Blogs

Frida B. Masdeu: La trayectoria de una verdadera exiliada.

Hubo una época en la que ser exiliada cubana era algo verdaderamente serio, y que haber vivido en la oposición lo era mucho más: Mujer, cubana, exiliada, anticastrista, con un padre preso, y una madre renuente a aceptar nada que tuviera que ver con lo que le recordara la traición: la revolución cubana, y una lucha que sólo le trajo dolor y amargura, fue durante muchos años, todos los de su infancia, adolescencia y juventud, la realidad de Frida Blanco Masdeu.

Conversando con ella a través del blog, de los emailes que intercambiamos, me doy cuenta que pese a haber vivido historias distintas, no hay mucha diferencia entre nosotros en el modo de analizar lo que le ha sucedido en las últimas cinco décadas a los cubanos, a nuestro país, sabiendo que no todo está perdido, pero que sin embargo, comprobando, día a día, que no quedan muchas esperanzas, viendo en lo que se ha transformado la Cuba actual.

Pese a todo lo vivido, Frida es una mujer sumamente divertida, de una fina ironía, amante de la cultura y del arte; y muy sensible a esa cubanía sólo viva de manera auténtica en el alma de los exiliados verdaderos. 

screenshot038.jpg

Frida Blanco Masdeu

ZV: -¿En qué parte de Cuba naciste?

FBM: -Nací a principio de los años 50, en La Cooperativa de Médicos de La Vibora, en La Habana. Soy primera generación habanera e hija única. Mis familiares maternos son de Bayamo y Santiago de Cuba, los paternos de Colón y Camagüey.

ZV: -¿Cuándo te fuiste de Cuba y por qué? Tengo entendido que tu padre cayó preso y tu madre atravesó por un auténtico calvario, ¿podrías comentarlo?

FBM: -Salí de Cuba en Septiembre de 1959 junto a mis padres. En Enero de 1960 regresamos, mi padre habia decidido incorporarse a la lucha en contra de la dictadura castrista. Sus contactos en New York, donde residimos, le aseguraron que aquello sería cuestión de meses y del esfuerzo de cubanos demócratas hasta que Cuba fuese libre de nuevo. En Mayo de 1961 mi padre cayó preso y condenado a nueve años de prisión, en 1966 se fugó de la Prisión de Taco Taco y lo volvieron a juzgar, esta vez imponiéndole doce años más a la sentencia.

En julio de 1968 mi madre y yo salimos definitivamente al exilio a través de los Vuelos de La Libertad.

Mi padre, Carlos González Blanco, era  comerciante, viajero, como le decían a los que se  dedicaban a vender mercancía en los campos de Cuba. Se especializaba en ropa interior. Desde muy pequeño se interesó por las causas sociales, participando a los 15 años en el asalto al Castillo de Atarés, poco después del ataque al Hotel Nacional, a raíz del golpe del 4 de septiembre de 1933. Así comenzó su activismo político. Su familia era casi toda de los Auténticos, su tío Lauro Blanco Muñiz, que fue un destacado sindicalista, líder de los trabajadores de la cooperativa Ómnibus Aliados. Un primo hermano de mi padre, José Puente Blanco, fue el último Presidente de La Federación Estudiantil Universitaria de Cuba Republicana. Otros tíos y primos se dedicaron también a organizar movimientos políticos y sociales. En aquella época, y en años posteriores, mi padre se fue involucrando en actividades en contra de los gobiernos del General Fulgencio Batista.

Mi madre, Ara Masdeu Guadix, era la hija menor del periodista, novelista y profesor Jesús Masdeu Reyes y su esposa Araceli Guadix Coca, amigos y colaboradores del General Fulgencio Batista y Zaldivar. La admiración y el respeto por el General se extendía a los cuatro hijos del matrimonio.

Esa discrepancia filosófica y política no impidió que mis padres se enamoraran y se casaran en el bufete de un amigo abogado (ambos eran libre-pensadores). El matrimonio se hizo efectivo en junio de 1952.

screenshot049.jpg

Frida y su mamá

Como sabes, después de 1953, las actividades insurreccionales aumentaron en La Habana y en otras ciudades, mi padre junto a su tío Lauro y otros, comenzaron a organizar a los trabajadores, en  huelgas y actos parecidos.

Todo este tiempo, mi madre trabajaba en la Renta de Lotería, en un puesto que le permitía observar las nóminas, algo que la alarmó sobremanera. Pudo comprobar que algunos de los supuestos “luchadores por la justicia” que vociferaban en contra del gobierno, recibían “botellas” que iban a cobrar en persona. Debo aclararte que esto ocurrió durante todos los gobiernos, la única diferencia consistía en que cambiaban los beneficiarios, aunque no siempre.

En varias ocasiones mi papá fue detenido por la policía de Batista, una vez estuvo un mes preso. Mi abuelo Masdeu, su suegro, sólo tenía que hacer una llamada a algún amigo e inmediatamente soltaban a mi padre. Te cuento esto no para justificar el amiguismo del gobierno anterior, sino para ilustrar la diferencia entre un sistema y el otro. En enero de 1959, mi padre estaba escondido, la situación era difícil para los que como él estaban involucrados en actividades subversivas.

En mi casa no hubo celebración. Mi padre conocía a Fidel Castro personalmente, y  sospechaba  que era comunista. Mi madre, aunque a esas alturas pensaba que un cambio era inevitable, tampoco simpatizaba con los “Mau-Mau” como les decian en Oriente a los verde olivo. Al empezar los fusilamientos (un primo hermano de mi mamá, Francisco López Guadix fue ejecutado a los 23 años en Santiago de Cuba) mis padres empezaron a hacer planes para abandonar la isla. En septiembre lo logramos, con visa de  turistas. A nuestro regreso, de inmediato mi padre empezó a conspirar con personas que le indicaron en New York y con otros que ya conocía.

