Blogs

Entradas con etiqueta ‘Simeone’

TAS

Jueves, 1 Junio 2017

El TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) pretende que la Liga Santander 1, 2, 3 de la próxima temporada vuelva a ser otra vez la Liga Santander 1, 2 del Real Madrid y el Barcelona. Por eso el TAS ha decidido vetar (en plan castigo por fichaje de menores de edad) el mercado de adquisiciones de verano al Atlético.

-No es justo lo del TAS, que sanciona con más severidad al Atlético que al Real Madrid –se quejan los atléticos probablemente con razón.
El TAS, como se sabe, es un tribunal de justicia, y la justicia es como es.
-¿Cómo es?
-Como no ha ido nunca al oftalmólogo y tiene, todavía, los ojos vendados, ve defectuosamente. O ve lo que le dicen que debe ver. Ya dijo hace un porrón de siglos Aristóteles que el juzgador juzga según sus gustos y sus pareceres
-¿Eso dijo Aristóteles?
-Casi todo lo que dijo Aristóteles no ha caducado todavía. Se adelantó otro porrón de siglos a su época. Por eso está siempre de moda.
Una Liga de dos, una Liga que es siempre, casi constitucionalmente, la Liga de los plutócratas Real Madrid y Barça es una Liga con el ritmo de la emoción limitado.
-Una Liga descoletada competitivamente, que diría un podemita.
Pues sí. Las coletas para los toreros, para las niñas de Jesús y María y para Pablo Iglesias.
-¿No te gusta la coleta de Pablo Iglesias? Parece que la tiene más espesa y crecida.
Y opaca. No brilla, está como seca. Opaco y seco, por cierto, en punto a fichajes -no hay derecho- ha dejado al Atlético el susodicho TAS. Simeone, que también sabe de economía, sostiene, a lo Rajoy, que el Atlético tiene que crecer para que el Santander sea 1, 2, 3, y no el Santander 1 (Real Madrid) 2 (el Barcelona)
A quien va a beneficiar muy ricamente el TAS es a Griezmann.
-¿Por qué?
-Griezmann es verdad que quiere títulos, pero también más dinero, lo cual que el Atlético, para retenerlo, tendrá que mejorarle considerablemente el contrato. Pues un Atlético sin él y sin poder fichar a nadie más o menos como él, desmerecerían también considerablemente su pode.
Maldito TAS.

Pecado venial

Mircoles, 8 Febrero 2017

Si ‘fútbol es fútbol’, ‘política es política’. O sea: el fútbol como la política, o la política como el fútbol, son a veces incoherentes, contradictorios, insensatos.

-¿Por qué?

Verá, un ejemplo político: según el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) el 66% de los encuestados califica como mala o muy mala la oposición que lleva a cabo el PSOE. Sin embargo, Javier Fernández, el líder de la gestora socialista, es el líder mejor valorado (4,12, contra el 3,56 de Rivera, segundo, y el 3,10 de Rajoy, tercero). ¿Cómo se explica, más o menos racionalmente, la mala oposición del PSOE al PP con la mejor calificación de su actual líder?

-La política está diseñada para que no siempre dos más dos sean cuatro.

Como el fútbol. El Atlético, ayer, para pasmo de la familia azulgrana, arrolló al Barcelona. Brío, hambre de gol, valentía.

-Qué desconcierto. ¿Qué le pasa hoy al Barcelona? –se preguntaba en las gradas su fiel infantería.

Pasaba que el Atlético lo estaba haciendo mejor. Pero, ¡ah!, el fútbol, como la política, es sorpresivo, cabrón, desleal, y al final, gracias al trabajo del divino creador de Messi, Suarez hizo gol y gritó mirando a Messi.

-¡Gracias, muchas gracias, mi Messi!

Maravilloso y aciago partido del Atlético. Ambas cosas. El árbitro le anuló un gol legal a Griezmann y Gameiro , en la ejecución del penalti, legal también, envió el balón a las cielos.

-Es verdad: tampoco dos y dos con cuatro en el fútbol.

Pero Simeone, que todo lo ve a través del dulce color rosa del optimismo, acabado el partido, acuñó frase:

-Nosotros -dijo cuando le preguntaron por el árbitro- tenemos que hablar de fútbol y ustedes tienen que hablar de lo que normalmente hablan.

Esto es, del árbitro, de apellido Gil, como Jesús Gil y Gil.

