Buscar

Más de 1.800 millones de personas beben aguas contaminadas de heces

8:08 - 22/03/2017 | 13:05 - 22/03/17
  • La ONU celebra este 22 de marzo el Día Mundial del Agua
  • Más de 1.000 niños mueren cada día por el consumo de aguas residuales
  • Una de cada diez personas en el mundo no consume agua potable regularmente
Más noticias sobre:
El río Ganges. Imagen: Reuters.

Un año más, Naciones Unidas (ONU) celebra este 22 de marzo el Día Mundial del Agua. Y un año más la organización intenta llamar la atención sobre la importancia y el privilegio que es tener acceso a agua potable. Pero las cifras que acompañan a esta jornada son para todo menos para celebrar. Un dato lo demuestra: en pleno siglo XXI todavía una de cada 10 personas en el mundo - 663 millones- no consumen agua potable regularmente. Un vergonzoso problema que todavía no tiene solución.

El agua como elemento esencial para el desarrollo sostenible es uno de los bienes más importantes del planeta. Aún así, en multitud de ocasiones se pisotea en beneficio de la industria, el progreso o las ciudades. El resultado no puede ser más destructivo para el planeta, ya que manantiales, ríos y mares pasan de ser fuente de vida a auténticos vertederos. La ONU, conocedora de esta situación, ha decidido intervenir y ha dedicado el Día Mundial del Agua 2017 a las aguas residuales, a cómo reducirlas y reutilizarlas.

Según datos de la organización, a nivel mundial más del 80% de las aguas residuales generadas por el hombre fluyen de vuelta a la naturaleza sin ser tratadas ni depuradas. Esto se traduce en que más de 1.800 millones de personas consumen regularmente aguas sucias contaminadas por heces, lo que aumenta el riesgo de contraer cólera, disentería o fiebre. Por otro lado, desde UNICEF alertan de que estas enfermedades causan la muerte de 1.000 niños cada día. Una aterradora cifra a la que contribuye también la falta de higiene provocada por la ausencia de agua.

Ante esta situación y tomando en consideración los pronósticos que afirman que en 2050 cerca del 70% de la población mundial vivirá en ciudades, desde la ONU apuestan por la creación de "trabajos verdes". Estos nuevos empleos estarían destinados al desarrollo y sostenibilidad medioambiental y ocuparían nuevos negocios surgidos de la gestión, reutilización y depuración de aguas residuales. De esta forma, se convertiría en una "fuente asequible" de agua potable, a pesar del elevado coste de su manejo, ya que los beneficios para la salud humana serían muy superiores.

Ríos como personas, la última medida contra la contaminación

El mal estado al que pueden llegar los recursos hídricos del planeta, no sólo importa a la ONU. Y es que son muchos los países que empiezan a adoptar medidas para prevenir una posible contaminación y protegerlos. Entre las iniciativas más llamativas que se han puesto en marcha, destaca la que se ha implantado en Nueva Zelanda que ha otorgado por primera vez a un río los derechos de una persona. En concreto, el río Whanganui, el tercero más largo del país.

El suceso ocurrió hace escasos días, el pasado 16 de marzo, cuando su Parlamento aprobaba una ley que convertía al Whanganui en una persona jurídica. Esta curiosa iniciativa era el resultado de una larga lucha que los maoríes de la Isla del Norte llevaban librando desde hace 160 años con el Gobierno. El motivo es que la minoría whanganui iwi veneran a este recurso natural como un dios.

Esta misma razón mística junto a la medioambiental ha impulsado a que un tribunal de la India haya declarado, esta misma semana, los ríos sagrados de Ganges y Yamuna como "entidades vivientes". Y es que ambos son considerados sagrados por millones de hindúes. A pesar de estas iniciativas pioneras, son muchos los analistas que opinan que estas medidas servirán de poco para mantener sus aguas limpias. Aún así, es una respuesta más que válida para hacer frente a una contaminación que parece que poco a poco engulle todo.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0