Los detalles de sus actividades los ignoro, sólo que para no crear sospechas, nos llevaba a mi mamá y a mí en los viajes que hacia al interior del país a llevar dinero y tal vez otras cosas. Esos fueron los meses que más recuerdo haber disfrutado de mis padres juntos. Tenía yo entre 6 y 7 años y conocí Pinar del Rio, Las Villas. Los viajes eran para mí como vacaciones ininterrumpidas, fuimos al Escambray, varias veces a Trinidad y Cienfuegos.

En ese año de 1960 no me mandaron a la escuela, pues ya se hablaba de adoctrinar a los niños y en mi casa estaban seguros que la situación en Cuba cambiaría pronto.

Lauro Blanco luchaba contra los castristas con su grupo, José Puente Blanco también dirigía un grupo, mi padre con el suyo. No sé si hubo coincidencia en las misiones de los tres hombres.

En abril de 1961, cuando la gloriosa invasión, mi padre estaba esperando instrucciones para hacer su parte en La Habana. El mensaje llegó tarde y tuvo que esconderse.

Un mes después lo atraparon en Pinar del Rio, junto a Mario Fernández, José Enrique Valdéz, Eumelio Rodríguez y Reina Peñate.

Mi madre estuvo días sin saber de su suerte, se presentaba frente al Teatro Blanquita donde se sabía estaban detenidas varias personas, regresaba a la casa cada día más desesperada. Por fin, una tarde, recibió una llamada donde anónimamente alguien le dijo que se dirigiera a una casa en Miramar. Al llegar allí la detuvieron durante dos dias, interrogándola todo ese tiempo, sin decirle que a pocos metros se encontraba mi padre, a quien le hicieron ver por una rendija a mi madre sentada y esposada. Tuvo suerte que la dejaron libre.

El juicio por “Atentar contra los Poderes del Estado” duró poco y todos los acusados fueron sancionados a nueve años de prisión. Reina Peñate, una de las mujeres más valiente, elegante y digna que he conocido, recibió la misma condena que los muchachos.

Así comenzó el presidio político de mi padre que duró 17 años.

Casi enseguida lo trasladaron a Isla de Pinos, recuerdo haber llegado de jugar en la calle, y encontrar a mi madre acostada, anegada en llanto, presentía una separación larga y una vida difícil sola conmigo.

No se equivocó. En esos meses empezó a perder  a su familia, su madre, su hermana querida que falleció de una terrible enfermedad, muy joven, y su hermano mayor.

Nos quedamos solas mi mamá, mi abuela paterna, y yo. Mi abuelo Carlos que vivía aparte, siempre nos apoyó, pos supuesto.

Mami decidió que yo tenía que visitar a mi papá en prisión, años después me dijo que temía que lo asesinaran y que, por duro que fuera, era necesario que yo tratara a mi padre lo más posible, así fue que de niña conocí “el Presidio Modelo en Isla de Pinos”, a donde viajamos en dos ocasiones en el Ferry” El Pinero”, en otra por avión.

Era una odisea esperar bajo el sol que leyeran la lista de los presos, cargar las jabas con alimentos, pasar la requisa… En una de las visita mi padre no aparecía, sus compañeros nos entretenían con relatos mientras esperábamos, si mal no recuerdo, una hora después apareció mi papá con la cara hinchada, parecía un monstruo. Tenía un problema dental, le negaron asistencia médica  y se encontraba muy enfermo, con fiebre alta y sangrando por la boca.

Después de largos meses lo trasladaron para La Cabaña, de ahí al Castillo del Príncipe, pudo por fin ir a la enfermería. Allí lo operaron de una hernia que le salió a consecuencia de una golpiza que le habian propinado los oficiales castristas en Isla de Pinos.

Regresó a La Cabaña. Estuvo en Guanajay, en Sandino, en Taco Taco, de donde se fugó, de nuevo en La Cabaña.

A todas esas cárceles ibamos mi mamá y yo. Desde los 8 a los 15 años visitar cárceles, conocer presos políticos y sus familiares era parte de mi rutina.

También me acostrumbré a ser paria en mi pais.

A los diez años, mientras conversaba sobre estudios con una amiguita, la presidenta del Comité, que por cierto era una española comunista, refugiada en Cuba desde la Guerra Civil en su país, me interrumpió y dijo, que no me hiciera ilusiones, que como hija de gusanos y traidores a la patria yo no podría estudiar magisterio, que era sobre lo que yo estaba hablando, que la única manera de lograrlo sería si acusaba a mi madre por su influencia nefasta y que lo hiciera pronto, pues de otra manera los estudios universitarios estaban prohibidos para mí.

Mi mamá sufría de una depresión terrible, casi catatónica, y no se animaba a salir de Cuba.

A pesar de su estado anímico se enfrentaba a los comunistas, recuerdo que al principio de todo esto, una tarde encontré a mi mamá sentada en una silla detrás de la puerta, esperando pacientemente a que una de las del Comité de defensa introdujera por el espacio entre el piso y la puerta una hoja de papel citando a una reunión “de chivatos”, como les decía ella. Cuando vió que empezaba a entrar el papel, mami abrió la puerta y claro, sorprendió a la mujer, a quien le dijo:-”Mire, Paula, no se moleste más en invitarme a esas reuniones. No he ido ni iré jamás. Buenas tardes”, y cerró la puerta. Llena de contento nos dijo a mi abuela y a mí: “¡Así queria cogerla, agachada!”

