Blogs

Archivo de Diciembre, 2008

Arte o diseño

Sbado, 27 Diciembre 2008

Resulta increíble, de un lado una galería con litografías de Matisse, del otro lado una tienda de ropa de marca (evitaré dar la firma). Una litografía del gran pintor se rebaja a 800 euros, un vestido insignificante, un trozo de chifón, con apenas un refajo de nada, y el moaré cosido por fuera cuesta el doble.

En la galería, la galerista estudia un catálogo cuidadosamente, entra un cliente, ella se para, saluda, y permite que el visitante observe con detenimiento, sin molestarlo. La galerista es una señora silenciosa, elegante, que hojea un catálogo, y seguramente el corazón le palpita ante la posibilidad de lograr una venta, pero tampoco convierte la cosa en un asunto de desparpajo de feria, sabe guardar la compostura.

En la boutique de moda, entra otra clienta, la vendedora apenas la mira, masculla un saludo. Cuando la dama pregunta por un modelo, carísimo, ella responde que no está segura que tenga la talla adecuada, con lo que, sin ninguna sutileza, la está llamando gorda. Pero la clienta insiste, ella quiere probarse un vestido, quizás talla 46. La empleada duda de que esa talla exista en el modelo italiano, refunfuña, y a hurtadillas se burla de la mujer con otra vendedora.

El cliente de Matisse pregunta a la galerista sobre algunos detalles del cuadro, quien parsimoniosamente responde con agrado.

Observo a corta distancia. Sinceramente, entre una obra de Matisse, y un trapo que dentro de unos meses pasará de moda, el doble de caro, y que ni siquiera se puede meter en la lavadora, y mucho menos no sirve más que para que lo miren a una con envidia, prefiero lo primero; porque enmarcar el cuadro, colgarlo en una pared, y ponerse a contemplarlo, es lo que realmente no tiene precio. Entre arte o diseño. Sin duda alguna, arte. Aunque a veces, el diseño es arte, pero no siempre.

Conversación de sobremesa

Jueves, 25 Diciembre 2008

Anoche cenamos en casa un grupo de amigos, entre ellos Jorge y Margarita Camacho, él es un pintor cubano reconocidísimo y Margarita es española, pero casi cubana, llevan años casados, y ambos se han acompañado en este inmenso y extenso dolor que se llama Cuba. Durante la cena hablamos de lo humano y lo divino, y sobre todo, de arte, de pintura, de nuevos libros leídos, y de otros releídos; pero ya alrededor de medianoche, nos desatamos a introducir el tema que tanto nos asfixia: Aquella Isla.

Y pensamos en todas aquellas personas que faltaron en la cena familiar cubana, si es que llegaron a tener cena, recordamos a los presos políticos cubanos, al médico cubano Oscar Elías Biscet, a los poetas, periodistas, y bibliotecarios presos desde la Primavera Negra en el 2003. Todos ellos aislados. Pero también, en los fusilados, desaparecidos, en los exiliados, durante estos cincuenta años de terror castrista. El primero de enero será una fecha de duelo nacional para los cubanos que aman su país. Cincuenta años de destrucción fascista, comunista. Porque eso ha conseguido Fidel y Raúl Castro, mezclar fascismo y comunismo, sutilizar el horror de tal manera que pocos puedan identificarse en un lado o en otro.

Vivimos, ahora mismo, un período bastante contradictorio; con Raúl Castro, quien fusiló a inocentes desde los inicios de la Revolución, la gente quiere creer que habrá cambios. Hasta ahora no los ha habido ni los habrá, él mismo se ha encargado de afirmarlo públicamente, pero los crédulos siguen oyendo cantos de sirenas. Da vergüenza ver a los presidentes latinoamericanos darse la lengua con uno de los más grandes asesinos de la historia reciente de América Latina. Lula da Silva ha decepcionado profundamente a los cubanos, y no puedo entender como este hombre sigue apoyando a los Castro.

De todo esto conversamos en la sobremesa. La fiesta, cualquier fiesta de los cubanos, termina invariablemente con el mismo tema. ¿Hasta cuándo será así?

