Buscar

Inventan el primer café incoloro

17/04/2017 - 12:59
  • Clear Coffee ha sido inventado por dos hermanos que no desvelan cómo
  • Solo lleva agua, café y cafeína, sin estabilizantes, azúcares o edulcorantes
  • De momento solo está a la venta en Reino Unido por 7 euros dos unidades
Más noticias sobre:
Imagen: Clear Coffee

Clear Coffee (CLR CFF) es el nombre elegido para comercializar el primer café incoloro del mundo hecho a base de café Arábica (Etiopía) de alta calidad y agua pura, según prometen sus creadores, y que tiene como mayor reclamo el respeto a la blancura de los dientes y su calidad "100% natural".

"Se produce por métodos que nunca se han utilizado antes", dicen los hermanos Adam and David Nagy, que han desarrollado un producto que busca su hueco entre aquellos que se preocupan por la posible coloración marrón que puede dejar en los dientes esta bebida. "Debido a esta combinación de tecnología e ingredientes de alta calidad se ha desarrollado una bebida que es única en sabor", aseguran los dos "grandes bebedores de café" como se han definido en una entrevista para The Evening Standard.

Agua, café y cafeína son los tres ingredientes que componen CLR CFF, según explican en la web. Sin desvelar todos esos procesos novedosos, los creadores -de Reino Unido- aseguran además que el café incoloro "no contiene conservantes, sabores artificiales, estabilizantes, azúcar ni otros edulcorantes", por lo que también incluye entre su público potencial a los preocupados por las calorías.

Las botellas, de 200 mililitros, contienen 100 mg de cafeína por dosis, algo más de la que lleva una taza de café normal. De momento solo se comercializan en Reino Unido a un precio de 5,99 libras -unos 7 euros- por dos unidades.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.