Cuando mi padre se fugó de la prisión de Taco Taco, estuvo seis meses escondido en La Habana, dormía en los cines, en las funerarias, en casas de cita con  mi mamá.

Esos meses fueron tremendos. Enseguida que se fugó mi padre, los agentes castristas del Comité de defensa me seguían a la escuela, a mi madre en el barrio y a mi abuela por toda La Habana. No recuerdo cómo mi madre se las agenció, pero un día preparó unas mudas de ropa, me rogó que actuara con naturalidad, entonces tomamos un taxi. Nos bajamos en La Habana Vieja, caminábamos por uno de aquellos preciosos portales, cuando de repente me empujó hacia un hombre que estaba hablando en un teléfono público. Era mi papá, teñido el pelo de negro, con bigote. De ahí nos fuimos tres días a Santa María del Mar. Fue la única vez  que disfruté con mis padres juntos en toda mi adolescencia. No volvimos a estar unidos hasta 1978, cuando ya yo tenia veinte y tantos años.

Un detalle importante es que casi todos los de la familia de mi padre ya se había exiliado. Los que quedaban en Cuba en su mayoría simpatizaban con el régimen. Pero hubo un gesto de solidaridad y humanidad extraordinario. Su primo Hugo Martinez Blanco y su esposa Alba Benítez, protegieron a mi padre, y hasta le salvaron la vida cuando se enteraron que otro pariente había denunciado a una  tía anciana, que le había dado refugio a mi padre en su apartamento por unos días, y que el allanamiento de la vivienda se estaba planeando por militares armados hasta los dientes. Arriesgándose ellos, avisaron y mi papá logró huir de casa de su tia, evitando implicarla en su fuga.

Alba, era una mujer de una entereza moral y de una belleza resplandesciente. Una cubana típica, inteligente, fina en su trato, justa. Te digo que logró asilarse en la Embajada del Perú en 1980 con mis primos (su hijo mayor, un muchacho menor que yo, sufrió del presidio político también.) Hoy sus hijos son unos triunfadores en Miami, aunque ella murió demasiado pronto.

Mi padre deambuló un poco más por la isla, llegó hasta Ciego de Ávila, donde algunos familiares le tendieron una mano, pero tuvo que regresar a La Habana, allí unos jóvenes amigos lo ayudaron por un tiempo; sin embargo, la situación se hizo insostenible, hasta que decidió irse en lancha. No llegó muy lejos. Iba con un amigo.

De esa época recuerdo también el esfuerzo descomunal de mi madre y abuela por conseguir alimentos para los presos.

Mi abuela paterna, Mercedes Blanco Muñiz, maestra de matemáticas de Escuelas Superiores, llegó a tener dos hermanos presos (Lauro y Odón), a tres primos (Los hermanos Cuco, Osvaldo y Edmundo Muñiz, residentes en Colón). Sus sobrinos José y Roberto Puente Blanco estuvieron también dos o tres años encarcelados.

Mi abuela viajaba a Camagüey, a Colón, a fincas aledañas a La Habana buscando carne de cerdo y queso fresco para intercambiar en la capital por huevos, azucar, gofio, chocolate y leche en polvo, galletas (eran un lujo) para surtir las jabas de mi padre y sus tíos.

Mi padre, sus tíos, sus primos y la mayoría de sus amigos mantuvieron un presidio digno. Aunque al llegar al exilio costaba mucho que comentaran lo vivido, para ellos haber sobrevivido a aquello era un deber cumplido y nada más.

ZV: -¿Cómo fue llegar a un país donde no se hablaba tu lengua y del que muy poco sabías? Empezaste a estudiar, luego a trabajar, ¿donde estudiaste ¿En qué trabajaste?

FBM: -Nos reclamó un tío de mi padre, Rafael Blanco, desde Glendale, California. Se había exilado años antes y aunque ya era mayor seguía trabajando y apoyando a la familia y a los presos.

Estuvimos en su casa dos semanas. Nos ayudó a alquilar un apartamento cerca y a los 22 días de llegar de Cuba mi mamá comenzó a trabajar cosiendo sacos de dormir. Era una labor dura, pero se adaptó, y nunca recibió ayuda del gobierno.

Años después logró, junto a una prima, establecerse en el giro de la confección de ropa.

Empecé en décimo grado sin hablar inglés. En aquella época la educación bilingüe, al menos donde yo vivía, no existía. Aprendí poco a poco, con mucho esfuerzo.

Mi mamá nunca quiso tratar con cubanos, algo que nos hizo más difícil la adaptación.  No toleró nunca los insultos hacia el gobierno de Batista, y la justificación a los fusilamientos. Por los Vuelos de La Libertad llegaban muchas personas que en realidad no les interesaba la libertad de Cuba. Recuerdo que mi madre les decía, con cierto desprecio: “Yo no salí de Cuba por culpa de la libreta de abastecimiento.”

screenshot054.jpg

Después de la escuela secundaria asistí a Los Ángeles Community College y después a La Universidad Estatal, donde estudié Sociologia e Historia del Arte.

A los 19 años obtuve mi primer empleo en Mitsui Bank International, en la primera sucursal del importante banco japonés en California.

Allí comenzó mi profesión como banquera, especialista en Cartas de Crédito, que me llevó a varias instituciones durante más de veinte años.

Ahora sigo en el giro financiero, pero en la rama de los seguros.

ZV: -¿Cómo te vinculaste a la lucha política?