Feliz Navidad y próspero año 2009…

Martes, 23 Diciembre 2008

¿Sin signos de admiración? De cualquier modo, feliz navidad y próspero año 2009. Un escritor es, por exigencia del guión, transgresor, políticamente incorrecto, y antipoder… Por todo eso, soy como soy, y espero que los lectores lo entiendan, un beso a todos.

Y recuerden, voy a pedir “p’a tí lo mismo que tú p’a mí”, como dice la canción.

Reciban este mensajito desde París:

La mala uva de los Estados Unidos

Sbado, 20 Diciembre 2008

uvas.jpg

Veo en el blog de Generación Y de Yoani Sánchez, una foto donde aparecen paquetes plastificados que contienen uvas norteamericanas, se aprecia claramente la bandera de Estados Unidos, y el precio en el que el Estado cubano vende estas frutas a los ciudadanos cubanos en moneda CUC. Cuba es el único país que tiene tres monedas. O sea, que ¿tenemos embargo, digo, boicot comercial, o no? Porque lo que son uvas, que nos envían los “malos” de la película, ahí veo que las hay.

No hay un vaso de leche diario para los niños, pero uvas sí que hay. Los americanos deberían quitarnos el embargo de un tajo para que tengamos algo más que uva, para podamos tener reses, leche, carne… democracia. Pero, por algo se empieza, al menos ya tenemos uvas. Tal vez sean las uvas que nadie quería comerse en Estados Unidos, las malas uvas, el rastrojo, como mismo nos enviaban, hace unos cuantos años, los rusos desde “la hermana Unión Soviética”. Mi generación se comió todos los productos vencidos de los soviéticos, las latas llegaban al puerto habanero lindamente hinchadas, no más les encajabas el abridor que el chorro de ají relleno agrio te podía sacar un ojo del impacto de géiser que tenía. Pero esos tiempos, afortunadamente, ya pasaron, aunque… en estos días regresó un barco ruso a puerto cubano, ujum, ejem…

Pero estaba hablando de las uvas norteamericanas, que seguramente estarán envenenadas, porque a los americanos sólo les interesa acabar con el pueblo cubano, desde hace cincuenta años tienen el propósito de invadirnos, y de acabar con la dictadu… perdón, la revolución castrista… Me estoy poniendo buena gente, debe ser una uva que me zampé hace un rato.

Las uvas americanas, con cartelito y bandera y todo, las vende el Estado cubano, tan campante, insisto en ello, sabiendo que pueden contener veneno letal, o micrófonos, o que cada uva se puede convertir en un yihad, y arrasar con la isla de una vez y por todas. ¿Posee alguna simbología bíblica la uva? La desconozco, igual sí. Algo habrán hecho Jesucristo, los apóstoles y la Virgen María con las uvas. Pero lo peor que no estoy segura que los cubanos sepan descubrirlo e interpretarlo, llevamos demasiado tiempo adorando a un solo “dios”. Pensándolo bien, tal vez dentro de cada una de esas uvas, los americanos, que son tan malos, hayan metido un crédito bancario, para desestabilizar al régimen.

En cualquier caso, me extraña mucho, que después de todo lo que los hermanos Castro negaron las ayudas americanas, durante los ciclones, ahora resulte ser que aceptaron uvas, para ¡venta y consumo! Esperemos que detrás de las uvas no estén muy lejos los viñedos. Por si acaso, me voy a beber un batido de mamey, que es la fruta de mi tierra, aunque allá en la isla se hayan extinguido los mameyes; la tierra cubana se niega desde el año 1959, a dar mameyes. ¿Que de dónde saqué el mamey para mi batido? Preguntarán ustedes. Lo traje congelado de Miami. Allí hay mamey hasta por los codos. El mamey también se exilió.

