y la penitencia.

-¿Opinión tuya?

-Lo he leído en un manual sobre colores. El azul es color de buena suerte. Por eso, las novias, el día de su boda, deben lucir algo azul.

-Qué chorrada.

Qué chorrada, en efecto. Pero es que la casta política española es así: puntillosa, chinchorrera, chocarrera y cascarrabias.

-Se lo pasa bomba cacareando la casta política –me comentaba anteayer en Barcelona un catalán/ español –. ¿No te has caído en ello? Muchos de nuestros políticos razonan poco y cacarean mucho; y para gallo cacareador y descrestado de seny, por cierto, el tal Puigdemont. Cada vez que cloquea huyen de Cataluña cien empresas, como huye él – qué cobarde- de Cataluña. “¡Política, esa vieja puta!”, que dijo un escritor alemán.

En fin, morada o azul - coincido con Felipe González- lo importante es que, con la nueva camiseta Adidas, los chavales del invicto Lopetegui hagan goles hasta ganar el Mundial ruso 2018.

Ligas

Lunes, 22 Mayo 2017

LaLiga Santander la ha ganado el Real Madrid y la Liga PSOE 1 (Sánchez), 2 (Díaz), 3 (López) la ha ganado Sánchez.

-Un PSOE unido, rumbo a la Moncloa - subrayó eufórico anoche Sánchez con una sonrisa morena y joven de oreja a oreja.

O sea: por el imperio de la unidad hacia la Moncloa.

Dijo Henry Ford que el éxito es siempre una cuestión de probar y perseverar, y que el gran éxito es el resultado de la suma de fracasos varios.

Pedro Sánchez, experto en fracasos, en lugar de decir “me voy, a la porra todo”, perseveró y hoy es el gran Ford del PSOE.

-Hay que felicitarle, pues.

-Claro que sí.

El problema para España y para el PP, mayormente para el PP, sin embargo, que diría Susana, es él, es otra vez Pedro Sánchez

-¿Por qué?

Si el PSOE no traga a Podemos ni al PP (principalmente a Rajoy) y Podemos no traga al PSOE ni al PP, ¿cómo va a deglutir la gobernación de España, a partir de ahora, el PP de Rajoy?

-¡Vaya cisco, es verdad! Había olvidado el lema de Sánchez, su ‘no es no’, que según todos los indicios es un ‘no es no’ contaminado de rencor y ansias de venganza. ¡Vaya embrollo!

Dijo Ford lo que acabo de exhumar y dijo Churchill (mi político favorito, bueno, tengo otros dos), en un discurso, esto otro.

-El torso de la democracia es “saber” ceder, es saber “servir”.

¿Es Sánchez así?

PSOE, PP, Podemos, ¡vaya batiburrillo de bien avenidos! ¿Pobre España?

La Liga Santander. Esa Liga sí funciona. Ya lo creo. Hasta la crítica blaugrana, tan ácida habitualmente con el Real Madrid, reconoce elegantemente esta vez,, sin rencor, que el Real Madrid ha sido más regular en el torneo de la regularidad. “Por eso lo ha ganado”.

El fútbol, como ven, es más noble y solidario que la política.

-¿A pesar de que los árbitros ayudan más al Real Madrid que al Barça?

A pesar, sí. Porque el fútbol es un juego de goles y fallos, y esta temporada el Barça ha fallado contra el Celta y el Málaga y el Real Madrid, no.

Eso es verdad

Jueves, 26 Enero 2017

Lo veo todo a través de la lupa del deporte, que es una lupa fiable. Como “somos lo que pensamos”, yo pienso que España es un gran país, a pesar de las autonomías y los partidos políticos, y que el Real Madrid es un gran equipo a pesar del fiasco de Vigo.

-España, partidos políticos, Real Madrid, vaya gazpacho. A ver, explíquese.

