Blogs

Archivo de Octubre, 2009

Zoé, del Louvre a Madrid: de visita a EcoDiario.es

Viernes, 30 Octubre 2009

Queridos lectores, hoy he disfrutado de una charla con los usuarios de EcoDiario.es desde su sede en Madrid. Hemos hablado de la situación de la disidencia cubana, de la relación del gobierno español con la dictadura castrista…pero también de mi nuevo libro: ‘Una novelista en el Museo del Louvre’.

Aquí podéis consultar el encuentro digital

Juanita la huerfanita

Martes, 27 Octubre 2009

Juanita Castro, la hermana de los Castro, exiliada en Miami desde el año 1964, acaba de editar un libro con Santilla titulado Mis Hermanos. La Historia Secreta. Coescrito con la periodista mexicana María Antonieta Collins, el libro promete; además tiene prólogo de Carlos Alberto Montaner.

Durante toda la semana en curso, la señora Castro y la periodista Collins explicarán las revelaciones del libro en una serie de programas televisivos. Ningún libro cubano hasta la fecha, de las víctimas de Castro, ha tenido tanta publicidad y tantos contratos de secretismo alrededor.

Se había anunciado con bombo y platillos que el libro contendría revelaciones nunca escuchadas ni vistas, lo último en los muñequitos, vaya. Hasta ayer, la única revelación consistía en que Juanita Castro declaró, con su voz y boca (no puede ser de otra manera), que ella había sido colaboradora de la CIA. Felicito a la señora Castro, porque me parece muy bien que mientras su hermano deshacía como terrorista ella haya dedicado su élan vital a la CIA. Pero donde no me cuadra la caja con el billete es que la señora haya aceptado ser de la CIA, pero, por el contrario, se haya negado a participar en los atentados en contra de sus hermanos. ¡Qué pena!

Digo qué pena, porque parece ser que otra de las revelaciones es que los Castro fusilaron al principio de la revolución a un sobrino periodista contestatario, hijo, fuera de matrimonio, de otra hermana: Angelita. Y esto Juanita no pudo perdonarlo. Contra, yo ella, le habría facilitado la tarea de los atentados a la CIA.

Esto da risa. Mientras que los Castro acusaban sin ton ni son a unos cuantos intelectuales cubanos -es mi caso- de agentes de la CIA, en las gavetas de sus escritorios guardaban el dossier de la hermana como agentona. A mí la CIA, infelizmente,  jamás me ha contactado, ni siquiera me han enviado el cheque que dicen que ella envía como gancho. Una lástima. Aunque no sé de qué hubiera servido yo a la CIA.

Por otro lado, ya mandé a encargar el libro. Lo leeré, por supuesto. No porque me de pena esta Juanita la huerfanita que nos están queriendo vender, sino porque siempre es bueno leer a esta gente, y estar informados. Aunque los que la conocen afirman de que se trata de una señora decente. Pues ahora también me desayuno de que la CIA recluta a personas decentes, siempre nos han dicho lo contrario.

Todo esto es de una gran confusión, y sobre todo, sirve para desviarnos de la atención que debemos procurarle a Oscar Elías Biscet y a los verdaderos disidentes y opositores de Aquella Isla.

¡Qué familia la de los Castro! ¡Siempre queriendo acaparar el centro, y para colmo, ganan dinero con ello!

Kolakowski y la vida cotidiana.

Sbado, 24 Octubre 2009

Desde que falleció el filósofo Leszek Kolakowski me dediqué a repasar la lectura de sus libros. Siento predilección por su Libertad, fortuna, mentira y traición. Ensayos sobre la vida cotidiana. Se trata de una serie de ensayos cortos, el libro también es breve, pero su contenido bastaría para llenar varios siglos de existencia. Un libro más que necesario, imprescindible.

Sus ensayos sobre el poder, la mentira, la libertad, la virtud, y la traición, ¡ah, no olvidar, la fama!, resultan verdaderamente instructivos. Si nuestros políticos, y no sólo ellos, si la mayoría de la gente leyera a este filósofo, creo que nos iría mucho mejor en la vida. Comprenderíamos de una manera más aguda, desde luego, los subterfugios, las escamaramuzas, los enredos, la pasión, la razón, y todo lo que estamos viviendo en la actualidad con tanto desgano.

