Buscar

La gran esperanza científica para salvar los arrecifes de coral

13/05/2018 - 13:53
Más noticias sobre:
La gran barrera de coral | Imagen: Dreamstime

Algunos estudios han señalado en los últimos años que las áreas marinas protegidas (AMP) no son efectivas para salvar los arrecifes de coral de los efectos dañinos del cambio climático global, pero una nueva investigación que abarca 700 kilómetros del Caribe oriental revela que sí pueden hacerlo.

Así lo asegura un equipo de investigadores dirigido por Robert Steneck, profesor de Biología Marina en la Universidad de Maine (Estados Unidos), en una investigación parcialmente financiada por la National Geographic Society y publicada en la revista 'Science Advances'.

Los investigadores analizaron las islas de sotavento del Caribe y descubrieron que los esfuerzos locales de protección del arrecife de coral pueden funcionar, lo que contradice varios estudios previos.

Así, la gestión local de las pesquerías contribuyó a un aumento del 62% en la densidad de corales jóvenes, lo que mejora la capacidad del ecosistema para recuperarse de grandes impactos como huracanes y el blanqueamiento coralino.

"Las AMP pueden ayudar a los arrecifes de coral, pero los estudios contrarios no estaban midiendo las cosas correctas en las escalas correctas", señala Steneck, quien añade: "La idea detrás de las AMP es que, al reducir la presión de la pesca, aumenta el número de peces que consumen algas marinas y disminuye la cantidad de algas nocivas, lo que facilita que los corales bebés prosperen en el arrecife".

Realizar mediciones de campo en los arrecifes de coral consume mucho tiempo, por lo que muchos investigadores se ven obligados a tomar atajos y usar datos simples y ampliamente disponibles para analizar cómo los arrecifes responden a la protección, según Peter Mumby, del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral, de la Universidad de Queensland (Australia).

"Si bien parece obvio, demostramos que nuestra capacidad para detectar los beneficios de las AMP en los corales mejora crucialmente cuando se toman medidas más detalladas. Por ejemplo, una opción simple es contar el número de peces herbívoros. Pero si, en cambio, se calcula la intensidad con que se alimentan estos peces, se obtiene una visión mucho más clara y convincente", recalca Mumby.

Steneck precisa que no existe la panacea en la gestión para ningún ecosistema, ni especialmente para los arrecifes de coral. "Ciertamente, las tensiones en los arrecifes del clima y los cambios atmosféricos son graves y están fuera del control directo de la administración. Sin embargo, sugerimos que las medidas de gestión locales puedan impulsar la recuperación de los corales después de dañar los eventos y, finalmente, mejorar su estado general", apostilla.

Doug Rasher, del Laboratorio de Bigelow para Ciencias Oceánicas en la Universidad de Maine, agrega que lo que demuestra el nuevo estudio es que "cambios relativamente pequeños pueden llevar este ecosistema hacia uno que pueda mantenerse y sostenerse por sí mismo".


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0