Blogs

Archivo de Enero, 2013

Llamado urgente en contra del nombramiento de Raúl Castro en la CELAC

Martes, 29 Enero 2013
Estimados amigos y colegas de Centroamérica, Suramérica y España:Como habrán podido observar en los últimos días en el Encuentro de mandatarios de América Latina y del Mundo ocurrido en Chile, convocado por la CELAC, se ha recibido en su seno a uno de los tiranos más longevos y crueles del mundo: Raúl Castro, o lo que es lo mismo -al ser investido por su hermano Castro I, en lo que podemos considerar un nombramiento dinástico antidemocrático-: Castro II.Después de más de medio siglo en el poder, cincuenta y cuatro años, el dictador Castro II ha sido invitado a una reunión en la CELAC, junto a otros presidentes elegidos democráticamente, y además, para colmo, ha sido nombrado Presidente de honor de dicha institución, la que, no nos llamemos a engaño, al ser propuesta y creada por Hugo Chávez, no duden ni un instante que también es una creación de los hermanos Castro.Es una vergüenza, estimados amigos y colegas, que un personaje tan oscuro, que un criminal, cuyos crímenes se pueden demostrar, como fue los crímenes del Remolcador Trece de Marzo donde murieron más de setenta personas, entre ellas doce niños, el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, así como los innumerables encarcelamientos, fusilamientos y desapariciones cometidos bajo sus órdenes, sea nombrado representante de todos los ciudadanos centroamericanos, suramericanos e hispanos del mundo libre.No debemos aceptarlo calladamente. El futuro de Centroamérica, Suramérica y España depende de nosotros, es para nuestros hijos. Ellos heredarán el resultado de nuestras demandas y de nuestra lucha. No podemos tolerar de ninguna manera que un asesino, que los asesinos Castro, y ahora de manera puntual y directa Raúl Castro, se erijan en ejemplos para los niños y jóvenes centroamericanos, suramericanos e hispanos. No es justo que unos usurpadores, que unos ladrones, que han usurpado la libertad y la democracia, que han robado todo un país al pueblo cubano, haciendo de sus tierras su finca personal, que han sido injerencistas brutales en vuestros países, sean los que hoy nos representen y sean erigidos como modelos a seguir.

Hago un llamado a todos los escritores y artistas de Centroamérica, Suramérica y España para que protesten, por cualquier medio que crean posible, o firmando debajo de esta carta, con el objetivo de enfrentarse firmemente en contra de esta decisión, y exigir la retirada de este oneroso nombramiento, o de lo contrario la CELAC perdería toda credibilidad (si es que alguna vez la tuvo) y debería desaparecer como institución, al no ser considerada tampoco  por nosotros representativa de la justicia, de la libertad y de la democracia.

La historia de nuestros pueblos, de nuestro continente, es tan real como imaginaria, gracias en buena medida a la obra de todos nosotros, poetas, escritores, pintores, cineastas, músicos, arquitectos, científicos, pensadores, pero también esa historia ha padecido desdichadamente de manera más real capítulos nefastos, aunque esté llena de hermosos momentos y de ejemplares epopeyas que no debiéramos manchar sumándole otro capítulo aciago que sólo nos avergonzaría más de nuestra propia historia. Una historia en la que participaron nuestros abuelos, nuestros padres, nuestros ancestros, dejándose la vida en ello.

Basta ya de soportar mudos la zangaletonería política, basta de permitir que los dictadores, tiranos y caudillos se apoderen de nuestros destinos y jueguen a su antojo con el porvenir de nuestros hijos, basta ya de entregarles nuestras existencias para que hagan de ellas sus macabros jardines infernales. Hay demasiada hambre en el mundo para aguantarles sus pujos (y no gracias) y sus funestos experimentos exterminadores en contra de los que se merecen la verdad: los auténticos “pobres de la tierra”. ¡Libertad y vida!

Reciban un fuerte abrazo,

Zoé Valdés.

Nota mía: Agradezco que esta carta sea divulgada en la mayor cantidad de medios posibles.

¡Condolezza, te extrañamos!

Martes, 22 Enero 2013

No sé qué pasará con el Partido Republicano en Estados Unidos, pero, francamente, está más perdido que un pedo en un baile. Tienen que renovarse o retomar figuras que pudieran ser claves para un mandato que pudiese enfrentar genuinamente al Partido Demócrata.

