Buscar

Cientos de miles de personas reciben el 2010 en las calles de Nueva York

EFE
1/01/2010 - 10:12

Nueva York, 1 ene (EFE).- Cientos de miles de personas dieron hoy la bienvenida al 2010 en la céntrica plaza neoyorquina de Times Square y, en todo un desafío a las bajas temperaturas, la lluvia y las medidas de seguridad, vieron bajar la bola de cristal iluminada que tradicionalmente marca el cambio de año.

La esfera, una de las más observadas del mundo en este día, pesa este año más de cinco toneladas y está recubierta por 2.668 triángulos de cristal iluminados por 32.256 lámparas LED (diodo emisor de luz).

Como ocurre desde 1907, y durante el minuto que tarda en recorrer 24 metros de descenso, esta famosa bola captó hoy las miradas de cientos de miles de neoyorquinos, así como de turistas, que pasaron las últimas horas del 2009 en esta céntrica plaza y calles aledañas, así como en Central Park, donde luego se prolonga la fiesta con música, fuegos artificiales y hasta una carrera popular.

Millones de estadounidenses siguieron también el recorrido de la esfera multicolor por el mástil del edificio Uno de Times Square a través de los medios de comunicación e internet, para corear de forma sincronizada la cuenta atrás de los diez últimos segundos de un difícil año en este país, marcado por la crisis y el incremento del desempleo.

El emblemático edificio fue a comienzos del siglo pasado la sede del diario The New York Times y está ligado al origen de esta peculiar forma de recibir al nuevo año, en la que no han faltado los confetis que han teñido de colores esta ya de por sí siempre colorida plaza.

Diversas actuaciones musicales, entre ellas la de Alicia Keys, amenizaron la espera de los celebrantes, muchos de los cuales decidieron ataviarse, además de con toda la ropa posible, con gafas, gorros y otros adornos alusivos al 2010 y a la ciudad de Nueva York.

La voz de Frank Sinatra y su omnipresente "New York, New York" resonó por todo el barrio del Midtown neoyorquino y dio la bienvenida al 2010, mientras más de una tonelada de confeti nublaba la vista de los presentes.

Muchos de esos pequeños papeles tenían escritos los mensajes y deseos que, en persona o por internet, han ido rellenando en los últimos días miles de ciudadanos, así como las felicitaciones en más de veinte idiomas redactadas por los organizadores.

Como en años anteriores y sobre todo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, se han aplicado estrictos controles para regular el acceso del público a Times Square y calles próximas, y policías de paisano han estado vigilantes entre la multitud.

También se restringió o prohibió el transito de vehículos por las cercanías de Times Square y las autoridades no han cesado de recomendar a los celebrantes que utilizaran el transporte público en sus desplazamientos.

En los últimos días se ha mantenido una especial alerta en la ciudad, especialmente desde que el día de Navidad hubo un intento fallido de atentar contra un avión cuando éste aterrizaba en Detroit (EEUU) procedente de Amsterdam.

"Tenemos asumido que Nueva York es el principal objetivo (del terrorismo). Hacemos mucho más que otras ciudades para protegernos de los terroristas, pero nunca hay garantías. Vivimos en un mundo peligroso", explicaba esta semana el máximo responsable de la Policía de Nueva York, Ray Kelly, en una conferencia de prensa.

Detalló que el despliegue policial incluye desde detectores de emisiones de radiación y sustancias biológicas, hasta francotiradores apostados en puntos elevados de la zona, y que, como en años anteriores, no se permitiría el acceso a la plaza con mochilas, bolsos grandes o bebidas alcohólicas.

El miércoles, una furgoneta aparcada en Times Square desde hacía dos días y con los cristales tintados hizo saltar las alarmas, pero tras acordonar la zona, evacuar la sede del mercado de valores Nasdaq, entre otros edificios, e inspeccionar el vehículo con robots, las autoridades neoyorquinas se dieron cuenta de que se trataba de una falsa alarma.

Las principales cadenas de televisión estadounidenses transmitieron esta noche programas especiales en los que se mezclaron las actuaciones musicales con las muestras de júbilo de los celebrantes y sus deseos de que 2010 sea un año feliz para todos.

Contenido patrocinado

Otras noticias