Buscar

Kennedy estuvo aquejado de dolor crónico de espalda durante gran parte de su vida

11/07/2017 - 9:19
  • Vendió de sí mismo una imagen de hombre joven, sano y fuerte falsa
  • Había estado plagado de enfermedades y molestias desde que era pequeño
El presidente de EEUU John Fitzgerald Kennedy. Imagen: Pixabay

'Camelot', el término usado para describir la presidencia de John Fitzgerald Kennedy (JFK) después de la muerte de JFK, evoca una imagen de juventud y vigor, una imagen que el 35º presidente de Estados Unidos promovió de sí mismo como hombre joven, sano y fuerte. Pero esta imagen desmiente la verdad: Kennedy había estado plagado de enfermedades y molestias desde que era un niño pequeño y necesitaba medicamentos fuertes para desempeñar sus tareas como presidente.

Escarlatina, enfermedad gastrointestinal de larga duración, la enfermedad de Addison -cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas- y dolor de espalda crónico, son algunos de los problemas médicos a los que se enfrentó JFK durante su corta vida.

En un nuevo artículo publicado en la revista Journal of Neurosurgery: Spine, La espalda de John F. Kennedy: dolor crónico, cirugías fallidas y la historia de sus efectos en su vida y muerte, los autores T. Glenn Pait, MD y Justin T. Dowdy, se centran principalmente en los problemas de espalda de JFK, que fueron un compañero constante desde sus años de colegio hasta su muerte.

En la preparación de este documento, Pait y Dowdy revisaron las notas de caso escritas por varios médicos que se encargaron de cuidar de la espalda de JFK y los estudios de imágenes espinales obtenidas durante décadas de tratamiento, documentando una historia de cambios estructurales debilitantes. Además, los autores discuten otros problemas de salud intermitentes y crónicos de JFK, sus relaciones con su trastorno espinal y los posibles efectos que su mala salud puede haber tenido en su carrera e, incluso, en su muerte.

JFK experimentó por primera vez dolor lumbar mientras estudiaba en la Universidad de Harvard, quizás como resultado de una lesión de fútbol prolongada en 1937. Sus problemas de espalda inicialmente impidieron su alistamiento durante la guerra en las fuerzas armadas en 1940, pero la influencia política de su padre ayudó a JFK a obtener un cargo en la Reserva Naval de Estados Unidos en 1941.

Cuatro cirugías en la espina dorsal

Los libros de historia cuentan los eventos en el PT-109 que le valieron a JFK una medalla por conducta heroica. Durante la Segunda Guerra Mundial, el bote PT (torpedo de patrulla) al que Kennedy fue asignado fue golpeado por un destructor japonés en 1943. JFK rescató a un tripulante herido nadando durante cinco horas con el tripulante a remolque. El impacto de la colisión de la nave y el esfuerzo físico del rescate exacerbó los problemas de la espalda del futuro presidente, y menos de un año más tarde, JFK experimentó la primera de cuatro cirugías de la espina dorsal.

Los autores describen los hallazgos físicos y de imágenes preoperatorias y postoperatorias asociados con estas cirugías, que abarcaron entre los años 1944 a 1957. Las dos primeras intervenciones quirúrgicas hicieron poco por mejorar el trastorno de JFK y, de hecho, resultaron en complicaciones severas y más dolor. La tercera operación se realizó para remediar los efectos de la segunda operación y la cuarta operación fue para eliminar la infección en el sitio de la cirugía anterior.

Los autores discuten el valor relativo de las pruebas de diagnóstico del tiempo y las decisiones que conducen a las cirugías de la columna vertebral, además de analizar los medios utilizados para reducir el dolor crónico de JFK para que pudiera trabajar como presidente y mantener su imagen de líder fuerte y activo. Por último, los autores abordan la controversia sobre si el uso de JFK de un corsé contribuyó a su muerte a manos de un asesino en 1963.

Cuando se le pregunta sobre el artículo, el doctor Dowdy subraya: "El hallazgo más sorprendente durante la investigación para este artículo fue la cantidad total de dolor severo que sufrió JFK durante su corta vida y, francamente, cómo pudo ocultar su dolor y dolencias médicas ante el público en general tan bien".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.