Blogs

Entradas con etiqueta ‘Puskas’

Idilio

Martes, 19 Junio 2018

La selección de fútbol sigue siendo la selección de Julen Lopetegui.

-No está Lopetegui, pero está.

Fernando Hierro lo dice así:

-Me he hecho cargo de una selección con derecho de autor.

Fernando Hierro, tan entrevistado últimamente, llegó a Rusia con corbata y americana y, como él dice, ha cambiado la indumentaria burguesa por el chándal.

-¿No extrañas el chándal?

-En absoluto. Vuelvo a verme jugador.

Fernando Hierro tiene risueño y afable el talante. Y el sentido común con tanto sentido común que da gusto leer las cosas que dice:

-Estoy aquí por las circunstancias (orteguiano, el hombre es él y sus circunstancias), no por mi currículum.

Como Zinedine Zidane cuando llegó al Real Madrid.

-Carezco de currículum, pero voy a hacer todo lo posible para hacerme un currículum.

¡Menudo currículum! Casi el mejor del mundo. Año sabático, como Pep Guardiola en su día, y retorno, cuando sea, de contrato de entrenador con currículum de oro.

-España –argumenta Hierro- tiene, desde hace años, un estilo, que ha mentido Julen. Yo, naturalmente, soy fiel a ese estilo.

Los jugadores, se sabe, están encantados con Hierro:

-Transmite alegría y fe. Estamos como estábamos con Lopetegui –declaran cuando se les pregunta.

Hierro lo tiene claro:

-En el fútbol el pasado es efímero. En el fútbol hay que revalidar todos los días la valía. La valía en el fútbol es efímera.

Hierro, indudablemente, sabe muy bien lo que es el fútbol y cómo es el fútbol.

-El fútbol –dijo una vez Puskas- es bello pero casquivano.

-¿Dónde has oído lo de casquivano?

-En el vestuario. Me gusta el palabro. Llena como un solomillo.

Es importante, psicológicamente que Hierro, sólo en días, se haya ganado el respeto y la confianza de los jugadores y que éstos, igualmente en días, encomien sin fariseísmo la manera de ser y de trabajar de Hierro.

Es magnífico –pondera Isco.

No hay grietas de desánimo en la selección.

-Somos una familia unida y cachonda, estamos siempre de cachondeo – dice también Isco.

Lo que pudo ser un desastre, por culpa del colérico pronto de Rubiales, no sólo no lo es, sino que la selección y Hierro se llevan como Romeo y Julieta. Puro idilio

Hijo de p…

Martes, 6 Mayo 2014

Leo que algunos jugadores del Real Madrid se quejan del modo aspaventoso y autoritario que tiene a veces Cristiano Ronaldo de dirigirse a ellos.
-¡Ni que fuese el rey del equipo!

Lo es. Es rey y es líder. Lo explico con anécdota. Yo era todavía tallo verde y Puskas, en el Real Madrid, lucía el mejor pie izquierdo (un 36 ó un 37, no más) del fútbol. Puskas, cuando llegó al Real Madrid, panzudito, se miró al espejo y se dijo: “Me sobra barriga. O dejo la cerveza o la cerveza me aparta del fútbol”.
-Me ha costado, me ha costado – llegó a confesarme.
Hice amistad con él; y él, como yo era discreto y respetaba la intimidad de nuestras conversaciones, me contaba cosas:
-Esto –me advertía, no obstante- que quede entre tú y yo, por lo menos hasta que deje el fútbol o el fútbol me deje a mí.
Era abierto, jacarandoso, castizo a la húngara (el casticismo magiar es parecido al español).
-La verdad, Puskas, ¿cómo te llevas con Di Stefano? –le pregunté una vez-. Tengo la sensación, corrígeme si estoy equivocado, de que no te tiene mucha simpatía.
Y entonces me soltó lo siguiente:
-En España tenéis una expresión que me encanta: ”hijo de puta”. La usáis o para insultar o para exaltar. Di Stefano, en la acepción de exaltación, es un inmenso “hijo de puta”. ¡Un gran “hijo de puta” como futbolista! El fútbol es su “otra vida”. O su verdadera vida, no lo sé. El caso es que él mismo se considera “un hijo de puta” del balón, y como futbolista, o te vacías como él o te pone, como decís aquí, de “puta madre” para arriba. Como futbolista, su único amigo es el balón. “¡Al balón, no lo perdáis de vista!”, nos grita.
-¿Te molesta que sea así?
-Nada. Al contrario: me gusta que me llame “hijo de puta”. Si no me lo llama, es que estoy jugando de “puta madre mal”. Es un líder.
-¿El líder tiene que ser como es Di Stefano?
-Pues sí. Yo hago goles, es verdad. Pero no soy líder.
-¿Por qué no?
-No sé mandar. Para ser líder hay que ser “hijo de puta”, y para ser “hijo de puta” hay que saber mandar y exigir. Yo estoy encantado, de verdad, con el modo de ser de Di Stefano.
Cristiano es también un ….creo. A Dios gracias para él, para el Real Madrid y para sus compañeros.