Buscar

Las matemáticas desvelan la fórmula perfecta para descorchar una botella

30/11/2017 - 11:56
  • El sonido perfecto depende la temperatura de la botella
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime

Tras las comidas y cenas navideñas llega siempre uno de los momentos clave de la velada: el descorche de la botella de cava y champán. Este momento, que divierte y pone nerviosos por igual a los comensales, puede acabar en tragedia si el corcho sale demasiado alegremente, haciendo un ruido infernal y si todo el líquido se derrama sobre la alfombra en forma de burbujas cual final de un premio de F1 se tratase.

Por ello, la profesora universitaria Dra. Eugenia Cheng, miembro honorífico del Departamento de Matemáticas y Estadística de la Universidad de Sheffield, ha desarrollado una fórmula matemática centrada en las variables de temperatura y presión manual para lograr el descorche perfecto. El secreto: la temperatura a la que se enfría la botella.

Así, una botella de cava o champán debe ser enfriada a 6,7 grados centígrados para seguidamente retirar el corcho ejerciendo una fuerza mínima de extracción.

El experimento de la doctora Cheng indica que, en la práctica, una nevera tipo sólo enfría una botella de cava o champán hasta los 11 grados. De este modo, para lograr las condiciones óptimas del descorche perfecto a 6,7 grados la botella debe ser enfriada en un recipiente con hielo durante 40 minutos.

Al enfriar la botella de cava o champán durante más tiempo para que alcance temperaturas más bajas, las burbujas internas tienen menos energía y se requiere menos presión manual para sacar el tapón de corcho porque hay menos gas.

El sonido perfecto

Además, y mediante un software de análisis de espectros y según recoge la empresa Cork, se ha descubierto que el sonido de descorche más placentero se encuentra en un nivel constante entre los 8.000Hz y los 12.000Hz, franja conocida como 'sonido brillante' por los ingenieros y técnicos de audio.

Este espectro de sonido atrae al oído humano, puesto que al ser una frecuencia constante, genera sonidos placenteros que se asimilan al de la música o el canto de los pájaros.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.