Buscar

El impacto medioambiental de producir una barra de pan

2/03/2017 - 10:19
  • La fase de agricultura es la que más gases emite de toda la producción
  • Las etapas de fabricación de una barra de pan fueron analizadas una a una
Imagen: Pixabay

Hacer pan también afecta al medioambiente. El proceso de producción de uno de los alimentos más básicos vierte por el camino contaminantes que acaban favoreciendo al cambio climático. Desde el sembrado del cereal hasta el empaquetado, la fabricación de una barra de pan ha sido analizada para comprobar el daño que supone.

Nature Plants ha publicado el estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sheffield, Reino Unido, en el que apuntan a la etapa de agricultura como la que más gases emite de toda la producción.

Las fases de fabricación de una barra de pan fueron analizadas una a una pero es la primera, desde el tratamiento de la tierra para el sembrado del cereal que será la base del pan la más nociva. Ese es el momento en que se utilizan los fertilizantes, potencialmente contaminantes. También la maquinaria empleada en el sembrado y durante la recolecta o la necesaria para moler el grano aumentan el impacto en la primera fase; el 66% de las emisiones de todo el proceso se producen en este momento, según los investigadores.

Liam Goucher, al mando del estudio, remarca que "lo interesante es que el 40% de ese 66 es atribuible sólo al uso de fertilizantes de nitrato de amonio", una cantidad enorme, según expone en el análisis con el que busca reducir el impacto mediomabiental en la producción de pan. Además, recalca que parte de esos fertilizantes acaban en ríos o arroyos mediante fugas que expanden la contaminación. Esos productos químicos expulsan gases nocivos desde su producción y son utilizados por los agricultores en cantidades por encima de las necesarias.

Así y para reducir el impacto en el medioambiente de la producción de pan, los expertos apuestan por controlar los fertilizantes durante el cultivo, utilizando solo las cantidades justas y en las épocas del año que son realmente necesarias; el nitrógeno que no utilizan las plantas regresa a la atmósfera como óxido nitroso, un fuerte gas del efecto invernadero, según señalan. Esta idea la aporta Navin Ramankutty, profesor del Instituto de Recursos, Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Columbia Británica (Vancouver), quien apuesta por encontrar el modo de aplicar este estudio a la producción de alimentos que más se consumen y crear un mercado de productos y consumidores "inteligentes" para el medioambiente.

Otra posible aplicación del estudio de los investigadores que han diseccionado el proceso de producción de pan para controlar cuánto contamina cada paso hasta tener una barra puede ser la de ayudar a reducir los efectos nocivos de la misma, desde la concienciación de los agricultores hasta la de los consumidores, a quienes se intenta educar en un consumo sostenible para reducir la huella medioambiental.

James Galloway, experto en ciclos de nitrógeno en la Universidad de Virginia, cree que este estudio puede ser la puerta de entrada a esa concienciación aplicada a otros alimentos consumidos por encima de lo recomendado, como las proteínas.

Las ideas salidas tras la publicación del estudio se acercan al ideal de los mercados ecológicos que favorecen la adquisición de productos llamados orgánicos y biológicos y que, aunque ya pueden encontrarse con más facilidad aún no se han hecho un hueco grande en la sociedad por el alto coste que supone para los bolsillos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0