Buscar

Armstrong destronado, Armstrong desenmascarado

Efe
19/07/2009 - 18:55

Lance Armstrong perdió brillo en el ascenso a Verbier, la segunda meta en alto del Tour de Francia, en la que fue el último de los grandes, muy por detrás de su principal rival y compañero de equipo Alberto Contador, ganador de la etapa y nuevo maillot amarillo.

El estadounidense, que figuraba como el segundo gran favorito para la victoria final en París, no aguantó el ritmo de sus principales rivales. La renta que traía a los Alpes le permite mantener la segunda plaza en la general, a 1:37 minutos de Contador.

Pero ya no opta al primer escalón del podium de París. En las rampas de Verbier, un puerto de primera categoría no muy largo y no excesivamente duro, demostró sus límites, los de un ciclista que está a punto de cumplir 38 años y que durante tres años estuvo ausente de la alta competición.

No le valió su clase incuestionable, ni su experiencia indudable, ni su talento a prueba de dudas.

Derrotado, destronado, el tejano reconoció la superioridad Contador y rindió pleitesía al nuevo rey del Tour, a quien prometió no atacar en virtud de fidelidad debida al líder del equipo.

"Hasta ahora creíamos que era el más fuerte, ahora ya lo sabemos", afirmó con cara de circunstancias, tratando de mantener la dignidad.

Fin de la rivalidad

Atrás quedó la rivalidad larvada con el español, las pequeñas frases cargadas de animadversión destinadas a desestabilizar al joven ciclista de Pinto que se tomó la revancha en la carretera.

Se cumplió el augurio de Bernard Hinault, el viejo "caimán" que pronosticó que Contador desenmascararía a Armstrong nada más que la carretera se pusiera cuesta arriba.

Y no para ahí el arreglo de cuentas. El ganador de los cinco Tour no le augura nada nuevo al hombre que logró siete. No se quieren mutuamente e Hinault no perdió la ocasión para desacreditar al tejano.

"Si no es por Kloden habría perdido más. Ha mostrado sus limitaciones y eso es un signo para los demás, que ahora ya no tendrán miedo de atacarle", afirmó el bretón.

Los "demás", los otros postulantes al podium de París, hincaron la rodilla ante el poderío de la pedalada de Contador, que nadie pudo seguir, pero descubrieron las vergüenzas de Armstrong, que cruzó la meta con el rostro desencajado.

"Que no se fíe, ya nadie postula por el primer puesto pero el segundo y el tercero también son muy preciados", alertó Hinault.

Un rol tan incómodo como inédito

La carrera se anuncia dura para Armstrong, desconocido en un papel que no sea el de líder del pelotón, el de postulante máximo, el de centro del Tour de Francia, una carrera que ha sabido hacer girar en torno a su nombre durante siete años.

Al octavo fracasó. A medias. Logró mantener la tensión durante medio Tour. Sorprendió con su estado de forma y con su experiencia se hizo con un papel de favorito. El Tour le rescató y él rescató un Tour que no ofrecía otro debate que la rivalidad de Armstrong y Contador.

Aferrado a esa dialéctica volvió al epicentro del Tour. Su lugar favorito. Y aguantó hasta que a Contador se le acabó la paciencia y le puso en su sitió. Le desenmascaró.

¿Será un gregario de lujo del madrileño? ¿Trabajará para subir al podium de París del que sólo conoce el primer peldaño? ¿O considerará ese un consuelo minúsculo para su inconmensurable carrera? ¿Se resignará a no ser el centro del Tour?

Equipo nuevo como 'golpe mediático'

Por el momento comienza a sonar en la caravana que en los próximos días el tejano anunciará la creación de su nuevo equipo, con el que correrá el año próximo.

Los focos se volverán de nuevo hacia su figura y el estadounidense continuará seduciendo al público. Y muchos se preguntan si no vino al Tour a conquistar a una afición que nunca le tragó pese a sus siete victorias, que nunca le perdonó su altivez, las sospechas de dopaje no aclaradas y esa facilidad inhumana con la que anestesiaba la intriga.

El público empezó a amar a Hinault cuando perdió frente a Laurent Fignon. Quizá Armstrong aprendió la lección y ha venido a Francia a reconquistar a los aficionados reencarnándose entre los hombres.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 4

#1
19-07-2009 / 18:44
Cholo
Puntuación -12

normal, para su edad y ya sin ayuditas de origen quimico, armstrong es un ciclista normal

#2
19-07-2009 / 22:01
Leipheimer
Puntuación 7

no creo que un tio que nunca haya dado positivo merezca ser puesto en tela de juicio...tiene muchisimo merito lo que está haciendo con 38 años, aunque esta claro que Contador está a otro nivel!!

#3
19-07-2009 / 22:31
is
Puntuación -3

Atacalo si quieres..........

#4
19-07-2009 / 23:08
Carletes
Puntuación 1

Esta segundo pero es irreal. Se aprovechó de un corte para sacarle 40 segundos a Contador. El equipo va con él y este tour está hecho sin etapas potentes, a su medida. QUiere ganar yendo de "capo" y eso es un menosprecio al resto de corredores.

Ha hecho bien Contador en ponerle en su sito cuanto antes.