Blogs

Archivo de Septiembre, 2008

Los anticuarios del Louvre.

Martes, 30 Septiembre 2008

Ayer me fui a dar mi paseo mensual por Los Anticuarios del Louvre, y como los frecuento a menudo me doy cuenta de que su negocio marcha, quizás es uno de los pocos que marcha hoy en día. Le tenía echado el ojo a un Buda de madera maciza, antiquísimo, de los de verdad, no las copias que también pueden ser antiguas; y el Buda ya había desaparecido. “En un pestañazo”, me aseguró la galerista.

Los Anticuarios del Louvre están situados en las arcadas, hacia la derecha del Museo del Louvre, en la rue de Rivoli, y sus visitantes, felizmente para los comerciantes, no son sólo curiosos como yo, siguen siendo gente con mucho dinero y ganas de repletar la casa de bibelots y fantasías (en eso somos iguales). Los ricos árabes de la Arabia Saudí compran bastante, continúa lentamente la galerista, sus labios deleitándose en la palabra: riches. Pero esos compran al por mayor y sin conocer la mercancía, envían una especie de edecanes que les sirven de “ojo”, y de este modo se gastan fortunas.

Les agrada decorar las casas con objetos antiguos, de calidad, hermosos, pero lo hacen de manera ecléctica. Decoran al estilo brocanterie, un poco de demasiado en todo, semejante a una novela de Pierre Loti. Novelas para putas, que diría Alejo Carpentier. Sin embargo, un gran novelista ese Pierre Loti, era el más leído en los burdeles de La Habana, por la calle Colón, reinado de la prostitución. Allí había una prostituta cuyo nombre evocaba a una emperatriz, los sofás art-décos de sus salones se los disputaban los intelectuales de mayor renombre de La Habana, les fascinaba restregarse en aquella decoración abarrotada de objetos raros, en aquel ambiente recargado de chupones y chapuzas.

No sé por qué evoco ahora los burdeles habaneros mientras observo las joyas antiguas, de los años veinte, treinta… Por cierto, poseo un bello anillo que bien pudiera venderlo aquí; si la cosa, léase la economía, sigue como va, ya no serán las putas las que escribirán novelas, las novelistas tendremos que ir aprendiendo del oficio más antiguo del mundo. Sólo basta echar una ojeada a las librerías, no será nada difícil la conversión.

Las putas de La Habana eran más ricas en la época que cualquier cardióloga graduada con la revolución. No hablemos ya de las literatas.

Amor de cine.

Sbado, 27 Septiembre 2008

Amor de cine: amor puro. Dos hombres ocuparon mi corazón durante mi juventud: Marcello Mastroianni y Paul Newman. Aunque he vivido más enamorada del segundo que del primero. Con el primero se trataba más de una cosa sexual, una aventura de besos, caricias, en cualquier parte, al borde de la carretera, en una plaza romana, donde nos atrapara el deseo. Con el segundo imaginé incluso que me casaba, soñé que me era fiel, que nos éramos definitivamente fieles.

Ha muerto el hombre más atractivo. el más valiente, el más generoso, el más divertido, el más trágico, el más fiel, el más amante, el más marido, el más golfo, el más serio, el más aventurero, el más sorprendente, el más grande actor de Hollywood: Paul Newman.

Sus ojos azules, la voz cálida, daban la sensación de que en cada actuación estaba muy cerca del espectador; tan cerca de mí, que yo cerraba los ojos, a la espera del mojado beso en los labios.

Nunca me he sentido más gata sobre el tejado de zinc caliente que viéndolo, así, vociferándole a la mirada casi violeta de Elizabeth Taylor. Era un hombre discreto, no andaba haciéndose el héroe, él era el héroe. Como también dignificó la palabra verdad, sólo cuando su rostro quedaba en calma, reflexivo, y respondía suavemente, a sabiendas de que las opiniones, el pensamiento, poseen un valor incalculable.

Ha muerto, probablemente, un hombre sencillo, pero para muchos de nosotros ha desaparecido un dios. Uno realmente necesario, porque era humano. Y eso es lo que esperamos de los dioses, que se parezcan a Paul Newman. Aunque sólo sea por su humanidad.

