Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

"Selfie", una alegoría "subnormal" de la España de la corrupción y la crisis

EFE
18/03/2017 - 13:00

Málaga, 18 mar (EFE).- Cuando la realidad se convierte en una exageración constante, la ficción necesita reinventarse y eso es lo que se propone "Selfie", de Víctor García León, un autorretrato de España a lo largo de 2016, que se ha presentado hoy en el Festival de Málaga dentro de la competición oficial.

La película, rodada cámara en mano y con poco presupuesto, hace el seguimiento de Bosco, el hijo de un ministro imputado por corrupción, desde que lo expulsan de su chalet de la lujosa urbanización madrileña de La Moraleja hasta que entra a pedir trabajo en la sede de Podemos.

Entre medias, un extraño idilio con una militante ciega que le busca casa y ocupación y una disputa por "amor" con otro compañero activista.

"Hemos hecho una alegoría subnormal de España", ha explicado a Efe su director. "La chica ciega es España y va de la mano de dos idiotas que la van chocando contra los bolardos; un idiota de izquierdas y otro de derechas se pelean por una ciega que no sabe lo que quiere ni a dónde va", resume.

García León (Madrid, 1976), que debutó en 2001 con "Más pena que gloria", nominada a los Goya, ha incrustado a sus personajes en situaciones reales, como un mitin de Podemos en Vistalegre o uno del PP con Esperanza Aguirre en la plaza de Colón.

"La idea era colocar la cámara en la vida, no rodar de manera convencional con figurantes detrás", señala, "por un lado porque era más barato, pero además creo que la película gana fuerza cuando suceden cosas inesperadas".

Respecto al género, "Selfie" tiene más de comedia que de otra cosa. "Me resulta difícil hablar de géneros puros; todo es ridículo y dramático y absurdo, aunque es verdad que me gusta más reírme que la intensidad dramática y que la película se parece a mí", explica.

Santiago Alverú es el actor que interpreta a Bosco y le da una credibilidad que sólo podía lograr alguien que perteneciera a su mismo estrato social.

"En el cine español, por lo general, la clase alta se retrata desde la clase media-baja, y eso hace que a menudo el resultado sea una parodia", asegura García León. Alverú lo clava, dice, porque "sabe que ser pijo no es sólo hablar con la boca de una determinada manera, y eso hace que el personaje tenga más capas".

"Selfie" funciona como un retrato colectivo del 2016, de todo lo que pasó ese año: los dos procesos electorales, los casos de corrupción, el despiste generalizado.

"Somos una cosa muy lamentable", sostiene el director, que ha sufrido en carne propia los efectos de la crisis. Llevaba una década sin estrenar película, desde que en 2006 lanzara "Vete de mí", coescrita con Jonás Trueba, aunque en este tiempo se ha dedicado al teatro y la televisión.

"Empecé en el cine en un momento en el que hacer películas con un presupuesto ajustado, con algo de reparto y cierto riesgo, era relativamente sencillo", dice. "Ya no lo es. Todas las películas que intenté después, al menos cinco, se cayeron".

"Selfie" se rodó prácticamente sin presupuesto y sólo una vez avanzado el montaje llegó Apaches Entertainment -productora habitual de J.A. Bayona, pero también de otras cintas experimentales como "Gente en sitios"- e inyectó lo necesario para las mezclas y la postproducción.

García León considera que entre la deriva del mercado y la falta de voluntad del Gobierno para apoyar el cine, en estos momentos apenas hay cabida para las películas de riesgo.

"Me gustaría un Ministerio de Cultura que se ocupara no tanto de que se haga cine, sino de que la gente pueda verlo; que la libertad cultural no sea solo la libertad de mercado de un distribuidor sino la libertad del espectador de ver una película o no, que al menos lleguen a la cartelera", sostiene.

Otras noticias

Contenido patrocinado