Blogs

Entradas con etiqueta ‘Rafa Nadal’

Tripletes

Lunes, 15 Mayo 2017

Constato que la vida es una cosa de tripletes en el fútbol y en la política.
-El popularizado hat trick, vaya.
Exacto. El Barça, gracias a su honorable triplete, es un hat trick de goles.
-Mi primer hat trick fuera de casa, estoy en una nube – manifestó eufórico su alegría Neymar por sus tres goles a Las Palmas. Neymar no hace sino acercarse, día a día, al talento de Messi:
-Sigo –reconoce cada vez que se le pregunta – fiel a mi proyecto de tratar de parecerme cada vez más a él.

Está consiguiéndolo. Ver y ser es aprender, como el tenista austriaco Dominic Thiem:
-Nadal – ha afirmado después de su nueva derrota ante él- es el mejor jugador de la historia sobre tierra. Algún día, con suerte, a lo mejor consigo parecerme a él.
Nadal se ha apuntado también al triplete, al hat trick: Mónaco, Barcelona y Madrid de una sentada.
-Claro que estoy feliz. Hacía tiempo que no me sentía tan feliz. Pero no por ganar, sino por ver que sigo “estando” – dice una vez más con humildad, que él nunca renuncia a ese formidable sentimiento.

Otro triplete. El triplete Susana Díaz, Patxi López, Pedro Sánchez. He visto el debate en la televisión con gusto y objetividad de liberal del Atlético de Madrid. ¿Digo lo que me ha parecido? ¿Lo que me han parecido los debatidores?
-¡Sí!
Allá voy. Patxi ha sido el Messi del triplete. Moderado, centrista y centrado, “izquierda –digamóslo así- vanguardista”. Unionista.
-¿Por qué Messi?
Messi, en el césped, es un ángel del balón. Vestido de paisano, físicamente, no dice nada, no atrae. ¿Atrae físicamente, Patxi? No. Pero así como el fútbol es el arte de la imaginación y del gol, o sea Messi, la política en el siglo XXI es el arte del dialogo y la solidaridad (sin la tiña del rencor) en lo que atañe al bienestar del Estado, del país, o sea Patxi.
-Si gano, pediré la dimisión de Rajoy -se ha apresurado a soltar Pedro Sánchez acabado el debate.
¡Oh, cuanto ‘no es no’ todavía , cuando uno lo creía ya curado de esa maligna y tóxica gripe rencorosa.
-Suárez, en el Barça, no es así. Suárez olvida los fallos en seguida y felicita, también en seguida, a sus goleadores compañeros.
Susana. Yo creo que no da la talla todavía. Creo. A lo mejor estoy equivocado. Perdón, si es así. Me gusta de ella, sin embargo, que es, al igual que Patxi, europeísta, muy española y muy psicóloga. Lo demostró con este reproche a Pedro Sánchez:
-Tu problema no soy yo, tu problema eres tú.
Cierro el hat trick del debate, y de la columna, con esta frase de Patxi:
-Quiero un PSOE al servicio de España y no España al servicio del PSOE.

Mentes ganadoras

Lunes, 24 Octubre 2016

Llueve, hace fresco, estoy perezoso. Me digo: “Bah, no salgo. Me quedo a ver en la tele el partido de tenis de Garbiñe Muguruza en el torneo de las Maestras”. Pensado y hecho. “Ojalá hubiese desafiado a la lluvia, al fresco y a la pereza”, pienso contrariado, sin embargo, acabado el partido. Derrota de la compatriota vasco-venezolana cuando lo tenía virtualmente ganado. Todo de cara para, en el tercer set, con 5-2 a su favor, perderlo insólitamente. Perder el set y perder, naturalmente, el partido.

-¡Hija –exclamo- , el coco no te funciona!

El coco, la mente.

-El hombre es él y su mente –le dijo a mi padre el doctor Marañón-. Todo está aquí, en la cabeza: dudas, sentimientos, emociones, energía, alma…

No he olvidado aquella tarde. El hombre, ciertamente, es su mente. Una de las funciones de la psicología racional consiste en no reducir la fe. Fe y mente. Rafa Nadal posee ambas cosas. Rafa Nadal tiene, sencillamente, fe en su mente.

