Blogs

Archivo de la categoría ‘Deporte’

La vuelta al día en ochenta emociones.

Domingo, 11 Julio 2010

Estoy en Madrid, acabo casi de llegar y ya me he contagiado con la euforia del partido de fútbol que coloca a España y a Holanda en la final. Salí un momento a la calle y resulta maravilloso ver a la gente tan feliz, a la espera del triunfo. Me he emocionado, positivamente.

Yo venía emocionada ya, pero en baja. Mañana le dan el premio Convivencia, de la Fundación Miguel Ángel Blanco, a las Damas de Blanco, por su lucha por la libertad, en contra de la violencia, y por tantos años de padecimiento por sus seres queridos en prisión. Una buena cantidad de esos presos saldrá desterrada de la isla en pocas horas. La dictadura no ha variado en nada, y así es como se la premia.

Héctor Palacios afirma en una entrevista en el país, “que el Gobierno ha cambiado en serio”. ¿En qué? Mucha gente duda de este personaje y de su mujer. Como podrán ver en Baracutey Cubano, el blog del periodista Pedro Pablo Arencibia.

¿Cómo es posible entonces que el corresponsal de ese periódico en Cuba entreviste a la persona de la que se dice que trabaja para el castrismo? Misterios del castrismo, claro está.

En fin, prefiero conservar la emoción de un Madrid soleado, caluroso, y a la espera del triunfo. España lo merece.

Empatados.

Sbado, 19 Junio 2010

Este mediodía iba yo en un taxi y el taxista me contó todo, absolutamente todo en relación al match de fútbol de ayer que -según él- ”provocó la vergüenza a los franceses”. Mientras me contaba, otro partido se iba discutiendo en la radio: Estados Unidos y Eslovenia. Dos a dos, empatados. Sin embargo, el locutor en la radio tuvo una especie de orgasmo en el micrófono porque según él había ganado el país de Obama. Así es. Cuando Cuba ganaba un juego de algo, siempre ganaba el equipo de Castro.

En la tarde me dirigí en metro a la Maison de l’Amérique Latine a presentar la película Oscar’s Cuba, del realizador inglés Jordan Allott, sobre el preso de conciencia cubano Oscar Elías Biscet. No asistió mucha gente, pero los que fueron eran buenos, la mayoría periodistas. Y la cosa salió bien. Al salir de allí, de nuevo tuve que escuchar las discusiones sobre fútbol.

-¿Es usted mexicana? -Me preguntó alguien con ganas de estrangularme.

-No, no se inquiete, no lo soy -me habría gustado serlo para joder a éstos aunque sea sólo por el breve espacio de unos minutos.

Mientras cenábamos, en el Caruso, en pleno Marais, la pantalla del televisor mostraba el partido de Inglaterra con Argelia, empatados: Uno a uno. Pero ¿qué quiere decir empatados? ¿Gana alguien, o los dos? Es increíble cómo el cerebro puede acumular tonterías.

Pobre Oscar Elías Biscet, hambriento, encerrado en una celda tapiada, y el sólo empate que puede ver es el que hace un trozo de esquina de la pared con otro.

Relativicemos. No hay un libro sobre Oscar Elías Biscet, al menos hay un filme. ¿Por qué nadie le ha pedido un libro a Oscar Elías Biscet? Sin embargo, ya hay libro de Yoani Sánchez, la otra Santa, la bloguera nacional.

Phelps: “Me gusta marihuana”, me gusta él…

Mircoles, 4 Febrero 2009

Lo siento, me gusta Phelps, fume lo que fume, como si se fuma una mazorca de maíz. Para mí ya hizo lo que tenía que hacer, es un héroe olímpico de la natación, ganó con ganas y sobradamente. ¿Por qué se va a negar una fumadita de marihuana? Bastante que se esforzó, tiene derecho a un poco de relajación, ¿no es cierto?.

Dicen que puede arriesgar ir a los tribunales. ¿A qué? Pregunto yo. Al único que hay que llevar a los tribunales es al fotógrafo que le sacó la foto aspirando humo, y al que entregó la foto a la prensa, o sea, a los dos chivatones.

Michael Phelps es un modelo de deportista, de persona (no lo conozco, pero se le ve por encima de la trusa: traje de baño para los extranjeros, que el muchacho es mamey), y también, ¿por qué no? de fumador de marihuana. En primer lugar, se la ha ganado bien ganada esa fuma, en segundo lugar, se la habrá pagado con el sudor de sus brazadas. Porque que yo sepa no ha matado ni ha robado a nadie para fumarse la yerba. Por tanto, a los tribunales habrá que llevar a los que roban o matan para emporrarse, que andan el día sin hacer ni timbales, haraganeando o delincuenteando el santo día. Pero a esos, nadie los retrata, no son nada, o sea, no son Michael Phelps, ni han ganado un retongonal de medallas olímpicas.

