Buscar

El Homo sapiens creó un nuevo nicho ecológico que hizo prevalecer a la especie humana actual

31/07/2018 - 11:19
  • Nuestra especie muestra una gran capacidad de ocupar entornos "extremos"
Imagen: Dreamstime

Nuestra especie, Homo sapiens, desarrolló ajustes ambientales únicos y adaptaciones en relación con homínidos anteriores coexistentes como Homo neanderthalensis y Homo erectus.

La capacidad de nuestra especie de ocupar entornos diversos y "extremos" en todo el mundo contrasta con las adaptaciones ecológicas de otros taxones de homínidos, y puede explicar cómo nuestra especie se convirtió en el último homínido superviviente del planeta.

Un nuevo estudio, realizado por científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y la Universidad de Michigan, sugiere que las investigaciones sobre lo que significa ser humano deberían cambiar de los intentos por descubrir las huellas materiales más antiguas de "arte", "lenguaje" o "complejidad" tecnológica para comprender qué hace que nuestra especie sea ecológicamente única. La investigación se publica en 'Nature Human Behavior'.

En contraste con nuestros antepasados parientes contemporáneos, nuestra especie no solo colonizó una diversidad de entornos desafiantes, incluidos los desiertos, los bosques tropicales, las gran altitud y el paleoártico, sino que también se especializó en su adaptación a algunos de estos extremos.

Aunque todos los homínidos que componen el género Homo a menudo se denominan "humanos" en círculos académicos y públicos, este grupo evolutivo, que surgió en África hace unos 3 millones de años, es muy diverso. Algunos miembros del género Homo (llamado Homo erectus) llegaron a España, Georgia, China e Indonesia hace un millón de años.

Sin embargo, la información existente de animales fósiles, plantas antiguas y métodos químicos sugiere que estos grupos siguieron y explotaron mosaicos ambientales de bosques y pastizales. Se ha argumentado que el Homo erectus y el 'Hobbit', u Homo floresiensis, utilizaron hábitats de selva tropical húmeda, de escasos recursos, en el sudeste asiático desde hace 1 millón de años hasta 100.000 y 50.000 años atrás, respectivamente. Sin embargo, los autores no encontraron evidencia confiable para esto.

También se ha argumentado que nuestros parientes homínidos más cercanos, Homo Neanderthalensis, o los neandertales, se especializaron en la ocupación de la Eurasia de alta latitud hace entre 250.000 y 40.000 años. La base para esto incluye una forma de cara potencialmente adaptada a temperaturas frías y un enfoque de caza en animales grandes como los mamuts lanudos.

Sin embargo, una revisión de la evidencia llevó a los autores a concluir nuevamente que los neandertales explotaban principalmente una diversidad de hábitats de bosques y pastizales, y cazaban una diversidad de animales, con temperaturas que oscilaban desde las del norte de Eurasia hasta el Mediterráneo.

En contraste con estos otros miembros del género Homo, nuestra especie se había expandido a nichos de mayor extensión que sus predecesores homínidos y contemporáneos hace 80-50.000 años, y hace al menos 45.000 años colonizaba rápidamente una gama de entornos paleoárticos y condiciones de selva tropical en Asia, Melanesia y las Américas.

Además, los autores argumentan que la acumulación continua de conjuntos de datos ambientales mejor datados y de mayor resolución asociados con el cruce de nuestra especie de los desiertos del norte de África, la Península Arábiga y el noroeste de India, así como las elevaciones altas del Tíbet y los Andes, ayudará aún más a determinar el grado en que nuestra especie demostró nuevas capacidades de colonización al ingresar a estas regiones.

Encontrar los orígenes de esta "plasticidad" ecológica, o la capacidad de ocupar un número de entornos muy diferentes, actualmente sigue siendo difícil en África, particularmente de regreso hacia los orígenes evolutivos del Homo sapiens hace 300-200.000 años. Sin embargo, los autores sostienen que existen indicios tentadores para los nuevos contextos ambientales de la habitación humana y los cambios tecnológicos asociados en África justo después de este período de tiempo.

Plantean la hipótesis de que los impulsores de estos cambios serán más evidentes con el trabajo futuro, especialmente aquel que integra estrechamente la evidencia arqueológica con datos paleoecológicos locales altamente resueltos. Por ejemplo, el autor principal del artículo, Patrick Roberts, sugiere que "aunque un enfoque en la búsqueda de nuevos fósiles o la caracterización genética de nuestra especie y sus antepasados ha ayudado a agilizar el amplio calendario y ubicación de las especificaciones de homínidos, tales esfuerzos quedan en gran parte silenciados sobre los diversos contextos ambientales de la selección biocultural".

Una de las principales afirmaciones nuevas de los autores es que la evidencia de la ocupación humana de una gran diversidad de entornos ambientales en la mayoría de los continentes de la Tierra en el Pleistoceno tardío sugiere un nuevo nicho ecológico, el del "especialista generalista".

Como dice Roberts, "existe una dicotomía ecológica tradicional entre los 'generalistas', que pueden hacer uso de una variedad de recursos diferentes y habitar en una variedad de condiciones ambientales, y 'especialistas', que tienen una dieta limitada y tolerancia ambiental limitada. Los sapiens aportan evidencias de poblaciones "especializadas", como los recolectores de la selva de montaña o los cazadores de mamuts paleoárticos, que existen dentro de lo que tradicionalmente se define como una especie "generalista".

Esta capacidad ecológica puede haber sido ayudada por una amplia cooperación entre individuos no familiares entre el Homo sapiens del Pleistoceno, argumenta Brian Stewart, coautor del estudio. "El intercambio de alimentos sin parentesco, el intercambio a larga distancia y las relaciones rituales habrían permitido a las poblaciones adaptarse 'por reflejo' a las fluctuaciones climáticas y ambientales locales, y superar y reemplazar otras especies de homínidos".

En esencia, acumular, extraer y transmitir un gran conjunto de conocimientos culturales acumulativos, en forma material o de ideas, puede haber sido crucial en la creación y el mantenimiento del nicho especialista generalista de nuestra especie en el Pleistoceno.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.