Blogs

Entradas con etiqueta ‘Rey’

Autoridad

Viernes, 20 Abril 2018

La vida es una cosa de creer y no creer, de ser y no ser, de pensar y no pensar

-Yo, sin embargo, creo y no creo. Creo en la ley y no creo en los que se ciscan en la ley, como el prófugo/cobarde Puigdemont y su cortejo de españoles por partida de nacimiento, les jeringue o no.

-Ser o no ser.

-Soy, hasta las cachas, español de las diecisiete autonomías; no soy, hasta las cachas, de los que reniegan de su partida de nacimiento.

-¿En qué piensas, en qué no piensas?

-Pienso que Españas, por culpa de las ideologías, es una tortilla maltrecha de ‘no es no’ (Pedro Sánchez) de ‘cuando gobernemos nosotros’ (Pablo Iglesias) y de ‘dejar hacer, dejar pasar’ (Rajoy). El demócrata español, por naturaleza y esencia, es un mitómano de la Moncloa.

-¿Mitómano?

-El mitómano engrandece lo que le hace feliz a él. El político mitómano es un enfermo crónico de su yo. Yo, yo, yo.

-¿En qué no piensas?

-En lo que piensan casi todos los políticos españoles: en la desestabilización de España. “Oye, Rajoy, le dice el político vasco, si no te cargas el 155, no te apruebo los presupuestos”. O: “No, no voy a la final del Sevilla-Barcelona“, dice insólitamente la alcaldesa de Madrid. O: “Yo tampoco voy”, presume la ordinaria alcaldesa de Barcelona (no se tome como insulto la palabra ordinaria, es que es así por definición, zafia).

-Recuerdo ahora que hace años un político que ponía reparos a la división de España en autonomía sostenía que el rito del ‘demócrata’ español es hacer caer al ‘demócrata’ español que es más demócrata que él (por cargo o jerarquía).

-No me sorprende.

-¿Crees o no crees en la ley?

-El corazón de la ley es la autoridad.

-¿Y qué es para ti la autoridad

-Suspender, por ejemplo, el partido entre el Sevilla y el Barcelona, en el Metropolitano, si se mofan del Rey y el Himno y vitorean a los que rompen España. Es es lo que harían en Francia, Inglaterra y Estados Unidos, entre otros países.

Acatamiento

Sbado, 21 Mayo 2016

Acatar. ¿Por qué hay que acatar con albedrío borreguilmente sumiso aquello con lo que no se está de acuerdo? Se lo comenté una vez a un juez, pariente y amigo.

-Acatar es una cursilada, casi una hipocresía.

-Hombre –me replicó- , la ley es la ley, y las sentencias de los jueces son siempre decisiones muy reflexionadas y ajustadas al texto de la ley.

Discrepé:

-Sí y no. Pues no todos los jueces, en sus reflexiones, paren sentencias iguales.

España, como se sabe, es plural, diversa y complicada.

-Sobre todo, complicada.

Un juez ha decidido que la exhibición de la bandera independentista catalana (mañana, en el Calderón) es “una mera manifestación de la libertad de expresión y de la libertad ideológica”.

-Oiga –le he preguntado por simple curiosidad en la calle a un ciudadano madrileño-, ¿qué opina usted de la bandera independentista catalana?

-Que es una bandera que “peca” contra la Constitución. Si España es una e indivisible, ¿por qué hemos de tragarnos mañana, en el Calderón, en la final de la Copa del Rey, que se exhiba una enseña que simboliza desunión y división?

Las democracias que no unen, y desarmonizan y enfrentan, son nocivas por muy plurales y diverso s que sea los países (España, por ejemplo).

Decía Tomás de Aquino, según la biografía de Chesterton, que Dios era una sensación.

-Yo lo siento, sintiéndolo siento paz y felicidad.

Eso debe de ser, también, la democracia, una sensación de paz. No es el caso, lamentablemente, de la democracia española, E En nuestra variopinta democracia, el fiscal opina una cosa, el Ejecutivo otra, la Constitución otra , la Ley del Deporte otra y el juez Jesús Torres Martínez, otra.