Fin de las palabras

Jueves, 25 Septiembre 2008

Yo que soy medio maníaca, y que pronto lo seré entera, me he puesto a analizar en el vocabulario que utilizan los demás a mi alrededor y hasta yo misma, así me doy cuenta de lo que vamos ganando y de las palabras que hemos ido perdiendo a diario, en el día a día. Y desde luego, esto me ha llevado a anotar las palabras que más usamos, me refiero a los tics del lenguaje, los sustantivos ganan por carencia. O sea, el lenguaje se empobrece, también.

Palabras más usadas: Economía, baja, calidad, comprar, vender, guerra, muerte, asesinato, crimen, cirugía, estética, edad, juventud, futuro, dinero, millones, ricos, pobres, miseria, accidente, viaje, periódicos, internet, devedé, móvil, comida, sana, hambre, enfermedad, cáncer, dolor, llanto, obsequio, regalo, marca, zapatos, reloj, soledad, vivienda, alquiler, automóvil, petróleo, ecología…

Palabras menos usadas: Ahorro, inteligencia, poesía, amor, paz, vida, naturaleza, agua, belleza, cuerpo, vejez, presente, pasado, clase media, burgueses (siempre usada despectivamente cuando se usa), bonanza, bienestar, benéfico, hogar, libros, cine, películas, tertulia, conversación, satisfacción, sida, serenidad, ofrenda, vestido, traje, joya, compañía, subir, esperanza

Las palabras con las que me respondieron las personas que aceptaron mi encuesta contestaron siempre a las mismas preguntas.

Estamos perdiendo palabras, se nos acaban, o se transforman en esa extraña vida que estamos viviendo. No suelo ser pesimista, pero ya no somos los mismos ni hablamos poniendo los sentidos a buen recaudo y dándonos con los sentimientos, ni siquiera le damos importancia a la riqueza de las palabras.

Todo va de pobres e inútiles. Y de maniáticos, como yo.

El atelier de una artista.

Domingo, 21 Septiembre 2008

No hay nada que aprecie más que un artista me invite a su atelier, este domingo tuve la suerte de ser invitada por la pintora cubana Gina Pellón a su casa, donde ella tiene además su atelier. Gina Pellón salió de Cuba en los años sesenta y nunca más volvió, su hermano estuvo preso 28 años en la isla por problemas políticos. Gina no podía regresar. Empezó a pintar, un galerista decidió exponerla, y ella se convirtió en una de las máximas exponentes del grupo Cobra, distinguido grupo plástico creado en Europa y formado por artistas de varias latitudes. Pero he contado la carrera de esta pintora de manera muy corta, evitándoles las partes dolorosas, las necesidades que tuvo que pasar para llegar a donde llegó. Gina posee una de las obras más reconocidas de la plástica contemporánea. Pinta casi siempre a gran formato, mujeres, pájaros, caballos. Asistir a su atelier, verla trabajar, con sus ochenta años, revestir ella misma un chassis, clavetear, armar su tinglado de pinceles y colores, y observarla en plena faena es un regalo para los sentidos. Gina Pellón es una pintora de colores cálidos, sensuales, trazos prominentes en un figurativo barroco.

Llegué a su casa y había preparado un almuerzo ella misma; ahí estaban además otros amigos, el pintor Joaquín Ferrer, la escritora Isis Wirth, el escritor Jacobo Machover, Christiana Ferrer, Aïa Ferrer, el cineasta Ricardo Vega, y Luna, nuestra hija. Gina cocinó y brindó comida cubana: frijoles negros, arroz blanco, picadillo con ajíes ahumados, ensalada de aguacates y corazones de lechuga, vino francés, baguette, una tarta de frutas rojas… Los colores de la mesa brincaban en mis ojos igual que los de los cuadros, el sabor aguaba mi paladar, y la tibieza de sus temas en las obras roció mi espíritu del más suculento manjar: el de la generosidad artística.

La pintora además es poeta, escribe versos a los pájaros, a la libertad, y a las manos que trabajan para dar, no para quitar, subraya. Gina me dice que ama la vida, y ya sus manos no tiemblan, añade que siempre amó la belleza y que la halló en cualquier sitio, por muy escondida que pareciera estar. Su perro, que acude al llamado de Tenso, un nombre que le puso la pintora, porque cuando llevó al perro a casa, percibió que el animalito estaba siempre muy tenso. Hasta que ella lo apaciguó, pero ahora ya no responde a otro nombre que no sea ése; Tenso coloca su cabeza encima de mi rodilla para que lo acaricie.

