Blogs

Álvarez Guedes: el patriarca de la alegría cubana

31 Julio 2013 por Zoé Valdés

Falleció en Miami el Patriarca de la alegría cubana, el humorista Guillermo Álvarez Guedes, en paz descanse, querido maestro:

We Steal Secrets Official, un doc. de Alex Gibney

15 Julio 2013 por Zoé Valdés
Ya está lista la película sobre Wikileaks y Julian Assange, al parecer unos se muestran a favor, otros en contra. Nadie todavía ha puesto en una balanza el peligro del terrorismo informático, al contrario, como con la guerrilla en otros tiempos, muchos lo apoyan y alaban, en nombre de… ¿de qué, de quiénes exactamente? ¿Quiénes se enriquecen con todo esto? No yo, no usted, por supuesto.Que tengan excelentes y merecidas vacaciones de verano.

Aquí está el trailer:

Cuba: La patética solución militar

9 Julio 2013 por Zoé Valdés
Los disidentes cubanos de nuevo diseño están más perdidos que un pedo en un baile, o al menos fingen entretenimiento o extravío mental, si es que vamos a creer que no hay maldad en el tema, o “mariconá en El Líbano”, como se dice vulgarmente en Cuba.

Estos disidentes cuando no andan muy campantes apoyando el levantamiento del muy justificado embargo norteamericano (no existen otros embargos por parte del resto del mundo, de manera que Cuba puede comerciar y así lo hace con el mundo entero), pues entonces se agarran a la brocha gorda de la solución por la vía militar. O sea, que sean los militares los que tomen el poder en la isla.

Bien, primero, el poder de los militares en la isla se reinstauró en 1959 cuando un puñado de guerrilleros terroristas se apertrechó del poder tras una guerrita armada y pagada por los ingenuos del exilio y los idiotas de los norteamericanos.

Segundo, en cuanto a que la solución de Cuba pasa por los militares, pero, vamos a ver ¿qué militares? ¿Los dos viejos cagalitrosos militares que ostentan el poder desde hace más de medio siglo? ¿O por los militares corruptos, nombrados de a dedo “hombres de negocios” por el General Castro II y que no son más que los nuevos jerarcas que en lo único que se interesan como la mayoría de los comunistas es en robarse el dinero de los demás y en convertirse en supermillonarios, a lo soviético-ruso, y en seguir aplastando al pueblo hambriento? ¿Cuál es la moral de los militares cubanos, qué ideas de libertad defienden y nos estaríamos refiriendo, qué proyectos democráticos han originado y sostenido, y sobre todo qué respeto han tenido por el pueblo al que debieron de defender desde hace muchísimo rato, cuando no hacen más que denunciarlo amenazarlo, aplastarlo, explotarlo, encarcelarlo, y asesinarlo por las espaldas de manera baja y cochina?

¿Qué militar sería nuestro Charles De Gaulle elevándose a su altura con lo socotrocos que son la gran mayoría por no decir todos? Es que ni siquiera existen en el horizonte modelos a la manera de los zuavos franceses que en 1830 masacraron con estilo y estilete (a punta de bayoneta) en África. Que los zuavos no fueron suaves resulta harto conocido. Bien, los militares cubanos lo fueron mucho menos en África cuando les tocó el turno, no sólo bombardearon aldeas pobladas de mujeres y niños, sino que además algunas de esas aldeas fueron exterminadas con armas químicas. ¿Protestó alguien en el mundo ante semejante horror? No, que yo sepa.

¿Protestó frente ante semejante barbarie algún militar cubano convertido en disidente por obra y gracia de los dólares y los euros ganados con premios y pacotilla ideológica ? Absolutamente no.

¿Serían de confiar las informaciones que –según el Laureado Plusmarquista de Huelgas de Hambre asistidas por el régimen y Puño Levantado- esos mismos militares tan probadamente fidelísimos a los Castro estarían proporcionando a los opositores, o a él, como opositor muy particular en calidad de militar a militar?

Vamos, es que todo eso me da una risa tan grandiosa y saludable que llevo una semana riéndome sin parar, allí donde vaya. En el Métro, sin ir más lejos, iba yo riéndome a mandíbula batiente de semejante tesis absurda cuando varios viajeros, franceses todos, medio acomplejados (la mayoría de los franceses lo son) me preguntaron de qué me reía. Cuando les conté de lo que iba el asunto de mi risa, también se revolcaron en el piso pegajoso de Coca-Cola del Métro, luego intercambiamos teléfonos, y todavía nos llamamos para seguir riéndonos juntos acerca del mismo “sonsonete, prueba y vete”…

De modo que no me vengan con que la solución son los militares, ni con ningún cuentecito de la Buena Pipa, que eso no se lo traga nadie ni con Jalea Real ni con la mejor miel de la campiña francesa. Como único lo creería es que mañana mismo los militares destituyeran a los dos viejos dictadores y se colocaran junto al pueblo para defender sus bienes y sus libertades y la democracia futura. Como en Egipto, quoi!