El cliente es rey, otra vez…

Viernes, 19 Diciembre 2008

La revista Le Courrier du Grand Paris, magazine de la Cámara de Comercio y de la Industria de París, titula en su portada “El retorno del Cliente Rey”. Y en sus páginas demuestra cómo en épocas de crisis, el trato al cliente cambia para mejor. No es el tema esencial de este número, ni mucho menos, pero resulta muy interesante constatar, que la forma de tratar al cliente debe ser uno de los primeros efectos en este asunto tan complejo para mí, y para muchos, de la economía, la crisis, etc.

No tenemos que ir muy lejos, en las tiendas de mi barrio el trato ha variado para bien. Desde hacía años, las empleadas o empleados, mantenían un trato correcto con los clientes, en algunos casos el trato degeneraba, y era bastante malo, también debido a la falta de educación de los clientes. Para nadie es desconocido el mal carácter de los parisinos; pues los empleados de tiendas no se quedan atrás. En otros sitios, España, Estados Unidos, Italia, sorprende la amabilidad de los empleados, la delicadeza a la hora de preguntar si pueden ayudar. En Francia, sobre todo en París, hasta hace unos meses entrabas en una tienda, y ni te miraban, y cuando preguntabas algo, a veces pareía como si hubieran querido comerte a mordidas. Hace años, en los ochenta, ésto no era así, no tengo la menor idea de lo que pudo cambiar en este tema, pero a partir de los noventa, hasta hace unos meses fue así, topabas constantemente con gente desagradable. Aunque no era una generalidad, con mucha frecuencia sucedía.

Las cosas van cambiando, se nota, hacen un esfuerzo, te ofrecen opciones, te preguntan, informan, el tono de las voces se ha dulcificado, sonríen, ¡por fin sonríen! ¿Resultado de la crisis? Es probable, lo cierto es que el cliente vuelve a ser rey. Menos mal.

En Cuba (aprovecho y aclaro un comentario que me hicieron abajo, en el otro post), jamás fui militante comunista, ni pertenecí a ninguna organización castrista, me di de baja del comité de defensa de la revolución y de la federación de mujeres cubanas lo más temprano que pude. Trabajé en el ICAIC solamente cuatro años, y por contrata, porque tenía que trabajar en algo, jamás participé de las actividades políticas de ese centro, salvo cuando hubo que defender de la censura a la película Alicia en el pueblo de maravillas, que me puse como un puñado de artistas, del lado de su realizador, hice guiones contestatarios, escribí articulos contestatarios, algunos pude pasarlos a publicación, otros no… Estuve cinco años en la UNESCO en París, porque estuve casada con una persona a la que designaron como primer secretario de una organización internacional. No ”mamé” de la dictadura, me pagaron por contrata como a cualquier otro trabajador cubano, como por ejemplo a Pedro Juan Gutiérrez, escritor cubano, periodista durante toda su vida de la revista Bohemia, aunque él si estuvo emplantillado y con cargos de periodista, como Leonardo Padura, emplatillado en la UNEAC, como tantos otros. Me pagaron el fruto de mi trabajo, y bien poco que trabajé. No me dieron la carrera que merecía, y no fue por culpa de mis notas, eso lo sabe quien me conoce. Así y todo, dirigía una revista de cine, y traté de hacer ¡los seis números! con tremendo trabajo, hice lo que pude hacer, lo mejor que pude. Porque sabía que el lector era rey, lo sabía, sin haber crecido en el capitalismo. Porque mi madre me decía, que antes de la catástrofe en el año 1959, la divisa de los comerciantes era: “el cliente es rey”.

Y leer nuevamente esta sóla frase en la portada de una revista, me da esperanzas, de que algún día “el cliente sea rey” en Cuba, otra vez. Y que esos clientes sean los cubanos también, sin discriminación de ningún tipo. Y no solamente los turistas sexuales, y los subnormales que repiten las mentiras que les cuenta la dictadura para desprestigiar a una persona.

Mi padre estuvo dos años en la cárcel, un medio hermano está en la cárcel, con él no tengo relación alguna. El hecho de que un lector de este blog me llame desnaturalizada, y me calumnie con mentiras y con hechos que son inciertos, debo asumirlo como una consecuencia de mi trabajo. “El cliente es rey”. En este caso, es un rey engañado, ciego, calumnioso y charlatán. Ahora es él quien debería pedir excusas, si realmente tiene vergüenza, y sabe de lo que habla.  