No me nieguen que a ustedes la actualidad no les quita el apetito de todo, a mí sí. Siento un desgano de vivir que me avergüenzo delante de mi hija adolescente, y trato de mostrarme en forma para animar al menos la idea que ella se hace, o pienso yo que ella se hace, del porvenir.

Pues releyendo a Kolakowski me han vuelto las ganas de salir a devorarme el mundo, o lo queda de él, y de luchar por lo que creo, que es todo eso que pareciera tan antiguo, y que debemos defender, cueste lo que cueste. Si no lo haríamos, ¿para qué vivir? ¿Para contemplar tranquila y pusilánimente cómo se destruye nuestra civilización? ¡No, qué va, de eso nada de nada!

La piltrafa

Mircoles, 21 Octubre 2009

A los presos políticos cubanos el régimen castrista los han convertido en piltrafa -la peor parte de la carne. Allá va un ministro europeo a pedirle un cariñito con la lengua afuera a Raúl Castro, y éste le lanza desde su despacho tres piltrafas: dos presos políticos y un empresario español a punto de ser juzgado. Un empresario español entra en la misma categoría que los presos político, ¡otro insulto para los presos políticos!

De Allá, de Aquella Isla, regresó Moratinos, ministro de Exteriores español, muy contento con sus tres piltrafas apresadas entre colmillos y jarretes. Le dieron lo que pidió; no mucho más. A cambio, Moratinos deberá conseguir que la Unión Europea ”normalice” sus relaciones con Cuba. ¿A qué le llama Moratinos normalizar sus relaciones con Cuba? A que le den más créditos, a que le soporten la deuda enorme que tiene Cuba con Europa, y a que los Castros hagan y deshagan a su antojo en cualquier materia. El video que le deben tener a Moratinos guardado -como chantaje futuro- debe ser realmente comprometedor para que un ministro se porte de la manera como se comporta este señor: con un desprecio total por la democracia y por los demócratas cubanos.

Si a los presos de consciencia los han rebajado a la categoría de piltrafa, imagínense ustedes en qué categoría estará el pueblo de a pie, como mínimo al de picadillo de soja extendido o fricandell. ¡Ah, pero ya me olvidaba que la carta de racionamiento está a punto de cantar el Manisero! O sea, que se acabaron estos productos, que no es que llegaran importados desde Jauja, no, tampoco. El picadillo de soja extendido se lo di una vez a mi perro y perdió el pelo en medio día. El fricandell lo mató; murió clínicamente envenenado. Es cierto que el perrito era delicado: un York Terrier. Cuando el veterinario lo vio se le hacía la boca agua. Me lo llevé corriendo no fuera a ser que -al igual que Chaplin- lo confundiera con un pollo de granja.

Los cubanos somos huesos duros de roer, porque durante treinta años comimos las sobras soviéticas, aquellas latas en conserva que arribaban a la isla con fecha de vencimiento pasadas de dos y tres años (y aquí nos tienen, vivitos y coleando). Cuando encajábamos el abridor de latas en ellas, el chorro apestoso que subía al techo -cual géiser grasiento- pintaba de tal manera que para quitar la mancha había que raspar y lijar. Así que no les cuento cuando el ají relleno y agrio caía en el estómago, o cuando el baboso pollo a la jardinera se hacía una pelota en el páncreas, o cuando la carne rusa (con sabor a carne de rata), la que había que enjuagar y tender al sol para que perdiera la costra de manteca que la envolvía se asentaba en un costado de la barriga y las hilachas se trenzaban en las tripas y en los intestinos durante semanas. Para los estreñidos aquello no tenía perdón de Dios. Verdaderamente los cubanos somos de acero, después que se largaron los rusos, nos tuvimos que adaptar a comer huevo, pero no del que pone la gallina, no, cojón de toro molido ligado con soja, pellejo de pollo molido ligado con soja (a eso le llamaban picadillo extendido), en cuanto al fricandell (aún no he conseguido averiguar de qué se componía). Dicen que era de ave, de averigüa. Lo que sí es cierto es que hasta las auras tiñosas se perdieron, así como los gatos y los perros callejeros.