Último día de exámenes

4 Julio 2013 por Zoé Valdés
Ayer fue el último día de exámenes de mi hija, que acaba de terminar su primer año en La Sorbonne. Es casi imposible de explicar la alegría que inevitablemente he sentido cuando en años anteriores me ha llamado para anunciarme que ha salido bien en un exámen. Esta vez también ha salido bien, que es como siempre ella lo dice, sin alharacas, ni pedanterías añadidas: “Mamá, salí bien”. Sólo eso. Y yo radiante de felicidad.

Acompañar a un hijo en su sueño de convertirse una persona de bien es lo más hermoso que nos pueda suceder. Y sólo ocurre, como la infancia, una sola vez. Ayer Luna terminó oficialmente su primer año de estudiante universitaria. Ya ha matriculado el segundo año de Cine y ha aplicado para una segunda Licenciatura: Español.

La película que tuvo que analizar para su exámen fue Funny Face (1957), de Stanley Donen, con Audrey Hepburn y Fred Astaire. Les dejo este fragmento:

Como comprenderán hoy todo en el Métro para mí fue como ese París cantarino y danzarino de la película.

¿Perdón?

29 Junio 2013 por Zoé Valdés
He leído, no sin cierto asombro (aunque ya nada me sorprende), que un disidente cubano de ésos, de los de nuevo diseño, de los que empiezan a abundar demasiado en Cuba, “ex-militar” (que sepamos) para colmo de males, ha declarado algo así como que espera que aquellos que lo hemos criticado le pidamos perdón. Como si él fuera Dios para perdonar. Y como si todo el mundo tuviera al igual que él enquistado el problemita del perdón, que es una visión muy “apostolicona, catolicona y romanona” del asunto.

En democracia la libre expresión no se cuestiona, mucho menos se pide perdón por hablar, y mucho menos por decir lo que uno piensa. No se pide perdón por las opiniones. ¿Perdón? Pero ¿en qué mundo vive este señor? Bueno, es cierto, lo había olvidado, vive en un mundo oprimido, del que él fue parte represora y al parecer piensa seguir siéndolo, y ahora viaja a un mundo de idiotas, un mundo superfluo, donde la gente lo ensucia todo en una inaguantable confusión: la verdad con el oportunismo, el amor con el engaño, el arte con la putería provinciana, la política con el robo y el crimen…Este antiguo “camarada”, muy estudiado en la KGB, con sus consecuencias en Angola, ordena y manda entonces que le pidan perdón. Bah, otro equivocado.

¿Recuerdan aquella frase de una película célebre, Love Story: “Amar es no tener de qué pedir perdón”. Aplíquenlo a la vida. Vivir es no tener de qué pedir perdón. Sobre todo cuando se es libre, enteramente libre.

Teaser de ‘La mujer que llora’

17 Junio 2013 por Zoé Valdés

El más hermoso regalo, aparte de ella misma, que me hizo mi hija, estudiante de Cine en La Sorbonne, lo quiero compartir con ustedes:

Tàpies en el Palazzo Fortuny, en Venecia

11 Junio 2013 por Zoé Valdés
En Venecia no hay taxis, o los taxis son los vaporettos, embarcaciones pesadas y lentísimas; a través de sus ventanillas vas contemplando la ciudad dorada, sepia, terracota, suspedida encima de La Laguna. En los vaporettos se confunde uno con mucha facilidad, y confundiéndose y perdidos es como mejor se aprecia la ciudad de los canales. En Venecia también se camina como loco, todo es por pies, de un lado a otro, trafucándose también en ese bellísimo laberinto humano, que si al Rialto, que si a la Piazza San Marco, que si al Gran Canal… La vida transcurre a su verdadero ritmo, y no al compás de internet, cuya conexión además es una pérdida de tiempo, porque a veces la consigues y otras “tampoco casi nunca”.

No hay nada como perderse en Venecia y reencontrarse más tarde en el Café Florián, o en La Rivetta, el restaurante preferido del pintor cubano Roberto García York, donde hay que reservar con un mes de anticipación, o sentarse en la Terraza del prestigioso Hotel Danieli a comtemplar el Lido, allí donde ocurrió Muerte en Venecia, la novela de Thomas Mann y la película basada en la novela de Lucino Visconti. O deambular como en una novela de Terenci Moix.

Es mi quinta visita a Venecia y jamás me ha abandonado en ninguna de las ocasiones anteriores. ni en ésta, la sensación de que la redescubro, porque invariablemente se descubre algo por primera vez en cada vez.