-Que un Gil nos haga esto…

Favor que le debe el Barça, tan quejumbroso y llorón, esta temporada, con la lata de que todos los árbitros “están vendido” al “poder” de Florentino.

-¿Es verdad, don Florentino, que usted compra árbitros?

-Imposible. No son presuntos, no son políticos, no son pecadores mortales. A lo sumo, pecadores veniales. Y error involuntario (único pecado del árbitro) es siempre venial.

El Atlético, pues, simplemente ‘nini’: ni Liga ni Copa del Rey.

No es no

Mircoles, 12 Octubre 2016

Pedro Sánchez ha garapiñado una frase para la historia, para la historia de las citas, a lo mejor incluso para su propia historia en la Historia de la Política: “No es no”. El hombre a veces no es únicamente la sustancia de una frase. Políticamente, ¿qué ha hecho, qué deja para la posteridad, más bien para su posteridad Pedro Sánchez? Nada. Una frase: “No es no”.

-Y que ha pegado, que circula, que se cita.

Ya lo creo. Hay mucho “no es no” entre nosotros los españoles. Vean: si Pedro Sánchez es el “no es no” a Rajoy, Cardenal es el “no es no” a Villar y Villar, el “no es no” a Cardenal.

-España, políticamente, es un país de “no es no”. No a la fiesta nacional de los toros, no al toro de Osborne, no al cristianismo (crece a machas forzadas este no), no a la Fiesta de la Hispanidad…

Democracia. ¿Qué es ser demócrata? Hace años, en la España de Franco, hubo un ministro culto, socarrón y deliciosamente sarcástico, de nombre Pío Cabanillas, bajito físicamente y con una masa encefálica deslumbrantemente alta, ancha.

-La democracia – me dijo una noche, cenando en el desaparecido hotel Mindanao- es amor.

Entorné los ojos y arrugué la frente:

-Amor –continuó- a los que no piensa igual que nosotros, amor a la tolerancia, amor al dialogo. ¿Conoces a alguien así?

Tartamudeé:

-No sé, así, al momento…

Lo de Simeone es “partido a partido”. Lo de Pedro Sánchez, como popularmente sabe todo el mundo, es el consabido “no es no”. Y lo del presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, reitero, es también su “no es no” a Ángel María Villar, del mismo modo que Villar, reitero, es el “no es no” a Cardenal.

-Españoles, vaya.

Más o menos. Demócratas españoles, precisemos. El trío más o menos burocrática y orgánicamente soberano del fútbol lo componen Cardenal, Tebas (presidente de la Liga) y Villar. A Villar lo detestan orgánica y soberanamente, sin disimulo, Cardenal y Tebas, y Villar abomina también soberana y orgánicamente de Tebas y Cardenal. Duro escribir esto, ¿a que sí? Pero es que entre ellos el “no es no” es la cantata que hay.

-¿Por qué?

-Porque no son demócratas, en cuanto que ninguno de los tres ama el “si es sí” al dialogo y a la tolerancia, y también porque entre sí, por lo que sea, no se aman. Amar es el alma de la democracia.

-¿Es por eso por lo que hay tan pocos demócratas en España?

-No digo que no, tampoco que sí.

Ya casi lo dijo Santa Teresa: somos un sí es sí y un no es no nuestra manera de amar y desamar…, democráticamente. A ver si entre los tres, estilo separatista catalán, hieren al fútbol.

El K.O de Pedro Sánchez

Lunes, 26 Septiembre 2016

Con su ‘padrenuestro’ de ‘partido a partido’, Simeone lleva ganados en el Atlético cinco títulos. Con su ‘credo’ de ‘elección a elección’, Pedro Sánchez, en menos de un año, ha cosechado ya tres derrotas.

-¡Qué pena! – se lamenta una señora- ¡Con lo guapo que es!

-Guapo, sí, señora –le contesto-Pero también guapo con mala suerte. Lo más feo y mastuerzo que hay en política es el rígido e inflexible “no es no”. Eso, más bien, es síntoma de grave avería neuronal, políticamente. Pío Cabanillas, político gallego, en vísperas de unas elecciones, preguntó: “¿Quiénes vamos a ganar esta vez?” Maquiavelo lo habría condecorado.

Política y deporte, como sostengo olímpicamente desde que me emancipé, son artes o maneras de vivir y entretener la vida. Fraga, que era como era, abrupto, me dijo una vez:

-Si no existiera la religión, habría que inventarla. Verdad de Voltaire. Si no existiera el fútbol, habría que inventarlo. Verdad de Fraga.