“Somos lo que pensamos”, repito, y pienso que los partidos políticos se llevan entre ellos, por dentro, como chiitas y sunitas, y por fuera, como sunitas y chiitas. El PSOE, leo, está descabezado, y desde Felipe González no ha vuelto a tener un líder como él.

-Eso es verdad.

López, Sánchez y Susana, ¿qué hacen? Mirarse por encima del hombre y vigilarse. Pugnan deslealmente entre ellos cuando son “jugadores” de la misma plantilla?

-Eso es verdad.

Podemos: juventud divino tesoro. Chicho a la greña y falacia. Iglesias y Errejón no es que se admiren, es que no se tragan.

- Eso es verdad.

PP: el ayer de Aznar y el presente de Rajoy. Si Aznar es ya, le guste o no, lo que Felipe González al PSOE, un “ex”, ¿por qué, en cuanto surge la oportunidad, es tan antipáticamente beligerante con los “suyos”, si es que siguen siendo los “suyos”, que más bien parece que no.

-Eso es verdad.

Ciudadanos, según signos, también empieza a tener grietas.

-Eso es verdad.

Luego está la ensaladilla rusa o roja, obviamente rencorosa, de los partidillos. Peligrosos como alacranes algunos de ellos.

-Y España, en medio, actuando de cancha de sus enfrentamientos y zancadillas, que eso es realmente España para los que en lugar de pensar en ella sólo piensan en ellos.

¿Exagero? Si sí, pues encantado, y si no…no hay si no.

Cierto igualmente: el Real Madrid, contra “natura”, ha sido eliminado de la Copa de Felipe VI por el glorioso Celtiña.

-La alegría del pobre.

El fútbol, por lo menos, como el Gordo de Navidad, da alegrías de vez en cuando ¿Qué alegrías y qué pedagogía dan los partidos políticos?

-Interesante interrogante.

La otra interrogante, para acabar, es ésta: ¿ganará la Liga, ganará la Champions, el Real Madrid? El Real Madrid, afortunadamente, no está ‘agrietado’, tan sólo ‘lesionado’, y por aquello de que a veces se gana y a veces se aprende, es de esperar que aprenda del sobresalto de Vigo. Y gane el ‘duplete’.

CR7

Lunes, 7 Noviembre 2016

Si la democracia es el arte de servirse de los demás haciéndoles creer que se les sirve, que dijo un escéptico, el fútbol es el arte de servir ocio gozoso a los forofos subiéndoles el precio de los abonos (no siempre, solo de vez en cuando) para que el club pueda fichar jugadores de tono y gozo.

-¿Cómo el Real Madrid?

-Exacto, si usted es forofo del Real Madrid.

El fútbol ha evolucionado tanto que, al igual que la ciencia. también avanza que es una barbaridad. La noticia gruesa y llamativa de hoy es que Cristiano Ronaldo, 31 años, seguirá en el Real Madrid hasta que cumpla los 36.

-¡Vaya suerte¡ ¿Rendirá en el inmediato futuro como ahora? ¿Seguirá sacándole brillo y esplendor a su capacidad goleadora dentro de dos o tres años?

El fútbol es ya, como nuestra querida España, una cosa plural, diversas, asimétrica y populista.

-Sobre todo populista.

Populista en el buen sentido, no en la acepción de Podemos. Pablo Iglesias no es Cristiano Ronaldo (peor para él), pero es tan popular ya (en España, ojo, solo en España) como Cristiano Ronaldo.

-Como que golea al PSOE con el mismo arte que Cristiano a sus adversarios.

Lo que no se sabe con exactitud es su coste, el coste de la prolongación del contrato. Generoso, por supuesto. Florentino tenía un problema con él.

-Presi, que hay dos clubes que están dispuesto a darme el oro y el moro.

Eso es algo así como negociar con alguien apuntando con una pistola.

-O me da usted lo que quiero o…

O se va. Cristiano es un jugadorazo, su manager Jorge Mendes, negociando, es como Ronaldo haciendo goles: un crack. Y Florentino, en lo suyo, es como CR7 y Mendes, otro crack. Hat trick de cracks, pues.

