Blogs

Entradas con etiqueta ‘Zidane’

Isco

Mircoles, 28 Marzo 2018

Los filósofos griegos, hace 24 siglos, eran ya tan curiosos como los de ahora.

-Mucho más. ¿Por qué estamos aquí, de qué estamos hechos, nos hizo alguien? ¿Qué es la muerte, la sobrevivimos, la trascendemos?

El ser humano siempre ha sido fisgón.

-La curiosidad es como el sexo y el fútbol –tengo leído-. Crean adicción.

Curiosidad, sexo, fútbol. ¡Qué pisto!

-Si no fuésemos curiosos, no habríamos inventado todavía lo que nos hace polémica, amable, atractiva y gozosa la vida.

Fútbol y curiosidad. ¿Por qué es imprescindible Isco para Lopetegui?

-Es un gran jugador – responde siempre Lopetegui

Y si es un gran jugador, ¿por qué es prescindible para Zidane?

-He ahí la cuestión.

Que yo no sé desentrañar. ¿Me gusta Isco? Por supuesto? ¿Gusta Isco a la gente? Por lo que leo, mucho. ¿Por qué es esplendente en la Selección, por qué no es estelar en el Real Madrid?

-El fútbol tiene sinrazones que la razón del sentido común no sabe dilucidar.

Debe de ser eso. Isco, sin embargo, estará en Rusia. ¿Estará también en el Real Madrid la próxima temporada?

- Hoy, a día de hoy, no lo saben ni Isco ni Zidane ni Florentino.

El fútbol, a veces, es así de intrincado.

-Como la democracia española, oiga.

Pues sí. Que si la democracia es un sistema de gobierno de consensos y disensos en casi todos los países, en España es un sistema algo o bastante agitanado. “Si tú, Rajoy, no te cargas el artículo 155 de la Constitución, el PNV votará no a tus presupuestos, hala, toma”.

¿Por qué somos así, democráticamente? ¿Por qué Isco es imprescindible para Lopetegui y prescindible para Zidane?

-Dice un filósofo contemporáneo que lo grave de nuestro tiempo es que “pensamos poco”.

O pensamos mal. O sólo pensamos en lo que nos conviene. Yo creo en Isco y en el artículo 155, el ángel de la guarda de la unidad de España. ¿Pienso mal?

Obama

Jueves, 19 Enero 2017

                Democracia y fútbol, “deportes” de masas.  La papeleta y la urna,  o sea el gol y la portería. “En democracia,  unas veces se gana y otras veces se pierde”,  ha dicho  Obama a los periodistas en su discurso de despedida. Adiós  a la  Casa Blanca, adiós  a la política”.  Pero si fuese necesario,  amenazó también, “volveré”.

                El deporte como la política es esfuerzo y compromiso. En España, por cierto, viven, chupan o maman de la política casi medio millón de españoles.

-¡Qué barbaridad! ¿Está usted seguro?

-Acabo de leerlo.

                Acabo de oír también en la radio (Radio Nacional: octogenaria ya. Felicidades)  la nada boba sugerencia de un españolito de papeleta y urna. Hela aquí:” ¿Por qué no se convoca  un  referéndum nacional preguntando a los españoles  que opinan de  la independencia de Cataluña y de la  España de las autonomías?”. Eso: ¿por qué no?

-Sería divertido, oiga.

                Ya lo creo. Divierte y regocija (sea para bien o para mal) lo que entretiene; y el  Real Madrid, ahora mismo, pese a su formidable trayectoria de  cuarenta partidos invictos, consecuencia de su esfuerzo y compromiso  ha entrado, críticamente, en “crisis de credibilidad”.

-Ya no es –dogmatizan en las ondas- el Real Madrid  lo  que ha sido.

                Dos tropezones y  zurriagazo crudo y despiadado  al Real Madrid. El fútbol, en efecto, es como la política: hoy sol, mañana frío polar.

