Blogs

Archivo de Mayo, 2009

Bodas letrinoamericanas

Sbado, 30 Mayo 2009

Vamos a jugar a casar a los presidentes letrinoamericanos entre ellos. Yo casaría a Evo Morales con Ingrid Betancourt, ambos harían una pareja ideal, él en eterna huelga de hambre y ella en eterno secuestro de sí misma.

A Hugo Chávez, es fácil, casado con Fidel Castro, le pondría de amante a Raúl, porque algo de morbo incestuoso tiene que haber en el panorama. Según me han comentado, Hugo Chávez estará hablando en su programa Alló Presidente durante cuatro días, señores y señoras, quiere ganarle a su esposo Castro, que ha estado hablando y cagándola durante 50 años. Y todo el mundo feliz. Deseo añadir que Hugo Chávez no es ni siquiera original en esto de tener un programa de televisión para él solo, Fidel Castro lo tuvo también durante los primeros años de la robolución, luego prescindió de él, puesto que toda la televisión, absolutamente todos los canales, pasaron a estar bajo su supremo control y a ser de su entera propiedad.

A los Kirchner los pondría separados, a él a matearse con Lula, y a ella con Correa (vaya, Cristina, cogiste cajita con el mulato). A Michele Bachelet todavía no le encontré pareja, aunque quizás, quizás, quizás con el Oscar Arias no estaría nada mal, o con el Felipe Calderón. A ella la vestiría de sadomaso, y los pondría, ¿por qué no?, a los tres a darse golpes en una cama de piedra. “De piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera, la mujer que a mí me quiera…” Y valga el corrido mexicano.

Al Daniel Ortega, ya saben que su hijastra lo acusa de abuso sexual; pues a este lo pondría a que toda la guerrilla de las FARC pasara por él, todos, de uno en uno. Y a Álvaro Uribe lo ubicaría detrás de un árbol de mirahueco.

Ni siquiera se merecen eso, la libertad sexual, por letrineros.

Además, como saben tengo una debilidad por la Bachelet.

ÚLTIMA HORA:

Hugo Chávez se niega a entablar un debate abierto con Mario Vargas Llosa, alega que éste debe primero llegar a ser presidente (de este modo cree él que humilla a uno de los más grandes escritores de la literatura universal que en algún momento se postuló para la presidencia del Perú). Bien, te voy a contestar, Mico Mandante, como has llegado tú a ser presidente ya sabemos que estuvo requetefácil, cogiste a un pueblo cansado de la piltrafería anterior; ahora, llegar a tener el prestigio de intelectual que posee Mario Vargas Llosa, jamás en tu repuñetera vida lo conseguirás, tenlo por seguro. Cuando Mario Vargas Llosa se retiró de las elecciones peruanas, el mundo ganó otra vez al inmenso escritor que es. Si tú te retiraras de la presidencia de Venezuela el país ganaría de nuevo su libertad, y tú, aunque te pongas a escribir las memorias del golpista que fuiste en el orígen, no ganarías ni remotamente la grandeza de MVLL. Ponte p’a tu número, que si te caes comes yerba, ¡Pujón en jefe!

La mole asesina

Jueves, 28 Mayo 2009

Por fin quitaron la mole asesina de una plaza newyorkina, me refiero a la estatua del Ché; dicen que la quitaron porque el Ché era antiamericano, seguro que la pusieron porque era anticubano.

Debieron no haberla puesto nunca, porque ya sabemos quién era el Ché, un asesino, un fracasado, un médico que nunca ejerció, un sacamuelas, un marido que abandonó a sus mujeres y un padre ausente, un ministro de industria que llevó a la isla a la ruina total, y un guerrillero que se hace asesinar dándole vueltas al mismo árbol.

Pero la izquierda es así, de malvada, adora al Ché y el tufo a sangre que adular su ideología carnicera conlleva. Luego no digan que no sabían, porque lo sabían hasta por los codos.

 Anoche soñé que regresaba a esa isla maldita, y la isla estaba reluciente, como nueva de paquete, mi madre era joven y delgada, pero se estaba muriendo, y le echaba las culpas de sus desgracias al Ché, a Fidel, a Raúl, a todos los asesinos que todavía mandan en ese país.