Gina Pellón muestra sus cuadros recientes. Un gran cuadro en verde, con muchas caras, de mujeres casi todas, aún sin terminar. Otro que es una mujer con una cotorra en el hombro, y caballos en plena carrera acaparan varios lienzos.

Hizo sol en este domingo parisimo, muy cerca del Campo de Marte, a través de los ventanales del atelier de Gina Pellón se colaban los rayos luminosos. Y di gracias en silencio, por estar allí, en un momento tan diferente y apacible.

Ver fotos en Zoé Valdés.

Bailando con Meryl Streep

Jueves, 18 Septiembre 2008

Con permiso de mi admirada La naranja metálica hablaré un poco de cine. Acabo de ver Mamma mía!, filme basado en la comedia musical creada con las canciones del célebre grupo sueco Abba, y que es una magnífica adaptación libre de la misma. La realización está compuesta básicamente por mujeres, la directora Phyllida Lloyd, la guionista Catherine Johnson, financiado por Tom Hanks, Judy Cramer y la Universal, con el extraordinario protagonismo de Meryl Streep en el papel de Donna. Meryl Streep posee en cada interpretación un único objetivo, el de superarse a sí misma. Esta actriz de 59 años -luego me dirán, o dirá la politizada Susan Sarandon, que en Hollywood no hay papel para mujeres mayores de cuarenta- nunca ha cesado de interpretar roles cada vez más sorprendentes. Por favor, no dejen de verla: canta, baila, y actúa tan magistralmente, que a la salida del cine sólo quieres seguir viéndola. Los saltos de esta mujer no me los podía creer si no los viera con mis propios ojos, los giros, la forma de cantar, posee una voz sublime, de matices múltiples, y en ella incorpora los sentimientos del personaje que interpreta con una facilidad, y al mismo tiempo una audacia, indescriptibles. Meryl Streep actúa para los actores que la acompañan y para el público, pero sobre todo, actúa para ella misma, para despojarse de su ser y para invadir esos seres imaginarios que la han hecho la mejor actriz de nuestro tiempo.

En lo único en que se equivocó Marlene Dietrich fue en decir que Meryl Streep era una mujer fea. Meryl Streep es una mujer distinta siempre, recuerden la belleza fría en El diablo se viste de Prada, la belleza agotada de la madre en Kramer contra Kramer, la belleza de la inteligencia en Out of África, cuando interpretó a la novelista Isaac Dinesen, o cuando se puso en la piel de una judía acorralada por los nazis en La decisión de Sofía.

Pero Mamma mía! es una comedia musical, su ligereza es su virtud, y de ella salimos revitalizados. Las actrices que corean a Meryl Streep no se quedan rezagadas en su performance, y tampoco los actores. Pierce Brosman está para comérselo, y debo confesar que su voz es una de esas voces cálidas y enamoradas que yo haya escuchado en mucho tiempo, y que me puso el vello de punta.

No entiendo por qué tanto lío con el bodrio de película Ché y con la otra, Wanted, la Angelina Jolie ya sale hasta en la sopa, hinchada que no le cabe una gota de silicona más, aunque ella dice que es natural todo. Natural es Meryl Streep, natural de chez natural, bella. La verdadera película que vale la pena en este otoño es Mamma mía! se los aseguro, basta ya de la sufridera en el cine, y la comezón de coco ideologizante, o de los chorroso de sangre. ¡A bailar y a cantar y a reir con Meryl Streep! Esto es para mí también el gran espectáculo del cine. Y cuando está bien hecho, tanto mejor.

Creo que Phyllida Lloyd deberá enseñarle a Lars von Triers lo que es una comedia musical, recuerden aquel desastre de Dancing in the dark, en el que nadie danzaba, y Björg aullaba sus propias canciones antes de que la mandaran a la horca. Un espanto.

Hoy me entero del fallecimiento del director de cine cubano Humberto Solás, el Visconti cubano, seguramente le habría gustado mucho ver Mamma mía! Que descanse en paz.

