Blogs

Archivo de Julio, 2011

Oro y sal

Sbado, 30 Julio 2011

El oro sube, me advierte una amiga mía. El dinero no valdrá nada. Será el oro lo que tendrá más valor. Si tienes joyas de oro guárdalas, porque con la crisis ya verás cómo aumentará, continúa. Otra, sin embargo, me aconseja que venda ahora lo que tengo en oro, que es el buen momento para hacerme de unos billetes.

Yo no tengo mucho oro, la verdad. Pero me gusta el oro, siempre me ha gustado. De mismo modo que también me gusta el dinero, nunca lo he negado. El que diga que odia el dinero es porque es un mentiroso y un comemierda. Pero, bueno, hay gente que va por ahí, haciéndose los que encuentran que el dinero ensucia, y toda esa bobería.

Mi amiga continúa con que todo se acabará: el dinero, los bancos; y nada más existirá el oro. Y yo sin un lingote, ¡qué digo! Incluso sin un lingotito miserable. Sólo poseo unas cuantas prendas, y nada como para ver el arcoiris encima de mi cabeza.

¿Será verdad lo que dice ésta, que se acabará el dinero? Me pregunta otra amiga desesperada, porque ella si que no tiene nada de nada en oro. Nunca le ha gustado el dorado, siempre se ha comprado joyas de plata, sin más.

Me quedo enfurrada ante semejante burrada, aunque no puedo impedir inquietarme. ¿Y si de repente tambien pierde el valor el oro? ¿Volveremos a la sal? 

Muertos y más muertos

Lunes, 25 Julio 2011

No hay un perro día en que no abra la prensa, no encienda la tele, no oiga la radio, que no me hablen de puros muertos y de putos asesinos. Todos son muertos. Japón, por cierto, ya casi olvidado. El torero que en vez de matar a un toro mata a un chofer inocente (el simil del toro fue él el primero que lo usó, sin ningún tipo de respeto por la víctima). Le siguieron los muertos de Noruega y después Amy Winehouse. Todo esto cuando todavía estamos llorando los muertos de Haití. Bueno, los estamos llorando todavía los que tenemos memoria.

Es que no se puede no ya vivir, ni siquiera respirar, el ambiente apesta a cadáver. En las vacaciones muchísimo más, los accidentes de carretera suman cada día más fallecidos. Sumen los asesinatos de mujeres, las violaciones. Vivimos en un mundo donde sólo se enaltece la muerte, si no hay muerte no hay espectáculo, y como de eso se trata, del terrible espectáculo de matar, de fastidiar al próximo, no cesa; pues eso es lo que trajo el barco, sin más, no hay más vida sin esa retahíla de muertes.

Entras en las páginas de cultura no hay más que ver la cantidad de muertos, de malas noticias referidas a defunciones, de gente que mete droga, que se hincha de pastillas, y luego estallan. Tan simple como eso. Estallan hinchados de drogas y pastillas, y de todo eso se hace el mayor show, que durará máximo un mes. No, si es que esos shows no llegan a veces ni a los quince días. ¡Qué época tan espantosa, por favor!

Me pregunto qué clase de mundo le estamos presentando a los adolescentes, a los niños. Un mundo infernal, por supuesto. No quiero ni imaginar lo que vivirán las futuras generaciones después de haber crecido en esta caca de mundo barato de tumbas y cenizas. Pero para ese momento ya yo estaré muerta. Más tarde que temprano. Bueno, ojalá que no sea a la inversa.

Que tengan felices vacaciones plenas de vida y de buenas noticias.

Lucien Freud, viaje al cuerpo deseoso

Viernes, 22 Julio 2011

El pintor británico Lucien Freud acaba de fallecer, el nieto de Sigmund Freud no dedicó, como su abuelo, su arte y sus estudios a la mente humana, sino al cuerpo, deseoso, aunque como en aquel verso de José Lezama Lima: “deseoso es aquel que se aleja de su madre”, su pintura lo aproxima a los estados primarios a los que se refería el célebre psicoanalista. Y sus desnudos son altamente psicológicos, porque él mismo penetraba las interioridades del cuerpo de sus modelos únicamente a través del pincel.

Hace poco tiempo relativamente vi una gran retrospectiva de Lucien Freud en París, su obra es una de las que más me intrigan, porque creo que es complementaria de la de Bacon, una demasiado presente, directa y precisa, en el caso de Freud, y la de Bacon, bastante evasiva, extraordinariamente imprecisa, e insondablemente metafórica. Ambas se dan de beber.

