Buscar

Michael Woods se lleva el Balcón de Bizkaia mientras Valverde recorta ocho segundos al líder Yates

EFE
18:09 - 12/09/2018 | 19:12 - 12/09/18
  • A David De la Cruz se le escapó la etapa en los últimos metros
  • Nairo Quintana vuelve a decepcionar y dice adiós a sus aspiraciones
  • Enric Mas aprovecha el bajón del colombiano y ya es tercero
Foto: EFE.

El canadiense Michael Woods (Education First), una expromesa del atletismo mundial especialista de 1.500 metros, logró estrenar su palmarés por todo lo alto en la decimoséptima etapa disputada entre Getxo y el Monte Oiz, de 157 kilómetros, en la que Alejandro Valverde recortó 8 segundos al líder, el británico Simon Yates y Enric Mas se colocó tercero en la general.

Se anima la Vuelta día a día. Las lágrimas de emoción en la cumbre del Mirador de Bizkaia, a 1000 metros de altitud, las puso Woods, un canadiense de Ottawa de 31 años, el más fuerte de la escapada buena del día, quien atacó dentro del último kilómetro para levantar los brazos por primera vez en su corta carrera profesional.

En medio de la espesa niebla apareció Woods como primer héroe en la cima del Monte Oiz, con 5 segundos de adelanto sobre el belga Dylan Teuns (BMC) y 10 respecto al español David de la Cruz (Sky). Por detrás iban entrando los componentes de la fuga con cuentagotas, hasta que se presentaron los nobles de la carrera. Entre todos Alejandro Valverde y Enric Mas como los más poderosos a 2.40 minutos.

A partir de ese registro llegó Simon Yates a 8 segundos del dúo español, luego el colombiano Miguel Ángel López (Astana) a 10 y, como grandes perjudicados de la etapa, el holandés Steven Kruijswijk y Nairo Quintana a 1.04 minutos.

El duelo se aclara. Simon Yates y Valverde, separados por 25 segundos se la van a jugar en las etapas de Andorra, y Enric Mas se apunta al podio y tal vez a algo más desde la tercera plaza a 1.22. "Supermán" López se aleja a 1.36, Kruijswijk a 1.48, Quintana a 2.11 y Jon Izagirre a 4.09.

La etapa vizcaína que empezó en Getxo con sol y terminó en el Monte Oiz entre nubes tenía 6 puertos y un recorrido pensado para una gran jornada de ciclismo reforzada por la pasión especial por el ciclismo de la afición vasca. Una escapada de 26 hombres llegó a buen puerto, al de la montaña que alberga el "Mirador de Bizkaia".

Entre los fugados hombres de calado, como Nibali, Majka, Woods, Omar Fraile, De Marchi, Castroviejo, Mollema, Zakarin. El pelotón no se volvió loco en la caza y enseguida la diferencia rebasó los 8 minutos.

Entre los aventureros el habitual belga Thomas de Gendt (Lotto Soudal), con el objetivo de arrebatar el maillot de la montaña al español Luis Angel Maté, objetivo que logró al puntuar en cabeza por los pasos de La Arboleda (3a), San Juan de Gaztelugatxe (3ª) y primer paso por el Balcón de Bizkaia (2ª).

En el siguiente puerto, el Alto de Santa Eufemia (3a) se movió la carrera en la zona de escapados y de favoritos. Empezaron los ataques por la victoria y por la estrategia de la general. Todo quedaba por resolver en el ascenso de 7,3 kilómetros al Monte Oiz, con inéditas rampas de hasta el 24 por ciento que habían metido el miedo en el cuerpo a más de uno.

Por delante Omar Fraile se dejó el alma en medio del fervor de sus paisanos, pero el de Santurce tiró la toalla desfondado. Lo intentó el belga Teuns de lejos, luego David de la Cruz soltó el órdago sin suerte, hasta que Woods, dentro del último kilómetro, salió disparado hacia la gloria. Un estímulo muy especial le puso un motor en las piernas. De ahí sus lágrimas en meta.

"Mi esposa y yo perdimos un hijo cuando estaba embarazada de 37 semanas. No pudo dar a luz y pasamos unos momentos muy difíciles. Además mi mujer perdió a su padre hace un mes. Hemos pasado un año complicado. Quería ganar por él y por ella", explicó.

Estreno en el palmarés profesional para este canadiense que fue atleta de 1.500. Con 17 años corrió la distancia en 3.42, ganó los Panamericanos de categoría júnior, pero las lesiones le obligaron a coger la vieja bicicleta de su padre y hacerse ciclista.

En 2013 lo descubrieron para el ciclismo tras ganar en Hawai el ascenso al volcán Haleakale y poco después pasó al Optum continental y más tarde, en 2016, al Cannondale. ya era profesional del máximo nivel.

En la Cima del Monte Oiz, donde dicen que se divisa el infinito, Woods le hizo un bonito regalo a su mujer, y la Vuelta salió con el interés del duelo Yates-Valverde y una rebelación que no para de crecer y va a más. Precisamente, Enric Mas, dispuesto a poner el acento a su apellido.

Este jueves se disputa la decimoctava etapa entre Ejea de los Caballeros y Lleida, de 186,1 kilómetros.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.