Pero volviendo a la piltrafa. Muy mal debe de andar España económicamente cuando en lugar de exigir carne de primera, Moratinos se contenta con la piltrafa. 

Yo sigo sentada en un café parisino, a la espera de que pase el cadáver…

El cocinaíto de Desatinos.

Lunes, 19 Octubre 2009

Desatinos, ministro de Enredos Exteriores de España, se ha ido a Cuba en visita relámpago a hacer de las suyas, que según él es todo normalidad. Sobre todo si se marcha a jalarle la leva a unos dictadores de ano y cerebros convalescientes. Desatinos va a buscar su maleta repleta del mierdal castrista, a tirarse la foto ñángara y a actualizar el amuleto, que la prenda se gasta sobre todo si no la frota el brujo. Y si no que le pregunte a Hugo Chávez: caballo de Changó.

Desatinos llega a la Perla de Las Antillas -devenida La Cagarruta de Chivo del Caribe- y el brujo le pide que le pase la lengua entre las nalgas, y luego que le bese la punta de la pirinola, en cuatro patas. Y Desatinos obedece, con esa cara de vieja dama indigna regordeta que luce. Desatinos pagará, incluso para que le obliguen a cometer semejantes humillaciones. Pero no hay izquierdoso más feliz que aquel al que le propinan unas buenas patadas por el sainete póstumo. Sobre todo si se trata de la bota de uno de los Castro.

Desatinos regresa con la lengua afuera, babeante, a descansar la barbilla sobre una pierna de Zapatiesta; y le cuenta que acaba de regresar de Aquella Isla, “la más hermosa que ojos humanos”, bla, bla, bla… y que no hay presos políticos, ni nada de lo que cuenta la gente, y que Felipito y Lagito están de lo mejor, encerrados en sus casas, porque decidieron retirarse del mundanal ruido… así porque sí.

Desatinos, viejo mediocrón donde los haya. Un día el pueblo cubano te dará tu merecido: Una enorme trompetilla en pleno tímpano, y te mandará directamente, de una buena patada en tu trasero fofo, al reino del olvido. Eso, si no lo hace antes el pueblo español

Romain Jourmandy, el joven del arpa.

Sbado, 17 Octubre 2009

Se hallaba tocando su enorme arpa en la rue Birague, a la entrada de la Plaza des Vosges, como cada fin se semana. Estuve un rato escuchándolo, era un concierto de primera. Notable era también era el rostro del joven, ensimismado en su música, en el delirio de la interpretación. Al finalizar una pieza le pedí un teléfono para invitarlo a tocar en la galería Ars Atelier, espacio que acabamos de abrir Ricardo Vega y yo en el 84 de la rue Quincampoix, pero el joven apenas reparaba en mí; todavía imbuído por los ecos del arpa.

Finalmente me atendió, aceptó mi invitación y me dio su número de móvil. Romain Jourmandy estudia música, asiste a concursos para conciertos, es uno de los tantos músicos callejeros parisinos con una sólida historia musical detrás, y con estudios, y con un  talento de tres pares. Sin embargo, no parece un joven desesperado. Asume que debe tocar en la calle para redondear sus ganancias.

Con una actitud de caballero antiguo, incluída la galantería, retoma su arpa, la acaricia, pareciera que suavisa sus tensas cuerdas con la yema de los dedos como besos. Sus ojos rasgados sonríen imperceptiblemente. Y vuelven a sonar los acordes del arpa, y tiembla la plaza, temblamos todos, sostenidos en un hilo por esa melodía que se nos introduce en las venas y anida en el corazón.

Ayer hablé con Romain Jourmandy, no podía venir a la galería porque debía pasar un concurso para ver si era aceptado en un concierto. Ojalá lo haya conseguido, porque me encantaría poder comprar una entrada en un teatro, y asistir a uno de sus conciertos, en el lugar que él se lo merece. Y que su magia, su genio, sea apreciado por cientos de personas.

Pero, de cualquier manera, no dejen de pasar por la Place de Vosges, y de detenerse frente al arpista, y contribuyan con una moneda, o con lo que puedan. Merece mucho más, ya lo sé, pero no dejen de apoyarlo.