La buena noticia es que quitan a la mole asesina de una plaza, la mala: Obama quita también las barreras para que un estado dictatorial como Cuba entre en la OEA. ¿Hasta cuándo?

Hoy me levanté con la vida virada al revés, lo peor del exilio es cuando sueñas que tus padres son jóvenes y que se están muriendo, agonizan, y no acaban de hacerse viejos, ni de morirse. No hay nada más parecido a ese padecimiento que la idea insportable de que todo esto sigue igual.

No dejen de leerse el Diario del Ché en Bolivia por Güicho Crónico. Se reirán de lo lindo.

La cena locuaz

Martes, 26 Mayo 2009

Acepto la invitación a una cena en uno de los mejores restaurantes parisinos, en una esquina cercana a Champs-Elysées, es un restaurante de comida árabe, excelente, pero singularmente un amigo de su dueño prefiere que no de el nombre. El amigo me comenta que no lo haga porque entonces se buscará la enemistad de otros comensales. Curioso, yo creía que vivía en un país libre. Prefiere, añade, que no hablen de él en la prensa.

La cena es perfecta, platos libaneses exquisitos, que el anfitrión nos comenta como si nos contara una novela, o se deleitara describiéndonos una escena de su película predilecta. No sé por qué la escena-cena me recuerda a esos filmes viejos de Hollywood donde, de pronto, alguien en la cocina destila un fatal veneno en una copa. Se lo comento al anfitrión y me asegura:

-No te preocupes, yo no te voy a envenenar -ríe con una carcajada desconcertante.

Le respondo al instante:

-No me inquieto, chériantes de venir fui a ver a mi abogado, y en caso de que algo me ocurriera mi familia heredaría tu restaurante, como mínimo.

Todos ríen, pero el chiste que yo misma hice, me deja un sabor amargo. La miserabilidad de la gente es ilimitada, la envidia, el desasosiego que eso provoca, infinitos. Viven pendientes del mal, el bien no existe para ellos. Y a todo lo que aspiran es a hacer daño.

Alguien intenta remover la conversación hacia los laberintos de una traición, y le ruego que se calle, que hablemos de arte, de literatura, que hagamos honor a la cena con poemas o melodías que nos recuerden la civilización de donde venimos, lo otro sería convocar a la barbarie, a rateros de a tres por quilo, a viejas damas indignas, pretenciosas hasta la muerte.

La cena, entonces, fue muy locuaz, y los alimentos y el vino hicieron su efecto bienhechor. No hay nada como ser ingenuos ante la maldad. Pero no tanto, sin exagerar, siempre alertas…

La conversación, terror a los ratones…

Sbado, 23 Mayo 2009

200907243_1.jpg

Se acabó la conversación a través de MSN con un familiar mío que trabaja en una empresa donde existía la posibilidad de conectarse desde Cuba, a través de una computadora y hablar por el MSN. Si bien esa persona posee una dirección de correo email, jamás podía acceder a la comunicación instantánea hasta que le dieron esa posibilidad a una sola persona de la oficina, a la jefa.

La jefa entonces se hacía de la vista gorda ante las largas colas que se formaban delante de su máquina, en horas de trabajo, de los colegas, sus subalternos, que ansiaban comunicar con sus familias en el extranjero. Eso es Cuba, la larga espera en todo; la prohibición en todo.

MSN ha sido cortado de la posibilidad de internet cubana por sus proveedores; puedo entenderlo. Resultaba obvio el entrometimiento en las conversaciones que no eran para nada privadas, cuando mi familiar se conectaba los diálogos salían dobles, y se notaba que la demora duraba más de lo normal, o sea, la conversación estaba, con toda seguridad, siendo espiada.

Eso es Cuba, Chaguito, que diría el célebre humorista.