FBM: -A los pocos días de llegar al exilio, mi madre se puso en contacto con el Sr. Angelo Esteban Abreu, un gran amigo de mi abuelo. Angelo y su familia nos enseñaron la ciudad, nos orientaron en todo con mucho cariño.

Aparentemente Angelo notó que yo no me adaptaba fácilmente y que extrañaba La Habana, a mi padre, las visitas a la cárcel, todo lo relacionado con lo que hasta entonces constituía mi mundo.

Me sugirió que escribiera mis impresiones como hija de preso en La Prensa de Los Ángeles, entonces el principal semanario del exilio. Así lo hice por unos meses, adquiriendo el hábito de prestarle atención a lo que se hacía por la libertad de Cuba y de los presos políticos en particular.

Muy joven asistí a una reunión sobre el plan del Dr. de la Torriente, algo que prometía mucho. Pero mi madre no quiso participar en eso, y no me dejó seguir asistiendo.

Recuerdo con envidia cuando los que serían mis compañeros años después, organizaron una excelente protesta frente al cine que en Hollywood presentaba la película sobre el asesino argentino Guevara. Aquel fue un hecho apoteósico en el exilio angelino y sufrí porque no pude hacer otra cosa que aplaudirlos a distancia.

Unos siete años después, ya empleada en el Banco Mitsui, atendía a un joven muy bien vestido que me entregó un depósito a la cuenta “La Voz del Presidio Cubano”. Enseguida empezamos a conversar y descubrimos amigos en común ( específicamente Arnoldo Varona, ex preso y su primo Enriquillo Cazade, emparentados ambos con mi abuela Mercedes). Esa misma noche Rolando Espinosa, el joven que conocí en el banco me llamó (imagino que después de obtener el visto bueno de los demás muchachos), y me invitó a asistir el viernes siguiente a una reunión de la organización que pronto cambiaría el nombre por “La Voz de Cuba”.

cid_part1_07000104_06010600bellsouth.jpg

No te quiero aburrir con detalles sobre la primera reunión, aunque fue muy emotiva. Yo no podía creer que un grupo de jóvenes profesionales, serios (y buenos mozos, también, habían pocas damas en el grupo) sin otra agenda que no fuese la libertad de los presos, utilizaran sus propios recursos, el sentido común y métodos modernos para lograr sus fines.

Efrén Besanilla, los hermanos Byrne, José (Pepe) Castaño Jr., Enrique Cazade Jr, Rubén Díaz, Rolando Espinoza, Estebita Fernández, Tony Fernández, Esther Herrera, Carlos Hurtado, José Ramón Sánchez, Gloria María Rodríguez, Arnoldo Varona, y otros que colaboraron con el grupo como la Dra. Asela Gutiérrez Khan fueron los fundadores de este extraordinario esfuerzo.

La idea consistía en enviar programas de noticias y música a emisoras en toda Latinoamérica, con énfasis, por supuesto, en denunciar las violaciones a los derechos humanos en Cuba y la situación terrible en que se encontraban los presos políticos, las injusticias sociales, como los campos de concentración de La UMAP., la labor forzada a los adolescentes en el plan de “Escuela al Campo”, y todas las barbaries cometidas por el régimen.

Las grabaciones se  hacían en cassettes, llegamos a construír hasta una caseta especial para mejorar la acústica, en la residencia de uno de los miembros.

La locutora principal era la querida Gloria María Rodríguez, bisnieta del Generalísimo Máximo Gómez. Enriquillo Cazade, aportó su considerable experiencia en asuntos técnicos, fue camarógrafo profesional en Cuba y en Hollywood. Otros muchachos también conocedores de cómo operaban las emisoras radiales, etc, crearon un producto de calidad que aceptaron decenas de emisoras en todo el continente.

Mi labor particular consistía en trabajos de estenografía y en personalizar la lucha anticastrista. Para ello José (Pepe) Castaño y yo nos presentamos ante la prensa como lo que éramos: hijos ambos de víctimas del castrofascismo. El padre de Pepe, el Teniente José Castaño Quevedo, subdirector del BRAC (Buró para la Represión de Actividades Comunistas), como sabrás, fue fusilado por órdenes directas del asesino argentino, en La Cabaña, un hecho de extraordinaria crueldad e injusticia, bueno, como tantos. Como el Teniente Castaño y mi padre tenían ideas contrarias sobre la situación política en Cuba antes de 1959, el hecho de que los hijos de ambos, años después en el exilio estuvieran hermandados en la lucha contra los que destruyeron el futuro de sus padres, era impactante.

Nos entrevistó el conocido locutor George Putman, cuyo programa tenía una audiencia enorme. Fuimos de los primeros en aparecer en el Canal por Cable Z, el pionero en su género.

Me entrevistó además el Dr. Octavio Costa, distinguido profesor, en su columna en La Opinión de Los Angeles y otros más.

En 1979 viví y trabajé en Caracas por unos meses. En esa querida capital continué dando entrevistas y reuniéndome con compatriotas y otros afines a la causa cubana, representando a La Voz de Cuba.

cid_part2_07020200_01050004bellsouth.jpg

Tuve la suerte de conocer a Monseñor Boza Masvidal en su iglesia en Los Teques quien nos dió excelentes contactos. También en esos meses conocí a varios ex presos políticos de un valor extraordinario, como el que después llegó a ser un amigo y mentor, Mario Escoto, en Cuba asistente de Aureliano Sánchez Arango, a María Cristina Oliva y su papá (ambos presos políticos), entre otros.

Después de un tiempo viajé a Colombia, Ecuador, Perú y Chile, siempre con la misión de establecer contactos y denunciar al régimen criminal de La Habana.

