Buscar

Biocombustibles de EEUU expandirán "zona muerta" de Golfo de México

AFP
10/03/2008 - 22:04

El planeado incremento de la producción estadounidense de etanol a partir del maíz significaría un "desastre" ambiental para las especies marinas del Golfo de México, indicó uno de los autores de un estudio científico divulgado el lunes.

Un incremento de la producción de maíz empeorará la llamada "zona muerta" del Golfo, un área con tan poco oxígeno, que la vida marina se ahoga, dijo Simon Donner, geógrafo de la Universidad British Columbia en el oeste de Canadá.

"La mayoría de los organismos no pueden sobrevivir sin suficiente oxígeno", dijo Donner a la AFP. "Todos los organismos que viven en el fondo y que no pueden alejarse probablemente mueran, mientras que los peces migrarán si pueden".

Donner y Chris Kucharik, de la Universidad de Wisconsin, usaron modelos informáticos para concluir que cultivar tanto maíz como para cumplir con las metas estadounidenses en materia de biocombustibles para 2022 causará un incremento de 10 a 34% de la contaminación por nitrógeno en los ríos Mississippi y Atchafalaya, que desembocan en el Golfo de México.

En cambio, sostiene el estudio, habrá más del 95% de probabilidades de que se fracase en los objetivos estadounidenses para reducir la zona muerta del Golfo.

El estudio es publica en la edición en internet de los Anales del National Journal of Sciences.

La zona muerta del Golfo, medida por primera vez hace unas tres décadas, ha crecido hasta cubrir un área de 20.000 km cuadrados cada verano en el Golfo, rodeado del sur de Estados Unidos, México y Cuba.

La zona muerta es causada indirectamente por fertilizantes de nitrógeno usados en los cultivos de estados como Illinois, Iowa, Nebraska y Wisconsin. El exceso de nitrógeno termina en el río Mississippi, se convierte en nitrato y alimenta el crecimiento de las algas. Cuando el alga eventualmente muere, cae al fondo del río y se descompone, un proceso que succiona el oxígeno del agua y mata todas las otras formas de vida.

Donner destacó que Estados Unidos ya produce casi la mitad del maíz mundial, en parte para consumo humano, pero sobre todo para alimentar ganado o fabricar etanol.

Los autores afirman que la única manera de controlar la contaminación por nitratos y cumplir con las metas de producción de etanol es que los agricultores estadounidenses dejen de alimentar a los animales con granos y cambien dramáticamente las técnicas agrícolas.

str/ksh/aic/jb

Contenido patrocinado

Otras noticias