Tres fotos magníficas ilustran ese miedo de los tiranos a internet, las tres han  formaron parte de una campaña publicitaria realizada por la
agencia Ogilvy & Mather (Frankfurt, Alemania) para la International Society for Human Rights.
 La serie ganó medalla de bronce en los Premios Clio 2009 en Nueva York. MSN también se cansó de hacerles la pelota. Disfrútenlas.

200907242_12.jpg

200907244_1.jpg

La tregua.

Lunes, 18 Mayo 2009

Mario Benedetti vivió en Cuba en la época en que yo era una adolescente y empezaba a escribir mis primeros diarios y poemas; en esa misma época leí su novela La Tregua, luego seguirían Gracias por el fuego, y toda su poesía. Confieso que fui, en aquellos años, una seguidora fiel de su obra. Lo que contaba Benedetti de su dictadura me hablaba muy cercano, pero en susurros confidenciales.

Un día encontré a un hombre mucho mayor que yo. Yo tenía 17 años y él 50, nos enamoramos con Mario Benedetti, que siempre fue una constante en nuestra breve pero intensa relación. Ese hombre ya ha muerto y no puedo contarle que Benedetti acaba de fallecer, y que ya ni siquiera lo recuerdo de la misma manera en que lo leí, como recuerdo el amor de aquel al que amé.

Desgraciadamente Mario Benedetti no estuvo precisamente del lado del pueblo cubano, más bien del lado de la dictadura castrista. Sí, debo admitirlo, aunque me duela; como me duele con otros escritores a los que admiré, pero que no puedo seguir soportando por su inconsistencia ante las dictaduras. Para ellos no todas son iguales, la dictadura de derechas es mala, la de izquierdas o castrista, para ellos, es buena. Aún cuando se hayan llevado en la golilla muchísimas más víctimas que Pinochet en Chile, por sólo poner un ejemplo. Aunque Benedetti hizo sus salvedades.

Mario Benedetti no es un escritor que seguí queriendo, sin embargo, siento su pérdida porque en una época me dio lecturas inolvidables. Esas lecturas están ahí, aún cuando su amor y su condena ya no fue nunca más el mismo para mí. Aquí les dejo con algunas “perlas” de Mario Benedetti:

“El escritor uruguayo Mario Benedetti discrepó con su colega portugués José Saramago, y explicó que a pesar de no compartir la aplicación de la pena de muerte en ningún país, incluido Cuba, no es hora de “borrarse” del apoyo a la revolución cubana.
Además, calificó de “hipocresía asquerosa” la actitud de gobernantes que habiendo apoyado a Estados Unidos en una invasión “asesina” a Iraq, se indignan ahora por la ejecución de los tres principales secuestradores de una lancha de pasajeros en Cuba, el pasado 11 de abril.
En entrevista publicada por el diario montevideano La República, el escritor habló también sobre los procesamientos a más de 70 disidentes cubanos, a principios de este mes.
Sobre estos episodios señaló que “hay dos opiniones de gente respetable y progresista, uno es Saramago y otro Eduardo Galeano
”, estimó Benedetti. “Me encuentro mucho más cerca de la posición de Galeano que de la de Saramago. Este es un hombre progresista pero europeo y desde Europa las cosas se ven diferentes a como las percibimos los latinoamericanos”, indicó.
El escritor portugués, Premio Nobel de Literatura, “puede tener razón en algunas cosas, sin embargo, me parece que el problema no es como para borrarse totalmente del apoyo a Cuba”, dijo. (Nótese la confusión entre Cuba y el Castrismo, él apoyaba el castrismo en este caso). N.d.A.
Saramago, en un artículo publicado en el diario español El País bajo el título “Hasta aquí he llegado”, se desmarcó de la revolución cubana después de las ejecuciones. Galeano, por su parte, sostuvo que la pena de muerte no puede tener justificación, “se aplique donde se aplique”, y que las condenas a disidentes son “malas noticias, noticias tristes, que mucho duelen para quienes creemos que (…) la libertad y la justicia marchan juntas o no marchan”. Benedetti precisó que “siempre he estado contra la pena de muerte, en cualquier país del mundo; por tanto, estoy contra la pena de muerte en Cuba”.
En alguna ocasión que pude hablar con Fidel Castro le dije mi opinión sobre el tema y agregué: si ustedes dejan de utilizar la pena de muerte como castigo posible, dejarían a Estados Unidos completamente solo en el continente en cuanto a la pena de muerte, y sería una cosa de mucho efecto que beneficiaría a la revolución cubana. Evidentemente no me llevaron de apunte. Creo que ha sido un error, también los gobernantes progresistas se equivocan. Lo veo como una equivocación de Fidel Castro, no tanto en lo que respecta a los que metieron presos, pues aparentemente estaban conspirando en conexión con el encargado de la Oficina de Intereses estadounidense”.
Sobre las reacciones de indignación por las ejecuciones en Cuba, Benedetti recordó que en Estados Unidos “hay ejecuciones casi todas las semanas, a veces de menores, por supuesto de hispanos y negros, que siempre tienen la preferencia. Los gobernantes que han apoyado a EE.UU. en su invasión asesina a Iraq, y ahora se golpean el pecho democrático indignados porque en Cuba se ejecutó a tres secuestradores, resultan ser de una hipocresía asquerosa”.
Explicó que “se puede estar contra los fusilamientos en Cuba, yo lo estoy, pero tengo la conciencia tranquila porque estuve absolutamente en contra de la invasión a Iraq”.
Añadió además que no hay correspondencia entre el “escandalete” armado cuando se produjo el “tan condenable” atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, que dejó tres mil víctimas, y silenciar que en Hiroshima y Nagasaki el lanzamiento de la bomba atómica por parte de EE.UU. dejó casi 400 mil muertos.
“De modo que hay una hipocresía generalizada que va junto con la famosa globalización, y eso es lo que me indigna”, insistió. Pero también reiteró que “en el caso de los 75 procesados puede haber documentados motivos como para que se los condene, pero lo que no puedo tragar son las tres ejecuciones. Pienso que por tantos años en el poder, le debe ser difícil al propio Fidel Castro mantener la serenidad. Es difícil, porque son más de 40 años de aguantar los ataques, las invasiones (…) Lamento que en este caso el gobierno cubano no haya tenido la suficiente serenidad para aguantar este otro agravio”, comentó.
Además, el escritor criticó al presidente uruguayo Jorge Batlle, cuyo gobierno impulsó el proyecto de resolución contra Cuba de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra junto a Perú, Costa Rica y Nicaragua. “En medio de toda esta situación, va nuestro presidente a hablar con (George W.) Bush. Es tremendo, pues va a darle un apretón de manos a un asesino”, lamentó Benedetti, al comentar el viaje de Batlle a Estados Unidos

(Del diario mexicano La Jornada).

Que en paz descanse.

Gripe porcina cubana

Viernes, 15 Mayo 2009

Un estudiante mexicano fue el primero, luego han aparecido otros casos; una nube de silencio espesa el ambiente de información de la gripe porcina en Cuba. Castro acusa a México, a Canadá, a Estados Unidos. Me refiero a Castro I, que es el que siempre escribe, acusa, manda. De Raúl Castro no sabemos nada, ni su opinión acerca de la gripe, a lo mejor es que ha contraído la gripe. Castro II ¿dónde andará? ¿Chutándose con antibióticos o con guafarina?

El Dos no aparece, el Uno retoma las riendas, o el fantasmas de Uno. En esas estamos siempre, es la mortandad de la gripe cubana, que más que porcina, es crónica. Como con esa agüíta permanente en la nariz, los ojos enrojecidos, un peso en la nuca, la voz tomada, roncos, sin poder hablar, ni opinar, pero de por vida.

La gripe porcina ya tiene cifras internacionales, a esas cifras imagínenle las cifras cubanas, jamás tendremos cifras reales provenientes de Cuba; cualquier enfermedad será escamoteada, cero información. Y el que se muera que se muera. P’al carijo.

En esta gripe también pasaremos a la historia como el país más saludable, el menos tocado por los microbios y las pandemias, modelo de medicina y de tratamientos; con dos matasanos al mando: Castro I y Castro II.

¡Salud, salud, salud!