Me limito a relatarte mis actividades, los compañeros  de La Voz de Cuba participaron en actividades mucho más complejas y peligrosas.

La Voz de Cuba logró su cenit al final de la década de los setenta cuando un gobierno africano nos facilitó transmitir directamente a las tropas “internacionalistas” cubanas en Angola y Etiopía. El gobernante de ese país, entonces amigo, recibió a los nuestros que le entregaron una bandera de la gloriosa brigada 2506 (de la que José (Pepe) Castaño fué uno de sus más jóvenes miembros).

Las transmisiones se efectuaron sin incidentes y un valiente compatriota, piloto profesional  recogía  y nos traía la correspondencia que se recibía en Bélgica, en un apartado de correos, y que enviaban algunos de los militares cubanos en África.

Esa gestión terminó, obviamente, al convertirse Rhodesia en Zimbawe, al perderlo todo UNITAS y su líder Jonás Savimvi.

A través de contactos que hice en La Voz de Cuba he trabajado con otros grupos del exilio, con mi querido Andrés Nazario Sargén,  con La Junta Patriótica Cubana, con la Fundación Nacional Cubano Americana, pero muy brevemente.

Con mi querido amigo Jorge Clark he seguido trabajando en varios proyectos, hasta el día de hoy, por la causa de Cuba, y junto al Sr. Clark he sido agitadora callejera, traductora, chofer, cocinera, paño de lágrimas, etc.

ZV: -Cuéntame de tu juventud y, de tus viajes, por ejemplo, a Chile

FBM: -Visité Chile, como te dije, por unos días, me entrevistó una revista católica,  no logré nada más.

screenshot018.jpg

Con su tía Cora, y Cookie, 1985

Mi juventud fue de contrastes. La juventud de aquella época en su mayoría era liberal, pero ignorante de la crueldad del comunismo, y mi estridencia anticastrista les resultaba chocante.  No me fue fácil hacer amigos de mi edad. Por un lado yo sentía afinidad con las feministas, con la libertad social de la época, el arte y la música avant garde, y por otro, no dejaba de preocuparme por el destino de los cubanos y aunque parezca mentira, los que más exigían derechos de igualdad racial, de género, etc, casi nunca levantaban sus voces por las injusticias cometidas por los castristas.

Era doloroso ser tratada con altanería y arrogancia, por profesores sobre todo, pero aprendí a rebatir los puntos con cortesía, lo que me costó mucho.

Ser joven, liberal y anticomunista no era fácil, pero nada nos ha sido fácil a los exiliados.

ZV: -¿Has vivido en otros países aparte de los mencionados?

FBM: -Además de Venezuela, viví unos meses en México y en Puerto Rico.

screenshot036.jpg

Frida en Venezuela, 1975

ZV: -¿Cuáles son los valores y los defectos del exilio cubano?

FBM: -Ay, Zoé, el exilio ya casi no existe.  Hemos perdido a tantos…

Es innegable que hoy por hoy la mayoría de los cubanos que viven fuera de la isla no son exiliados. Son emigrantes económicos. Es una realidad muy penosa.

El valor del exilio ha sido su optimismo. Y al principio nada se interponía a la lucha. Los hombres y mujeres que se sacrificaron aportando fondos, alentando a tantas y tantas organizaciones del exilio lo hacían seguros de que el final del exilio estaba cerca.

De no haber sido optimistas no se hubiera dado el Milagro de Miami que prometió (y fue por largos años) la Capital del Exilio. El optimismo ha sido nuestro aliado, pero también nos ha impedido ver las cosas desapasionadamente. Fuímos muy optimistas en pensar que los coterráneos que llegaban después del Mariel todos estarían automáticamente aliados a la causa.

El peor defecto del exilio para mí ha sido caer en el sentimentalismo de que los lazos sanguíneos, que las filosofías políticas (sobre todo el nacionalismo furibundo), están por encima del bien de un pueblo.

Hace 40 años, cuando la censura en Cuba era absoluta, cuando escribirle a un familiar en el exterior significaba perder una posición, o peor, la libertad, y nos llamábamos por larga distancia cuando un familiar o amigo recibía una carta que alguien había logrado enviar por valija diplomática, no se nos hubiera ocurrido que décadas después, esos mismos cubanos establecerían negocios para lucrar con la desesperación de un pueblo por adquirir al principio medicinas, después todo tipo de mercancías, hasta llegar a donde estamos hoy, cuando  traen parientes de la isla y en dos meses ya tienen líneas de crédito ofrecidas por bancos cubanos, y en seis ya han armado un negocio, cuyas ganancias van a parar a Cuba. Todo basado en la “reunificación familiar”.

Mi reunificación familiar, Zoé, se logró en 1978 cuando mi padre salió del Presidio Plantado, hacia Caracas, gracias a las gestiones de mi primo José Puente Blanco y su madre, mi adorada tía-abuela Pilar Blanco.

Desde que José y su hermano Roberto se radicaron en Venezuela junto a sus familias y padres, José particularmente, no cesó en su esfuerzo por obtener la libertad de mi padre y  de su tío Lauro.

El día más feliz de mi vida fue cuando recibimos la llamada en la que nos anunciaron que mi papá se encontraba en Venezuela.

screenshot039.jpg

El papá de Frida

Enseguida lo reclamamos como ciudadanas de este país, y al fin llegó a California en julio de 1978.

Nunca más mi padre quiso pertenecer a ningún movimiento. Nunca se expresó en contra de ningún hombre (ni mujer) que estuvo preso por motivos políticos, posición  que compartía con la mayoría de sus hermanos y hermanas de presidio. Eso sí, rectificó su opinión sobre el gobierno de Batista y hasta en su lecho de muerte me suplicaba que cerrara el capítulo de la lucha por Cuba, que los cubanos tenían lo que se merecían.