-¿A quién dar la razón?

Al “ilustre” y respetado juez señor Torres Martínez, más bien no: bueno, no. Hago uso, opinando así, de mi derecho fundamental a la libertad de pensamiento y de expresión.

La casta política, la casta judicial, la casta ejecutiva, la casta constitucional, la casta deportiva…¡Qué país de castas, Miquelarena!

¿Pitarán mañana, en el Calderón, al Rey y al Himno de España? Y si les pitan, ¿a qué casta culparán y multarán?

Comparto la cachonda opinión de un amigo mío (apócrifo), ésta:

-El fútbol es incertidumbre: ¿quién ganará, quien perderá? Por eso seduce. La política es también incertidumbre: por eso asusta. 

Fútbol VPV

Mircoles, 20 Noviembre 2013

El Rey, a quien aprecio, tiene razón:

-A Africa hay que ir  a cazar fieras corrupias (leones, tigres y así) y elefantes.

-¿Eres monárquico?

-No. Lo que pasa es que desde que  conocí y traté al Rey -los dos eramos algo más que adolescentes- me cayó bien.  El Rey, cara a cara, es un “tío legal´”, esto es, simpático, cariñoso, seductor.  Yo, desde hace años, no soy de éste ni de aquél ni del otro, soy de quien me cae bien. Las ideologías, para mí, no cuentan ya; cuentan los que, amando a España, trabajan por España y para España y no por la Moncloa y para la Moncloa, vicio de todos los partidos políticos. La Moncloa es la portería de fútbol de los políticos: el poder. El gol de los políticos es, naturalmente, el poder. Cuando el conde de Barcelona abdicó en su hijo Juan Carlos, exclamó.

“¡Por España¡”. Los políticos clamorean: “¡Por la Moncloa!”

La selección de Vicente Del Bosque , en efecto, ha ido a África a no pasarlo bien, sino a jugar al fútbol; y las fieras corrupias africanas  con botas y ansias de sacarle los colores rojos a la Roja lo han conseguido.

-Ay, Vicente, ay, Villar -les reprobaré con urbanidad de europeo del Norte cuando les vea.

Pero dejemos eso. El pasado no debe  atormentarnos. Al pasado, que diría Cela, que le den por el tafanario. Eso. A partir de ahora  hay que poner toda la atención en el Mundial de Brasil.

-¿Hay jugadores y equipo para ganar en Brasil? -me preguntan ya los impacientes.

Como soy optimista gracias a los genes que me legó mi abuela paterna (murió a los 99 años muy cumplidos y sonriendo: “Cuánto tiempo  ha tardado en llegar  mi hora”, decía sin quejarse”), pienso, de verdad, que sí, siempre y cuando que del Bosque aplique la fórmula VPV (la  que predican los sabios en Alemania).

-¿Qué es esa sigla?

-Velocidad, Posesión y Verticalidad. El tiqui-taca es ya sistema superado, no hay más que ver al Barça y a la Selección. Todos los equipos le han cogido  ya el “tranquilo”.

Dicen los alemanes -tan amos de Europa en todo- que en Brasil ganará el título quien imprima más  velocidad y verticalidad a la posesión del balón.

El Bayern de Guardiola está en ello y también el Dormund; y en Inglaterra creen algunos  que el fútbol inglés, antes tan meteórico y vertical, ha sido deteriorado por la inmigración. ¡Toma castañas y dátiles y otros frutos exóticos allende la bella Albión!.

A África, pues, queridos Villar y Del Bosque, hay que ir con escopetas o fusiles, no con botas de  tacos y luciendo nueva y roja  indumentaria total para que equipos de tres al cuarto la enrojezcan  de ridículo.

Amadeo de Saboya

Martes, 22 Mayo 2012

¿Somos ingobernables los españoles? Amadeo de Saboya creía que sí y por eso, harto,un día exclamó: “¡Este país es ingobernable!”. Y se fue, se fue, sí, renunciando olímpicamente, también monárquicamente, a la corona de España. Reinó en España menos de dos años (1871-1873)

¿Es España, hoy, una democracia como  Dios manda o como manda el dios laico de los que no creen en Dios?.

