Blogs

Entradas con etiqueta ‘política’

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

Pekín y Barcelona

Domingo, 8 Octubre 2017

Domingo pegado a la televisión, zapeando: de Pekín a Barcelona y de Barcelona a Pekín para ver a Rafa Nadal (“ese oro español”) y ver y escuchar a Vargas Llosa y a Borrell. Deporte y política.

-No hay que mezclar política y deporte –piensan algunos puritanos.

El deporte, como tengo dicho, es otra manera de hacer política.

-Si no fuese por el deporte –me dicen con frecuencia turistas extranjeros-, España no sería tan admirada y ponderada en el planeta Tierra.

-Rehacen los deportistas -me comenta un compañero veterano como uno- lo que a veces tratan de escachifollar lo que hacen los políticos.

Qué formidable verdad, mal que les pese a esos demócratas (¿?) que, intentando sajar la piel de toro, se destruyen, afortunadamente, ellos (Fernando e Isabel, gracias). Vargas Llosa, con el flequillo al viento-¡cómo se lo tremolaba el viento barcelonés!-, reverberó;

-Se necesita mucho más que una conjura (Puigdemont y Junqueras, los “presuntos” dinamiteros de España) para destruir lo que han unido cinco siglos.

A Pekín. Nadal, el “inmortal” Nadal, soberbio. Su tono vital y mental, de nuevo en horas sobresalientes:

-Este chico tiene un gen especial. ¿Por qué no estudian los científicos?

Deben hacerlo. Ya, hace años, su íntimo amigo y rival, Federer lo definió, competitivamente, así:

-No es invencible, pero ¡qué difícil y complicado es vencerle!

Me digo qué bien va, qué bien está jugando.

A Barcelona. Si ser patriota y sentir a España como la siento yo es ser rancio, yo soy rancio.

-Yo no soy como usted, oiga –me objetan a veces los oponentes, especialmente sin son hinchas del infiable Podemos-. Yo no soy rancio. Eso del patriotismo es cosa antañona.

-Lo siento por usted. No me incomoda su mal gusto.

Borrell. Socialista. Y muchas cosas más: muy inteligente y cabeza luminosamente estructurada (donde pone sus manos y sus neuronas, crece la hierba del éxito y el bienestar: me consta. En CEPSA dejó huella). Hachazo a los golpistas:

-Ustedes se creen sus mentiras. ¡Dejen de engañar a los catalanes!

Ovación cerrada de los miles de abanderados.

-La política – sostiene también- es el arte de la sensatez.

Colosal. Digo, me digo:

-Si en vez de Pedro Sánchez (otro ambiguo nada fiable) estuviese Borrell en su lugar, a lo mejor votaba al PSOE.

No juzgo a los políticos por sus ideologías, los juzgo por su sensatez y su patriotismo.

Vuelta a Nadal. Colosal también. Le ha zurrado bien zurrada la badana, y con qué arte adolescente y talento genético, al australiano Nick Kyrgios, 22 años, y “promesa estancada”.

Ojalá todos los domingos fueran como éste

Eso es verdad

Jueves, 26 Enero 2017

Lo veo todo a través de la lupa del deporte, que es una lupa fiable. Como “somos lo que pensamos”, yo pienso que España es un gran país, a pesar de las autonomías y los partidos políticos, y que el Real Madrid es un gran equipo a pesar del fiasco de Vigo.

-España, partidos políticos, Real Madrid, vaya gazpacho. A ver, explíquese.

“Somos lo que pensamos”, repito, y pienso que los partidos políticos se llevan entre ellos, por dentro, como chiitas y sunitas, y por fuera, como sunitas y chiitas. El PSOE, leo, está descabezado, y desde Felipe González no ha vuelto a tener un líder como él.

-Eso es verdad.

López, Sánchez y Susana, ¿qué hacen? Mirarse por encima del hombre y vigilarse. Pugnan deslealmente entre ellos cuando son “jugadores” de la misma plantilla?

-Eso es verdad.

Podemos: juventud divino tesoro. Chicho a la greña y falacia. Iglesias y Errejón no es que se admiren, es que no se tragan.

- Eso es verdad.

PP: el ayer de Aznar y el presente de Rajoy. Si Aznar es ya, le guste o no, lo que Felipe González al PSOE, un “ex”, ¿por qué, en cuanto surge la oportunidad, es tan antipáticamente beligerante con los “suyos”, si es que siguen siendo los “suyos”, que más bien parece que no.

-Eso es verdad.

Ciudadanos, según signos, también empieza a tener grietas.

-Eso es verdad.

Luego está la ensaladilla rusa o roja, obviamente rencorosa, de los partidillos. Peligrosos como alacranes algunos de ellos.

-Y España, en medio, actuando de cancha de sus enfrentamientos y zancadillas, que eso es realmente España para los que en lugar de pensar en ella sólo piensan en ellos.

¿Exagero? Si sí, pues encantado, y si no…no hay si no.

Cierto igualmente: el Real Madrid, contra “natura”, ha sido eliminado de la Copa de Felipe VI por el glorioso Celtiña.