Escribir en francés

Martes, 12 Mayo 2009

Hace ya quince años que vivo en París, y sigo escribiendo y publicando en mi lengua materna: el español. Sin embargo, desde hace unos cuatro años me decidí a escribir también en francés, aunque todavía no a publicar. La razón por la que empecé a escribir en francés, tímidamente, es muy sencilla, mis sueños comenzaron a dárseme en mi lengua refugio. Entonces, cuando quise contar mis sueños en cuaderno, y me salió una primera palabra en la lengua de Voltaire, de Rabelais, de Proust.

Varias personas me preguntan si algún día mudaré de idioma, y siempre respondo que no, jamás dejaré de escribir en español, o en cubano, como le llaman los franceses a las traducciones de los autores latinoamericanos: Por ejemplo, traducido del peruano, traducido del argentino, traducido del cubano, etc, escriben en las cubiertas de las ediciones. ¿Por qué semejante resistencia de mi parte, la que no hizo, por ejemplo, Milan Kundera o Eduardo Manet? Pues porque no me he liberado aún de lo que yo llamo mi estado de resistencia. Mi idioma es mi país, y constituye además mi cuartel de resistencia.

No sé cómo pudo hacerlo Kundera, nunca he tenido la oportunidad de preguntarle y no creo que le gustaría que lo hicieran; pero pienso que Kundera es un hombre sumamente libre, su libertad le brindó su universalidad, y esa libertad y esa universalidad le dieron la posibilidad de pasar de una escritura a otra, lo que seguramente no fue nada fácil. Porque no se trata de redactar en francés, se trata de escribir, de meter toda la carne en el asador, como mismo se hace en la lengua natal. A Manet tampoco le he preguntado nunca, creo que´en él ha sido de forma natural, sin traumas, tanto mejor.

Por lo pronto escribo pequeños poemas, una noveleta sin valor ninguno, sin estilo por el momento, y describo mis sueños, mi espacio onírico es ese país cada vez más mío, más personal. Hablo francés con acento, me canso de manosearlo a veces y es cuando peor articulo, cuando quiero puedo hacerlo perfectamente. Aunque me siento atada a mi acento, lo que es también una forma de resistencia.

Gilles Jacob: Citizen Cannes.

Domingo, 10 Mayo 2009

Mi querido Gilles Jacob acaba de sacar libro, y no se trata de cualquier libro, en este caso cuenta sus memorias de Cannes. El libro se titula La vida pasará como un sueño, en las ediciones Robert Laffont, y en él resume 30 años de sus experiencias como gran señor del Festival de Cannes. Conocí a Gilles Jacob en 1997.

Fue él quien me llamó a su oficina para preguntarme si me gustaba Federico Fellini y por qué. Yo sabía delante de quién estaba, pero no entendía por qué este señor me preguntaba semejante cosa. Le respondí que sí, claro que amaba a Fellini, y empecé a contarle mis emociones con el cine del realizador italiano. Gilles Jacob sólo me miraba, serio, sin mover un músculo del rostro, eso sí, embebido por mi descripción fellinesca del asunto.

De ahí pasamos a otros cineastas, a otras películas, fue una conversación de una hora y media. Su cara se fue suavizando, apareció una leve sonrisa. Me habló de mi novela Te di la vida entera, le había gustado mucho, y era la razón por la que me quería como miembro del jurado de Cannes, en 1998. Acepté sin titubeos. Siempre me gustó Gilles Jacob, es un hombre claro, directo, señorial, elegante, cultísimo.

Durante el Festival lo vi bastante, fue hermoso participar en las discusiones con él y con Martin Scorsese, y conocer a cineastas que ya yo admiraba con anterioridad. Al año siguiente volvió a invitarme para que participara en el homenaje de tres días a Faye Dunaway, que culminó en una cena fastuosa, yo quedaba frente a la actriz, y hablamos toda la noche de poesía y de cine.

Gilles Jacob me abrió las puertas del cine en Francia, y del Festival de Cannes. Escucharlo es una de las más grandes aventuras que me ha ocurrido en la vida. Nos hemos carteado siempre, en sus cartas están los consejos de un padre, de un viejo amigo. Y yo intento ser una hija modelo, aunque a veces me descarríe, sólo para que Citizen Cannes tome cartas en el asunto.

