Buscar

Denifl conquista Los Machucos en un nuevo show de Contador y un bocado de Nibali a Froome

EFE.jpg
EFE
6/09/2017 - 17:50 | 18:43 - 6/09/17
  • El austríaco vence en solitario en una subida con miga
  • Contador volvió a atacar y alimenta sus opciones de podio
  • Nibali casi un minuto al líder: ahora está a 1.16
Denifl, al llegar a la línea de meta. Imagen: EFE.

El austríaco Stefan Denifl (Acqua Blue) dio la sorpresa al imponerse en solitario en la decimoséptima etapa de la Vuelta, entre Villadiego (Burgos) y Los Machuchos (Cantabria), de 180,5 kilómetros, en la que brilló Alberto Contador y el británico Chris Froome mantuvo el liderato después de dar muestras de debilidad.

¿Denifl?. Sí, ganó este austríaco de 29 años sin apenas palmarés, nacido en Innsbruck hace 29 años, perteneciente al Acqua Blue, equipo invitado a la Vuelta, aquel que se quedó sin autobús en Almería por culpa de un pirómano. Este corredor estrenó la cima de Los Machucos, lugar que pasa al imaginario de la ronda.

El otro héroe fue Alberto Contador, que perdió la etapa por 28 segundos. El de Pinto la lió. Atacó en las paredes del inédito puerto cántabro, dejó plantado a Miguel Ángel López, el primero en saltar, y en una versión de sus mejores años se fue con convicción a por la gloria.

Superó a todos los grandes de la general, por detrás en estampida para meter tiempo a Froome, que sufría en las rampas. El madrileño mordió 36 segundos a "Superlópez, Nibali y Zakarin, 50 a Kelderman y 1.18 a Chris Froome, que pasó un calvario y abrió de paso la espita para la esperanza a unos cuantos "tiburones".

El escualo de Mesina, Nibali, mantiene el sueño de la roja a 1.16, con tela que cortar. Tercero se mantuvo Kelderman a 2.13, cuarto Zakarin a 2.25 y Contador aparece quinto a 3.34, a 1.21 del podio.

Licencia para soñar. Contador se agarró a la fe. "Vi flaquear a López y arranqué. Sabía que nadie lo haría con más convicción que yo. Cuestión de cabeza, corazón y piernas", dijo en la cima.

Después de la crono una etapa "bestial" de "locura", con un desenlace inédito en Los Machuchos, convertido en una especie de monstruo para el pelotón. Sus credenciales no eran para menos, más de 9 kilómetros al 9 por ciento y rampas del 28.

El pelotón tomó las de Villadiego en la propia localidad burgalesa, refugio de judíos perseguidos en el siglo XIII, precisamente motivo de la expresión que significa largarse, desviarse del camino.

Eso hicieron Alaphilippe (Quick Step), De Marchi (BMC), Nielsen (Orica), Dani Moreno (Movistar), Villella (Cannondale) y Denifl (Aqua Blue), largándose en busca de un sueño en el infierno.

Las mejores intenciones del quinteto chocaron con el interés del Astana de colocar a Superlópez en la lucha por la etapa. Por algo es el mejor escalador de la Vuelta, aunque el maillot de ese honor lo portara precisamente un corredor de la fuga: Villella.

El impulso del Astana tiñó de azul cielo el frente del pelotón, mientras el cielo de verdad iba cambiando la cara. En el primer martirio del día, el Portillo de Lunada (2a, 8,3 km al 5.7), perduraba el proyecto de la escapada. En medio de la niebla coronó al frente Villella, quien aprovechó para largarse en el descenso. Los generales con Froome de rojo cruzó la cima a 3.30. El trabajo del Astana funcionaba.

El descenso fue de tener a mano la ambulancia. Con las nubes a ras de asfalto se despedazó el pelotón perseguidor, esta vez porque con Nibali en acción es de obligado cumplimiento bajar en fila india. Cada uno bajó como pudo hasta volverse a juntar el paquete en la travesía del Valle del Miera, a 2.35 de la avanzadilla.

En las Alisas (1a, 10 kms al 6%), con la meta a 27, el Orica decidió echar una mano en la labor de busca y captura. Objetivo, demostrar con Chaves que merece un buen puesto en la general.

El colombiano y Adam Yates removieron la calma, pero sin despegarse, ya que el Sky se puso en alerta. Stefan Denifl (Aqua Blue) pasó por delante de Dani Moreno por la cima, con 1.25 cobre el grupo del líder.

Tirando de veteranía trató de marcharse Moreno en las primeras cuestas de Los Machucos, el ogro de la Vuelta junto al Angliru, la pared "bestial" cántabra, más conocido como Collado de la Espina. A meta 7,2 kilómetros de agonía.

Moreno se topo con Denifl, intratable hasta la cima, sin discusión, y eso que Contador ya volaba por detrás. Tomó nota Nibali de las dificultades de Froome, con el impagable Mikel Nieve, y el italiano lanzó la dentellada. Le siguió Zakarin, alcanzaron a López y a colaborar, que el líder hincaba la rodilla.

Como siempre, Froome reguló, no se cebó, guardó fuerzas y llegó con su guardaespaldas a meta. Mantuvo la roja y sembró dudas. Y es que quedan etapas tipo Fuente Dé y Formigal, y el Angliru, y los depredadores están sobre aviso. Froome también es humano.

Este jueves se disputará la decimoctava etapa, entre Suances y Santo Toribio de Liébana, de 169 kilómetros.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0