Cuando los políticos son como Nadal o Marc Márquez -no puedo citarlos a todos-, los países funcionan bien. ¿Quién no votaría a Nadal o a Marc Marquez sin fuesen políticos e hicieran en la cancha o en el circuito de la política lo que hacen con la raqueta o con la moto?

-Algún zoquete. En España, además de gente como Nadal y Marc, hay también zoquetes.

¿Es un zoquete, políticamente, Pedro Sánchez? Pienso, con todo el respeto que me merece el zoquete y “solo guapo” Pedro Sánchez, que sí.

En no recuerdo qué Juegos Olímpicos (he asistido a siete), un boxeador español (vive) perdió por K.O. su pelea.

-¡Qué sorpresa! ¡No puede ser! – exclamamos sorprendimos los periodistas- Si es un genio.

El otro, que no era un genio, el otro que era más bien un zopenco de pezuñas borriqueras, le arreó un par de castañazos de padre, muy señor mío y espíritu satánico y lo envío irremisiblemente a la lona.

-¡Dios, y pensar que iba a ser medalla de oro en su categoría! – deploramos compungidos.

Lo bajaron del cuadrilátero con esfuerzo.

-¡Paso, paso! –gritaban sus ayudantes.

Entré en el vestuario para hacerle una entrevista para TVE. Pedí permiso, claro está, a su entrenador.

-¡Entra, entra, Miguel! Está ‘rehaciéndose’.

Le puse el micrófono delante de la cara. Me miró y dibujo en su todavía sangrantes labios una sonrisa leve, tenue, ida.

-¿Qué tal he estado? – me preguntó él.

-¿Estás bien? – le repliqué.

-¡Claro! He ganado por K.O.

Aborté la entrevista. No la emití . Me lo reprocharon:

-¡Has debido emitirla! –me riñeron.

-Quizá, sí –me justifiqué-. Pero me horroriza la crueldad.

Pedro Sánchez, tres derrotas en menos de un año. ¿Pretende acaso conseguir la cuarta por K.O.?

Diez

Domingo, 18 Septiembre 2016

Nota diez al cinco a uno del Barça al Leganés y al cinco a cero del Atlético al Sporting.

- Con un cinco pelado, dos sobresalientes. También el fútbol, aritméticamente, es así de curiosamente paradójico.

Messi es “patrimonio universal del fútbol”. Con la selección argentina o vestido de azulgrana, o vestido de blanco, o de rojiblanco, o de morado, Messi es, como Florentino Pérez “un seño especial” (Butragueño). Especialísimo cum laude.

-Prodiga, dilapida, regala su prodigioso talento indiscriminadamente.

Los fanatismos y los extremismos son, en efecto, enfermedades del intelecto.

-¿A quién se le ha ocurrido eso?

-No lo sé. A alguien, a mí, vaya usted a saber.

Ver jugar a Messi es gozo hasta para quienes no simpatizan con el ocio del fútbol.

-Qué cosas tan bonitas hace ese chico…- tengo reiteradamente oído a legos y espectadores objetivos.

El Barça, sin Messi, ni se dude, no sería lo que es.

Piqué, hace tiempo, dijo de él:

-Contagia entusiasmo y ganas, aunque uno ese día este de mala uva.

Como Simeone en el Atlético. Otro ser FP, o sea otro “ser especial”. El Atlético, con sus cinco goles, redondeó un partido 10, y el público, con su ovación 10 a Simeone, no hizo sino reconocer que Simeone es el Messi del Atlético.

-¿En qué se parecen estos dos argentinos exquisitos?

-En que Simeone, como Messi, también regala y dilapida talento.

Lo más globalizado en este siglo globalizado que yo veo, además del cine –el fútbol del escritor alicantino Azorín- es el fútbol.

-Con cine, fútbol y un salario que cubra las obligaciones perentorias, yo feliz.

Hay mucha gente que piensa así. Que ve la vida así. Lo que ocurre –se me ocurre hoy- es que tanto fútbol tantos días a las semanas puede acabar fatigando. Y lo que fatiga, acaba hastiando.

-Fútbol- aperitivo a la una de la tarde, fútbol-siesta a las cuatro de la tarde , fútbol- tarde, por la tarde, y fútbol-noche, por la noche.

¿No es demasiado fútbol, no es exprimir el gusto por el fútbol?