Felicidades por su nuevo libro, y por toda su obra. La obra de un amante del cine y del arte.

Oscar Elías Biscet

Viernes, 8 Mayo 2009

Desde la Primavera Negra del 2003 el doctor Oscar Elías Biscet se haya encarcelado en Cuba, condenado a 25 años, antes había estado cuatro años en las mismas ergástulas castristas. ¿Su delito? Defensa de la libertad, con dignidad, con inteligencia. Claro, delito para los hermanos Castro. Para los cubanos Oscar Elías Biscet es un ejemplo claro, transparente; y que haya sido nominado a los premios Príncipe de Asturias es una gran noticia. Espero que este premio sirva para que pueda salir de la prisión, y para que su esposa pueda recoger el premio en su nombre, o él mismo, y que pueda regresar a Cuba, o hacer lo que quiera, en libertad.

Hace poco hablé de este hombre, en Canadá, delante de un escritor haitiano que no conocía a Oscar Elías Biscet ni tenía demasiado interés en conocerlo. Cuando le indiqué que se trataba de un hombre negro, pronunció una frase provocadora entre dientes a su vecina de mesa, sin siquiera mirarme, dijo que siempre habrá un negro a mano para que le saque las castañas del fuego a los blancos. Con toda evidencia este escritor es uno de los que adora el castrismo, y es incapaz de ponerse del lado de los cubanos, además de racista.

Me pregunto si hubiera dicho lo mismo de Obama, quien en definitivas salió elegido presidente también porque es negro, nadie ignora que eso pesó bastante a su favor.

En cualquier caso, la historia de Oscar Elías Biscet viene de muy lejos, porque es heredero de Antonio Maceo, de José Martí, de Carlos Manuel de Céspedes, de todos aquellos cubanos ilustres que lucharon por la libertad de la isla, y supieron defenderla de los tontos útiles, como este escritor haitiano.

¡Felicidades, Oscar Elías Biscet! Gran hombre, amante de la verdad, de la vergüenza, de la democracia. De estos cubanos me siento plenamente orgullosa, a ellos apoyo, por su elocuencia y su valentía.

http://www.youtube.com/watch?v=FUW-WsMK4dc

La gripe a mano

Martes, 5 Mayo 2009

En épocas de crisis siempre será bueno tener una gripe a mano, cualquiera, sea la gripe aviaria, que se llamó aquella de los pollos, sea la fiebre aftosa, aquella otra. en fin, cualquier gripe que nos haga olvidar que andamos en paños menores, cuando no encueros. Ahora toca el turno a la fiebre porcina, o como ya le están llamando en Montreal, donde me encuentro: la fiebre mexicana. Los mexicanos no deben sentirse nada halagados.

No, señor, nada contentos deben estar los mexicanos. Primero, su presidente les anuncia que deben quedarse encerrados durante cinco días, ¿hasta que se encuentre la vacuna? Y después le endilgan el nombre de “mexicana” a la gripe. Lo oi en Radio Canadá. Lo cierto es que, el que debería quedarse encerrado un buen tongón de años es el mismo presidente mexicano por haber escondido la enfermedad y haber permitido que se propagara de la manera en que según los diarios ha sucedido.

Canadá es el tercer país donde la gripe se ha puesto en la última de los muñequitos, ayer encontraron que en el Liceo Charlemagne, un niño, que había visitado México, ha contraído la gripe y es probable que sus compañeros también peligren, pero todo queda en el campo de las probabilidades. Alerta máxima, entonces.

Me pregunto cuánto durará la noticia de la gripe porcina, y si desaparecerá de las cabeceras de los diarios de la misma manera que se esfumaron las otras gripes, a hurtadillas y para siempre.

Por cierto, ¿por qué nadie dice nada acerca de Darfur y del recalentamiento del planeta? Ah, sin obviar el posible levantamiento del embargo de Obama a Cuba, todo quedó en rocío mañanero.