Blogs

Archivo de Febrero, 2012

Los esperpentos ensalivando a la Momia

Viernes, 10 Febrero 2012

Castro Gandinga I reaparece de nuevo, ha presentado otra biografía, que le ha escrito una tal Katiuska o Katrinka no sé qué cosa. Es ya como la tercera biografía que publica en menos de un mes: dos en Francia y una en Cuba. Aquí, los librejos han pasado sin pena ni gloria. En Cuba hemos visto a los tracatanes de la de cultura ir en masa a ensalivar a la Momia.

La Momia, la Piltrafa Ideológica, la Maraca Antillana, apenas habla, balbucea una cantidad de incoherencias y mentiras que dan ganas de tirarse una en el piso a retorcerse de las carcajadas. El Ministro de la InCultura, señor A ver, Prieto, qué es lo que tú llevas ahí, que es el ministro más popular entre los policías orientales que el régimen manda a reprimir en La Habana, no paró de contar guayabas, de las guayabonas sangandongas de verdad: Que si el Bofe Guerrillero había luchado contra los gánster antes del fatídico año 1959. ¿Pero cómo iba la LuyanópornollamarleLaVíbora a luchar contra los gánsteres si él era uno de ellos? Uno de ellos, no, el primero de ellos. ¡El jefezón de los gánsteres!

Allí estaban Miguel Barnet, Mimí Yoyó; Roberto Fernández Retamar, queriendo lucir a toda costa un look a lo Juan Ramón Jiménez, se le notaba nerviosísimo, le castañeteaba el cerebro por debajo de la boina. Y entre el público ése que medio se esconde, el pintor Kcho. Los franceses se han creído eso que cuenta la embajada castrista en todas las Ferias de Arte en París, que Kcho es el artista contestatario por excelencia. Bueno, Kcho está p’al daño, él lo misma pinta o esculpe en madera a cuatro balseros en zancos bailando la suiza, que a Martí en una goma de camión yéndose para la Yuma dándole cintura a un houla-houla, que una mesita de noche convertida en balsa, que se mete la seis horas y media de presentación del ladrillo impreso repleto de guanábanas, asintiendo cada vez que a Fidel le tiembla la dentadura bailándole una sevillana en la quijá. Con tal de que le den el baro, para luego él pasarle una parte del baro a su Comandante, ya tiene su conciencia tranquila. Ese es el artista contestatario de pedigrí para los franceses de alcurnia con chancleta de palo marca Louis Sinvergüenzón.

Da grima ver a esta partía de jalalevas esperpénticas de uno de los poderes más sombríos que haya conocido la humanidad creyéndose que son los elegidos en Aquella Isla, y por ende, los que mayores derechos tienen, solamente porque la Matraquilla Terrorista los eligió para oirle las sandeces que repite hace más de medio siglo.

Pero, finalmente, ¿cuál es la diferencia entre este formato y el de Estado de Sats? En el segundo, al final, a los que viven dentro les dan merienda de la diplotienda. A los de afuera la DSE les abre un expediente favorable a la causa esperpéntica.

Las cosas como son

Sbado, 4 Febrero 2012

Hace algunos años, tras llevar ya algunos siendo española, Francia me otorgó la nacionalidad francesa familiar, lo que acepté de muy buena gana porque mi exilio lo he vivido dentro de la cultura francesa, viviendo y pagando impuestos en Francia, y mi hija se ha criado en este país. Sin embargo, siempre estaré eternamente agradecida al señor José Manuel Lara, editor y dueño de Planeta, porque fue él quien hizo la gestión para que España me concediera la nacionalidad, como así ocurrió, a través de una carta de naturalización que me dio el Rey de España, mucho antes de que Francia lo hiciera. Cuando Francia me otorgó la nacionalidad, quisé filmar ese momento único, sobre todo para que mi hija recordara más tarde cómo había sido ese evento tan importante en nuestras vidas. Llamé por teléfono para preguntar si se podía grabar o filmar y me dijeron que no, que no estaba permitido. Como no está permitido en ninguna institución de este país filmar o grabar eventos en los que se entreguen pasaportes, y mucho menos dentro de los consulados, normalmente no se puede filmar ni grabar sin autorización, y jamás, por el momento, será autorizado. Es más, si lo intentas, ni siquiera te tratarán correctamente, sin una palabra que medie te sacarán de lugar, y a patadas si te resistes o se te ocurre armar un showcito.