Para llegar al Palazzo Fortuny tomé no sé cuántas callejuelas y atajos, finalmente una señora muy amable, vestida como para un almuerzo veraniego dominical, me condujo hacia la Calle de los Abogados, y de ahí ya pude encontrar más fácilmente el extraordinario Palazzo Fortuny donde se exhibe dentro de la 55 Biennale una expo dedicada a Antoni Tàpies y su colección personal de obras de artistas amigos y objetos. No les contaré más para no romper la sorpresa de aquellos que pretenderán visitarla y seguramente la visitarán. Pero no pueden perdérsela, Tàpies era todo corazón y razón, manos y memoria, y palabras, ¡palabras justas! Lo que en la pintura no siempre se agradece.

Colaboracionismo

29 Mayo 2013 por Zoé Valdés
Paso frente al Memorial de la Shoah siempre que salgo del metro Saint-Paul hacia mi bodega preferida Izrael en la rue François Miron, o cuando voy a la boutique Mélodies Graphiques, donde compro papel y tarjetas postales. No es que me quede en el trayecto, pero me desvío y me detengo frente a esos nombres, muchos de ellos niños, y se me hunde el pecho…También pienso en todos esos franceses que colaboraron con los nazis… Horror multiplicado.Y de ahí sin proponérmelo salto al tema Cuba, y al colaboracionismo de algunos, y a la destreza de la tiranía para convertir los panes de boniato en peces.

Primero lo hicieron con los artistas plásticos. Mandaron a un burujón de pintores hacia un supuesto exilio de terciopelo. Pero les salió mal la jugada. Muchos de esos artistas y pintores se les quedaron fuera de verdad, aunque la mayoría bastante calladita para que los dejaran regresar.

Después lo intentaron con los escritores, tras la publicación de mi novela La nada cotidiana, enviaron a unos cuantos escritorzuelos a que los representaran en el exterior. Cobraban ambas partes, por supuesto. A algunos de ellos los instalaron en puntos claves inclusive, otros todavía vienen y van. Y los terceros ni siquiera fueron elegidos para semejante empresa, se propusieron ellos solos. Esos son los peores.

Se robaron a los escritores exiliados muertos en la mejor operación de necrofilia que se haya conocido jamás, a los mismos que insultaron llamándolos locos y pornógrafos (como me llaman a mí), y a los que despreciaron, y hasta persiguieron y encarcelaron por homosexuales. La hija del tirano convierte la FMC, Federación Castrocomunista para reprimir a la Mujer Cubana en CENESEX, una ONG para cogerle dinero y tumbarle premios al “imperialismo” y a los gays exiliados, y seguir perseguiendo a los homosexuales anticastristas. A los turistas homosexuales les cobrará el cambio de sexo. Todo un negocio. En cualquier momento hasta los CDR devendrán ONG y estaremos trabajando desde el exilio, pagando impuestos, para engordarlos todavía más y mantenerles la chivatería.

Al tiempo del uso que se gastaron con los escritores, apelaron a los músicos. Hicieron el pan con ellos. Y un hijo  ejemplar del castrismo que no reconocía a su padre exiliado en los conciertos en Nueva York, enseguida fue autorizado a abrazarlo públicamente, documental mediante. Así lo hizo y cuánta lasca le han sacado a eso, primero al desprecio en contra de su padre, y luego al “amor” que súbitamente sintió por él.

Una cantante que le canta al tirano Fidel Castro es considerada rapera contestataria en Francia, y sus conciertos son vendidos con esos apelativos de “la más contestataria” por encima de los grandes músicos exiliados. Beyoncé y Jay Z, los “enviados especiales” de Obama, se despelotan en la isla bailando con una canción de Celia Cruz por la que los que la ponen ahora no pagan ni pagarán derechos de autor. Estamos hablando de Celia Cruz, una gloria del exilio a la que no dejaron volver a Cuba para asistir a los funerales de su madre y que estuvo prohibida en Cuba hasta su muerte. Todavía no pasa en la radio.

Han creado una página que se llama Havana Cultura donde promocionan a los artistas castristas exclusivamente. Le he enviado un mensaje a los artistas exiliados que tienen relación con la familia Bacardí para que se encarguen aunque sea de modo imaginativo de responder a esto mostrando a los valores del exilio, que son muchos más y cuentan más; dos de ellos me han respondido. Los demás no se han enterado. El día que Aquella Porquería se caiga, acaben de entenderlo, el pueblo solamente querrá ver, oir, leer a los escritores, músicos, artistas que les han arrancado, que les han prohibido, a los demás los tirarán a mierda, como lo que realmente son.

Ahora, el punto final es destruir con falsos disidentes a la verdadera disidencia interna. Para eso los han mandado a viajar. Y hasta los han puesto a enamorar para desbaratar. Uno de esos infiltrados exige que les den dinero, ya no a ellos, no, a los represores, que les manden cariñitos, besitos, y hasta sacos de malanga. Y el exilio cubano, colaboracionista probablemente sin quererlo obedecerá, algunos sembrados como espías desde el principio actúan como mediadores. Todos se muestran muy dadores (con los grants como garantía) y cómplices.