-Si estoy bien físicamente –dijo una vez- pero me noto “borreguitos” en la mente, malo.

Borreguitos, o sea, inseguridad, dudas…Garbiñe es la sexta mejor tenistas del mundo. Cuando le funcionan la fe y la mente, es magnífica; cuando, por lo que sea, se divorcia de ellas, le pasa lo que le ha pasado contra la checa Karolina Pliskova. Pierde. Pierde clamorosamente, cuando, paradojas del tenis, de la mente y de la vidas, empezó perdiendo ella no menos clamorosamente.

-El coco, Garbiñe. No te ha ganado la checa, no culpes a la checa, te ha derrotado tu coco.

El tenis, lo admito sin pudor, o me hace sufrir o me pone nervioso. Rafa Nadal me hace sufrir. Garbiñe me pone de los nervios. Esa es la diferencia. Nadal es todo él una mente formidable embutida en esa cosa que llamamos cuerpo y que destruye, antes o después, si eres deportistas de entrega y compromiso, el tifón de las lesiones.

-Garbiñe tiene 23 años. Joven.

Y alta. Y buen tipo. Otro de los atractivos del tenis femenino es la belleza física de casi todas ellas (hay excepciones, lo sé: pobrecillas).

El deportista, en la especialidad que sea, téngase presente, compite antes con él que contra el adversario.

-Si me gano, les gano -dicen algunos.

Puskas, amén de un colosal futbolista (tenía una izquierda memorable: calzaba un 36), decía:

-Si tengo contento a éste –y se señalaba el coco-, tengo contento a mi pie izquierdo –y agregaba- .Para jugar bien, hay que vacíar problemas “a este” –y volvía a señalarse el coco.

Garbiñe, tú vales, ya lo creo que vales, pero tienes que infundir orden, fe y alegría a tu coco, todavía tierno, todavía adolescente.

El K.O de Pedro Sánchez

Lunes, 26 Septiembre 2016

Con su ‘padrenuestro’ de ‘partido a partido’, Simeone lleva ganados en el Atlético cinco títulos. Con su ‘credo’ de ‘elección a elección’, Pedro Sánchez, en menos de un año, ha cosechado ya tres derrotas.

-¡Qué pena! – se lamenta una señora- ¡Con lo guapo que es!

-Guapo, sí, señora –le contesto-Pero también guapo con mala suerte. Lo más feo y mastuerzo que hay en política es el rígido e inflexible “no es no”. Eso, más bien, es síntoma de grave avería neuronal, políticamente. Pío Cabanillas, político gallego, en vísperas de unas elecciones, preguntó: “¿Quiénes vamos a ganar esta vez?” Maquiavelo lo habría condecorado.

Política y deporte, como sostengo olímpicamente desde que me emancipé, son artes o maneras de vivir y entretener la vida. Fraga, que era como era, abrupto, me dijo una vez:

-Si no existiera la religión, habría que inventarla. Verdad de Voltaire. Si no existiera el fútbol, habría que inventarlo. Verdad de Fraga.

Cuando los políticos son como Nadal o Marc Márquez -no puedo citarlos a todos-, los países funcionan bien. ¿Quién no votaría a Nadal o a Marc Marquez sin fuesen políticos e hicieran en la cancha o en el circuito de la política lo que hacen con la raqueta o con la moto?

-Algún zoquete. En España, además de gente como Nadal y Marc, hay también zoquetes.

¿Es un zoquete, políticamente, Pedro Sánchez? Pienso, con todo el respeto que me merece el zoquete y “solo guapo” Pedro Sánchez, que sí.

En no recuerdo qué Juegos Olímpicos (he asistido a siete), un boxeador español (vive) perdió por K.O. su pelea.

-¡Qué sorpresa! ¡No puede ser! – exclamamos sorprendimos los periodistas- Si es un genio.

El otro, que no era un genio, el otro que era más bien un zopenco de pezuñas borriqueras, le arreó un par de castañazos de padre, muy señor mío y espíritu satánico y lo envío irremisiblemente a la lona.

-¡Dios, y pensar que iba a ser medalla de oro en su categoría! – deploramos compungidos.

Lo bajaron del cuadrilátero con esfuerzo.

-¡Paso, paso! –gritaban sus ayudantes.