Economía y literatura

Mircoles, 14 Octubre 2009

Dos premios Nobeles han llamado poderosamente mi atención, seguramente sabrán de cuáles hablo debido al título de este post. Efectivamente los premios de Economía y de Literatura. El primero compartido entre Elinor Ostrom y Oliver E. Williamson, el segundo a Herta Müller. Sin embargo, por mucho que he buscado sus rostros en las cubiertas de las revistas femeninas en los estanquillos de la prensa, no las he visto, y bastante poco en las portadas de los periódicos. Y eso que son dos mujeres de vidas y experiencias profesionales muy distintas, pero sumamente interesantes en el caso de ambas.

Se ha hablado más del precipitado Nobel a Barack Obama, entregado con carácter preventivo, que los premios a estas dos señoras, cuya trayectoria resulta indiscutible.

Herta Müller no sólo es una gran escritora; es una mujer cuya historia personal ha trascendido de alguna manera a su literatura, que perdió familiares en la Segunda Guerra Mundial, después vivió los horrores del comunismo, sacrificó mucho de su vida para entregarse al trabajo y a la investigación literaria durante años, en silencio. ¡Admirable!

En cuanto a Elinor Ostrom, su trabajo en teorías sobre el papel de las empresas en la resolución de conflictos y sus análisis de cómo las transacciones económicas se realizan también en el seno de la familia, de las asociaciones, y no sólo de las empresas, en los momentos en los que vivimos resultan sumamente alentador.

Es una pena que el trabajo de estas mujeres sea bastante desconocido para el gran público, y que la prensa y las editoriales no contribuyan, como ellas lo merecen, a que sean reconocidas, leídas y plebiscitadas, como en el caso de Obama, y su Nobel de la paz.

Jineteo

Viernes, 9 Octubre 2009

El jineteo es algo muy común entre el rastrojo de intelectuales -o de los que se hacen llamar de este modo- que quedan en Aquella Isla.  Voy a contarles un ejemplo:

Tartuffe Mandril lleva varias décadas en el exilio, sin embargo, trabaja para el castrismo desde su más oculta ambición: devenir alguien, cualquier cosa importante. Es la razón por la que Tartuffe Mandril toma el metro y se va a oir una conferencia de LaMujerQueLeRobaLosEscritosASuMadre. Termina la intervención y Tartuffe se dirige con la lengua afuera y los colmillos salivosos a rendirle pleitesía a la conferencista. Se hacen amigos, porque son de la misma especie. Ambos han tenido que jinetear para poder existir.

Tartuffe le presenta a LaMujerQueLeRobaLosEscritosASuMadre a Cabeza de Quimbumbia, una cacique venezolana nacida en Washington y criada con el trapo negro en la cabeza, allá por los desiertos árabes. Tartuffe Mandril instica a LaMujerQueLeRobaLosEscritosASuMadre a que se haga amiga de Cabeza de Quimbumbia, de este modo podrá tumbarle algo, un collarcito de fantasía, un vestidito dorado, un no sé qué y un qué sé yo… Se hacen la foto. Cabeza de Quimbumbia posa como si ella fuera la princesa quebrada. La otra, delante del espejo, con el collar de fantasía que acaba de jinetear colgado al cuello, y las manitos en el mármol como garras de tiñosa.

Tartuffe Mandril se cree en el cielo, la otra piensa que está en el mismo centro del dinero de París. La única que sabe por experiencia que todo aquello es puro jineteo y banalidad de la baratucha es Cabeza de Quimbumbia. Ella aspira, en realidad, a otros elementos: al Matriarcacicado.

Después de esta anécdota, tomé el metro, me sumergí en la lectura de Herta Müller, y llegué a la luna.

Noche blanca

Domingo, 4 Octubre 2009

Hemos tenido en París l’été indien, o sea, “el verano indio”, que así se le llama a cuando el verano se alarga hasta octubre, y apenas tenemos otoño. Prescindir del otoño para mí resulta penoso, el otoño es mi estación favorita. Y el otoño en París es deliciosamente bello, la ciudad se tiñe de dorado a causa de la luz y de las hojas de los árboles.

Ayer se festejó la Nuit Blanche, en la que se celebra cada año el paso del verano al otoño, en este caso ha sido hacia el invierno, puesto que la noche enfrío bastante. Muy pocos durmieron anoche en esta ciudad, yo me fui con unos amigos a la rue de L’Happe, donde se encuentra el Balajó, y Havanitas Café, cenamos en el segundo, comida cubana, por supuesto.