Solos y perdidos

Jueves, 18 Diciembre 2008

Cuando veo a los mandatarios de los países latinoamericanos, y a otros, abrazar, aupar, y pedir con sus palabras y con sus gestos la legitimización del gobierno de Castro II me digo que los cubanos estamos cada vez más solos y perdidos. Paradójicamente no me siento excesivamente triste, me siento con un élan vital para seguir demostrando cuán equivocados están estos señores. Y por suerte, en ese impulso, no estoy demasiado sola, porque muchos me acompañan en el empeño de seguir deseando mostrar la verdad de lo que significa para Cuba, pero no sólo para Cuba, lo que significaría para cualquier país, una dictadura que cumplirá en los próximos días 50 años.

No voy a lloriquear, no es mi estilo, pero tampoco esta vez me voy a airar, porque, qué se puede hacer cuando los periódicos que tradicionalmente han estado del lado de las víctimas de las dictaduras, en lugar de escuchar a las personas que han sufrido, dedican sus esfuerzos y sus páginas a alentar y a inventar talentos florecidos bajo la sombra de esa misma dictadura sin condenarla, todo lo contrario. No es alentador, pero espero algún día que estos diarios rectifiquen, y que no sea demasiado tarde. Demasiado tarde puede ser una invasión a esa pequeña isla, como ocurrió con Irak, pero recuerden, ¿quiénes escuchaban a las victimas de Sadam Hussein cuando éstas pedía auxilio, qué periódico de izquierdas les hizo caso? Ninguno, que yo recuerde. La realidad es ésa, no hay otra, la soledad, el aislamiento. Y hemos vivido las consecuencias doblemente: los horrendos estragos del dictador iraquí más la guerra posterior en ese país, llevada, no sólo por los norteamericanos, por varios países que la sostuvieron.

Cientos, miles de voces cubanas se han levantado para pedir justicia, compasión, apoyo, reconocimiento del sufrimiento, se han escrito cientos, miles de libros que cuentan la verdad de lo que ha ocurrido en Cuba, se han hecho películas, se ha batallado dentro y fuera de Cuba. Y no nos oyen, no quierne oirnos. Es más, tengo la impresión que cansamos, que fatigamos a los demás con la candanga. Y de eso se aprovechan los oportunistas. Por ejemplo la estúpida que ha dicho ayer en un periódico que ellos se fueron huyendo de sus padres y no de los Castros, ella se habrá ido huyendo de sus padres, pero ninguno de nosotros se fue huyendo de los suyos. Nuestros padres estuvieron presos en las cárceles castristas y murieron luego en el exilio. Tengo a un hermano preso ahora mismo en Cuba, y ni siquiera puedo decir su nombre, para que no lo liguen conmigo. Tiene una niña, y no puedo hacer nada. Y esta escritora estúpida, mediocre, irresponsable suelta tales perlas que darían vergüenza a cualquiera persona normal, como mínimo. Imaginen por un momento que una escritora chilena dijera lo mismo de la época del pinochetismo, ¿qué periódico se lo publicaría?

No sólo tenemos que luchar contra el castrismo, además tenemos que luchar contra este tipo de gentuza, y contra sus agentes, y la vileza de este mundo, irresponsable, estúpido, que se prepara a aceptar, entre otras cosas, a las dictaduras, el terrorismo, los gobiernos populistas, como el futuro “normal”, el que le quieren dar a sus hijos.

En eso, les aseguro, no estaremos solitarios los cubanos. Prepárense, que lo que viene no es fácil.

Rueda de prensa con escupitajos

Martes, 16 Diciembre 2008

Ayer vi un video donde un periodista iraquí le lanzaba dos zapatos a Bush en conferencia de prensa en Irak. Seguramente ustedes lo vieron porque el mundo entero lo vio y en pocos minutos, se dijo, que el periodista se había convertido en el héroe de los árabes. Investigando me entero que lanzar zapatos en la cultura árabe es tratar a alguien de la peor de las basuras, que es un gesto de alto desprecio, y que viene de los zapatazos que les dan a los perros, que son animales despreciados por ellos.