Florentino, por lo que me cuenta, rumió en su momento esta sabia cuenta de la vieja:

-A veces hay que jugársela. Si no le doy lo que quiere, seguro que se compromete con el francés o con el inglés. Y otro como él, no hay. Bueno, sí lo hay, pero está en el Barça, Messi.

Algo así rezongó. El fútbol es un juego, un ocio, un negocio, una imagen, un televicio. Y las masas, tanto las políticas como las futboleras, no perdonan. Cristiano, de todos modos, ha hecho un buen negocio asegurándose el porvenir hasta la “vejez” de los treinta y seis años. Y Florentino también: los presidentes y los entrenadores son las pilastras frágiles del fútbol.

-Y, ¿sabe usted cuánto dinero. Más o menos, va a cobrar Cristiano a partir de ahora hasta su “vejez”?

-Si hace goles, barato. El dividendo del gol lo paga muy bien el fútbol.

Enhorabuena a los tres: a Cristiano, a Florentino y al “ojo de halcón” del manager o representante, señor Mendes.

Fútbol y democracia

Jueves, 14 Enero 2016

Dejar hacer, dejar pasar, esto es: poca o nula o ninguna intervención del gobierno, de la autoridad, de la ley. Nacer y vivir en libertad es lo más hermoso de la vida. Claro que sí. Otra cosa es dejar hacer y dejar pasar lo que socialmente repele.

-Vivir con alegría y en libertad, y jugar al fútbol con estilo y respeto.

La frase es de un lord inglés. Me la ha desempolva del baúl de la memoria el copero partido de vuelta de los eternos rivales catalanes en el campo del Real Club Deportivo Espanyol. Pancartas insultantes, gritos agrios y patadas para ver si lo lesiono “sin querer, contra mi voluntad”. ¿No se va a hacer nada contra eso?

-¿Qué ha hecho el Gobierno con el ya abrasador “fuego” de la independencia de Cataluña desde que lo provocara el insensato de Artur Mas? -me comenta también un ciudadano catalán no independentista-. Dejar hacer, dejar pasar. Y amenazar, pero perro ladrador, poco o nada mordedor. ¿Cómo se va a apaga ahora, políticamente, esa calamidad?

Otra triste estampa de dejar hacer y dejar pasar: el chusco espectáculo de las “promesas” – irrespetuosas, bufas - de los diputados de Podemos y del bebé de la casi “nonata” congresista Carolina Bescansa.

-Hija – exclamó asustado un diputado, según me cuentan, al ver al rorro con su amada mamá- , ¿qué haces aquí, en el congreso de los leones, con una criaturita tan tierna? ¿No te das cuenta de que se la pueden comer?

Si la democracia no es estilo y respeto al protocolo constitucional que nos hemos dado, no es democracia.

-¿Está usted seguro de que la democracia es eso del estilo y el protocolo constitucional?

- Según Aristóteles, sí. Claro que Aristóteles, al lado del mochilero Pablo Iglesias, era un berzas.

España, ciertamente, está cambiando. ¿A mejor, a peor? ¿Va a seguir en su línea de no querer ver y de que cada cual, con mochila, gorra o cayado o como le plazca, haga lo que quiera?

Dos sucesos, en fin, que nada dicen a favor de la imagen internacional de España y de todos nosotros: el partido de vuelta en el campo del Espanyol y el partido del partido Podemos en la casa de los leones.

Nada de nada

Viernes, 13 Febrero 2015

Mira uno la televisión, un telediario, el que sea del canal que sea, y, la verdad, le entran a uno ganas de coger la maleta y cruzar los Pirineos por tierra o aire (por mar, imposible). ¿Qué pasa en este país llamado todavía España? Guerra civil en el PSOE, casi o sin casi.

-Sin casi, sin casi.