Entré en el vestuario para hacerle una entrevista para TVE. Pedí permiso, claro está, a su entrenador.

-¡Entra, entra, Miguel! Está ‘rehaciéndose’.

Le puse el micrófono delante de la cara. Me miró y dibujo en su todavía sangrantes labios una sonrisa leve, tenue, ida.

-¿Qué tal he estado? – me preguntó él.

-¿Estás bien? – le repliqué.

-¡Claro! He ganado por K.O.

Aborté la entrevista. No la emití . Me lo reprocharon:

-¡Has debido emitirla! –me riñeron.

-Quizá, sí –me justifiqué-. Pero me horroriza la crueldad.

Pedro Sánchez, tres derrotas en menos de un año. ¿Pretende acaso conseguir la cuarta por K.O.?

Mitos

Viernes, 3 Junio 2016

Yo no sé si Rafa Nadal volverá a ser el que fue. No lo sé. Sí sé, sin embargo, que es un mito. La gente, mayormente, es del Barça o del Real Madrid, es cristiana o atea, es rica o pobre; la gente, en general, es mitómana. Siempre, de siempre

-Sin mitos y sin fe no se puede vivir. La fe, religiosa o seglar, es necesaria. Ya lo dijo el poeta: “La fe es alegría”.

-¿Qué poeta?

-Alberti o uno de los Machado, en fin, un gran poeta, uno de ellos.

¿Por qué, en España, se ha perdido la afición al boxeo? No hay ya púgiles como Urtain, Velázquez, Carrasco… El mito, en efecto, es necesario.

-Yo –me dijo una vez un sacerdote que, tras bautizar a una de mis hijas y colgar los hábitos, se casó- sigo creyendo en Dios. Yo no sé si Jesucristo fue o no fue lo que la Biblia dice que fue, pero creo en él. Es mi mito. No voy a misa, bueno, voy poco, pero rara es la semana que no visito dos o tres veces la casa de Dios. Entro, me siento, pues tengo fastidiada una rodilla, y hablo con él. Lo sé: me escucha. Y si no existe o no me es cucha, es igual: yo creo que me escucha. Salgo siempre de la visita, corta, de tres o cuatro minutos, reconfortado.

Fe o mito, alegría o confortabilidad. O a las dos cosas. “Creer es poder”, que dice Simeone. No siempre es así, pero sí es así otras muchas veces. Luego es mejor tener fe y mitos.

-¿Cuál es su fe?- se me preguntará.

Contesto:

-La del sacerdote que bautizó a mi hija. Hago como él. Visito también la casa Dios y le hablo: “Dios –le cuento a veces- hoy estoy mustio, bajo de forma, triste”. Salgo maravillosamente reconfortado de la visita, como mi amigo el sacerdote. Mi amigo el sacerdote, por cierto, es también periodista. Un gran periodista. Y su mito deportivo es Nadal.

Nadal, su mito y el mío. Nadal es un ser envidiablemente especial. Distinto. Sencillo, nada engreído, voluntarioso, amical, agradecido, solidario. Y un tenista como las copas de muchos pinos pegados como enjambres de abejas. Dijo una vez Nadal:

-Cuanto soy se lo debo a la voluntad. Tengo una voluntad muy trabajadora. La vida es trabajo: me di cuenta de ello siendo muy jovencito.

La vida, ciertamente, es fe, o sea alegría, y trabajo, o sea voluntad como la de Nadal.

-Hay que ver lo que se aprende de los mitos.

-Mucho. Casi todo. El ser humano es mitómano e imitatorio.

¿Cuál es uno de los secretos de Garbiñe Muguruza?

-Procuro – confiesa - ser como Nadal, hacerlo como él: me miro en él.

Florentino Pérez es también mitómano:

-Sin mitos ni se ganan títulos, ni se llenan los estadios.

Enchufe

Viernes, 20 Marzo 2015

El día que el PP y el PSOE se den un abrazo en la cima del consenso, qué grata, qué amable y qué confortante será nuestra democracia.

-Pues eso en España, dado nuestro carácter, es difícil.

Pienso que sí. Lo pienso a menudo.

-Los españoles, os guste o no, sois hostiles y tercos entre vosotros.