-Y así seguirá  siendo en la política y  en  el fútbol por los siglos de los sioglos

                ¿Es genio Zidane, es genio Guardiola, es genio Luis Enrique? Los tres dependen de los  resultados. Helenio Herrera, de quien tanto aprendí, dijo una vez:

-Yo no soy  yo, yo soy el talento de mis  jugadores. Yo soy un parásito de ellos.

                Pensará ya más de uno de ustedes:

-¡Qué cínico!

                El cinismo es la verdad disfrazada de dandismo, que dijo alguien.

                Obama, que se jubila  con un “salario” de 200.000 dólares anuales hasta que la muerte se lo lleve al cielo con los “angelitos negros” de Machín,  entretendrá  a partir de ahora su ocio de  pensionado   jugando al   golf, donde, como en la política y en el fútbol, unas veces se gana y otras veces de pierde. Lo que ya  no va a perder nunca es  su  formidable renta de político  jubilado.

-Hijo, de mayor, yo quiero que seas político.

Flor y antifonario

Sbado, 3 Diciembre 2016

Está en la condición humana, se crea o no, allá los que no creen, que el ser humano es él y su flor.

-¿Qué flor!

-La de la suerte, que es un capullo que les nace en el antifonario a algunos.

El otro día, en un periódico de la ciudad condal, a la que amo soberanamente –nací en ella- a pesar de la carcoma independentista de los Rufianes de ahora, que no sino los nefastos herederos del no menos nefasto señor Mas, se citó la flor de Zidane. Alertaba: “Ojo con su flor en el culo”. Eso, ojo. En el minuto 89, la flor de Zidane abandonó su habitual trasero y se posó en la testa de Sergio Ramos y éste, otra vez, hizo gol para la historia –la suya y la del Real Madrid- al empatar un partido que parecía clausurado con el gol de Suárez.

-Hasta el rabo todo es toro, hasta el final todo es partido.

Hay quien se expresas así, sabiamente.

-Zidane estará aquí eternamente –decía hace unos días Florentino Pérez.

La gloria en vida es nacer con una flor como la del galo en ese sitio o en el AD, que tanto monta.

-Y que la riegue todas las noches, poquito, para que no se pudra.

Luego si fútbol es fútbol, también flor es flor.

-Cabreo monumental en Barcelona –me telefonea mi primo barcelonés.

Este primo mío es, como yo, un español desde los pies hasta el colodrillo. O sea: un español como el dios catalán del sentido común manda.

-¿Es que hay un dios catalán del sentido común?

-Sí, claro Lo que pasa es que los heterodoxos del separatismo, por heterodoxos, no se enteran de nada. Allá ellos. Sólo creen en su herejía separatista. A ver si los ilumina el dios del sentido común o Nuestra Señora de Monserrat.

El partido, claro, no fue bonito. Duro y turbio de ideas al principio. La emoción, en esta clase de partidos, sustituye frecuentemente a la calidad. Cuando salió Iniesta, tan venerable en mi admiración, el Barça agrisó al Real Madrid; y Neymar, qué mala suerte, qué poca flor, malogró dos espléndidos pases de gol de manchego.

-¡Esto ya no se gana! – me cuenta mi primo que gritó entonces en el estadio, a su lado, un culé.

Acertó el desesperado culé.

Hace bien Florentino en no perder la fe en Zidane.

-Lo malo de las flores es que se amustian.

-No sea usted agorero.

Messi, por cierto, esta vez, estuvo sin apenas estar. Y a Cristiano, por cierto, no se le notó demasiado el embrollo “evasor” que tiene con Hacienda.

-Cuando le vea, se lo diré –me dice un amigo suyo-. Le diré que al César lo que es del Cesar, a Dios lo que es de Dios y a Montoro lo que es del Fisco.

Ah. El partido fue visto por 185 de los 194 países que hay en el planeta Tierra, gracias a la televisión. Otro ah: Zidane, invicto todavía. 

El imán de Zidane

Jueves, 1 Diciembre 2016

El Real Madrid y el Atlético de Madrid otra vez, al margen de la calidad de fútbol que ofrezcan, están en alza. Valores en alza, que la Liga es el IBEX 20 del fútbol.

-Si no fuese así, el Santander no patrocinaría la Liga.

Gol, Liga, Banco, dinero. Viva todo, el dinero y el fútbol. El Real Madrid, ‘a pesar’ del novicio Zidane, fabrica goles, zurra palizas y encabeza soberanamente el IBEX 20 del fútbol.

-En la ciudad condal, están acojonados.

Creíble. Máxime después del empate del híbrido azulgrana con el Hércules en Alicante.

-Faltaban los monstruos.

Aún así. Lo que pasa es que el fútbol es puñetero, como Pablo Iglesias, y con la puñetería hay que tener cuidado. Dan sustos.

Carles Rexach, cuyos comentarios en Mundo Deportivo leo, argumenta a veces con la gracia y la experiencia del no menos puñetero sentido común. “Cuando dos equipos son rivales históricos y uno está muy bien y el otro peor, frecuentemente gana el que está peor”.

-¡Qué tontería!

En absoluto. Eso que él escribe sucede a veces, no frecuentemente pero sucede.

Yo no creo en las estadísticas. La estadística es lo que fue, una cifra muerte, y el futuro es lo que no ha sido todavía, Contra el Real Madrid, esto ni se dude, el Barça jugará con la tensión y el certero frenesí con que el Real Madrid acogotó, poco menos que sorpresivamente, al Atlético en el Calderón. El Real Madrid, desde la cima del IBEX 20, vuela como águila imperial con la majestuosa suma de puntos que saca al Barcelona y al Atlético.

-Eso es verdad. Pero para el final de la Liga faltan muchas jornadas, veinticinco. Y ‘los’ IBEX, también el del fútbol, dan muchos sustos, a veces hasta arruinan.

El del sábado será el Clásico liguero número 87 entre el Barça y el Real Madrid, con este balance: 49 victorias azulgranas, 17 empates y 20 victorias blancas.

-De todos modos, el Real Madrid tiene en Zidane no sólo un entrenador, sino un entrenador con imán para la suerte. La atrae.

Ya será, el sábado, lo que tenga que ser. Pero en la ciudad condal –lean sus periódicos si no me creen- están acollonado con el imán de Zidane.

Suerte y dolor

Domingo, 29 Mayo 2016

El café con leche del fútbol es la intensidad –la leche- y la fe – el café-. Y el café es como la suerte. Un buen café, es un placer, como un placer es también que la suerte sea más afable y generosa con uno que con el otro.

-Ya dijo un filósofo o pensador que la suerte, casi siempre, es una flecha lanzada a la buena de Dios para que hiera o mate a ciegas.

La suerte, en esta ocasión, se cebó con el Atlético. Lo cegó con los venablos de los penaltis. Dos fallos, uno de Griezmann y el otro de Juanfran, y victoria del Real Madrid.

-Fútbol es fútbol.

Considerada la cosa objetivamente, el Real Madrid, ciertamente, no fue superior al Atlético, de igual modo que el Atlético, incuestionablemente, no fue inferior al Real Madrid.

-O sea, fútbol es fútbol.

Exacto. La justicia del fútbol no es ciegamente ni parcial ni ciegamente imparcial. Es como es, como el fútbol: veleidosa, puñetera.

Hubo, finalizado el partido, dos frases: una de Florentino Pérez, benigna, cristiana:

-Así se gana y así se pierde- comentó caballerescamente para no herir el amor propio del Atlético.

Hizo bien FP en expresarse con benevolenci.-

-A lo mejor no era benevolencia, sino conciencia consciente de que el Real Madrid, en efecto, ganó gracias a la ayuda de la suerte.

Pudiera ser. Cuando se gana, de todos modos, el ganador es más cristiano y benigno que cuando pierde.

La otra frase la selló sin ira, solo con decepción, Simeone:

-Perder dos finales es fracasar.

Insólito Simeone. A nadie le gusta confesar que ha fracasado. La palabra fracaso es tremendamente despiadada y casi condenatoria. Y es que, lo intuyo, él estaba casi seguro, esta vez, de la victoria del Atlético.

Hay un hecho aritmético. El Atlético se lleva con la Champions igual que Pedro Sánchez con Mariano Rajoy.

-¡No, no y no! – sigue repitiendo en todos los mítines el socialista Sánchez.

-¡No, no y no! –sigue repitiéndole la Champions al Atlético.

-¡Y sí, sí y sí! – sigue sonriéndole la Champions al Real Madrid.

Real Madrid: once Copas de Europa ya.

-¿Contento, Florentino?

-Como no tiene usted idea.

La Undécima es la segunda Champions de Zidane como madridista. El Real Madrid, a lo que parece, se le da a Zidane de champion, como de champion se le da al Real Madrid la Champions.

La Undécima ha aclarado igualmente dos cosas:: Zidane y Cristiano, siguen; ellos, como aquel humorista argentino, siguen. La suerte del triunfo reporta estos triunfos.

Siento, de todos modos, el dolor del Atlético. La suerte, la justicia y el fútbol son así. Y así seguirán siendo.

Esprín

Domingo, 1 Mayo 2016

Frank Sinatra no vendía voz. “Yo vendo estilo”, concluyó un día con los que, para fastidiarle, discutían la calidad y el tono de su voz. ¿Qué vende la Liga en su recta final? Incertidumbre, sufrimiento, emoción. Este “esprín” (españolizo la palabra) ha hecho que crezca la afición. Estadios llenos. Audiencias, en la televisión, colosales: como Frank cuando cantaba.

-¡Más esprín, más esprín! –gritan los amantes de la emoción y los vendedores de telefútbol.

Con la Liga del balón pasa lo que con la Liga de la política: la gente, para fastidiar también a lo mejor, prefiere el sufrimiento de la fragmentación (muchos pocos) a las mayorías.

Ya sólo quedan dos partidos para que finalice el esprín, y, por lo que se está viendo, los “dioses laicos” son fácticamente esenciales.

-Y es que existan o no, los dioses existen.

En el Atlético, resolvió el partido el “dios” Griezmann. Salió, tocó el balón y marcó. Explosión atómica de alegría en el Calderón:

-¡Dios, qué grande eres!

En el Real Madrid, cómo no, otro “dios”, el “dios” Bale, saltando como un atleta olímpico de oro, cabeceó el gol de los tres puntos. Respiró Florentino:

-¡Dios, qué paz!

Y Messi, cómo no, que últimamente es el “dios” de los servicios de gol, prefabricó los goles de Rakitic y Suárez:

-¡Dios, qué acierto el día que nos fijamos en él y lo trajimos a la Masía.

Así está, pues, el “pelotón de los que esprinta por la Liga. Juntitos. Muy competitivamente juntitos los tres.

-Cada vez queda menos y cada vez está más cerca (la Liga)- semisonríe (jamás sonríe con plenitud) Luis Enrique.

Simeone, un optimista filosóficamente reflexivo, a lo suyo:

-Había que ganar y se ha ganado, en un momento en que los puntos cuentan más que en otras circunstancias”.

El novicio y gran simpatico ZZ, contento si redoble de tambores:

-Lo bueno de este equipo es que cumplen todos.

Con la bruma del sufrimiento y la incertidumbre, el fútbol es más fútbol. O gusta más. O es más atractivo. ¿Acaso son también placeres el sufrimiento y la incertidumbre? 

El novicio Zidane

Domingo, 3 Abril 2016

El dinero no es importante. Lo importante es tenerlo. Verdad. Otra verdad: el fútbol es tan poco fiable como las promesas de los políticos en campaña electoral.

-¿Es usted ateo en política?

-Sí. ¿Pasa algo? Y en fútbol.

Al Barça le falló todo. Tenía que haber sido la gran ceremonia del homenaje a Johan Cruyff y la gran fiesta popular de la consolidación del título de Liga. Casi cien mil espectadores, ocho ex presidente (y entre ellos, como Un insignificante Pulgarcito, Florentino Pérez), video memorial, color blaugrana a tope en los graderíos…

-Nos van a golear. Esto es demasiado – pensaban los madridistas “camuflados” en el estadio, que lo prudente, en determinadas ocasiones, es como estar sin estar.

El fútbol, digo, es puñetero, burlón, hostil. Hecho irreversible y poco soñado: contra todos los pronósticos, el Real Madrid, teóricamente inferior, ha noqueado en el ring en su “gran fiesta” al Barça. ¡Oh!

-Y eso que el árbitro, del que no siempre suelo opinar, pues uno es un caballero del deporte, le anuló un gran gol, de testa, a Bale.

Hace nada, dos jornadas, el Barça veía al Real Madrid como a una hormiguita, a la lejana distancia a doce puntos.

-Es que, claro, con un entrenador sin currículo…- dudaban los que dudan

A siete jornadas del final, sin embargo, la ventaja, sorprendentemente, ha sido reducida a siete puntos. El adusto Luis Enrique (me recuerda mucho a Mourinho por su genética antipatía a los periodistas) repite de vez en cuando su realista cantinela:

- Lo importante -como el dinero- no es la aritmética de las estadísticas y los récords, sino los títulos. Y el título de Liga no es todavía de nadie.

El Real Madrid, está es hoy la aritmética realidad, con un “novicio” como Zidane, ha aguado torrencialmente el fiestón azulgrana.

-En el negocio de las apuestas no se lo creen tampoco, todavía.

Zidane, con este exitazo de “principiante”, si no falla mucho en la Champions, tiene casi garantizada la continuidad.

-Liga, Champions y ganar al Barça son los objetivos que subliman la felicidad de Florentino –me tiene contado uno de sus sublimes amigos

De Zidane, de momento, podría decirse lo que le auguró una gitana a Gento (¿?) al poco tiempo de ficharlo el Real Madrid:

-Tienes un futuro de dinero y éxitos.

Las gitanas, como los políticos y el fútbol, son así. ¿Fiables, no fiables?

Crucificar a Florentino Pérez

Domingo, 28 Febrero 2016

La culpa es del otro y el tú más que yo son expresiones muy celtíberas.

-Vosotros los españoles, como sois tan cristianos –ironizó en cierta ocasión un diplomático inglés-, rara vez veis la viga de vuestros errores y vuestras pasiones en vuestros ojos.

Ni discrepé, ni disentí. ¿Para qué? Sonreí. Y pensé: “Se le ha olvidado achacarnos que los celtíberos somos también olvidadizos.

El Real Madrid FP, contra pronóstico se la pegó contra el Atlético, y eso escuece. Ya lo creo que escuece. Perder con el fraternal y querido eterno rival de la propia ciudad en casa, fastidia, por celos, bastante más que perder contra un equipo de fuera de Madrid.

Como además somos apasionados –yo creo que sí-, cuando algo de alguien nos irrita, olvidamos en seguida las bondades de ese alguien.

-¿Qué bondades?

-Vamos a ver. Gracias a Rajoy, y en esto coinciden todos, blancos, morados, amarillos y rojos, a España no le ha pasado lo que a Grecia. Rajoy, sin embargo, hoy, es un maculado sin piedad por dos colosales debilidades: no apagó la chispa del independentismo catalán cuando solo era una chispa, y ahora a ver quién es el guapo que apaga ese incendio. Y no “segó” de un tajo la mala hierba de la corrupción. Rajoy, hoy, por lo tanto, no es el Rajoy que evitó el rescate (olvidado), sino el Rajoy que no fue bombero en el momento que había que ser lo y el Rajoy timorato y pasivo ante el otro monstruoso incendio, el de la corrupción.

-Pierde pues Rajoy por dos a uno. Evitó el rescate, uno a cero a su favor, y encajó los goles de Cataluña y la corrupción. Lo dicho: pierde por dos a uno.

Campoamor ha pasado a la historia más por su frase de de que todo es según el color con que se mire que por la belleza de su poesía.

Dimisión, Florentino, el Rajoy del Real Madrid. Florentino, con el discurrir de los años, que se dice, será recordado más por su legado de la ciudad deportiva de Valdebebas que por su suma de títulos como presidente del Real Madrid.

-Ya ves. Crece el número de ciudadanos de urna y papeleta que reniega de Rajoy y crece la cifra de madridistas que descree de Florentino -me observa un madridista de abolengo nada más empezar el concierto de “dimisión Florentino”, ayer, en el Bernabéu.

-¿Es culpa de Florentino, acaso, que el Real Madrid no sea mejor que el Barça y el Atlético, o es culpa del Atlético y el Barça que el Real Madrid sea peor?

El fútbol es como la política: olvidadizo. Y poco o nada agradecido. Política, fútbol, vida: cuenta siempre el presente, el ahora. Y el ahora del Real Madrid FP es que ha perdido la Copa del Rey, está perdiendo la Liga y se duda de sus posibilidades en la Champions. Desde hace más de dos mil años, desde la crucifixión de Jesucristo, la humanidad se divierte una docena de huevos crucificando y olvidando. Hemos cambiado poco.

-FP, de todos modos, poco o mucho, es también culpable.

Como “monarca” ejecutivo, sí. El Real Madrid, orgánicamente, es FP.

-El Real Madrid es el “absolutismo” de Florentino –corroboran en voz baja, entre los íntimos, miembros de su junta directiva, de un tiempo a esta parte

Dejémoslo aquí. El madridismo, hoy, está más que cabreado. Cabreado nada menos que en color rojiblanco.

Locomotoras

Lunes, 1 Febrero 2016

El fútbol, como la economía, es una cosa de locomotoras.

-Alemania –estamos hartos de oír a los políticos- es la locomotora de Europa.

La metáfora de la locomotora es bella. La máquina de hierro, el humo (antaño), el pitido. Hay en la locomotora algo de belleza, algo de nostalgia, mucho de poder y algo de economía y de fútbol.

El Barcelona, que no fue mejor que el Atlético, ganó gracias a sus locomotoras. Ganar a un equipo que dispone de tres locomotoras como Messi, Suárez y Neymar, es casi imposible.

-El Barça, además de algo más que un club, es, obviamente, el poder y el talento de sus locomotoras.

Así es. Sudor, expulsiones y suerte, sin embargo, necesitó para doblegar al Atlético, ese Atlético cuya locomotora es Simeone. Una locomotora, Simeone, que echa humo psicológico encima cada vez que habla.

-Si hay que perder- dogmatico y ético Simeone al final del partido-, me gusta perder cómo lo hemos hecho hoy contra el Barcelona.

O sea con honor, palabra por cierto malsonante para los políticos españoles ( no así para el resto de los políticos europeos), que huyen como gacelas de los leones de los valores honor, patria, bandera, unidad.

-¿Todos?

-La mayoría. Creen que el progresismo es otra cosa: ciudadanos en vez de españoles, el tuteo irrespetuoso y con coleta, asimetría, médicos y médicas, cachondas y cachondos…

-¿Qué otra cosa?

-Eso quisiera saber uno.

Contra el Barça, el Atlético hizo tal vez el partido más honorable y bello de esta temporada. “El Atlético – escribe un colega catalán, Santi Nolla – hizo un partidazo con 11, con 10 y con 9 jugadores. Es el equipo que mejor defiende en la Liga española”.

Coincido con Nolla.

¿Acertó el árbitro expulsando a Filipe Luis y a Godín? Comparto la opinión de Simeone por elegante y caballeresca (cualquier parecido entre Pedro Sánchez, tan zafiamente insultador, y Simeone, no es pura coincidencia, es que Pedro Sánchez, en efecto, no se parece en nada a Simeone) . He aquí la opinión de Simeone:

-El árbitro interpretó lo que interpretó. Fue su lectura de una situación del juego.

En cuanto al Real Madrid, que goleó al Espanyol, esto: con la locomotora Zidane, el equipo –se nota- juega con más alegría, con más júbilo, con más bulla, con más regodeo.

-Va a ser verdad que la vida es una cosa de locomotoras.

¿Por qué no?

El eslogan de Florentino

Mircoles, 5 Junio 2013

El hombre es también  él y su eslogan. El eslogan de Florentino Pérez es “Un proyecto ilusionante”. Florentino Pérez y Felipe González tienen en común que los dos han  alcanzado  la colosal  cima  de  cuatro legislaturas.

-Por lo votos y no por las botas.

La frase es de Felipe González.

-Sin votos y por las botas.

La frase no es de Florentino. Es mía. Pero se la regalo.

El otro eslogan de  Florentino es  ”A por la Décima”. Ilusión y Décima. Con Zidane va a montar su nuevo proyecto ilusionante (el cuarto). Florentino es aficionado a coleccionar proyectos ilusionantes. Invierte  en ellos dinero a mogollón pero las inversiones, luego, no le responden con generosidad: dividendos cortos. ¿Por qué? Ah: fútbol es fútbol, que es lo que se dice también  cuando juegas a la Primitiva y no te toca:”Primitiva es Primitiva”. 

Lo admirable de Florentino es que es un hombre de fe. La fe sirve para salvarse, según la Iglesia, y la fe con proyecto ilusionante, si se persevera, sirve para ganar la Décima.

-La Décima,con Cristiano Ronaldo.

Así es.  Cristiano Ronaldo es la otra pata del proyecto ilusionante con Zidane. Florentino, cuando habla de su gente, de la gente en la que cree, lo hace con ilusión. Ya digo que la palabra predilecta y dulce de Florentino es “ilusionante”.

-¿Qué es la vejez? -le preguntó un compañero mío, Marino Gómez Santos, al gran y grande Azorín.

-La vejez es  carecer de ilusiones. Lo que me pasa a mí.

Azorín, cuando contestó eso, tenía casi 80 años. Florentino, a Dios gracias, está todavía a años lejos de esa edad.

Por el bien del Real Madrid (a la vez que por el mal del Barcelona.El Barcelona es al Real Madrid lo que Rubalcaba a Rajoy: algo así) y para que Florentino no tenga que presentarse a una nueva legislatura  ”sin votos y por las botas”, sería formidable que esta vez el “matrimonio”  proyecto ilusionante Zidane y Cristiano Ronaldo pariesen  la Décima.

- El Barcelona tiene también su proyecto ilusionante: Neymar,un cañón de Navarón (era uno de los cañones de aquella película tan estupenda de David Niven y otros astros de Hollywood) .

Pero para  astro, Cristiano, siempre, naturalmente, que no vuelva a caer en depresión de tristeza por falta de cariño. Esto del cariño, dicho sea al paso, debe  cuidarlo Florentino. Higuáin, al que van a despachar (error,inmenso error: es mi discutible opinión) se va también por la razón -al parecer- de que no se siente querido. Florentino, como “presidente y “empresario” del Real Madrid, es empresario de orejas y rabo; como presidente “es frío y distante: lo suyo no es  precisamente el calor de la cercanía” (de un viejo empleado del Real Madrid).

Suerte a los tres: a  Florentino, a Zidane y a Cristiano Ronaldo.

MIGUEL ORS