No dejen de disfrutar de la belleza y la inteligencia de la gran dama de la cinematografía mundial, una belleza diáfana, la belleza del verdadero arte.

La obra de un pintor

Martes, 16 Septiembre 2008

Hoy se estrena en la Maison de l’Amérique Latine (en el 217, Boulevard Saint-Germain, 75007, a las 18: 30h), en París, un vidéo-art titulado Ramón Unzueta, dirigido por Ricardo Vega, ambos artistas son cubanos. Ricardo Vega lleva años realizando una serie titulada Un pintor, un cuadro, dedicada a realzar la relación entre el pintor y el cuadro que está creando, sus sentimientos, sus acciones, la relación diaria del creador con la obra en perspectiva. En este caso se trata del pintor Ramón Unzueta, residente en Tenerife.

La obra filmada se titula Preciosa y el aire y es un homenaje al poema de Federico García Lorca. La obra fue pintada en La Herradura, España, en un viaje que hicieron el año pasado durante el verano a ese sitio, y también a Fuentevaqueros, a la casa natal del poeta, y a la Huerta de San Vicente en Granada.

Ramón Unzueta es un dibujante, heredero de Jean Cocteau, pero con un estilo muy propio. Sus mujeres, las ya llamadas “mujeres de Unzueta” pueden ir desde una guajira cubana, pasar por una costurera, por el aspaviento de una bailarina, los deseos melancólicos de una prostituta, la lágrima de una tonadillera, las extravagancias de unos sombreros en las cabezas de muchachas en flor, hasta el misterio de la Nazimova, la perfidia perfecta de su adorada Bette Davis, y el mundo fabuloso del cine mudo. Pero Ramón Unzueta ha demostrado que maneja la técnica mixta, el óleo, el acrílico, con soltura y grandeza, y eso es lo que veremos hoy, bajo el lente, también con la destreza de un pincel, de Ricardo Vega.

Es necesario volver siempre a la pintura real, a la que nos deleita con su interpretación del espíritu delineado en la sombra. La obra de un pintor nos salva del absolutismo de la imagen real, del fanatismo propenso a borrar los laberintos de la belleza artística.

La esquina de los artistas.

Viernes, 12 Septiembre 2008

En la esquina de mi barrio en el Marais, en París, existía desde hacía años un viejo restaurante, estilo años cincuenta, bastante desvencijado ya y un poco polvoriento, pero el cocinero no era malo, de ahí, pese a su estado, el éxito de la concurrencia. El dueño se la pasaba llorando delante de los clientes, y se enjugaba las lágrimas con el mismo trapo con el que limpiaba la meseta del bar. De regreso a casa, siempre me tocaba y me toca pasar por esa esquina del Boulevard Bourdon, y en varias ocasiones el patrón se hallaba solo, mirando al vacío, con el paño echado encima de un hombro y lagrimeando.

Un buen día el restaurante cerró, y en menos de un mes abrió en el mismo sitio, un nuevo restaurante, se llama Le coin des artistes (La esquina de los artistas), lo llevan unos jóvenes encantadores y cultos, el público sigue siendo el mismo, de todo un poco, pero en su mayoría artistas, músicos, escritores, poetas, pintores del Marais, atraídos por la nouvelle cuisine, por el decorado, sobrio, moderno, claro, casi transparente, aunque la cristalería de los vasos, botellas de agua y cubiertos, es toda en negro y azul.

Los camareros son simpáticos y ligeros, se desviven por que el cliente se sienta rey. El barrio está cambiando, me dijo hace unos días un viejo pintor, ya no es mi barrio, rezongó. El barrio está rejuveneciéndose, es cierto, pero tiene ese encanto de la mezcla de lo viejo con lo nuevo, de la sobriedad con la audacia. Y de pronto, me puse a pensar, la cantidad de cosas que hemos hecho en esta ciudad, todos estos artistas, venidos del mundo entero, para beber de ella y brindarle nosotros también, un buen trago amoroso.

Brindo por París, y por la esquina de los artistas, en cualquier parte del mundo, en el que esa esquina exista.

Carta de una pianista.