Las formas de Freud son las del deseo, expresado a través del arte, o sea, idealizado en los modelos que bullen en la cabeza del artista, y presurosos en descubrir los secretos, las intimidades del cuerpo real , de la red entretejida de amistades y personajes que pulularon y frecuentaron esos lugares como santuarios, alrededor del mismo Freud.

La suya es una pintura efusiva, eufóricamente indiscreta más que erótica, aunque el erotismo juega el papel individual que cada quien le confiere. Freud es el pintor que consiguió licuar los cuerpos, del mismo modo que una lágrima que desborda de un ojo. Su relación personal con los modelos aumentaron el significado potencial de la visión del artista sobre el cuerpo, el objeto tratado ya no quedó apartado del artista una vez pintado, y ese es uno de los principales alcances de su obra: la estela imaginaria que persevera en la imagen jamás olvidada.

Empezó siendo surrealista, y luego hizo un viaje trascendental hacia el expresionismo figurativo, aunque él afirmaba que: “Yo pinto gentes”. Exclusivamente.

Se dice, sin confirmarlo, que tuvo cuarenta hijos, algunos reconocidos y otros no. Pero si la obra es considerada como “hijo”, entonces fue un padre bastante más prodigador de vástagos muy reconocidos por el mundo del arte y por el gran público. 

Destruir libros

Domingo, 17 Julio 2011

En lugar de bajar el precio de los libros, lo que hacen ahora es destruírlos, en caso de que no se vendan. No estamos muy lejos de la quema de libros de antaño. Y vamos a peor.

Me pregunto por qué en lugar de destruir libros, en vez de enviarlos a la hoguera, mejor no rebajan los precios de los libros, que bastante caros que están, y por eso muy pocos todavía compran literatura impresa en papel. Cuando veo un libro a veinte euros no me extraña que la gente no lo compre. Y es que no es que tengan su valor, lo que sucede es que en época de crisis nadie va a gastar veinte euros en un libro cuando debe ahorrar para alimentar a su familia y esperar a ver qué es lo que sucederá finalemtne con el dinero, y con el euro.

Peor están los libros en Estados Unidos. En Miami entré en una librería y encontré una novela mía a cuarenta y tantos dólares. ¡Cosa de locos!

Pero ¿saben lo que pasa? A nadie le importa ya la cultura, ahora lo que importa es el show de internet, y ahí sí que nos vamos todos a desmoronarnos y a convertirnos en el peor rastrojo de la especie humana que existirá sobre el planeta.

¡P’al carajo!

Harry Potter y el Remolcador 13 de Marzo.

Mircoles, 13 Julio 2011

Hoy se estrena Harry Potter en Francia, y un día como hoy, en 1993, ocurrió en Cuba una de las mayores masacres inimaginables, la del Remolcador 13 de Marzo, donde murieron asesinados por el castrismo 12 niños. Esos niños, de haber podido llegar a su destino: los Estados Unidos, tal vez habrían leído Harry Potter y hubieran visto la saga tan apreciada por niños y adultos. No fue posible.

Al parecer en esta última entrega, el brujo, Voldemort, por fin muere.

¿Morirán alguna vez los brujos asesinos de Cuba? Ojalá sea más temprano que tarde. Los dejo con otra película, más difícil de ver:








¿Qué pasará con los escritores?

Lunes, 11 Julio 2011

Por lo que me cuentan algunos amigos que trabajan en el mercado del libro lo que se avecina en relación a los escritores es terrible. Me refiero a los escritores que escribimos desde las entrañas, que contamos historias noveladas, imaginadas, extraídas de la invención o sencillamente de las experiencias personales, poéticas, humanas, porque esas historias son precisamente de las que al parecer los editores huirán como bola por tronera, dado que lo que vende en estos momentos son las historias de evasión de la realidad, o historias esotéricas, y ese tipo de cosas… Los editores buscan solo eso… el entretenimiento.

Yo soy de las que considera que la literatura sabia, profunda, también debe ser entretenida, pero sé que lo entretenido no siempre suele ser sabio y profundo. 

El problema es que el riesgo ya no se usa, nadie quiere arriesgar, todos quieren ir al seguro, y vender cientos de miles de ejemplares, o más, millones. En caso de que no sea así ni siquiera tomarán en cuenta al verdadero escritor. Son tiempos de crisis y lo que se busca no es literatura, sino dinero. Si no vendes lo estipulado: miles y miles, no cuadras la caja de las editoriales. Nefasto.

Es algo que pasaba desde hacía años con los poetas, pero ahora pasará con todos, con los escritores en general, incluídos los escritores de guiones, y más con los de teatro.