Bien, primero me pregunto si ese periodista no tenía, profesionalmente, los argumentos necesarios para encarar a Bush con preguntas, y tuvo que hacerlo de esa forma tan salvaje. Luego me digo, si una cultura desprecia a los perros, de la manera en que ellos lo hacen, como cultura no me interesa para nada, es más, soy yo la que desprecia a esa cultura; porque en mi cultura los perros son venerados, cuidados, amados, ¿dónde se metieron ayer los defensores de los animales?

Entonces, ya lo sé, uno o muchos de ustedes, me responderán: más salvaje fue Bush que bombardeó Irak, y yo les responderé, sí, desde luego, pero antes, más salvaje fue Sadam Hussein que gaseó a cientos de miles, incluídos niños, y nadie le lanzó ni un calcetín. Porque los iraquíes sabían, eso estaba también en el disco duro de esa cultura, que quien le tirara un hollejo de naranja a Sadam Hussein iba directico al paredón, si no lo tiroteaban in situ.

En el 11-S hubo tres mil víctimas aproximadamente, en el 11-M doscientas, en el 7-J cincuenta y seis personas perdieron sus vidas, en Bombay recientemente… Hoy en París, en el célebre centro comercial Printemps, la policía francesa recibió una llamada sobre un paquete sospechoso. El paquete contenía cinco bastones de dinamita y fue reivindicado por un “misterioso” Frente Nacional Afgano. No les costará trabajo imaginar lo que hubiera significado en costos humanos, en plenas compras navideñas, una explosión semejante; sin contar que París ha padecido el terrorismo en numerosos atentados, el más conocido el del centro comercial Tati en los años ochenta, y el del metro Saint-Michel en los noventa, entre otros… Además, para colmo, hoy se ha detenido a una persona con un proyecto de asesinar al presidente Sarkozy, nada menos y nada más, que en el Eliseo.

Me pregunto, si los periodistas occidentales, dado que una forma de mostrar nuestro desprecio es escupir en la cara, o en el suelo, delante de/o a la persona a la que se desprecia, van a ir desde ahora, por la vida, y por las ruedas de prensa, lanzándole escupidas a los presidentes que detestan. O tal vez, debido a esa “alianza de civilizaciones” adoptemos la forma árabe de despreciar a los demás, y le entremos a zapatazos limpio a los que no nos gustan. Entonces, mañana mismo, podríamos empezar a degollar a nuestros perros, a apedrear a nuestras mujeres hasta lapidarlas, a colgar homosexuales, y así, sucesivamente

Que no se preocupen Raúl ni Fidel Castro, ellos siempre salen invictos .

Todos se vienen

Domingo, 14 Diciembre 2008

Todos se vienen (la connnotación no es sexual, descuiden; “venirse” en cubano quiere decir eyacular, no es el caso), todos se vienen y van, ninguno vive en Cuba a tiempo completo, y sin embargo en su curriculum de presentación está establecido que son “cubanos de Cuba”. Como si eso los hiciera más auténticos que los demás.

Le han cogido la vuelta a la escaramuza, son astutos, la mayoría tienen entre treinta y cuarenta años, y no voy a generalizar, forman parte de una generación que lo mismo chivatea, que jinetea, que gusanea en privado y luego bembetea de manera castrista en público. Mienten, todos mienten, eso tienen en común. Lo mismo se inventan que salieron con una beca en París cuando en realidad salieron casados con un extranjero, que se venden como profesores en prestigiosas universidades, y hasta se autocondecoran con distinciones imaginarias. Algunos llegan, lo logran, a “coup de cul”, en francés suena más elegante (a culazo limpio, en cubano). Viven en el extranjero, o se la pasan viajando, y regresan a Cuba a marcarle la tarjeta a la dictadura. No pagan impuestos en ninguna parte, ganan dinero, lo lavan en bancos en quiebra que tenemos que salvar nosotros, los contribuyentes, y sin embargo, se las arreglan para mantener tronco de casonas en la isla, con criados negros incluidos. Son los nuevos pícaros, los gaticos de María Ramos, que sin tirar la piedra ya tienen la mano extendida, que no escondida, para mendigar con lágrimas en los ojos y todo, una publicación , así tengan que plagiar a su propia madre, muerta o viva, da igual.

Viven enganchados del prestigio de los demás, del trabajo de los demás, como si no hubiéramos visto Eva al Desnudo (All about Eve). Son de una incultura antológica, copian de Wikipedia, con el desparpajo más alucinante que se haya sospechado jamás, luego denuncian a aquellos que los citan a ellos, con extrema delicadeza, y hasta los elogian. Intentan engañar y lo logran, sobre todo a las editoriales donde pululan los incultos, trepadores como ellos, pero de la suciedad capitalista. Son la generación de la “Shopping”, con libreta de racionamiento mirada de reojo, cual objeto anacrónico. Son los anéstesicos, los del beso sinuoso.

Es la era de los “trepas”, no lo dudemos; no leen y cuando leen lo hacen prestado, no compran libros, se los roban. Hurtan libros, bibliotecas enteras, pinturas, esculturas, a pobres damas ancianas que les abrieron las puertas con toda la confianza y la generosidad del mundo. Se dijeron secretarios de esas damas, las aislaron de sus verdaderos amigos, las saquearon. Una vez descubierta la fechoría, harán rodar la bola de que se trataba de viejas damas indignas con Alzheimer.

Son putas o gigolós. Singan para trepar.

Todos se vienen, sea con una cartica de consejo a Mariela Castro, un mensajito para Flavio G, o para ese otro amante, allá en México, el escritor… Todos se vienen masacrando o intentando masacrar a los demás, la verdadera “pingustia” es cuando tiemplan por ver la leche correr, para escalar y usurpar un puesto que no les corresponde. Ellos lo saben, no hay más que verles las caras de terror en un lobby de hotel, cuando te los cruzas y les clavas la mirada. Dan el culo en árabe con tal de que les toque una gota de petróleo.

Todos se vienen, empiezan a escribir de viejos, porque todo lo que intentaron de jóvenes no les funcionó, ni ser actores, ni pintar, ni chivatear, ni siquiera poseen talento para delinquir. No son escritores, son publicadores, ellos no quieren escribir, quieren publicar, me comenta un amigo.

Llevan desde que nacieron gozando en la bachata “robolucionaria”, en secreto gimotean falsamente por los rincones, y luego allá se incorporan a la rumba, sea la de los guerrilleros de Hollywood (los verdaderos están muy viejos para el meneo y nunca supieron bailar), sea al ritmo de la candanga ñángara de la gauche caviar europea o norteamericana.

Todos se vienen, son los “vivos”, los que hacen como si estuvieran dentro, pero en realidad están fuera, sacándole lascas e información a los verdaderos exiliados, tumbándole comidas, alardeando con cartas de crédito que no les pertenecen, chismosean horrores de las personas con las que conviven, las desprestigian, les inventan situaciones malévolas, porque lo que más necesitan es estar ubicados en el papel de víctimas. Pero no víctimas de una dictadura, no, se autitulan víctimas del capitalismo, del “embargo”, víctimas de los que les tiran el cabo, en resumen.

Todos se vienen, ¡¿concho, y por qué no se quedan de verdad en ese lugar que tanto veneran desde lejos?! Ah, porque el mambo está duro, aseronga, y vuelve la lagrimita oportuna, la quejiquera mariconil, el jineteo sentimental. Si algo no soporto es el jineterismo con drama, ¡qué asco, cariño santo! Ah, el Benny, cuando lo citan lo ensucian, ni siquiera lo han escuchado como se lo merece. Porque todavía los discos del Bárbaro del Ritmo no se venden en la isla en las tiendas normales, ni siquiera existen las tiendas normales. Sólo lo usan de propaganda.

