Buscar

Una iglesia exhibe un cuadro que reivindica el papel de las mujeres limpiadoras

EFE
12/03/2008 - 4:25

Gandia (Valencia), 12 mar (EFE).- La iglesia de las Escuelas Pías exhibe un lienzo de grandes dimensiones que representa una escena localizada la mañana de Viernes Santo,en la que se reivindica el papel de un grupo de mujeres limpiadoras que adecentan el cenáculo en el que la noche anterior Jesucristo y sus apóstoles celebraron la Última Cena.

La obra fue un encargo de los Padres Escolapios al pintor gandiense Joan Costa, autor también, durante sus últimos años de estudio en la Escuela de Bellas Artes de Valencia, del retablo principal de la iglesia de las Escuelas Pías de la ciudad, originaria del siglo XVII.

El cuadro, basado en la escena que pintó Leonardo da Vinci para el convento de Santa María delle Grazie de Milán, pretende ofrecer un "modesto acto de justicia hacia las mujeres que quitan la suciedad ajena para ganarse la vida", comenta el autor.

La obra, un lienzo de grandes dimensiones (4,8 por 2,2 metros), se ha situado en una de las capillas internas de la iglesia, y representa "el trabajo poco relevante socialmente de las mujeres limpiadoras", que "no ha sido nunca fuente de inspiración para los cuadros de tema religioso".

"Santas, reinas, monjas y nobles damas atestan el repertorio iconográfico de la Historia de la Pintura", explica el autor.

Su creador asegura que con este cuadro ha querido presentar un episodio sacro como "tema social", mediante la representación de "un acontecimiento histórico nunca tenido en cuenta, inadvertido y ninguneado", como el papel de las mujeres que limpiaron el escenario que Da Vinci imaginó como lugar donde se celebró la Última Cena,

El pintor ha incluido también en la escena a tres niñas, sentadas en la mesa, imitando en su postura a Jesucristo y dos de sus apóstoles en el cuadro de Da Vinci, con quienes quiere plantear el futuro de las nuevas generaciones de mujeres en la jerarquía eclesiástica.

El padre escolapio Enric Ferrer ha asegurado hoy que la acogida de la obra entre los feligreses ha sido "muy buena".

Respecto a la temática que representa, Ferrer ha defendido que "el arte tiene que ayudar a reflexionar".

"Estamos en el siglo XXI y hay que interpelar en esta época", ha añadido.

Y ante la posibilidad de interpretaciones polémicas del cuadro, el padre escolapio ha asegurado que "la polémica está en el ojo del espectador, y es el espectador el que pone un añadido, un positivo o un negativo".

El mensaje de la pintura, considera el religioso, "abre muchas perspectivas, y estoy convencido de que cuando pase el tiempo habrá otras interpretaciones y la obra seguirá viva".

Otras noticias

Contenido patrocinado