Cuando eso me dijo quien me lo dijo (un escritor hispanoamericano más enamorado de la literatura inglesa que de la española), le contesté:

-Me da mucha rabia tenerte que dar la razón.

Ahora mismo, en el deporte, hay disentimientos enconados, y el culpable, mayormente, para mí, es el “político” Miguel Cardenal. La política, siempre, debería ser el arte del diálogo y el pacto, y el arte de poner en los cargos públicos a las personas capacitadas y con experiencia. Rafa Nadal, carácter manso y suave como la seda, expresa verdad cuando dice: “En el deporte tiene que estar la gente que sabe de deporte, que lo entienda, que lo haya vivido y lo viva. Si me ponen a mí, que no sé de medicina, de director de un hospital, pues claro no funcionará el hospital”.

En el tenis hay lío, jarana, desde hace meses, porque a los tenistas les gustaría que se les consultara la designación de algunos cargos técnicos. Ahora mismo, Gala León, no gusta, pero tampoco gusta que meta la “cuchara” en la sopera del tenis Miguel Cardenal.

-La habilidad de Cardenal es su poca habilidad – oigo aquí y allá.

Le obsesiona a Cardenal, por ejemplo, “la transparencia en las cuentas”. Inobjetable esa exigencia.

-Nada que objetar a eso –me dicen- . Sólo que se pasa. Le llaman ya “el otro Montoro“, con la diferencia de que el Montoro ministro es “crack” en lo suyo, y Cardenal, no. Ni “crack” en eso, ni “crack” gobernando el deporte, y esto sí que es grave.

Ahí están, si no, chicho a la greña Cardenal, Tebas y Villar, las tres “estrellas ejecutivas” del fútbol. Se miran de soslayo y se aguantan sin aguantarse, si bien Tebas , por pura conveniencia política, coquetea mejor con Cardenal.

Rafa Nadal quiere algo tan neuronalmente certero como que el deporte lo gestionen quienes lo aman y lo han mamado. La tierra para quien la trabaja –frase tópica, frase hecha- y el deporte para quien lo entienda. ¿Por qué poner una vez sí y otra también en cargos políticos a quienes no tienen idea, ni siquiera mano izquierda, para esos cargos?

-Muy española, políticamente, esa “enfermedad” de la casta política española.

-¿Y cómo se llama esa enfermedad?

-Enchufe.

Ser el mejor

Viernes, 7 Noviembre 2014

Está de moda, por lo que leo, el adjetivo mejor. Cristiano Ronaldo, como siempre, quiere ser el mejor, no dejar de ser el mejor.
-Qué petulante, qué engreído.
Tratar de ser el mejor siempre es tan difícil como no caer, sobre todo si se es político con poder, en las malas tentaciones.
Cristiano, según su madre, es un obseso de su trabajo. “Vive para el fútbol desde que se despierta hasta que se acuesta”. Eso no es ser engreído, eso es no querer dejar de ser lo que es. El mejor. O casi, con permiso de su más directo rival, Messi.

Hay muchas maneras de ser el mejor.
Agassi, cuya biografía, de moda, es ciertamente atractiva, también se relaciona con el adjetivo mejor. Así: “No quiero ser el mejor, sino ganar al mejor”.
-Y ¿cuánto le costaba ganar al mejor, cuando era uno de de los mejores?
-Horas y horas de trabajo.
Agassi sostiene también que el talento sin el denominador común del sacrificio del trabajo, “tan agotador, tan doloroso, tan monótono”, no existe. Se nace con talento, pero el talento hay que trabajarlo mucho, mucho, mucho, y bruñirlo.
Raúl, que se ha eternizado en el fútbol, se lo debe todo, también, al trabajo:
-Si no fuese por él, no estaría, como se escribe, entre los mejores –dijo una vez.
Rafa Nadal. Otra ‘víctima’ del trabajo. Por modo de ser, humilde; por ser uno de los mejores del mundo, “yunque y martillo” de la raqueta muchas horas al día, cada día:
-Estar arriba, entre los mejores, para no defraudar a quienes me consideran uno de los mejores, hay que ser un “negrero” del trabajo.
Messi, la pasada temporada:
-No estoy bien, no sé qué me pasa; sé que no estoy en mi mejor momento.

