Buscar

DESTACAMOS
Siga el gran partido de LaLiga: Atlético vs Betis

Los osos, en peligro por la convivencia con humanos

EFE.jpg
EFE
9/04/2018 - 12:27
  • Los cambios en su hábitat producidos por los humanos, un riesgo
Más noticias sobre:
Oso pardo. Imagen: Pixabay

La coexistencia entre osos pardos y seres humanos está causando el descenso de las poblaciones de este animal, según un estudio liderado por el CSIC y publicado en Mammal Review.

La investigación advierte de que las "trampas", entendidas como la "falta de conciencia" de los osos por los cambios que se producen en su hábitat, y que suelen ser producidos por la acción humana, son el principal motivo de amenaza de la supervivencia de estos carnívoros.

Durante el estudio, los autores detectaron distintos mecanismos de "trampas", como el uso, por parte de los osos, de recursos alimentarios naturales, cercanos a infraestructuras humanas y zonas agrícolas, u otros artificiales de origen humano.

Esto, concluye el estudio, puede provocar que los osos normalicen conductas que dificultan su subsistencia y reducen su bienestar a largo plazo, como puede ser la ingesta de basura.

Estos mecanismos, además, pueden afectar a las poblaciones de osos por todo el mundo, desde los osos pardos europeos hasta los "grizzlies" de Norteamérica.

Los efectos más preocupantes de la convivencia entre osos y humanos son la aparición de problemas fisiológicos en los animales, la desestabilización de su estructura social y el aumento de la mortalidad en los individuos más jóvenes y las crías de primer año, según apuntan los investigadores.

También señalan que los resultados de este estudio pueden aplicarse al declive que están experimentando otras poblaciones de grandes carnívoros.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.