Blogs

Entradas con etiqueta ‘verano indio’

Verano indio

Mircoles, 2 Octubre 2013
Todavía hace buena temperatura en París, y por momentos el sol se impone y calienta tibiamente, a este fenómeno se le llama “été indien”, verano indio, y nadie como Joe Dassin para cantarle, con palabras amorosas y ritmo cadencioso. No es más que una especie de extensión del verano en pleno otoño. Las terrazas de los cafés siguen abiertas, y las muchachas se sientan a fumar con las piernas cruzadas, medio desnudas, o envueltas en medias de redecilla o de encajes. Los hombres lucen vaporosos trajes de oficina. Los niños corretean a la salida de los colegios. Los adolescentes, esquivos, sigilosos, evadiéndose a una sala de cine de ensayo, antes que todas cierren.Libros nuevos con sus brillantes cubiertas nos invitan a la lectura de autores reconocidos y al descubrimiento de escritores que se estrenan en el oficio. Septiembre es también el mes de la “rentrée littéraire”. París retoma su ritmo habitual, suspendido durante las vacaciones “largas”, que son las de verano.

La política y sus representantes reanudan el pulso, también detenido a medias. Nada nuevo, los mismos rostros, bronceados bajo los efectos de los rayos solares, fatigados de playas lejanas; todos parecen ahora más avejentados. Ninguna idea que deslumbre, sólo “efectos especiales” deprimentes, como en las peores películas de ciencia ficción.

Y entre tanto, las calles se llenan de mendigos, de familias enteras de rumanos, niños incluídos; la pobreza reina en las calles de los barrios más chics del Tout Paris. Pero la vida continúa, como si todavía pudiéramos llamarla vida. Demasiado cara, harto hipócrita, descalabrada, escachada por las puntas, abofada por ciertos lados, amoratada. La vida, quoi.

Verano indio

Domingo, 2 Octubre 2011

Cuando el verano se extiende más de lo normal suprimiendo o empobreciendo el otoño, fenómeno que ocurre de pascuas a sanjuán, eso tiene un nombre en Francia: Été Indien, que quiere decir verano indio. A los franceses les encanta el verano indio, porque de ese modo se ahorran los abrigos y las incomodidades y gastos del invierno.

Hasta Joe Dassin le cantó al verano indio, en una hermosa composición que oíamos en Cuba, sin saber nada de lo que quería decir aquel verano indio, que para nosotros duraba el año entero, y para colmo, el indio, para nosotros, era el sol, que cuando castigaba fuerte decíamos que el indio estaba emperra’o ese día.

Desde el año 29 no había habido en Francia un verano indio tan duradero, como el de este año, que consiguiera alargarse hasta finales de octubre, lo que al parecer ocurrirá sin remedio.

Sin embargo, también se comenta que según la longitud del verano de ello dependerá la rudeza del invierno. Este año estaremos servidos. Nos moriremos de calor, o de frío.