Buscar

La gonorrea resistente a antibioticos alerta a la OMS por su inminente propagación

7/07/2017 - 11:11
  • De no encontrarse un nuevo antibiótico "sólo será una cuestión de tiempo"
  • Ya hay varias personas infectadas con cepas de gonorrea intratables
  • Cada año se estima que 78 millones de personas se infectan de gonorrea
Más noticias sobre:

Al menos tres personas en el mundo están infectadas con cepas de gonorrea totalmente intratables con antibioticos, además se han reportado casos de resistencia en todo el mundo, ha alertado este viertes la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte que, de no encontrarse un nuevo antibiótico "sólo será una cuestión de tiempo" que se multipliquen los casos.

"Las bacterias que causan la gonorrea son particularmente inteligentes, cada vez que usamos una nueva clase de antibióticos para tratar la infección, las bacterias evolucionan para resistirlas", dijo la doctora Teodora Wi, responsable del departamento de Reproducción Humana de la agencia sanitaria de la OMS, con motivo de la publicación en PLOS Medicine de una revisión de datos globales.

Cada año se estima que 78 millones de personas están infectadas con gonorrea, una infección de transmisión sexual común que puede infectar los genitales, el recto y la garganta. Las complicaciones de la gonorrea afectan desproporcionadamente a las mujeres, provocando la enfermedad inflamatoria pélvica, el embarazo ectópico y la infertilidad, así como un mayor riesgo de VIH.

Los datos reportados se han extraído de 77 países donde se muestran que la resistencia a los antibióticos hace que sea muy difícil tratar la gonorrea y, hasta en tres ocasiones, imposible. Estos casos, según señala Reuters, se han detectado en Japón, Francia y España, donde estos pacientes se han infectado con cepas de gonorrea contra las que no se conoce ningún antibiótico eficaz.

"Estos casos pueden ser sólo la punta del iceberg, ya que los sistemas para diagnosticar y reportar infecciones no tratables carecen en los países de bajos ingresos donde la gonorrea es realmente más común", agrega Wi.

Hasta el momento se ha informado de muchos casos resistentes a los antibióticos más antiguos y baratos. La disminución del uso del condón, el aumento de la urbanización y los viajes, las deficientes tasas de detección de infecciones y el uso inadecuado general de los antibióticos aumenta el desarrollo de resistencia a los antibióticos en la gonorrea, así como otras enfermedades bacterianas.

Vigilancia de la resistencia

El Programa Mundial de Vigilancia Antimicrobiana Gonocócica de la OMS (OMS GASP), monitorea las tendencias en la gonorrea resistente a los medicamentos. Los datos del GASP de la OMS de 2009 a 2014 ha encontrado una resistencia generalizada a la ciprofloxacina (97% de los países que informaron datos en ese período encontraron cepas resistentes a los fármacos), un aumento de la resistencia a la azitromicina (81%) y resistencia al último recurso farmacológico: cefalosporinas de espectro extendido (CSE), cefimasima oral o ceftriaxona inyectable (66%).

Actualmente, en la mayoría de los países, los ECE son el único antibiótico único que sigue siendo eficaz para tratar la gonorrea. Pero la resistencia a la cefixima -y más raramente a la ceftriaxona- ha sido reportada en más de 50 países. Como resultado, la OMS emitió recomendaciones actualizadas de tratamiento global en 2016 aconsejando a los médicos a dar 2 antibióticos: ceftriaxona y azitromicina.

"Para abordar la necesidad urgente de nuevos tratamientos para la gonorrea, necesitamos aprovechar las oportunidades que tenemos con los fármacos existentes y los fármacos candidatos. En un corto plazo de tiempo, nuestro objetivo es acelerar el desarrollo y la introducción de al menos uno de estos nuevos fármacos y evaluar el posible desarrollo de tratamientos combinados", ha explicado Manica Balasegaram, director de la Asociación Mundial de Investigación y Desarrollo de Antibióticos (GARDP).

Asimismo, ha añadido, "cualquier nuevo tratamiento desarrollado debe ser accesible para todos los países que lo necesiten, asegurando que se utilice adecuadamente, de modo que la resistencia a los medicamentos se ralentice tanto como sea posible".

El sexo seguro, el mejor freno

La gonorrea puede evitarse mediante una conducta sexual segura, en particular con el uso del condón. La información, la educación y la comunicación pueden promover y permitir prácticas sexuales más seguras, mejorar la capacidad de las personas para reconocer los síntomas de la gonorrea y otras infecciones de transmisión sexual y aumentar la probabilidad de que busquen atención.

La OMS denuncia que, hoy en día, la falta de conciencia pública, la falta de capacitación de los trabajadores de la salud y el estigma en torno a las infecciones de transmisión sexual siguen siendo obstáculos para un uso mayor y más eficaz de estas intervenciones.

Actualmente, no existen pruebas diagnósticas de gonorrea accesibles, rápidas y de punto de atención. Muchas personas que están infectadas con gonorrea no tienen ningún síntoma, por lo que no se diagnostican y no se tratan. Por otro lado, sin embargo, cuando los pacientes tienen síntomas, como la secreción de la uretra o la vagina, los médicos a menudo asumen que es gonorrea y prescriben antibióticos - a pesar de que la gente puede estar sufriendo de otro tipo de infección.

"Para controlar la gonorrea, necesitamos nuevas herramientas y sistemas para una mejor prevención, tratamiento, diagnóstico precoz, seguimiento más completo y notificación de nuevas infecciones, uso de antibióticos, resistencia y fracasos de tratamiento", dijo ha señalado Marc Sprenger, director de Resistencia Antimicrobiana de la OMS.

Específicamente, concluye, "necesitamos nuevos antibióticos, así como pruebas diagnósticas rápidas y precisas en el punto de atención - idealmente, aquellas que puedan predecir qué antibióticos funcionarán en esa infección en particular) ya largo plazo, una vacuna para prevenir la gonorrea".


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.