En cuanto al exilio, siempre fue sembrado desde el inicio de espías castristas. En los últimos años en cada esquina de Miami das una patada y te sale uno disfrazado de rumbero, de galerista, de brujero, de promotor cultural, de periodista, hasta de disidente, de lo que sea… Con tal de vivir del cuento.

Cuando todo se sepa, que se sabrá algún día, nada será más asqueroso que lo que ha sucedido en la Cuba de los Castro y de sus esbirros. Y ni hablar de la Cuba del exilio y de sus colaboracionistas.

¡Puaf!

El rap del fuego

13 Mayo 2013 por Zoé Valdés

Tomo el metro, desciendo en Oberkampf. En uno de los corredores un joven rasga una guitarra mientras a su lado una chica de unos veinte años afina el violín y coloca su sombrerito de colores a modo de canastilla para que le echen la limosna. Su pelo es rojizo y cae en mechas ardientes encima de sus hombros y su espalda. Les doy unos euros, en la mano.

Yo también tuve veinte años y fui pobre en París. Hemingway decía que para haber vivido en esta ciudad y que ella viviera a fondo en nosotros , debían de cumplirse tres condiciones: haber llegado con veinte años, haber sido pobre, haberse enamorado aquí. Yo lleno las tres. Y más.

A la salida del metro un chico de unos dieciseis años se empina una botella y sus carrillos se hinchan con los grandes sorbos de alcohol con los que juguetea en su boca. Escupe, y con una mecha prendida enciende en el aire las bocanadas que lanzó al cielo formando un arcoiris ficticio. Lo llaman El Tragafuego, aunque en verdad él no se traga el fuego, todo lo contrario, lo escupe. Sus labios están llagados de las quemaduras y en su cabeza rapada lleva varios tatuajes. En uno de ellos una rosa roja llora lágrimas dibujadas como una constelación y en otro un corazón arde entre llamaradas.

-Miren, miren, no hay nada más bello que el fuego -comenta una anciana a mi lado mientras extrae una pieza de su monedero y se agacha para colocarla en un pequeño cofre a los pies del Avalefeu (Tragafuego).

También yo coloco una moneda.

Más abajo, donde la calle se estrecha, otro rapero traquetea con sus manos en una lata de queroseno. Me recuerda a los bongoseros de solares y esquinas en La Habana. Interrumpe la percusión y con su voz rajada corta el viento:

-La vie, le feu, j’ai envie de brûler avec toi… 

Decididamente todo es puro fuego hoy. Por suerte, tras el largo invierno, por fin salió el sol.

MCM arrecha y, el Café Francés

2 Mayo 2013 por Zoé Valdés
He visto el video donde la diputada venezolana de la oposición María Corina Machado responde a las agresiones que sufrieron ella y sus compañeros por parte de miembros del partido político en el poder. Decir “partido político” es, desde luego, una consideración lingüística solamente, un lujo que les concedo a esos mamarrachos. Debí de haber dicho: “por parte de los delincuentes que se cargaron la democracia”.La arrechera apenas contenida, o bravura, de MCM es notable en ese video, y tiene razón. No solamente esos desalmados se robaron descaradamente las elecciones, además golpean, persiguen, vapulean, en el peor estilo castrista. Pero María Corina Machado sigue siendo una mujer educada, una excelente política. Hay sí hay una política entera.¿La ONU ha protestado, dijo algo en contra acerca de estos actos bárbaros? No, la ONU, como es habitual en ella se ha quedado más mudita que Rebecca (1940), la de la película de Alfredo Hitchcock, o que Rafael del Junco en la radionovela devenida película titulada El derecho de nacer.Más bien, ha ocurrido todo lo contrario. Hasta ahora todo el mundo reconoce complacientemente al gobierno usurpador de Nicolás Maduro, (la ONU la primera) y como en el caso de Cuba, la oposición, solita en este mundo perverso, y a dos velas. No es fácil.

Acabo de almorzar con mi hija en el Café Francés. Lo han remozado (lo retomó Costes) y han elevado los precios. Eran un café donde las viejitas, que fueron jóvenes o adolescentes cuando la Segunda Guerra Mundial, se reunían a conversar, a rememorar la juventud y la Resistencia. Ya no podrán hacerlo. Los escuálidos retiros de sus jubilaciones no les alcanzarán ni para soñar con sentarse junto a los nuevos ventanales acristalados desde se puede apreciar La Bastille. Otro lugar “perdu”, donde precisamente el “pain perdu”, más comúnmente llamado en Cuba: torreja, cuesta un ojo de la cara. ¿Estaremos pagando la doradura de las paredes y el azul “royale” de los asientos?