El Partido Demócrata, por su lado, sufre de un handicap muy grande, no tiene un buen rival enfrente. Es lo que le sucede al Partido Socialista que hoy gobierna en Francia, con el enredo armado en el más importante partido de centro derecha, la UMP, también carecen de un contrincante fuerte. Y el Front National sigue subiendo en las encuestas.

Pero, en cuanto a Estados Unidos, por el Partido Republicano, yo extraño mucho a Condolezza Rice, una mujer de una gran fineza, una gran política, que con sus respuestas y acciones puso en jaque a los más energúmenos machistas en el poder letrinoamericano.

Condolezza Rice sería una excelente opción para la presidencia de los Estados Unidos: gran política, mujer, refinada, culta. Y para los que necesitan símbolos del mestizaje, negra.

Ojalá regrese Condolezza, el panorama sin ella se reduce a los muslos de Beyoncé cada vez más rubia y blanqueada, a un presidente también pasado por un baño de lejía, y a la payasería estrambótica de su mujer.

La prensa destaca hoy, del juramento de Barack Obama, por cierto, un discurso bastante demagogo, donde coloca por encima de los principales problemas (la economía y el empleo), la homosexualidad, y una igualdad que no dejó clara, ¿entre quienes? Un discurso melodramático y más digno de un showman, además del espectáculo, cursi y sensacionalista.

Dos hispanos, ahora se les llama así a los cubanos, formaron parte de la Cosa: Un cura (la iglesia, no podía faltar), y un poeta que se hizo poeta corriendo, al parecer, homosexual (eso está muy bien), pero que no habla de Fidel ni en mal ni en bien, un producto típico del obamunismo. Del poema, ni hablemos. ¡Ay, Reinaldo Arenas, y su Necesidad de Libertad manifestándose, también nos faltas!

Condolezza, vuelve, please

Y los bárbaros no llegaron… Arrancaron…

Martes, 15 Enero 2013

Décadas amenazándonos con “los bárbaros”, como en el poema Esperando a los bárbaros de Constantino Cavafis (con perdón por semejante comparación), que si los bárbaros llegarían e invadirían, arrasarían y nos matarían a todos.

Tanto nos fundieron el coco con lo del supuesto barbarismo de los “bárbaros”, esos que irían a acabar con la isla entera y sus alrededores, que terminamos cogiéndole una especie de admiración, cariño, un poco de compasión y hasta empezamos a imitar a los “bárbaros”, a querer ser -envidia incluida-  a todo costo como ellos, iguales de la cabeza a los pies. Y es que a la larga descubrimos que lo inmensamente “malo” de los “bárbaros”, en realidad era más que bueno, rebueno.

Entonces, ni cortos ni perezosos, nos dimos a la tarea de hacernos también “bárbaros”. Algunos lo asumimos frontalmente, nos esforzamos en ello, y terminamos por pedir la nacionalidad “bárbara”, allí donde nos cogiera el barbarismo, la bestialidad y el salvajismo, valga la reiteración, pero no duden en que hay que subrayarlo.

Otra enorme cantidad, la gran mayoría de Aquellos Isleños, prefirió quedarse y seguir fingiendo que aguardaban aguerridos a los “bárbaros”, cuando en realidad se iban convirtiendo, poco a poco, en seres espantosamente aburridos y perezosos, en algo peor que los “bárbaros”, en carneros oportunistas, en Aquellos Putrefactos. Un paso fundamental para una nueva especie…

El tiempo pasó, y varias generaciones de “bárbaros” fueron formándose, como algo novedoso, dentro de Aquella Basura. No perfeccionaron el barbarismo, no, lo empeoraron. A los disidentes los transformaron en “bárbaros” reciclados del castrismo. La sinvergüencería se constituyó en el único móvil de esos “bárbaros” de nuevo diseño. Tanto, que un día una de ellos escribe sobre las principales razones para querer quedarse en el país, obviando que ya vivió fuera de él, borrando también que muchos exiliados fueron obligados al exilio y que un burujón de presos políticos debieron aceptar el destierro. Apenas unos días más tarde, la misma persona brinca de alegría porque la tiranía le ha prometido la autorización de salida del país, como se lo ha prometido a otros “bárbaros” del nec plus ultra, según cuenta entusiasmada. ¿Y ahora quién cuidará al perro, quién regará las matas, quién trenzará la pendijitis de la extrañeza y bordará el melodrama del desaliento hipocritón…? ¡Qué se pudran!