Mi madre nunca se recuperó de la depresión y también le perdió la fe a los cubanos y sus “patrañas”, como decía ella.

ZV: -¿Crees que conoces la Cuba de hoy, qué piensas de tu país?

FBM: -No la conozco, mentiría si te dijese lo contrario. Pero como trato de mantenerme informada, sostengo opiniones. En Cuba no veo que exista una voz insurreccional. No observo tampoco una vocación por la libertad. Todo está manipulado hasta el exceso por los intereses personales de los supuestos “disidentes”. Con dignas y salientes excepciones, la desidia e indiferencia es una constante en la mente del cubano. En la sociedad cubana un porcentaje altísimo no permite el rechazo a todos y cada uno de los mitos de la revolución. La mayoría cree que algo bueno se ha logrado. Mientras esa mentalidad conformista exista, lo veo todo muy mal. Es caldo de cultivo para que pillos que desde fuera, aliados con los socialistas en el poder y con los mismos castrofascistas, presenten ideas de “reconciliación y progreso”. Vender “el ideal chino”, Zoé, es la solución para que se queden los castristas en el poder y los cubanos toda la vida en lo mismo, sin evolucionar.

ZV: -¿Algún mensaje a los cubanos de la isla, y a los del exilio?

FBM: -A los cubanos de la isla les diria que estudien la verdadera historia de Cuba. Nada más. A los exiliados que se aparten del pensamiento oscuro y cerrado de la extrema derecha. Que se aparten de los improperios de la extrema izquierda. Que entiendan que los que proponen el modelo chino para Cuba y “la reconciliación” entre cubanos tienen fines contrarios a los nuestros y que los procedimientos (autoritarismo) de los chinos no son aceptables. Que recuerden que nuestros valores de lucha, aunque aperenten ser estacionarios no son los equivocados. Y les recordaría que si la inmensa mayoría de los cubanos hubiera reaccionado como lo hicieron mi padre y sus compañeros no estuviéramos más de 53 años después sin país, y la juventud cubana sin esperanzas.

Los de la mala entraña son los que se han mantenido en el poder y muchos de ellos están  entre nosotros. Que hay que desenmascararlos y luchar abierta y valientemente contra ellos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , ,

25 respuestas a “Frida B. Masdeu: La trayectoria de una verdadera exiliada.”

  1. Frida Blanco Masdeu: La trayectoria de una verdadera exiliada. | Blog de Zoé Valdés dice:

    […] En Zoé en el metro de Ecodiario, El Economista. Cliquee en la foto para ir a la entrevista Share this:Me gusta:Me gustaBe the first to like this. By Zoé Valdés ¡Libertad y Vida! • Publicado en Historia, Política, Sociedad • Tagged Ansonia, Castrismo, Cuba, Estados Unidos, Frida Blanco Masdeu 0 […]

  2. CARY ROQUE dice:

    Muy buena entrevista, muy diafana en sus argumentos……Frida, es el ejemplo vivo de esa juventud que pudo haber transformado Cuba,llenarla de modernismo, sensibilidad y decoro….Lastimosamente, primero mi genracion y luego la de ella, fueron trituradas, y obligas al destierro o a la carcel…Pero aun existen las ansias.
    Nota personal: Me dio ternura ver a Cookie, ver a Ara,tan bella e inteligente!!!
    Gracias Zoe, por sacar a la luz, los valores de una verdadera exiliada….

  3. Liú Santiesteban dice:

    Magnífica, muchas gracias por compartirla.
    Para Frida un abrazo fuerte.

  4. Klaritza Morales Calvo dice:

    Lágrimas de emociones diversas me ha provocado esta genial entrevista, profunda, vívida, real, humana…Una vida signada por el castrofascismo desde la más tierna infancia, de tanta valentía, claridad, principios, humanismo…Inefable continuar; siento una admiración muy profunda y un gran ORGULLO que aún queden cubanas como Frida, íntegra, especial, una enciclopedia viviente de la verdadera historia de Cuba y en particular de su época más nefasta, el holocausto castrista, desgraciadamente es casi una “pieza” en extinción (una joya) por la involución, la degradación que ha sufrido día tras día el pueblo de Cuba en la isla y allende los mares, comparto todos y cada uno de su puntos de vista respecto a Cuba y a su situación pero como su valiente padre repito con el mayor de los respeto que los cubanos tienen lo que se merecen, son sadomasoquistas y como su difunta madre (otro digno ejemplo de valiente cubana) es mejor no relacionarse con cubanos en el extranjero porque la decepción es grande, yo afortunadamente no tengo hijos y si los tuviera también les prohibiría relacionarse con cubanos para evitarles la contaminación porque es gandofia pura lo que tienen en el cerebro (tendrán ambos hemisferios?), les haría creer que su madre (yo) era extrarestre, hoy por hoy es vergonzoso admitir ser cubanos y tratar de explicar con coherencia o “justificar” por que aún perdura el castrismo, yo particularmente me cambié la nacionalidad, hoy soy una ciudadana del mundo que por error nací en una isla que “desapareció”, ya no quedan Fridas, o muy pocas para no ser injusta ni muchos Jorges Clark ni, ni, ni…GRACIAS FRIDA POR HABER ESTADO Y SEGUIR ESTANDO AÚN Y A PESAR DE, Gracias por tus padres, por tu memoria, por tu historia, por tanta lucha sin tregua y sin pausa, Gracias por EXISTIR.
    Gracias Zoé por tan ejemplarizante y enriquecedora entrevista, por demás recontramerecida. Trascenderá.