Mircoles, 10 Septiembre 2008

No sólo me quedé sin piano, el agua barrió con todo, era un agua turbia y terrosa que desbarató los pocos muebles del salón, la cama, el colchón. No poseo nada. El viento arrasó con parte del techo. Sólo me puedo asir de las paredes, y cerrar los ojos, e imaginar algunas notas de Chopin.

Tuve que amarrarme a una soga, para cruzar la calle, el agua me arrastraba, apenas tenía fuerzas, hacía dos días que no comía nada, nada. Sólo bebía agua con azúcar. En la parte Oriental, ya sabes, todo es mucho más difícil. Entonces salí a buscar algo de comer, unos vecinos compartieron conmigo lo suyo, bien poco, lo que les quedaba, fueron muy generosos.

Mi única fortuna era mi piano, mis manos lo aguantaron hasta que se me escapó, y tuve que dejarlo ir, porque si no lo hacía sería a mí a la que encontrarían días más tardes con el cuerpo hinchado y los dientes desencajados como las teclas de mi piano.

No poseo nada, me quedé en cero, varada en este destino, y sin poder gritar, amordazada por la dictadura, que ni ayuda, ni deja ayudar a los demás. Acepta sólo la ayuda que les conviene y veremos a ver si de verdad nos la entregan algún día o la venden después en las diplotiendas, en dólares o en euros.

Lo mejor habría sido haber hecho del piano un bote y haberme dejado bregar a merced de la corriente.

No, no cometeré ninguna locura, aunque ya todo es pura locura, intentaré una vez más sobrevivir, sin mi piano, sin mi casa, sin mi país, sin mí.

Ike.

Lunes, 8 Septiembre 2008

Levanten las restricciones a la ayuda humanitaria

UPDATE # 1: Quiero agradecer a todos los que han firmado ya. A los reconocidos escritores, artistas, académicos e intelectuales cubanos de varias generaciones, pero también a todos aquellos que no son figuras públicas. Una mención especial para la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi, el artista uruguayo-americano Luis Camnitzer y el cineasta salvadoreño Jorge Dalton, también para los artistas plásticos Sandra Cevallos y René Quintana, que firman desde Cuba.
Esta iniciativa acaba de comenzar. La situación humanitaria en la Isla continúa deteriorándose con el paso del huracán Ike. Seguiremos recogiendo firmas hasta el miércoles para demandar nuestro derecho a asistir directamente a nuestros familiares y compatriotas en Cuba y su derecho a recibir nuestra ayuda sin obstrucción ni manipulación por parte de ningún gobierno.
____________

La presente carta abierta a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos es un esfuerzo por hacer posible y efectiva la ayuda humanitaria directa de los cubanos en el exterior a sus familiares y compatriotas en la Isla. Ningún gobierno tiene el derecho de obstruirla, manipularla o desdeñarla en el caso de una crisis humanitaria.

Invitamos a todos los cubanos, y a todas las personas de buena voluntad alrededor del mundo, a apoyarla con su firma, que pueden enviar a salcedomaspons@gmail.com o dejando un comentario.

Esta carta será enviada durante la presente semana a la presidencia de los gobiernos de EE.UU. y Cuba, al Congreso de Estados Unidos y al parlamento cubano, a las embajadas y consulados de EE.UU. y Cuba en los principales países de Europa y América, a los organismos internacionales, instituciones religiosas y de derechos humanos.

English version.

__________________________

Levanten las restricciones a la ayuda humanitaria
Carta abierta a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos por las víctimas del huracán Gustav

Honorable George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos de América
General de Ejército Raúl Castro, Presidente de la República de Cuba

Distinguidos Mandatarios:

Con carácter urgente, les pedimos considerar la siguiente iniciativa que reivindica el derecho de todos los cubanos a ayudar a nuestros familiares y compatriotas en un caso de crisis humanitaria, así como el derecho de las víctimas a recibir nuestra ayuda.

El huracán Gustav causó graves daños materiales en Cuba, sobre todo en la provincia de Pinar del Río y en el municipio especial Isla de la Juventud. Las imágenes y reportajes de la prensa nacional e internacional y los testimonios personales de los habitantes de las zonas más afectadas, dan cuenta también de una situación de extrema gravedad, que pudiera deteriorarse aún más con el impacto del huracán Ike.