De ahí paseamos un rato a pie por La Bastille, repleta de jóvenes a más no poder en un movimiento perpetual de hormonas arrebatadas. Tomamos el auto e hicimos un paseo por toda la ciudad, lo que duró hasta el amanecer. En todas partes se festejaba el otoño, se decía adiós al verano con un entusiasmo inaudito, este gente ama el verano, lo venera. La gente bebía, comía, bailaban, y la ciudad susurraba junto a ellos melodías del viejo París.

Mi noche terminó con el alba, y muy tranquila. Las calles más frecuentadas estaban cuidadas por la policía. Los franceses no aprecian para nada esta visión de la policía que vigila y cuida el orden. O sea, no les gusta en su país, porque que yo sepa todavía no los he oído protestar por la cantidad de policías que pululan en las calles habaneras; sin ir más lejos, en el pasado concierto de Juanes.

Y tampoco saben diferenciar entre la policía francesa y la cubana. Mientras que la primera está para cuidar el orden, la segunda está para reprimir. Yo sí aprecio la policía que hace su trabajo, establecer el orden, y velar por él con discreción. De este modo ellos cumplen su misión, y yo la mía: divertirme con seguridad.

La festividad de Barack Obama con el castrismo

Jueves, 1 Octubre 2009

Ya no es un secreto para nadie, a Obama le gusta la fiesta con el castrismo: El 20 de septiembre se produjo en Cuba una concentración musical liderada por Juanes -como pretexto el concierto Paz sin Fronteras-, previamente el propio Juanes se había hecho una foto con Hillary Clinton afirmando que el gobierno de Barack Obama consentía este encuentro musical.

Ayer 29 de septiembre la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba ofreció una recepción oficial en donde por primera vez no fueron invitados los disidentes, y por el contrario, sí asistieron los artistas de intelectuales de la oficialidad castrista. En la era Bush, los artistas e intelectuales también eran invitados junto a los disidentes, sólo que los primeros recibían una directiva de parte del Ministerio de Cultura impidiéndoles la asistencia. Bien, ayer fue el gobierno americano quien excluyó a los disidentes.

Se corre la noticia de que Barack Obama intenta un cambio por debajo del tapete con Cuba, pero antes  se propone darle por la vena del gusto a los Castro: quiere cambiar al exilio, domesticarlo, servirse de su docilidad. Obama aspira a que olvidemos nuestro dolor. Los verdugos que han provocado ese sufrimiento, no sólo no han pagado, todavía el mundo no ha pedido que se les castigue legalmente por la destrucción de un país, y el genocidio durante 50 años de un pueblo. ¡Y Obama pretende cambiar las cosas con ajetreo bailable, musiquita, canapés y traguitos de ron!

¿Nos merecemos esto los cubanos? ¿Se merecen esto los presos políticos, las Damas de Blanco? Claro que no, pero ¿a quién le importa?

Esa festividad, por supuesto, está apoyada por una caterva de irresponsables cubanos que, por obtener favores a cambio de esa dictadura, son capaces de vender hasta sus muertos.

Lo curioso que nos ha sucedido a los cubanos es que, a la inversa que a los chilenos y a los argentinos en las épocas de sus dictaduras, el mundo democrático prefiere apoyar a los representantes de la dictadura, que a los exiliados. Es la razón por la que en España -aunque no sólo- se produzcan más películas de cineastas castristas que del exilio. Del exilio, ninguna. Y con las otras artes, sucede lo mismo. En los eventos de arte, invariablemente se escogerán los pintores que Fidel Castro tiene en la sala del Consejo de Estado, pero si se presenta un pintor del exilio, en raras ocasiones consigue un espacio.

Sin embargo, con pocos recursos, sin apoyo de ningún tipo, todavía existen en Cuba personas y artistas que aman la libertad y que arriesgan todo por ella, es el caso de Ciro Díaz Peneda (de Porno para Ricardo), y del fotógrafo Claudio Fuentes Maden, que recientemente hicieron este pequeño cortometraje con las Damas de Blanco: