Buscar

DESTACAMOS
El Espanyol sorprende al Barcelona y pone patas arriba los cuartos de Copa del Rey

Las aves australianas provocan incendios de manera intencionada para cazar

9/01/2018 - 12:35
  • La investigación empezó años después de que los aborígenes lo observaran
  • En el norte de Australia los incendios se suceden de manera continuada
  • Las aves aprenden de las llamas para perfeccionar sus técnicas de caza
Más noticias sobre:
Garra de halcón. Imagen: Pixabay

Llegar a la conclusión de que algunas aves, por muy majestuosas que sean, puedan provocar deliberadamente incendios forestales con el objetivo de capturar a sus presas requiere dejar a un lado el escepticismo y llevar a cabo una observación de años. Más en una tierra en la que estos fuegos son casi rutina. Por eso, en 2011 un equipo de expertos dio una oportunidad a la investigación de una situación sobre la que guardabosques y aborígenes del Territorio del Norte de Australia llevaban advirtiendo años y de la que también llegaban noticias desde Australia Occidental y Queensland.

El estudio 'Propagación Intencional de incendios por los 'Halcones del fuego en el norte de Australia' publicado a finales de 2017 en Journal of Ethnobiology recoge el comportamiento de tres clases de aves de la sabana australiana tropical en las que se ha observado este comportamiento: el milano negro (Milvus migrans), el milano silbador (Haliastur sphenurus) y el halcón berigora (Falco berigora).

Según sugiere la investigación, las aves se dirigen hacia los incendios, capturan el fuego en ramas o palos que portan en las garras o en el pico y lo transportan a otros lugares, donde lo sueltan y acorralan entre las llamas provocadas a sus potenciales presas entre las que se encuentran algunos mamíferos, otras aves, reptiles (sobre todo serpientes), anfibios o insectos grandes.

Este comportamiento, del que se busca evidencia ya en otros lugares del planeta, puede cambiar la percepción que hasta ahora se tenía sobre los incendios en Australia. El norte del país alberga uno de los biomas más pirófitos del mundo, es decir, una zona natura con la vegetación mejor adaptada para los incendios, que cada año queman entre el 30 y el 50% del norte del país, con gran capacidad regenerativa.

Esta condición hace que las aves de la sabana convivan con el fuego como un elemento común más. Algunas especies han aprendido a aprovechar el fuego para cazar, asaltando entre las llamas a insectos que intentan escapar o aprovechando las cenizas calientes para encontrar alimento.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.