Sufría por ello.

Federer, el David Niven - aquél elegante actor del cine en blanco y negro- del tenis, ha cuidado siempre más que ser el mejor, que también, ser el mejor estilo en maneras y distinción del circuito.
-Ser como ahora soy, me costó. En mis comienzos, yo era explosivo. Tuve que aprender a no serlo.
Xavi colectivizó en su día el adjetivo.
-Aspiro, en cada partido, a ser uno más en el mejor equipo del mundo.

Le replicaron:
-En lo tuyo, eres el mejor.
Lo negó:
-Yo no dependo de mí, dependo de los demás. Entre los mejores, procuro no desentonar.
Podría seguir. El adjetivo mejor es narcisista. Viene todo esto a cuento de que a algunos les ha enojado que CR7 haya declarado que quiera ser el mejor de siempre, siempre. Di Stefano, con quien lo ha comparado Florentino Pérez, nunca se vio como el mejor:
-Yo -decía socráticamente, casi seguro que sin haber leído a Sócrates- sé que el bien del fútbol es ganar y el mal, perder. Cuando gano, me siento a gusto, sin más, “he cumplido”, me digo; cuando pierdo, me ‘cisco’ (utilizaba otra palabra) también en mí.

Mujeristas

Mircoles, 24 Septiembre 2014

Emilio Romero, tal vez el mejor director de periódicos del fenecido siglo XX…

-Eh, un momento. ¿Qué es esa mezquindad de tal vez?
Borro el tal vez. Emilio Romero, digo, tenía esta divisa: “Pueblo tiene que sorprender a los lectores y desazonar a la competencia todos los días”. Imaginación, creatividad y trabajar la calle como la trabajan los basureros. Con celo y esmero. Un día, un colega suyo, pudorosamente casto o castamente impotente, le ‘imputó’ (palabra de uso cotidiano en España en la actualidad referida a la casta política, como nadie ignora) que era “mujeriego”.
-Qué imprecisión –sonrió Emilio Romero entre sus redactores-. Soy mujerista, no mujeriego.
Precisando, Emilio Romero como Camilo José Cela: “No es igual estar jodido que estar jodiendo”.
Hay polémica sexista en el tenis, como saben. El presidente de la Federación Española, cuyo nombre no recuerdo en este momento, ha elegido a Gala León (ex jugadora, 40 años y nada del otro mundo cuando le daba a la raqueta, profesionalmente) como capitana del equipo ‘macho’ de la Copa Davis. Revuelo entre los machos. “No la conozco” (Feliciano López). “Es una frivolidad su nombramiento” (Avendaño). “No, no la conozco” (Rafa Nadal).
-Si los machos no saben quién es, ¿por qué ha sido elegida?
Igualdad de derechos, igualdad de oportunidades: eso esgrimen argumentalmente quien o quienes la han preferido a un macho.
-Ya conocemos esa cantinela de la igualdad –me arguye un macho-; pero de lo que se trata, también, es de igualdad de méritos. ¿Y cuáles son los méritos de Gala?
Gala, que debe ser mujer de majeza y chispa, ya ha hecho frase: “Tenis es tenis”. Como Boskov, el de “fútbol es fútbol”.

Gala, además, cuando tenga que entrar en el vestuario de los machos, llamará a la puerta con recato: “¿Puedo entrar? ¿Pueden ustedes ponerse los calzones si están como Dios les trajo al mundo? Es que voy a pasar”.
Como Emilio Romero, uno es también mujerista. A ver qué vida. No queremos darnos cuenta de que el sexo macho cada vez es más débil y el sexo débil, cada día que pasa, más macho. El sexo débil, como la ciencia, avanza que es una barbaridad. Siglo XXI: siglo de la globalidad y siglo, cada vez más, de la feminidad.
-En la actual TVE –me comenta un colega de los cuaternarios tiempos de la televisión en blanco y negro, en la que él y yo éramos “figuras”- , como habrás observado, las mujeres presentadoras, directoras y productoras son ya inmensa mayoría. La verdad es que lo hacen igual o mejor que nosotros

Es lo que hay.

Dalí se lo pasaba bomba con su Gala, de la que decía: “Esss mi muuusssa”. ¿Por qué no van a poder pasárselo también bomba los machos de la Copa Davis con Gala León?
Yo, por si acaso, estoy aprendiendo a barrer y a cocinar.