Pero el mayor temor es qué pasará con la literatura y con la escritura, dado que internet ha ocupado el sitio de los libros, cosa que no podemos negar. La gente prefiere internet a los libros, y ni siquiera el mercado del libro digital ha crecido tanto como se esperaba, no, sólo ha sido un fiasco, más que evidente, por cierto.

Tal vez todo esto sirva para mejorar las cosas, seamos positivos. Quizá sirva para que la gente se harte de una buena vez y quieran ellos escoger lo que lee, pero cuando puedan hacerlo, cuando esto suceda, ¿seguirán existiendo los escritores y sus escritos?

El hombre de la palmera

Domingo, 10 Julio 2011

Fui a tomar el metro y me encontré con un hombre que cargaba una palmera, pequeña, por supuesto, paunque de dimensiones considerables, más alta que él en todo caso. Entró en el mismo vagón que yo, y la plantó en el piso para poder descansar. Estaba empapado en sudor. Los penachos de la palmera molestaban a todo el mundo y hasta una señora empezó a estornudar visiblemente airada.

Me dio idea de preguntarle hacia dónde llevaba la palmera. Y luego de acercármele un poco lo hice. “A mi casa” respondió. ¿Dónde vive? Insistí. “En una pequeña pieza, en Montmartre”, musitó. ¿Y por qué una palmera? Continué. “Adoro el trópico”. Entonces ya no tuve nada más que comentar.

El tipo de la palmera salió al cabo de algunas paradas, con su palmera al hombro, y ya nunca más lo veré. En el metro entonces la gente empezó a preguntarme ¿qué me había respondido en relación a la palmera?

Nada, más o menos que le gusta el trópico, contesté. Entonces cada cual volvió a lo suyo, y ni gracias me dieron.

A todo el mundo le extrañó ver a un hombre con una palmera, sin embargo, estoy segura que les hubiera extrañado menos ver a uno con una bazuka. Vivimos tiempos tontos, peligrosamente tontos.

Escapar de Cuba en un paquete DHL

Lunes, 4 Julio 2011

Sandra de los Santos es una cubana que escapó de Cuba hacia Las Bahamas, y desde allí, dentro de un paquete DHL hacia Estados Unidos.

Camarera grabada

Sbado, 2 Julio 2011

Supongamos que eres una camarera negra, que un tipo que paga casi dos mil y tantos euros por noche en el hotel en el que trabajas, intenta violarte o te viola. Supongamos que te dejas, supongamos que tienes amigos delincuentes, supongamos que no sólo los tienes, sino que además eres delincuente; supongamos que tu hijo no es tuyo, que lo has declarado para jugar a que tienes un hijo, y ganar lo que sea con esa acción: dinero o simpatías.

Supongamos que le cuentas por teléfono al amigo delincuente que está en la cárcel que “este tío tiene dinero”, y no sospechas que hay investigadores detrás de tí.

Supongamos que el tío al que quieres birlarle el dinero es judío (él mismo lo subrayó en una entrevista en un periódico importante), millonario, posible presidenciable en su país, peso pesado de la política. Su mujer, otro tanto.

Supongamos que perteneces a una comunidad musulmana donde nada de lo que digas o hagas te traerá buena suerte, más bien todo lo contrario. Porque ya sabemos que el islam es malo y todas las demás religiones son buenas. (Personalmente pienso que el islam es una mierda y las demás religiones también. Aunque creo en la fe individual y personal.)

Supongamos que liberen a tu agresor, que le devuelvan el dinero que tú pensabas ganar, y que te acusen a tí de todos los males de este mundo. Y que en lugar de ser tú la víctima entonces sea él quien salga ganando, como víctima, claro.

Supongamos que en su país tanto el sexo como el victimismo, como el hecho de pertenecer a una cierta izquierda millonaria, engreída, y rapiñera, sirva para aspirar a la presidencia. Supongamos que todo haya sido un complot. Todavía no sabemos de quién.

Supongamos que tú no eres ni siquiera camarera, supongamos que lo eres… So what? De todos modos él es un político, millonario, socialista, aclamado por los políticos. Y tú sólo eres una camarera, negra, delincuente, mentirosa, con un hijo que no es tuyo, eres una mujer, violada o no, qué coño importa. Tú no eres nadie y estás siendo grabada… Un mes después muy pocos saben que te llamas Nafisatu Diallo. No eres nadie, te están grabando. Él es alguien, te están grabando, a tí, no a él. No eres nadie… Por eso.

Hoy me ha bajado el espíritu de Marguerite Durás defendiendo a una madre a la que acusaron en Francia de haber asesinado a su niño. Se llamaba Grégory. ¿Recuerdan? Treinta años más tarde todavia no sabemos quién lo mató. Pero la madre, la madre, tuvo que soportar que la acusaran de asesinato.