-La globalización –me exponen como argumento exculpatorio- es así. Para que el fútbol de dinero que da y los clubes puedan pagar los s dinerales que pagan, hay que programarlo teniendo en cuenta no sólo las horas idóneas de aquí, sino las de Asia, Australia y las Américas de Cristóbal Colón.

No discuto lo “innecesario”, que diría el “innecesario” Pedro Sánchez.

Negro

Domingo, 3 Julio 2016

 Los entrenadores más o menos de moda (Simeone, Conte, Low) han puesto de moda el color negro. El negro es color luctuoso y maléfico (gato negro, un suponer).

-Y color de gala, que la gente bien, muy bien, en las fiestas de enjundia y brío, sobre todo las mujeres, lo lucen con garbo, escote y elegancia.

De donde se infiere que todo es discutible y relativo en esta vida. Hasta el “mal agüero” del color negro.

-Negro, que te quiero negro –color con el que Simeone, por eso lo celebra, ha hecho del Atlético equipo de tronío, bombo y platillos.

-Y la próxima temporada – que canta- seremos mejores.

Conte, con Italia, de negro riguroso, se cepilló a la España de Del Bosque e Iniesta con futbol insidiosamente atrevido y feroz.

-Caramba con Italia –reflejaba en su rostro Del Bosque-, esta es otra Italia. ¿De dónde ha salido esta Italia?

Del color negro de Conte, Del Bosque. Se ve que al fútbol, qué descubrimiento, le gusta el color negro. Por eso, el alemán Low, tras ver el sopapo de KO de Italia a España, se dijo:

-El Italia- Alemania, va a ser también, además, un duelo entre el negro de Conte y mi negro. El mío, por cierto, es más deportivo.

Y eso fue el Italia- Alemania: un duelo táctico en negro.

-Aburrido, vaya.

Pues sí. En fútbol, los duelos tácticos son casi siempre duelos estéticamente feos. Duelos de jugar a no dejar jugar.

-Duelo de miedos.

Algo así. Pablo Iglesias achaca el “porrazo” sufrido en las elecciones en las que creía que él iba a hacerle al PSOE lo que Italia le ha hecho a España a la campaña de miedo contra su partido

-¿Acierta Pablo Iglesias al pensar así?

-Es que Podemos, para mucha gente es sinónimo de neocomunismo ( vetustez arcaica), veleidades (“somos socialdemócrata”) y fragmentación de la unidad España (referéndum de Cataluña), amén de otras incoherencias y miedos.

Política y fútbol, como ven, son parientes. Como el hombre y el chimpancé, tienen muchos genes comunes. Y el miedo existe. Y el miedo acollona. Y “el miedo es más perverso que la perfidia” (¿Nervo?)

¿Ganará la final de la Eurocopa 2016 un equipo con entrenador vestido de negro?

Soñar

Jueves, 28 Abril 2016

Hay que soñar. El sueño es maravilloso.

-Sueño que la final de la Champions de este año la van va a jugar el Atlético contra el Real Madrid.

¿Por qué no? Un futbolista legendario, gran extremo, Enrique Collar -¿qué es de él?- soñó el sueño de la titularidad en el Atlético de Madrid

-Yo no duermo, sueño.

Convirtió en realidad su sueño: él y Gento o Gento y él, durante años, fueron los mejores extremos de España.

-Gento corre más que yo – elogiaba Collar.

-Collar tiene mucha clase- ponderaba Gento.

Adversarios, pero elegantes.

-¿Por qué los políticos de ahora, me refiero especialmente a Iglesias y Sánchez, no serán entre ellos como Collar y Gento: adversarios gentiles.

Difícil eso: lo repito aquí con desconsuelo un artículo sí y otro no. Creen que ser adversarios es insultarse y ponerse a parir. El fútbol es más pedagógico que la política. Y más y más honesto, y más fiable.

El Atlético de Madrid, que “¡juega formidablemente a no dejar jugar!”, es hoy cátedra de valores, de optimismo y de sueño. Su gente, sus “votantes”, animan a los jugadores con pancartas y mensajes como éstos: “Nunca dejes de creer”, “Juntos hacia la victoria”, “Atleti, yo te amo, juntos hasta la final”. Soñar y creer.

-No es fácil jugar a este Atleti. Con poco, hacen mucho. Son pegajosos. Incómodos…Nos queda Munich , a ver si…- reflexiona ya preocupado, desde ayer, Guardiola.

El secreto del Atlético, uno de sus secretos, es que sabe competir, como dice Clemente Villaverde.

-¿Y qué es saber competir?

-Saber hacer lo que hay que hacer. El Atlético no tiene los carísimos jugadores del Barça, del Real o del Bayern, pero tiene jugadores que no son se menos que ellos.

Lo de Simeone, pues, es lo del sabio griego: “Conócete a ti mismo”. Y conoce como debes jugar con tus jugadores.

Como hacerle un gol al Atlético es casi tan difícil como que se amen cortésmente Iglesias, Sánchez y Rajoy, soñemos en el gozo de una final Champions 2016 entre los dos equipos de Madrid. ¿Por qué no?

Locomotoras

Lunes, 1 Febrero 2016

El fútbol, como la economía, es una cosa de locomotoras.

-Alemania –estamos hartos de oír a los políticos- es la locomotora de Europa.

La metáfora de la locomotora es bella. La máquina de hierro, el humo (antaño), el pitido. Hay en la locomotora algo de belleza, algo de nostalgia, mucho de poder y algo de economía y de fútbol.

El Barcelona, que no fue mejor que el Atlético, ganó gracias a sus locomotoras. Ganar a un equipo que dispone de tres locomotoras como Messi, Suárez y Neymar, es casi imposible.

-El Barça, además de algo más que un club, es, obviamente, el poder y el talento de sus locomotoras.

Así es. Sudor, expulsiones y suerte, sin embargo, necesitó para doblegar al Atlético, ese Atlético cuya locomotora es Simeone. Una locomotora, Simeone, que echa humo psicológico encima cada vez que habla.

-Si hay que perder- dogmatico y ético Simeone al final del partido-, me gusta perder cómo lo hemos hecho hoy contra el Barcelona.

O sea con honor, palabra por cierto malsonante para los políticos españoles ( no así para el resto de los políticos europeos), que huyen como gacelas de los leones de los valores honor, patria, bandera, unidad.

-¿Todos?

-La mayoría. Creen que el progresismo es otra cosa: ciudadanos en vez de españoles, el tuteo irrespetuoso y con coleta, asimetría, médicos y médicas, cachondas y cachondos…

-¿Qué otra cosa?

-Eso quisiera saber uno.

Contra el Barça, el Atlético hizo tal vez el partido más honorable y bello de esta temporada. “El Atlético – escribe un colega catalán, Santi Nolla – hizo un partidazo con 11, con 10 y con 9 jugadores. Es el equipo que mejor defiende en la Liga española”.

Coincido con Nolla.

¿Acertó el árbitro expulsando a Filipe Luis y a Godín? Comparto la opinión de Simeone por elegante y caballeresca (cualquier parecido entre Pedro Sánchez, tan zafiamente insultador, y Simeone, no es pura coincidencia, es que Pedro Sánchez, en efecto, no se parece en nada a Simeone) . He aquí la opinión de Simeone:

-El árbitro interpretó lo que interpretó. Fue su lectura de una situación del juego.

En cuanto al Real Madrid, que goleó al Espanyol, esto: con la locomotora Zidane, el equipo –se nota- juega con más alegría, con más júbilo, con más bulla, con más regodeo.

-Va a ser verdad que la vida es una cosa de locomotoras.

¿Por qué no?

Vitalidad y optimismo

Jueves, 28 Enero 2016

Como “fútbol es fútbol”, el fútbol es como la política:

-No te fíes de las promesas de los políticos, ni de sus programas. Rara vez cumplen sus programas, rara vez cumplen lo que prometen –decía el profesor Tierno Galván, a quien la alcaldesa que hay ahora en los madriles, antitorera, antibelenes, antimagos tradicionales, pretende esculturizarlo con busto en el corazón de la Cibeles.

-No te fíes tampoco –me recomiendan- de las progres antitodo. Suelen estropearlo casi todo.

El Atlético de Simeone, esta semana, ha empalmado una semana aciaga. Empató con el Sevilla, en el Calderón, y en el Calderón, contra pronóstico, ha caído KO en el torneo del KO, contra el Celta.

-Aciaga, sí, usted que lo diga.

Simeone, sin embargo, es un señor vigorosamente optimista y vitalista. Ve siempre luz en los túneles negros.

-Y la ve sin necesidad de encender focos, si va en coche, ni de linternas si va a pie.

El 2-3 de KO del Celta es resultado que nos ha dejado a todos sin resuello (uno nunca ha ocultado su amor al Atlético y a la mujer, la obra más bella de Dios), mayormente a los socios y abonados del Atlético.