Del Bosque cree en Casillas

Mircoles, 29 Enero 2014

Dios, fe, suerte, Casillas. El Papa Francisco, que me cae tan bien como Casillas, ha dicho: “Sabemos qué no es Dios. No sabemos qué es Dios”. Cree en Dios, sin embargo. Como yo. Dios, se sea ateo o agnóstico, es esperanza. Napoleón lo tenía muy claro: “Sin esperanza no se puede vivir, y “dicen” que Dios es esperanza”.

El Real Madrid, juegue bien o regular, es poder, “un poder muy poderoso”, según Javier Aguirre, que agrega: “La fe no es poder suficiente para ganarle”.

La suerte nadie sabe lo que es. ¿Existe o no existe?

-Una cucharada de suerte -tengo oído a más de uno-, mejor que un barril de sabiduría.

Casillas tiene la suerte del instinto. El instinto es fuente -consciente o inconsciente- de sabiduría. Los estadistas, tan de moda, nos recuerdan hoy que Casillas, desde ayer, es el portero menos goleado de la historia del Real Madrid con 682 minutos imbatido .El récord de imbatibilidad lo ostentaba, desde la campaña 1994-95, Buyo con 658 minutos.

Las circunstancias, positivas o desagradables, existen también. Hay que aceptarlas. Casillas, diga lo que diga Ancelotti, es el “segundo” de Diego López. No es verdad que los dos sean titulares.

El coloso Rafa Nadal se ha habituado a convivir con la circunstancia de sus dolores.

- ¿Es fácil, Nadal, convivir con dolor?

Contesta siempre así:

-Es algo con lo que, de verdad, me ha familiarizado. Cuando no me duele nada, me toco y me digo: “¿Estoy vivo o estoy muerto?”·

Casillas, inevitablemente, me recuerda el próximo Mundial de Brasil.

-¿Cuenta Del Bosque con él? –le he preguntado a “quien sabe”.

-Del Bosque cree en la “gente con la suerte del instinto” y con la suerte del talento. No, no lo ha borrado de su lista.

Casillas, ahora, no tiene continuidad, y eso, en fútbol, es circunstancia que mina el ánimo y la formal. ¿Qué le qué pasa, dicho sea al paso, a Isco? Siendo un jugador doctorado, tiene sin embargo el ánimo quebrado: ha devenido en “jugador de minutos”.

-Y eso hiere, lesiona la moral.

La fe y la esperanza son latidos vitales de la moral. Sin moral, sin fe, sin esperanza es difícil triunfar. ¿Le servirá, como pasaporte, a Casillas su imbatibilidad para no perderse el Mundial de Brasil.

-Del Bosque cree en él…todavía.

Despolitice el Toisón, Majestad

Mircoles, 27 Noviembre 2013

Dice el Papa Francisco que la crisis  que nos pisa los juanetes de la paz y el sosiego es una crisis antropológica. El Papa, en su “Evangelii Gaudium” (La alegría de vivir)  le mete caña a la crisis fiunanciera, culpable principal, entre otros principales  culpables, de que las estemos pasando canutas y de que los salarios apenas cubran la básica exigencia de una sopa de pan y ajos (casi).

-Es el hombre -viene a decir sin decirlo como lo voy a decir pero con idéntica   intención- con sus plurales narcisísmos ( gula de dinero insaciable, consumismo a lo bestia,egos desmesurados… ) el que ha estropeado y sigue estropeando el bienestar antropológico de los descendientes de Adán, con la excepción, naturalmente, de quienes  con sus ávidos  dedos pulsan  la guitarra de las finanzas.

Hay también, sin embargo,  seres  divinamente humanos como Rafa Nadal ,ya “Leyenda de Marca”. ¿Por qué Leyenda? Nadie, en la Historia del Deporte Español, desde que a Dios se le ocurrió la  idea de  inventar a Adán y a Eva, que tanto monta, nadie, repito, como Rafa Nadal. Icono universalmente admirado y querido  por su humildasd, por  su solidaridad, por su amor  a todos, por su sencillez.