- ¿Usted que cree?.

Contesto con la Constitución en la mano:

-Creo que no, la verdad. La Constitución que nos dimos en 1978, se fundamenta en la  “indisolube unidad” de España. Pero ocurre que en los escaños del  Congreso de los Leones (con mayúsculas) se sientan diputados que odian a España y pugnan volcánica y  tenazmente contra su “indisoluble unidad” para disolverla en  arcilla de tenis. ¿Por qué se les llama demócratas a esos señores? ¿Acaso lo son, o más bien son, sin acaso, “traidores” a la Constitución de 1978 y por lo tanto a España? .

- ¿Usted que cree?

- Con la Constitución en las manos, la obviedad es obvia: vulneran el magno texto y escupen a España. Traidores a España

- ¡Qué duro, oiga!

- ¿Duro llamar a las cosas por su nombre?. Yo ya sé que lo ortodoxamente político (lo cobarde, vaya) es tildar de nacionalistas o de gente antisistema a los que  queman la bandera de España y la  fotografía del Rey, pero uno es, y pido perdón por ello, ortodoxamente constitucionalista y ortodoxamente del Atlético de Madrid, luego, lo reconozco, un bicho tan  raro como  retrogado.

- ¡Pobrecito!.

- Qué se le va a hacer. A lo mejor Dios me lo premia el día que me vaya con él. Otra ortodoxia que tengo: creer en Dios.

El viernes, si en el Vicente Calderón, con motivo de la final de la Copa del Rey entre el Athletic y el Barcelona, se pita a la bandera de España  y se SILBA  al Príncipe y lo consiente  pasivamente, con “talante antisistema” (cobarde, vaya), la casta política de nuestro Parlamento, volveré a martirizarme una vez más con esta adocenada  reflexión : “¿Y de qué sirve y para qué sirve nuestra Constitución, si la patean como patean a veces a Messi y a  Ronaldo los “defensas antisistema” ? ¿España acaso una democracia “antisistema”, ahora que caigo? Pudiera ser.

El rey y el deporte

Viernes, 26 Diciembre 2008

En su discurso de este año el Rey se ha referido con emoción al deporte. 2008, en efecto, ha sido un año sobresaliente.
Alfonso Guerra, cuando era el Pepiño Blanco (en versión inteligente) de Felipe González, dijo aquello de que a España, con el cambio que prometían, no iba a conocerla ni la madre que la parió.

Comentó con simpática displicencia alguien del PP, creo que Rodriguez de Miñón, tras leer la ingeniosidad:

- Alfonso tiene la ocurrente afición de parir frases.

Acertaba Alfonso Guerra.España, y esto lo sabe el señor Guerra, es un país sorprendentemente versátil y encantadoramente paradójico.

- Y en política, converso, camaleónico.

Esto es de Fraga.

Es curioso que con un Gobierno, lo digo por ZP, tan mentiroso de palabra y de hechos, tenga un deporte tan gloriosamente ecuménico; tan dulce para los sentidos (prefiero las emociones a las ideas,sí), y tan “antisistemáticamente” unidor de lo que políticos desunen o federalizan virtualmente. La palabra “antisistema”, puesta en boga por no sé quién, es sinónima de vulneración. A los gamberros, pandilleros violentos e incívicos, por ejemplo, no se les llama violentos, gamberros e incívicos, como antes, sino “chicos antisistema”.

- Es verdad que esos “hooligans” del nacionalismo han prendido fuego a la bandera y han quemado fotografías del Rey, pero no hay que ensañarse con ellos. Son chicos “antisistema”.

Antisistema, pues, sería también, se me ocurre, lo hostíl a la mentira, lo que desfragiliza lo que los políticos fragilizan y lo que une con orgullo a todos los españoles, o sea el Deporte, del que también, a Dios gracias (uno no es laico,uno es católico), está orgulloso el Rey.