Así que los “bárbaros”, nunca llegaron. Más bien, “nuevos bárbaros” se hicieron del poder, cualquiera que sea, el grande como el pequeño poder. Y  se comenta que ahora arman largas colas para pedir pasaportes, ¡esa arma antigua del enemigo!, con la intención de entrar y salir -según la plusvalía marxista de cada “nuevo bárbaro”-, y también según le salga de los timbales al régimen, que es el que siempre al final administra los destinos y dicta la última orden.

De modo que los “nuevos bárbaros” se largan, a invadir, qué digo, a conquistar las tierras que durante años despreciaron y odiaron hasta la perversidad de añorarlas en secreto, y a las que, por supuesto, seguramente querrán modificar y acotejar a su antojo, dado que la perfección los asiste.

Prepárense para los Mc Donalds de claria, los batidos de moringa que sustituirán al guarapo en Miami y al champán en Europa. Prepárense para un Cederre en cada esquina, y para la mariconá ambiental. Prepárense para la plaga, que será peor que el nivel de contaminación en China ayer -contentemos a los ecológicos-, y que la guerra en Irak -para contentar a los pacifistas. Prepárense, porque ahora observaremos con la quijá en el piso, nos las tendrán que recoger con pala, que aquellos que ansiaban la libertad de internet, empezarán a exigir internet gratis, y ya los verán haciendo discursos en las tarimas y tribunas públicas deseando que la sociedad libre se adapte a la mentalidad esclava. Nos sorprenderán promoviendo y siendo los protagonistas de las revoluciones de cualquier primavera diseñada desde twitter y, claro está, serán nombrados los seguidores y hasta los consejeros y capellanes de los indignados del mundo. Prepárense para la puñalá trapera, el dobladillo zafa’o, el manoteo, y el cuchillo como mondadientes.

Entre tanto, algunos, otros “bárbaros” del exilio, pero “bárbaros” en el sentido cubano de la palabra, a la inversa, se instalan por el contrario en Aquella Piltrafa, y sólo regresan a los países donde mantienen un estatus de exiliados para cobrar la pensión, renovar el pasaporte, beneficiarse del seguro social, del paro, y a verse con los médicos. Algunos inclusive buscan recuperar lo perdido y negociar con quien sea y p’a lo que sea, Raúl, con quien sea… Recién he leído, que un político de esos más “bárbaro” que Barbarito Diez, se negará a apoyar la demanda internacional de investigación sobre el asesinato de dos opositores porque, porque… que lo diga de una vez, porque le puede mucho la antillana y el acero.

En fin, que los verdaderos “bárbaros” nunca llegaron. “Esta gente, al fin y al cabo, era una solución”. Pero terminaron por rendirse. “¿Y qué va a ser de nosotros ahora con tantos ‘hombres nuevos’ bárbaros?” ¿Hacia dónde exiliarnos? De cualquier modo, bienvenidos, y adiós.

Malala

Viernes, 4 Enero 2013

Antes de que los talibán le dispararan en la cabeza con el firme propósito de asesinarla era una adolescente inquieta, militante por los derechos humanos y por la educación de las niñas en Paquistán, que llevaba un blog y se retrataba leyendo un libro, algo calificado de “infiel y obsceno” por los que de inmediato la amenazaron de muerte: el talibán, su principal enemigo. Malala siguió leyendo y escribiendo, y defendiendo sus principios. Recibió varios premios del gobierno paquistaní y fue reconocida en el mundo entero.

El 9 de octubre del 2012 los talibán intentaron asesinarla. Herida de gravedad fue trasladada a un hospital de Birmingham, el Queen Elizabeth, en el Reino Unido. Ayer recién salió de lo que ha sido una larga complicación tras una difícil operación. Ahora continuará con la convalecencia. Malala estuvo entre la vida y la muerte. Pero pudo más la vida.

Malala nació en 1997, a los once años creó su blog en la BBC, desde ese espacio manifestaba sobre la violencia del talibán, condenaba los incendios de las escuelas para niñas y el abuso cometido contra ellas. Decía que ansiaba devenir médico.

Los disparos del odio dieron en su cuello y en la cabeza. Tras una operación de cinco horas se dijo que su cerebro había sido seriamente afectado. Hoy Malala salió del hospital, visiblemente mucho mejor. Aunque deberá ser operada nuevamente para reparar su cráneo. Pero Malala está aquí, con una media sonrisa inteligente, y sus proyectos bulléndole en la cicatriz que dejó la bala.

Yo también quiero darle las gracias a Malala. Gracias, niña de la sabiduría y de la paz. Gracias por tu vida y por tu lucha por la libertad de las mujeres. Gracias por el regreso.