-Que siguen restregándose los ojos no para ver mejor, sino para no ver, por aquello de que ojos que no ven corazón que no sufre.

Tras el trompazo del 2-3, en la rueda con los periodistas, el vitalista y optimista Simeone dijo:

-No es un fracaso (la eliminación de la Copa del Rey).

Matizó:

-Fallamos en detalles.

Verdad: los detalles fueron que los tres goles del Celta se debieron, más bien, a fallos de los defensas, cuando la virtud de la fortaleza del Atlético reside esencialmente en los defensas.

Simeone, recalco, es optimista y vitalista. Y eso es formidable. El progreso no lo labran ni lo trillan ánimos depresivos o desmoralizados. Contra los sopapos de KO, el arco iris del brío, de la fe.

-¿A que sí, Simeone?

- Mi vida es arco iris. Claro que sí. Por eso soy vitalista y optimista.

Lo terrible es que la Copa del Rey se le daba al Atlético de película del león de la Metro. Y ya no está en la Copa. Y lo terrible es que Koke, el otro día, tras el empate con el Sevilla, declaró:

-Nuestro objetivo en la Liga no es ganarla, es el tercer puesto.

Error, Koke. Hay que ser como el profesor Simeone y el profesor Tierno Galván: francos, optimistas, vitalistas. Al Barça, el inmediato adversario del Atlético, y al que tanto admiro estéticamente, hay que oponerle sin fisura alguna el optimismo y la vitalidad de la fe.

Se la pegaron

Lunes, 25 Enero 2016

Se la pegaron los dos, el Atlético y el Real Madrid. Y Luis Enrique, a ver qué vida, más feliz que un tigre de Bengala espléndidamente alimentado en su jaula.

-Messi no es todo el Barcelona, pero hay ocasiones en que el Barcelona lo es todo gracias a Messi.

El Barça no es Luis Enrique, más bien Luis Enrique es gracias al Barcelona. Lo dije aquí hace unos días, y si no aquí, en otra parte. El ser humano, o plagia o se repite.

-Se repite más bien.

-Pues sí. Don Jacinto Benavente repetía sus frases ingeniosas hasta tres veces en sus comedias. “Y aun así –justificaba su reiteración- , hay muchos espectadores no se enteran”.

Viendo al Atlético contra el Sevilla, me dije: el Atlético sí es Simeone. El Atlético es Simeone, de igual modo –y me repito- que el Barça son jugadores mucho más que Luis Enrique. Yo sé poco o casi nada de lo que opino, lo que ocurre es que mis opiniones están cimentadas con elementos tan sólidos y fiables como son los materiales de lo visto, lo escuchado, lo leído y lo experimentado.

-Yo no valgo nada, yo valgo lo que he aprendido, y vivir es aprender. Tengo ochenta años. Algo sé, pues, pero tampoco mucho.

¡Toma! Ahí queda eso: eso lo dijo Azorín, que, por lo que fuere, no era precisamente optimista en su decenio octogenario.

Contra el Sevilla, Simeone apelmazó mucha gente –demasiada- en el centro del campo. Pensé: todos, muy trabajadores, pero ahí falta un pensador. Alguien que ordene, dirija y racionalice el apelmazamiento. Cuando puso al dúo CC, Carrasco y Correa, el Atlético empezó a entrar con alegría y ahínco por las bandas (las bandas son las alas del fútbol, sin ellas el fútbol vuela torpe). El Atlético, entonces, con la CC, hasta hiló fútbol bonito. Más, también entonces, el Sevilla, por causa de haber quedado menguado por la expulsión de Vitolo, aplomó su área con ardor guerrero y guerreros físicamente más altos y prestos que los acosadores rojiblancos.

-¡Vamos, vamos! – animaba, se animaba nervioso desde la banda Simeone.

El fútbol tiene sus normas puñeteras: una de ellas es la de hacer la puñeta. Conclusión: Simeone, contra el Sevilla, erró.

-¿En qué?

-En la alineación. A Simeone, tan bueno, a veces se le achaca (por prudencia, por supuesto, o previsión, otra vez aquí por supuesto) el arrojo, el arriesgar.

La diferencia entre Luis Enrique y Simeone es que Simeone, tal vez, sabe más, pero Luis Enrique, sin tal vez, tiene jugadores mejores. Qué rabia el tropezón de los equipos remadriles.