  5. JULY DEL RIO dice:

    GRACIAS ZOE POR LA EXTRAORDINARIA ENTREVISTA A FRIDA
    QUE TANTO SE MERECE
    TUVE EL HONOR Y PLACER DE CONOCER A SU MARAVILLOSA MADRE LA GRAN
    ARA A SU PADRE Y A LA COOKIE
    NUNCA OLVIDARE UN DIA QUE VI A SU MADRE CARGANDO A FRIDA COMO SI FUERA UN BEBE MADRE E HIJA SE ADORABAN ENTRAÑABLEMENTE
    MIS RESPETOS PARA FRIDA BLANCO MASDEU UNA GRAN CUBANA

  6. Mirta Cairo dice:

    Saludos a Frida, ejemplo a seguir de gran cubana.
    Zoé, great interview, always enjoy your work.
    Kudos to you for reminding us all never to forget. All the best…

  7. Teresa Cruz dice:

    Gracias a Zoé y a Frida.

  8. Aymara Lorente dice:

    Gracias, Zoé, por esta entrevista tan interesante. Los detalles familiares, historicos y politicos que ofrece Frida Blanco Masdeu son conmovedores. Es un recordatorio de un pasado que no debemos olvidar, pero es cierto que a muchos cubanos no les interesa el pasado, ni mucho menos la verdad, solo buscan un modo de sobrevivir aunque para ello sacrifiquen su propia dignidad. Y como dice la propia Frida Blanco Masdeu, el enemigo esta aqui en casa, destruyendo y borrando con su ignorancia, ambiciones baratas y superficialidad todo lo que los verdaderos exiliados cubanos lograron crear con tanto sacrificio. Es la triste realidad que tanto nos cuesta aceptar. Muchas gracias a las dos por no olvidar.

  9. silvia anzola dice:

    Gracias a las dos por esa tremenda entrevista, para ambas mi respeto y todo mi carino….

  10. jesus selgas dice:

    Zoé, esta detallada trayectoria de vida a Frida, reafirma a todas luces, el sólido fundamento en su muy vallioso y acertado pensamiento politico.
    Mis saludos (especiales), admiración y respeto.

  11. Angel De Fana dice:

    Estimada Zoé, gracias por publicar la entrevista a Frida. Personalmente me trajo el recuerdo de varios de sus familiares y compañeros de causa de su padre, a quienes conocí y admiré, por su valor y liderazgo en la prisión. Pero sobre todo, el relato de su activismo en la década de los 70, en favor de los presos políticos y la libertad de Cuba es algo que debe ser conocido. El exilio cubano tiene mucho que contar, que no debe quedar oculto en la historia de nuestro país. Desde las valientes “misiones especiales” hasta ese proyecto, en el que participó Frida, de llevar la realidad cubana a otros países. Los que en esa época aún permanecíamos en las prisiones políticas del castricismo, tenemos un especial reconocimiento hacia los hermanos del exilio que nunca nos abandonaron, a pesar de que “nadie escuchaba”.
    Un abrazo,
    Angel De Fana

  12. Zoé Valdés dice:

    Gracias a todas ustedes, especiales a Frida Blanco Masdeu.

  13. Güicho dice:

    Excelente entrevista. Enorme calidad humana de Frida.

  14. Julio César Gálvez. dice:

    Una vez más me sorprendes con algo más que especial. Esta es la memoria histórica que debemos y tenemos que rescatar. Son muchos y muchas nacidos en ese verde caimán que tienen algo que contar al resto de los cubanos, no importa donde estén para que se sepa la realidad del castrismo. Muy acertada su opinión del exilio y la inmensa mayoría de los actuales exiliados. Gracias a las dos por enseñarme algo nuevo sobre mi país y su gente.

  15. Javier de Castromori dice:

    Después de leer esta maravillosa entrevista, hecha por una maravillosa amiga, te admiro mucho más, querida Frida.

  16. Rene Cruz Cruz dice:

    Zoe,mi felicitacion por esta entrevista para Frida,la que nos consideramos como su tio y ella mi sobrina,comparti la prision con mis amigos Carlos,su papa y Lauro su tio,el cual fue un verdadero heroe y un tremendo preso politico,los ultimos momentos de Lauro lo paso junto a nosotros y un cancer lo mataba a diario,por lo que solo lo visitabamos en la Ciudad de Huntington Park, a peticion de el;Jose Duarte Oropesa,Fernando Sanchez Camejo,Eduardo de Juan Machado y el que su suscribe ,con nuestras esposas,como hay algunos de nosotros vivos,somos testigos de la peticion que deseaba y era inmolarse en las Naciones Unidas,para demostrar que esa organizacion estaba al servicio del comunismo internacional.LAURO SE SUICIDO EN SU APARTAMENTO EN HUNTINGTON PARK SE DISPARO DOS TIROS,UNO EN EL PECHO Y EL OTRO EN LA CABEZA,QUEDO SENTADO EN EL SOFA Y LOS ZAPATOS AL LADO,SABEMOS QUE FUE EL, PORQUE DEJO UNA CARTA DIRIGIDA A LOS CUATRO ,DANDO LAS GRACIAS ASI COMO A NUESTRAS ESPOSAS,DONDE ENTRE OTRAS COSAS DECIA QUE NO ACEPTARAMOS FLORES Y QUE INCINERAN SUS RESTOS,NO PUDIMOS EXPONER SU CADAVER PERO SI SUS CENIZAS Y LE RENDIMOS TRIBUTO. A frida la conoci en california y aun conservo amistad con ella como si fuera su verdadero tio,Frida siempre dijo presente en la lucha en este estado y sentimos su traslado a otro estado,es una verdadera Patriota.-

  17. cuba libre dice:

    zoe grasias pero tu rostro no debe estar detras de rejas tu eras la libertad personificada, el futuro de una una cuba libre llena de amor libertad y amor,

  18. Lourdes Pagani dice:

    Una entrevista de lujo y una verdadera guerrera.