-La alegría del pobre.

El fútbol, por lo menos, como el Gordo de Navidad, da alegrías de vez en cuando ¿Qué alegrías y qué pedagogía dan los partidos políticos?

-Interesante interrogante.

La otra interrogante, para acabar, es ésta: ¿ganará la Liga, ganará la Champions, el Real Madrid? El Real Madrid, afortunadamente, no está ‘agrietado’, tan sólo ‘lesionado’, y por aquello de que a veces se gana y a veces se aprende, es de esperar que aprenda del sobresalto de Vigo. Y gane el ‘duplete’.

Obama

Jueves, 19 Enero 2017

                Democracia y fútbol, “deportes” de masas.  La papeleta y la urna,  o sea el gol y la portería. “En democracia,  unas veces se gana y otras veces se pierde”,  ha dicho  Obama a los periodistas en su discurso de despedida. Adiós  a la  Casa Blanca, adiós  a la política”.  Pero si fuese necesario,  amenazó también, “volveré”.

                El deporte como la política es esfuerzo y compromiso. En España, por cierto, viven, chupan o maman de la política casi medio millón de españoles.

-¡Qué barbaridad! ¿Está usted seguro?

-Acabo de leerlo.

                Acabo de oír también en la radio (Radio Nacional: octogenaria ya. Felicidades)  la nada boba sugerencia de un españolito de papeleta y urna. Hela aquí:” ¿Por qué no se convoca  un  referéndum nacional preguntando a los españoles  que opinan de  la independencia de Cataluña y de la  España de las autonomías?”. Eso: ¿por qué no?

-Sería divertido, oiga.

                Ya lo creo. Divierte y regocija (sea para bien o para mal) lo que entretiene; y el  Real Madrid, ahora mismo, pese a su formidable trayectoria de  cuarenta partidos invictos, consecuencia de su esfuerzo y compromiso  ha entrado, críticamente, en “crisis de credibilidad”.

-Ya no es –dogmatizan en las ondas- el Real Madrid  lo  que ha sido.

                Dos tropezones y  zurriagazo crudo y despiadado  al Real Madrid. El fútbol, en efecto, es como la política: hoy sol, mañana frío polar.

-Y así seguirá  siendo en la política y  en  el fútbol por los siglos de los sioglos

                ¿Es genio Zidane, es genio Guardiola, es genio Luis Enrique? Los tres dependen de los  resultados. Helenio Herrera, de quien tanto aprendí, dijo una vez:

-Yo no soy  yo, yo soy el talento de mis  jugadores. Yo soy un parásito de ellos.

                Pensará ya más de uno de ustedes:

-¡Qué cínico!

                El cinismo es la verdad disfrazada de dandismo, que dijo alguien.

                Obama, que se jubila  con un “salario” de 200.000 dólares anuales hasta que la muerte se lo lleve al cielo con los “angelitos negros” de Machín,  entretendrá  a partir de ahora su ocio de  pensionado   jugando al   golf, donde, como en la política y en el fútbol, unas veces se gana y otras veces de pierde. Lo que ya  no va a perder nunca es  su  formidable renta de político  jubilado.

-Hijo, de mayor, yo quiero que seas político.

Zafiedades

Domingo, 19 Octubre 2008

Hace años, se decía que “España es diferente”. Sigue diciéndose aún. ¿Es esperpéntica España? Según don Ramón del Valle -Inclán, sí. Y mucho.
-¿Usted qué cree?
-Yo creo que tal vez somos diferentes por ser esperpénticos. Es un punto de vista.

Pedro Muñoz es el presidente de la Federación españa de Tenis. Orondo, inquieto y “muy suyo”. -Pedro -me repite un amigo suyo- es un hombre bueno, de verdad, sólo que todavía “no es demócrata del todo”. Retratado.

Pedro Muñoz y la elite de jugadores (Nadal y compañía) se llevan como Rajoy y ZP: se ven pero no se toleran, se toleran pero no se pueden ver. Le pasa a Pedro Muñoz lo que al diputado Llamazares (IU). Los dos aman con amores mil sus escaños: Llamazares, el de diputado, y Muñoz, el del tenis. El poder (grande o pequeño) es siempre rica miel, “la miel del amor, la miel del poder” (apócrifo).

Pedro Muñoz, además de no ser todavía “demócrata del todo”, es esperpéntico. Muy esperpéntico: ha dicho que los tenistas que han clasificado a España para disputar  la final de la Copa Davis son, ¡agarrénse!, el “23-F del tenis”. Y su capitan, Sánchez Vicario, se infiere, el coronel Tejero.

El otro esperpentismo sonoro (ha habido varios esta semana)  lo ha “parido” nada menos que don José Blanco, para los íntimos Pepiño. El señor Pepiño ha acuñado este esperpentismo “incorrectamente político” en el palco del Vicente Calderón: “Le tengo un asco de toda la vida al Real Madrid que no lo puedo ni ver” (diario “Marca”). Zafio en la televisión,casi siempre, y zafio en el partido entre  los entrañables Atlético y Real Madrid. Fiel y leal, eso sí, a sí mismo.