Todos se vienen, propagadores de cretinismo, predicadores de la secta. Niñatos se dicen, renuentes a crecer, lo peor, a madurar; ya viejos reviejos, porque escribir una novela a los 26 años, éso es ser escritor joven, pero escribirla al filo de los 40, por favor. Viciosos del poder, robolucionarios hambreados, putañeros desposeídos. Voceros superficiales del crimen. ¡Allá ellos con su condena! ¡Qué los consuma quien no los conozca! Por esa trampa, ya me hicieron pasar, no caigan ustedes. Que tampoco ellos son tantos, aunque sí son tontos.

Acabo de encontrar, muy a propósito, estos dos videos de la gran Olga Guillot, y de su hija, también artista, Olga María Touzet, quienes abordan el tema, desde otro ángulo, pero coincidimos:

En secreto

Viernes, 12 Diciembre 2008

Darsi Ferrer y 29 otros disidentes cubanos pasaron la jornada de los Derechos Humanos en la cárcel. Fueron detenidos de manera preventiva por la policía castrista, para evitar que se presentaran en el parque Villalón, como habían previsto, para celebrar de manera pacífica el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Darsi Ferrer cuenta a través de su amigo Manuel Benito de Valle que entraron en la celda con la frente bien alta, felices de no haber claudicado, y de pasar un día tan señalado en una celda castrista. Es una forma de ver la felicidad, una forma de apreciar la paz, en secreto, encerrados.

¿Se hizo el gobierno español eco del asunto? No estoy segura que ni siquiera se hayan enterado. ¿Cómo lo habrán celebrado Zapatero y Moratinos? En silencio, en un culpable silencio.

Un médico, Oscar Elías Biscet, lleva años en una celda tapiada, desde la Primavera Negra en el 2003, condenado a 25 años, antes de ser detenido había pasado 4 años en prisión.

El joven Pablo Pachecho se encuentra en estado grave, también en la cárcel, su madre hizo un llamado internacional. ¿Alguien la oyó? Pablo Pacheco, condenado a 2o años, se pudre en una prisión castrista y el mundo se tapona los oidos.

Ricardo González Alfonso, poeta, periodista, también encarcelado desde la Primavera Negra, entre tantos otros; todos viven en un secreto que les ha tendido el mundo. Un secreto que los encierra aún más, que los entierra aún más, pero no lo olviden que hace al mundo, aún más culpable.

Represión en Cuba por el Día de los Derechos Humanos

Mircoles, 10 Diciembre 2008

Mientras que el mundo libre celebra pacíficamente el día de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en Cuba ya ayer se habían detenido como medida preventoria a una veintena de disidentes. El médico Darsi Ferrer y su esposa Yusnaimy, quienes iniciaron una manifestación el año pasado en la misma fecha, tienen preparada otra para hoy, no sabemos si podrán darla, porque en el parque donde se dieron cita para la marcha pacífica el gobierno a citado a los “militontos” castristas para otra manifestación gubernamental. Podrán imaginar lo que se proponen, enfrentamientos, represión, como mismo sucedió el año pasado.

Entretanto Benicio del Toro presenta la película Ché en Cuba, y Wendy Guerra escribe en su blog de El Mundo, auténticas sandeces, ¿cómo no va a hacerlo, si ella mismo dice que Gabo es de ella? A buen entendedor, mucho verdeolivo tapiñado. ¿Hasta cuándo vamos a estar aguantando los cubanos que amamos la libertad a estos deprededadores de la verdad? ¿Hasta cuándo vamos a aguantar que otros hablen por nosotros y que se siga reprimiendo en Cuba?

En lo que va de ayer a hoy han golpeado salvajemente a varios disidentes (lean en Penúltimos Días, ¿dónde están los corresponsales extranjeros, dónde las cámaras que denuncien estos atropellos al mundo?

El gobierno de Zapatero es cómplice de estos hechos, vergüenza deben tener de seguir apoyando al castrismo, y de negarles a los cubanos el derecho a la libertad.