    “Mas allá de lo que deseen los seres humanos 
el hecho es que los hombres libres nunca serán iguales y los hombres 
iguales nunca serán libres.”

    Mi prima querida, no me cansare de decirte que te admiro muchísimo y siento por ti un inmenso respeto.

    Gloria a los caídos, y Vida para nuestros guerreros!

  19. Silvia A. Gonzalez dice:

    Difiero: El Exilio de los 60’s sigue vivo y luchando. Los de “ahora” tienen el estomago en los E.U. y el “corazoncito” en la isla de los castrados.

  20. Ruben Cespedes Mendoza dice:

    Estimada Frida y Zóe, gracias por todas las luchas realizadas por usted y familia, como bien usted dice, hoy las nuevas generaciones que emigran de cuba llevan el estandar de que la causa es lo económico, queriendo evadir la verdadera causa que no es más que la política hostíl y dictatorial del gobierno de los castros, han hecho suyo el país de todos los cubanos, nos han obligado al exilio, nos han separado de nuestros seres queridos, la familia es la base de las sociedades dignas, el gobierno de cuba se ha dado a la tarea de destruir la familia, destruyendo los valores morales. Es indignante cómo gozan de tantos privilegios, hijos y nietos en el exterior, viviendo como burgueses adinerados con los recursos del pueblo.

  21. José Cal Cotta dice:

    Valoro grandemente el relato que refleja con exactitud el proceso de descomposición sistemático que deliberadamente planificó el nefasto marxismo desde antes del 26 de julio para nuestra sufrida patria. Efectivamente la casi totalidad de los cubanos que salen de Cuba desde las últimas décadas, lo hacen por razones de subsistencia, y no por razones de ideología y patriotismo como lo fueron aquellas generaciones de cubanos de las dos primeras décadas de la imposición marxista en Cuba.
    Es triste ver que los cubanos de estas últimas generaciones ignoran y restan valor a su historia y a su Carta Magna de 1940 que le dio a Cuba sus mejores años de libertad y prosperidad. Pero más triste aun es ver que también cubanos que conocieron el desarrollo que para Cuba trajo esa Constitución no le den el valor que ella merece y la olviden a pesar de que tiene total vigencia para el pueblo cubano libre o martirizado en las cárceles de Cuba. El desprecio a la Ley de los Cubanos desde 1952 hasta nuestros días es el resultado que hoy sufre Cuba. Y el no luchar por devolverle a Cuba su Constitución es condenarla a continuar indefinidamente a vivir sin las garantias y derechos que le corresponden al pueblo cubano. Cuando dicen en la entrevista que los cubanos tienen lo que se merecen, tienen razón porque han olvidado las bases de sus derechos y libertades, y estas son las consecuencias. ¡¡Cubano despierta y lucha por tus derechos o nunca volverás a tener patria!!. ¡¡Contra la sumisión, insurrección!!. Aun es tiempo para no condenar a tus hijos y nietos a vivir sin patria. ¡¡Levántate y lucha!!.

  22. Manuel Lopez Quintela dice:

    Zoe la felicito por esta entrevista, Frida la felicito por tu Patriotismo y SINCERIDAD los de hoy en su mayoria (99 %) no han venido por no estar en contra del regimen que por 53 años ha destruido a Cuba han venido a hacer dinero y a infiltrarse. No se si podre algun dia volver a verla y ayudar a su recuperacion. Sali en 1962 y no he vuelto ma.

  23. Alberto Prieto dice:

    Una excelente y conmovedora historia llena de sinsabores y de estoicismo, un apendice de los valores y Principios que cimentaron la Fe de los valerosos Guereros anticomunistas, y un ejemplo decoroso del amor y la sensibilidad humana de las Familias de los Presos Politicos Cubanos. Mi admiracion a Frida, una Mujer con un historial hermoso, con convicciones y lineamientos sostenidos. Gracias por ser ese Petalo que orgullese a un Cubano anticomunista cuando busca referencias de la verdadera Mujer Cubana. Me siento orgulloso de haber conocido a tu Primo Hugo Martinez Benitez, precisamente en esa etapa de Presidio Politico que mencionas de el, y ahora conocer por Ti y Lourdes la inmensa cantera humana que tienen Ustedes. Mi respeto siempre por Ti, Dios te bendiga.

  24. Cecilia dice:

    Gracias Zoe por esta magnifica entrevista. Soy hija de Francisco Lopez Guadix. (primo de la mama de Frida). Siento una gran emoción. Vivo en Mallorca( Baleares). Un abrazo muy fuerte para las dos.Que Dios os bendiga. VALIENTES!

  25. F.Masdeu dice:

    Querida Cecilia,
    Apenas encuentro tu comentario que agradezco. Aunque tarde escribo estas lineas con la esperanza que lleguen a ti. Esto de la red es un banquete, une generaciones con equivalents en un dos por tres. Recuerdo a tu tia Lilita, a tu tio Arturo…
    Me encantaria conocerte y compartir contigo mitos e historias familiares.
    Gracias,
    fcmasdeug@gmail.com

Deja tu comentario