El emergente partido Podemos, si gana las próximas elecciones a la Moncloa (a los partidos, más que España les importa el poder de la Moncloa: no seamos fariseos) romperá la unidad de los Reyes Católicos.

-¿Cómo?

-Está en los periódicos. Legalizando la autodeterminación para que “las naciones que quieran dejar de ser españolas (Cataluña, Baleares, Galicia, País Vasco)” puedan hacerlo.

-No me lo creo

Ni yo, pero ahí está, publicada, la sugerencia de Podemos con su par separador.

Decía Unamuno, y con razón, que lo español es la gresca, la algazara, la bronca. Y decía otra lumbrera que en la democracia no es aconsejable una excesiva semejanza entre los partidos ni una disparidad radical.

-Los españoles, ciertamente, somos paradójicos. Parlanchines y tertulianos, pero radicales en las desemejanzas y, políticamente, más bien reacios al analgésico del diálogo.

El deporte. Chicho a la greña también. Miguel Cardenal, como jurista, se agarra a la ley para bañarse en sus razones. Dice hoy en El Mundo que “nosotros –él y el CSD que preside- mantenemos una actitud de apertura hacia todo el mundo, y también de compromiso con la ley, y que no le gusta la actitud de quien sólo busca problemas”. La ley, que decía D’Ors, es norma pero también arma. La ley no siempre es justa, no siempre es inteligente, no siempre concuerda con la realidad de los hechos. El deporte, desde hace tiempo, necesita otras leyes y otras maneras de entender la naturaleza del deporte. Miguel Cardenal, esto, o no lo ha visto todavía, o no quiere verlo, o lo ha visto y no quiere mojarse.

-Con él, el deporte –es queja extendida- no sólo no ha dado un paso adelante, sino que ha retrocedido. Nunca el deporte ha estado tan desasistido.

Corroborado.

Cardenal se defiende con la cantinela de la ley y de que Hacienda somos todos. Cierto: deberíamos ser todos, pero Hacienda no somos todos, desgraciadamente. Si no fuese por los patrocinios y algunas universidades, muchos deportistas estarían a la luz de la luna en noche de eclipse pasándolas canutas: esta es la otra realidad que no ve o no quiere ver o prefiere ignorar Cardenal.

Dice Mariano Rajoy que España ha superado la crisis. Verdad indiscutible. Gracias en parte a él, si bien nunca se lo agradecerán, y gracias, también, a los españoles al aceptar su opresiva política de austeridad. Sin embargo, hay millones de parados. Rajoy, no obstante, ha hecho algo importante: no entrampar más a España. Miguel Cardenal, en cambio, en el deporte, que se sepa, no ha hecho nada de nada.

Podemos

Viernes, 12 Septiembre 2014

El verbo poder es un verbo política y deportivamente agresivo. Podemos, el partido del exótico Pablo Iglesias, ¿qué es? Un proyecto de reto, un deseo de “poder”.
-Podemos hacer lo que los demás no pueden ni saben hacer
Bueno: eso es la política.
-En la oposición –decía el ‘viejo’ profesor Tierno Galván, a quien admiré en vida-, si no prometes “delicias”, hay que dedicarse a otra cosa.
Política y deporte, en común, tiene muchas cosas. Simeone , como Pablo Iglesias, es vitalista. Su última exótica frase: “El Atlético es el equipo del pueblo”. La demagogia es hierba que cree tanto en la política como en el deporte. A Simeone, es su talante, no le asusta el partido del Bernabéu. La fe, virtud también humanamente laica y atea, le acompaña desde que se levanta hasta que se acuesta. La plantilla del Atlético, esta temporada, es otra: se han ido jugadores y han venido otros.

¿Ha sido, para él, inconveniente para rehacer y ajustar el equipo?.
-Lo importante –sostiene desde su filosofía - no son tanto los jugadores como el sistema. Los jugadores claro que son importantes –sigue razonando-, pero tan importante como ellos es tener definido el sistema.
El sistema atlético es el del año pasado. Hace unos días, tras la goleada a Macedonia, Silva comentaba: “El estilo no se toca”.
Ciertamente, no se debe tocar, o cambiar, lo que funciona. A Del Bosque le funciona su estilo o sistema. Y a Simeone, también el suyo.
En teoría, por dinero, salarios y “calidad”, el Real Madrid es mejor que el Atlético. Lo reconoce hasta Enrique Cerezo, otro vitalista:
-Ellos, sobre el papel, valen más. El Atlético, sobre el terreno de juego, vale como el que más.
Optimismo, vitalismo, fe: he aquí el Atlético que se va a ver, que vamos a ver, en el Bernabéu. ¿Qué opone a ese Atlético el

Real Madrid de Ancelotti?
-Dudas; su tormento –me dicen- es el centro del campo.

Ancelotti es más razón que corazón. Creo. Y a pesar de que ha dicho que dio su visto bueno a Florentino para que se “deshiciera” de Di María y Xabi, uno, o sea yo, sigue sin creérselo.
-¿Por qué?

Florentino, contra lo que opinan otros, es un ser, amén de superior (Butragueño), difuso y autoritarista. Me lo dice quien sabe:
-La salida de Xabi y Di María, especialmente la de éste, le ha sentado a Ancelotti a aceite de ricino (purga que nos daban a los niños del siglo pasado para “amargarnos” el paladar y hacernos llorar).
¿Conseguirán James, Kroos, Modric, e Illarramendi borrar la memoria de Xabi y Di María? Interesante, mucho, este nuevo “reencuentro” entre el equipo del pueblo de Simeone y el equipo diesel de Ancelotti .

Transgresores

Martes, 27 Mayo 2014

El Atlético de Madrid del Cholo y el partido político Podemos de Pablo Iglesias. Dos transgresores. Me fascinan, de siempre, las transgresiones de los convencionalismos chatos y sosos, y rutinarios. Higienizan y oxigenan.
El Atlético de Madrid ha sido a la Liga de fútbol lo que Pablo Iglesias con su Podemos a la política. La Liga, desde hace años, era sistemática y aburridamente una cosa de dos entre veinte equipos: uno de los dos ganaba la Liga, los otros eran peones. La Liga, esta temporada, gracias al Atlético, ha sido una cosa de tres, y la ha ganado el equipo transgresor: el Atlético. El Atlético, con su transgresión, ha trufado de interés, emoción y suspense la competición hasta la última jornada.
-Lo del Atlético ha sido una hazaña. Que el “pobre” humille al poderoso… ¡es tan inusual! Es una transgresión deliciosa.
Para muchos, sí. El fútbol es un juego de masas, como la política. Y si la política es el arte de lo posible, el fútbol es el arte que entretiene a las masas.
-¿Más que la política?
Por supuesto. Pablo Iglesias, 36 años, ha conseguido (contra todo pronóstico, como el Atlético de Madrid la Liga) que 1.245.948 españoles votasen a su partido Podemos. Suya podría ser esta frase, también de Luis Aragonés: “Si puedes, puedes, y si no puedes, tienes que hacer todo lo que puedas para poder. ¡Entendido!”. Curiosidad: ¿cuántos de sus votantes son mayores de 36 años? ¿Cuántos entre adolescentes y universitarios licenciados en edad de buscar y no hallar puesto de trabajo alguno?
-Qué pena no poder saberlo.
Poder: he ahí la palabra talismán de Pablo Iglesias, cuyo bélico eslogan es: “Podemos es el sentido común contra el poder financiero”. Qué utópica y lírica transgresión.
-¿Por qué lírica y utópica?
-La utopía, mientras no se demuestre lo contrario, es a la vez el frustrante y placentero arte de lo imposible.
Sin embargo, equipos como el Atlético del Cholo y transgresores como Pablo Iglesias fertilizan de fe, esperanza e ilusión la vida.