-La vida -dijo una vez- me ha enseñado que, cuando pierdo, es porque quien me ha ganado es mejor o lo ha hecho mejor que yo.

-¿Y no te enfada, no te enoja, no te acibara  el  ánimo el perder?.

Contestó sonriendo:

-¿Por qué? Cuando pierdo, reflexiono sobre las causas de mi derrota. El tenis es un deporte. Cuando pierdo, a lo sumo, me enfado un poco, no mucho, pero  conmigo mismo. Yo compito mucho conmigo mismo. El tenis, a la postre, es competir contra uno y contra el otro.

Rafa Nadal, desde hace años, es quien más  formidablemente españolizado la marca España.

-¿España? -le preguntaron una vez.

Y Nadal, le explicó, siempre con la sonrisa de la mistad en los ojos, la situación geográfica de España.

Ha enseñado, pues, a jugar al tenis y ha enseñado Geografía. El Papa Francisco- me consta- ve sus partidos en la telecaja mágica. Al Papa le encanta el deporte: por esdo es tan humanamente  formidable, también.

-¿Le encanta Nadal al Rey Juan Carlos?

Si hay alguien en España, desde la muerte de Franco, que ha hecho méritos para ser distinguido con  el Toisón de Oro es Nadal. El que más,y el Rey es reaqlmente consciente de ello.

-¿Qué premia el Toison de Oro? -me preguntan a veces.

-Sencillamente, los servicios sublimemente notorios, insignes y de matrícula de honor a España.

El Rey Juan Carlos debe despolitizar el Toison de Oro. El Rey Juan Carlos,como dice el Papa Ferancisco, debe “crecer por atracción”. Y despolitizar el Toisón. La política, antropológicamente, es farisea y cínica.  El Rey debe bajar de su “trono político” a la antropológica realidad.

-Si será mala la política, que a la suegra se le llama mamá política - humorizó  Jardiel Poncela.

Exhumo el humor de ese pensamiento -que comparto en parte- de vez en cuando.

Encierra inmensa verdad.

Ser español en Sevilla

Lunes, 5 Diciembre 2011

Lo de Sevilla,gracias a la Copa Davis,ha sido una maravilla por Nadal -Nadal,siempre Nadal-y Ferrer y por la españolidad del ambientazo.
-Ha venido el Rey -me susurra un compañero-,luego vamos a ganar.El Rey -agrega- tiene algo de sortilegio,qué pena que no visite el Calderón de vez en cuando.Acabaría con el pupismo del Atlético.Seguro.
La gente -había que estar allí para disfrutarlo- lo pasó de marisco a tutiplén y de turrón a porrillo .”¡Soy español!,gritó uno.Al momento ,en resonancia:”¡Somos españoles!”.Y el festival de efervescente españolidad duró justo hasta el momento en que Nadal -otra vez Nadal,siempre Nadal- “cerró” el calvario de su partido con Juan María de Del Potro.Tsunami,entonces,de vivas a los jugadores y a España.
Comenté:
-Qué lástima que no esté aquí José Bono,¡cómo gozaría viendo esto!.
El ya ex presidente del Congreso de los Diputados,hace unos días,se quejaba de nuevo,y con toda la razón,de que tenemos miedo al grito de ¡Viva España!.
¿Qué es ser español?.Ah.Hoy ya no lo sé.
-¿Por qué?
-Cuando España era aquella cosa tan rara y acaudillada de una,grande y libre,en el colegio.una tarde,un jesuita (estudié con ellos),dijo,nos dijo:
-Hay que amar a Dios sobre todas las cosas y sentir a España como se siente a Dios.
Ese binomio, hoy,lo repudia por rancio la esnobista y forofa “gauche divine”.
-Un monento.¿Qué es la “gauche divine”.
-Te daré la respuesta que en su día,hace un porrón de años, me dió un amigo que presumía de “gauche divine”.”Exactamente no lo sé -me contestó- ,sólo sé que los antifranquistas tenemos que ser de la “gauche divine”.
Lo reconozco.Soy un español rancio: me encanta gritar ¡Viva España!,como al Rey,como a Bono, y en Sevilla lo he pasado de marisco y turrón.
-Qué patriota eres.Pero ¿qué es hoy ser patriota?
-Ser de la “gauche divina”,creo.