Buscar

Unas 9.000 personas asistieron ayer en Atarfe al último concierto de Mark Knopfler en España

6/04/2008 - 11:24

Unas 9.000 personas asistieron ayer en el Coliseo de Atarfe (Granada) al último concierto del músico Mark Knopfler en España, dentro su gira mundial 'Kill to get crimson', que empezó el pasado mes de septiembre en Amsterdam y que ha recalado en Barcelona, Madrid y Granada, con entradas agotadas en las tres citas mucho antes de que se celebraran.

ATARFE (GRANADA), 6 (EUROPA PRESS)

Unas 9.000 personas asistieron ayer en el Coliseo de Atarfe (Granada) al último concierto del músico Mark Knopfler en España, dentro su gira mundial 'Kill to get crimson', que empezó el pasado mes de septiembre en Amsterdam y que ha recalado en Barcelona, Madrid y Granada, con entradas agotadas en las tres citas mucho antes de que se celebraran.

'Cannibals' y 'Why aye man' fueron las canciones con las que el ex líder de Dire Straits inició su concierto en Atarfe ante un público que vibró con la actuación de Knopfler en Granada y que disfrutó de ella incluso antes y después de que se produjera, ya que en los aledaños del Coliseo atarfeño se instaló un escenario para rendir una fiesta-tributo al músico, que prolongó así la noche de música.

Le siguió 'What it is?' y después la genial 'Sailing to Philadelphia'. La romántica 'True love will never fade', primera canción del nuevo disco de Knopfler, titulado 'Kill to crimson', animó al público, que comenzó a dar palmas para después, con 'The fish and the bird', del mismo disco, dejarle embelesado por su marcado aire folk, con violín y contrabajo, y el sonido del dobro, la guitarra metálica con la que Knopfler interpreta algunas canciones.

Dos clásicos de Dire Straits, 'Romeo and Juliet' y 'Sultans of swing', hicieron vibrar al público, que entregado y de pie el de las gradas coreó dos de los temas de más éxito, en los que Knopfler deleitó a los asistentes, más si cabe con el segundo que igual que la versión original de 1978 fue a cuatro músicos: dos guitarras, bajo y teclado.

'Marbletown' y 'Daddy's gone to Knoxville' fueron otros dos temas que Knopfler rescató para esta gira del disco titulado 'Ragpickers', cuya gira fue suspendida en 2003 por el accidente de moto que sufrió y que en la siguiente, 2005, olvidó por completo.

Acompañado por el guitarrista Richard Bennett, el batería Dani Cummings, los teclistas Guy Fletcher y Matt Rollings, el bajista Glenn Worf y el violinista John McCusker, Knopfler cerró el concierto con 'Postcards from Paraguay', 'Speedway to Nazaret' y un final instrumental que dio paso a 'Telegraph Road', otro clásico del desaparecido grupo.

Contenido patrocinado

Otras noticias