¿Usuario de elEconomista?

El Centro Histórico de México, fuente inagotable de tesoros prehispánicos

AFP | 6/06/2008 - 11:03
Aumentar el textoDisminuir el texto
Puntúa la noticia :
Nota de los usuarios: 7,5 (2 votos)

El descubrimiento de un entierro infantil completo en el barrio de Tepito da la razón a los expertos que aseguran que bajo el Centro Histórico de la Ciudad de México siguen descansando numerosos restos prehispánicos, especialmente aztecas.

También en el Centro de la superpoblada capital mexicana, a principios de este año se encontraron dos esculturas prehispánicas aztecas con forma de cabeza de serpiente.

"Cuanto más al centro de la capital se busca, más majestuosos son los hallazgos; pero los restos de las orillas, si bien más domésticos y pobres en calidad artística, tienen un gran interés para conocer antiguas formas de vida", aseguró el arqueólogo Jorge Cabrera a la AFP, durante un recorrido por la zona.

Cabrera, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), calculó que el niño descubierto fue sepultado hacia el año 1450 de nuestra era, cuando tenía entre cuatro y cinco años.

Tepito es hoy un barrio "marginal", según Cabrera, "un lugar bravo, aguerrido, con un alto grado de cohesión social, pero también inundado de comercio informal, muchas veces de droga y de otros productos ilegales".

Por ello, el predio excavado donde se acabará construyendo un Centro Comunitario en Tepito, con capacidad para atender a unas 50.000 personas al año, fue objeto de una expropiación relámpago. "En 48 horas se desalojaron a todos los vecinos y un día después se derrumbaron los edificios, todo para evitar protestas o actos de resistencia social", recuerda Cabrera, coordinador de esta investigación del INAH.

Para los arqueólogos, no resulta sencillo controlar las obras que se realizan en el subsuelo del centro de la capital mexicana, donde se encuentran los restos de la antigua Tenochtitlán, la capital azteca que fue destruida durante la conquista. "No siempre se respeta la normativa de avisar de las obras a las instituciones porque cada particular debe pagar los trabajos arqueológicos, no hay apenas ayudas oficiales, y a menudo debemos detener construcciones domésticas clandestinas", lamenta el investigador del INAH.

El Centro Histórico de México se convirtió en objetivo prioritario de la arqueología a raíz del descubrimiento del Templo Mayor (1978-1982), el edificio principal del recinto ceremonial de la antigua Tenochtitlan, ubicado a un costado del Zócalo, la principal plaza capitalina.

  • Cultura
meneamedeliciousenviar por emailimprimirTwitterFacebook
Dixio
El flash: toda la última hora

EcoDiario en Facebook