Además, bravo por el muchacho, si esas medallas las ganó emporrado, cuántas más no habría ganado sin emporrarse. Yo, ya saben, de ética de deporte no conozco mucho. En lo que sí soy bastante ’sabida’ es en ética literaria. Y dentro de esa ética, Zinedine Zidane con su cabezazo, y ahora Michael Phelps con su suabanazo, para mí constituyen dos troncos de héroes literarios. Héroes deportistas ya lo eran de sobra, desde hacía rato.

Y a los dos chivatones, o uno, de la foto en la que se ve al deportista fumando, ¡a las rejas! Sin contemplaciones.

Fumar mata. Fumar marihuana entretiene, al menos, y dicen que es buena como tratamiento contra el cáncer. Yo no fumo ni bebo, lo hice lo suficiente de joven.

El Dalai Lama y la patada de Ángel Valodia Matos

Domingo, 24 Agosto 2008

El Dalai Lama nos visita en Francia, es un hombre de paz y ha luchado en solitario por la libertad de su pueblo, todas las razones que tendría la izquierda para acompañarlo, y sin embargo no lo ha hecho más que para que Ségoléne Royal se haga la foto del paripé. Es cierto que Carla Bruni-Sarkozy lo acompañó en la inauguración de un templo, y que ella todavía es de izquierdas, aún cuando la gente de la izquierda ya no la quiere, el cambio fue radical, de un segundo al otro, porque se enamoró de un presidente de centro derecha y se casó con él, ¡un pecado imperdonable para la izquierda!, que antes la plesbicitó como cantante y ahora la critican por lo mismo.

El Dalai Lama es un hombre sonriente, apacible, rebosante de esperanzas. Y a mí me conviene como referente religioso, aunque no haga sexo, así y todo me identifico con él, creo que en la vida hay que ir tranquilo, sonriente y pleno de esperanzas. Igual, me caía bien Karol Wojtila, porque dijo lo que había que decir en contra del comunismo, aunque su viaje a Cuba contituyó más una ilusión que una esperanza. El Dalai Lama, aquí en Francia, tiene muchos seguidores. El gobierno castrista, como sabrán, se puso de parte de China, como no podía ser de otra manera, en relación al Tibet. O sea que no esperemos que el Dalai Lama visite a Cuba, pero igual tiene numerosos admiradores anónimos, escondidos, entre el impredecible pueblo cubano.

Ayer, mientras reflexionaba yo en la presencia y espiritualidad del Dalai Lama, me llamó un amigo para contarme que el deportista Ángel Valodia Matos, taekwondista, le había metido una patada a un árbitro, pensé que me hablaba en chino, pero no, me hablaba en “castrista”. Yo, de los JJOO, sólo he visto a Michael Phelps, a Nadal, a las chicas de nado sincronizado de España, y a Taismary Agüero Leyva, cubana, nacionalizada italiana, a quien Castro no le permitió regresar a Cuba en donde acababa de morir su madre a inicios de los juegos en Pekín, la deportista decidió ir a competir; no he visto más. Entonces, cuando me llamó este amigo, entré en el “tubo” y vi la desdichadamente célebre patada. ¡Qué roña, qué violencia la de ese pobre atleta!

Su actitud deja mucho que desear, nada que ver con el mensaje de paz del Dalai Lama, me dije, aunque una cosa no tenga aparentemente que ver con la otra. No sólo pateó al árbitro cuando éste decidió que se había sobrepasado en más de un minuto y treinta en el tratamiento médico y que declarara vencedor al contrario, además golpeó a otro asistente, boconeó, insultó. Ahí vemos la “disciplina” castrista en el deporte. Ahí observamos a un pobre atleta al que le dieron la órden estricta de ganar a lo como fuera, no de competir, de cañonear. Vergonzoso.

Sin embargo, aún así, la claque que gritaba “¡Cuba, Cuba!” mientras el atleta pateaba, esa claque: ¿quién la llevó? ¿de dónde salía? ¿Chinos, cubanos? La delegación cubana fue una de las más numerosas en desfilar: ¿más “segurosos” que deportistas?

El video lo pueden ver en el “tubo” (youtube), sólo tienen que poner: “deportista cubano patea al árbitro”. Aunque manos secretas han intentado retirar el video en numerosas ocasiones.

Me quedo con el Dalai Lama, como ejemplo de entereza humana, aún cuando ya saben que mi única religión es la poesía. La literatura es un sacerdocio que no prohibe nada. Más bien tienta a lo prohibido. Será por eso que me gusta el Dalai Lama.