Ahora, eso sí, si un grupo de mujeres decide marchar en una calle con la intención de defender una causa humanitaria, las dejarán hacerlo, permiso policial mediante, sin ningún tipo de problemas. En Cuba no se puede pedir permiso a la comisaría de policía, no lo darían. Es la razón por la que en las calles los pocos que manifiestan lo hacen a cuenta y riesgo. Pero hay una gran diferencia entre manifestar en las calles y grabar o filmar dentro de una institución estatal para un asunto estrictamente personal.

Mientra a Yoani Sánchez le negaban por la enésima vez (es la 19) el permiso de salida de su país, lo que siento mucho, no sólo por ella, además por los once millones de personas que se encuentran en la misma situación, a las mujeres que manifestan en las calles cubanas, miembros del grupo disidente Rosa Park, la policía castrista las golpeaba y las toqueteaba, arrebatándoles los teléfonos celulares. Yoani Sánchez no sólo pudo hacer sus trámites de viaje, aunque le fueron denegados, lo que es lamentable y viola los DDHH, sino que además también grabó la conversación entre la castrista que la atendió y ella, colgándola posteriormente en youtube. Este suceso de la visa denegada ha tenido a buena parte de la prensa en vilo, a pocos días de la muerte de un prisionero político en una huelga de hambre, me refiero a Villar Mendoza, al parecer ya olvidado y bien enterrado; como también olvidarán a su viuda y a sus dos hijas pequeñas en menos de lo que canta un gallo. Dio la casualidad que mucho antes de que Dilma Rousseff hiciera la reciente visita que hizo a Cuba, le tocó a Lula Da Silva hacer la suya, y cayó en el momento en que Orlando Zapata Tamayo moría en una cárcel durante una huelga de hambre, en aquella época también Yoani Sánchez le escribió una carta al presidente brasileño más interesada en su viaje que en la huelga que estaba matando a OZT, y el mundo volvió a poner los ojos en su caso, y no fue hasta que mataron de sed al pobre hombre que ella reaccionó llegando primero que la madre a Medicina Legal.

De lo que sí no se olvida la prensa de izquierdas es de Yoani Sánchez y de sus llantenes por la visa, ¿por qué? Porque el espectáculo da dinero, y al parecer mucho. Del muerto sólo se ocuparon cuando la bloguera decidió twittear sobre su vil asesinato, no calificado así por ella, bastante tarde, por cierto. Y como ahora la bloguera retorna a hablar de su tema favorito: Ella misma; pues bye, bye, cualquier otro suceso que tenga que ver con la oposición y con Cuba. Pueden matar a las mujeres en las calles, que mientras que no lo twittee Yoani Sánchez no tendrá ninguna significación. 

Por mucho que se le diga a esta muchacha que debe moderar su yoísmo u ombliguismo ella no entiende, un ombliguismo muy propio de esa Generación Y nacida en los años 70, a la que llaman muy bien llamada Generación Criminal, por cierto el término Generación Y estaba acuñado en Francia mucho antes de que a Yoani Sánchez se le ocurriera llamar de ese modo a su blog, y en referencia a la generación nacida entre los años ochenta y el dos mil.

Ella no entiende porque ella no vive una vida normal, ella vive entre internet y twitter. Tiens! El otro día me felicitó por twitter por un premio que recibí, sin embargo, no sólo me bloqueó en twitter además jamás me ha respondido un email, y en lugar de felicitarme personalmente a través de mi email, lo hace a través de twitter. También ha dicho en twitter y en algunas entrevistas que me admira, pero jamás me lo ha dicho ni lo ha escrito personalmente, conociéndome y teniendo mi email a mano y mi teléfono personal. Si hemos hablado dos palabras por teléfono ha sido mucho. Y es que ella no me felicita a mí en twitter, haciéndolo se felicita a sí misma y demuestra hacia las ciento y tantas mil personas que la siguen lo buena que es, lo abierta, lo grande, lo increíblemente humana, pero lo que menos le importa a ella es que la persona que ha felicitado, o sea yo, reciba el mensaje de manera personal. A ella no le interesa el uno individual de mi persona, sino el número masivo de los que la siguen en twitter y leen cada uno de sus mensajes. Si me felicita y felicita a Sara Marta Fonseca Quevedo lo hace porque sabe que apoderándose de nuestros nombres su nombre se baña con los efluvios buenos o malos, eso a ella no le importa con tal que hablen, que emanan de los nuestros. Sí, ha salido muy hábil este otro producto de marketing del castrismo, pero ya cansa su hipocresía. Aunque de hipócritas estamos bien servidos. Pero lo de ella ya es mucho, cansa, repito. Cansa y daña.