Considerando estas circunstancias, pedimos:

  • que el gobierno estadounidense suspenda por 90 días las restricciones al envío de remesas, las visitas y los envíos de ayuda humanitaria hacia Cuba de los ciudadanos y residentes de origen cubano en los Estados Unidos, tengan o no familiares directos en la Isla;
  • que el gobierno cubano suspenda por 90 días los impuestos y recargos sobre las remesas y envíos de ayuda humanitaria proveniente de los nacionales cubanos en el exterior (no sólo en EE.UU.) y que implemente el otorgamiento de visas humanitarias para que todos aquellos que deseen visitar Cuba con tal fin durante este periodo puedan hacerlo con sus actuales documentos de viaje, sin discriminación por motivos políticos u otros;
  • que los gobiernos de Cuba y los EE.UU. designen de manera inmediata una comisión de trabajo bilateral encargada de la implementación logística, diplomática y legal de esta iniciativa desde EE.UU., garantizando que la ayuda humanitaria de los cubanos en el exterior llegue efectiva e íntegramente a sus destinatarios en la Isla.

Los abajo firmantes, nos comprometemos a mantener el espíritu humanitario de esta iniciativa y a enfocarnos exclusivamente en la misión de evitar mayores sufrimientos a las víctimas del huracán Gustav, poniendo a un lado nuestras diferencias políticas, rechazando cualquier ánimo de lucro comercial, partidista o ideológico. Sólo pedimos a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos que levanten inmediatamente las restricciones a la solidaridad de los cubanos en el exterior con sus familiares y compatriotas en la isla.

Firma:

Enrique del Risco -West New York, NJ. USA

Zoé Valdés - París, Francia

Isis Wirth - Munich, Alemania

Ernesto Hernández Busto - Barcelona, España

Manuel Sosa - Atlanta, GA. USA

Jorge Ferrer - Barcelona, España

Jorge Salcedo - Cambridge, MA. USA

Cristina Peri Rossi - Barcelona, España

Rafael Rojas - México DF, México

Carlos Alberto Montaner - Madrid, España

Yodel Pérez Pulido - Manaos, Brasil

Mari R. Ichaso - New York, NY. USA

Juan Antonio Blanco, académico - Canada

Emilio Ichikawa - Miami, FL. USA

Alexis Romay - Upper Montclair, NJ. USA

David Lago González - Madrid, España

J. M. Pozo Cruz, artista - Berlin, Alemania

Geandy Pavon - Guttenberg, NJ. USA

Tania Quintero - Lucerna, Suiza

Teresa Cruz - New Jersey. USA

Félix José Hernández, escritor y profesor - París, Francia

Rosie Inguanzo, poeta - Miami, FL. USA

Elena Larrinaga, empresaria - Madrid, España

Al Godar - Canadá

Heriberto Hernández - Miami, FL. USA

Elizabeth Quintana - Miami, FL. USA

Erick Alejandro Hernández - Miami, FL. USA

Miguel Iturralde - Guaynabo, Puerto Rico

Laycen Chuey Ferrer - Colonia, Alemania

Olga Lastra - Coral Springs, FL. USA

Maite Díaz González - Francia

Andria Medina - Italia

Manuel Marzel, cineasta - Valencia, España

Jorge Alberto Aguiar Díaz - Valencia, España

Betty Matías - Madrid, España

Blanca Acosta - Jackson, TN, USA

Jorge Gutierrez Alemida - Madrid, España

Armando Betancourt - New York City, NY. USA

Ernesto Gonzalez - Miami, Florida. USA

Diana Villegas Rueda - Veracruz Mexico

L. Santiago Méndez Alpízar - Madrid, España

Isbel Alba - Montréal, Canada

Mayda Rodríguez Gil - Marsella-Francia

Adrian Valdes Montalvan - Montreal, Canada

Ernesto Menendez-Conde, crítico de arte - New York, NY, USA

Rosa Alvarez - Oviedo, España

Abel Hernandez - Miami, FL, USA

Ernesto Gutiérrez Tamargo. Abogado - Madrid, España

Rafael López-Ramos - Miami, FL. USA

Naday Balbuena - FL. USA

Yvette Inufio - FL. USA

Raúl Ciro Hernández Gómez - Granada, España

Marlene Rodríguez - Barcelona, España

Oscar Peña - Miami, FL. USA

Belkis Cuza Malé - Fort Worth, Texas. USA

José Prats Sariol - México DF, México

Lester Cano Alvarez - Colonia, Alemania

Mili Espinosa - Guaynabo, Puerto Rico

Roberto Ferranti - Roma, Italia

Roberto Soto Legón - Islas Canarias, España

Carlos M. Estefanía - Estocolmo, Suecia

Carmen B. Diaz - Miami, FL. USA

Jorge Luis Arcos - Madrid, España

Alessandra Molina, poeta - Columbia. USA

Raúl Ernesto Colón Rodríguez - Montréal, Canada

Yaxys D. Cires Dib - Madrid, España

Ivis Acosta Ferrer - España

Walter Barreto - Miami, FL. USA

Eva Silot - Miami, FL. USA

Ana J. Faya - Ottawa, Canada

Juan Carlos Castillón - España

César Reynel Aguilera - Canada

Joan A. Guerrero, periodista - Andorra la Vella, Principado de Andorra

Luis Camnitzer - New York, NY. USA

Manuel Díaz Martínez - Las Palmas de Gran Canaria, España

Antonio José Ponte - Madrid, España

Camilo Loret de Mola - Miami, USA

Joaquin Estrada-Montalvan - USA

Luis Cabrera Daspet - Los Angeles, CA. USA

Mercy Lastre - Granada, España

Rafael Cruz - Granada, España

Greisy Rivas - Miami, Fl USA

Milena Rodríguez - Granada, España

Beatriz Robles -

Javier de Castromori - Almeria, España

Wanda Rivera-Rivera, Assistant Professor - Boston, MA. USA

Waldo Pérez Cino - Madrid, España

Manuel Benito de Valle Ruiz - Sevilla, España

Ruben Fernandez - Miami, USA

Marc R. Masferrer - Bradenton, Florida, USA

Roosevelt F. Bernal - Coral Gables, Florida USA

María Argelia Vizcaíno - Greenacres, Florida. USA

Maura M. Candelaria - North Bergen-NJ. USA

Lourdes Sánchez Benítez - Madrid, España

Sandra Ceballos - La Habana, Cuba

René Quintana - La Habana, Cuba

Guillermo Corujo Domínguez - Alicante, España

Jorge Fornes - Miami, Florida. USA

Lisset Martinez Herryman - Jackson Heights, NY. USA

Elizabeth B. Torres - NJ. USA

Jorge Dalton. Cineasta - El Salvador C.A

Noemi Luis - Miami, Fl. USA

Esther Diez - Miami, Fl. USA

Yensy James Hall - Miami, FL. USA

Orlando Casin - Miami, FL. USA

Veronica Cervera - Miami, FL. USA

Yansi Y. Pérez - Northfield, MN. USA

Jorge Brioso - Northfield, MN. USA

Emilio García Montiel - Veracruz, México

Frank A.Caner -

Ofill Echevarria - New York, NY. USA

Pablo Garay - Miami. FL. USA

Tania Montes Ruiz - La Habana, Cuba

Daisy Ballmajo - Miami, FL. USA.

Bobby Salamanca, Jr. - Miami, FL. USA

Juan C. Garcia - New York, NY. USA

Ada Baisre - New York, NY. USA

Michael Hernandez Miranda. Escritor y periodista - Houston, Texas. USA

Ana Belén Martín Sevillano - Kingston, Ontario. Canada

Andrea van Hensbergen - Tiel, Holanda

Raúl Ciro Hernández Gómez -

Pío E. Serrano - Madrid, España

Luis Manuel García Méndez - Madrid, España

Iliana Cerra Valdés - Ciudad de Panamá, Panamá

Rolando Díaz - Santa Cruz de Tenerife, España

Rolando Sánchez Bouza. Diseñador - Málaga, España

Vanito (Ihosvany Caballero) Brown -

Lourdes Gil - Tenafly, NJ, USA

León de la Hoz, escritor - España

Ladislao Aguado, escritor - España

Ricardo Brey - Gent, Bélgica

Isabel Brey - Gent, Bélgica

Paula Brey - Gent, Bélgica

Guillermo Milán Reyes - Estocolmo, Suecia

Carlos A. Aguilera - Frankfurt, Alemania

Beatriz Calvo Peña - Madrid - España

Haroldo Dilla Alfonso - Santo Domingo, República Dominicana

Angel L Hernandez - Orlando, Florida USA

Angel L Hernandez Jr. - Orlando, Florida USA

Amalia Vilches Dueñas - España

Ariane Bosquet -

Dagmar Monett - Berlín, Alemania

Vivian Carbó - Madrid, España

Boris Larramendi - España

Ernesto Morales - Madrid, España

Juan Carlos Quintero-Herencia - College Park, MD. USA

Roberto Fernandez Rizo - Panama, Panama

Carlos Lafuente - Vevey, Suiza

Vanessa Arce Senati - New York, NY. USA

Alejandro Frómeta Morejón - Madrid, España

Nieves Cáceres -

Angel Ernesto Gutiérrez Cajiao -

Este documento para firmar, en solidaridad con el pueblo cubano, debido a la tragedia meteorológica que ha tenido que afrontar Cuba, varios ciclones en poco tiempo, es importante que se de a conocer.

Los ciclones forman parte de la vida de la isla, desde que somos isla, o sea de toda la vida. El único ciclón con el que no hemos podido es con el castrismo, dura 50 años, deberíamos enviarle una carta a Naciones Unidas y a la Unión Europea para que no continúen apoyando a la dictadura, para que ese pueblo no tenga que seguir mendigando ayudas y pueda reconstruirse solo como siempre lo hizo antes de esta tragedia que comenzó en el año 1959 y que ha devastado el país porque ha liquidado sus libertades, desbarató la economía, y envió al veinte por ciento del pueblo cubano al exilio.

Yemayá y Oshún deben estar muy bravas.

 

La cultura en la política.

Sbado, 6 Septiembre 2008

Da pavor comprobar que la cultura ha desaparecido de la política. No me refiero a que los intelectuales y artistas se conviertan en políticos, sino a que los políticos sean cultos. Lo estoy viendo, ya sé, no es el mejor ejemplo, en las elecciones presidenciales americanas. A nadie se le ocurre citar a un escritor, o echar mano del pensamiento de un filósofo, o fotografiarse en una exposición, la cultura no cuenta ni para Obama, ni para McCain, ni para Biden, ni para Palin, y tampoco para Hilaria, ya fuera del juego.

Todo parece indicar que parecer cultos o sabios no da votos, qué vergüenza. Y sigo sorprendida ante los discursos de los políticos, todos iguales, ni un valium haría mejor efecto. Sube un político a una tribuna y al instante se convierte en robot.

Aunque debo reconocer que, Obama apela al efectismo en sus discursos, mientras McCain es absolutamente pragmático y directo, lo que lo hace más pesado, porque ya todo el mundo sabe de que a las masas les hechiza el efectismo.

Sarah Palin es un caso especial en este sentido, resulta efectista, pero sabe dirigirse al público con verdades directas que en algunos casos molestan, y sin embargo, gana. ¿Por qué? Porque habla bien, y estoy segura de que hay en ella un fondo, un acerbo de lecturas, se le nota, además de la experiencia. Creo que dejó chiquita a Hilaria. Hilaria molestaba por otras cosas, por su torturado y sacrificado pasado, y su tono de maestrica de escuela, aunque Hilaria no es inculta, quien daba la imagen de inculto era su marido.

La irrupción de mujeres en la política ¿volverá a imponer la cultura como cualidad a tener en cuenta? Esperemos que sí. Por el momento, según las encuestas, ellas son las que más leen, las que más asisten a la ópera, al ballet, a las exposiciones. Ellas y los homosexuales son los que más honor hacen de la cultura, de la lectura, del pensamiento.

El alcalde de París, Bertrand Delanoé, homosexual declarado, y que no ha hecho de su sexualidad una ganancia para su campaña como presidente del Partido Socialista, absolutamente en franca depauperación (el PS, no el alcalde), hace gala de su vida como hombre sumamente interesado en/y preocupado por la cultura. Creo que entre las mujeres y los homosexuales el mundo político tiene mucho que ganar, en cultura y democracia. Más temprano que tarde.